PETROLEO, RIQUEZA/PROBREZA Y PROPIEDAD

Quien produce riqueza, valor que pueda arbitrarse y valorar via precio en un mercado de un bien con valor intrinseco?

Porque el petroleo, ni en recurso ni en reserva, tienen valor intrinseco y desde luego, su precio es cero? 

Ese es un buen argumento, el de Carlos V -todas las “riquezas de los suelos y subsuelos del mundo que contaba eran de élñ él era el Estado, “ algo muy diferente a la ideología que nos ha dicho y civilizado sin salir de la barbarie, sobre las «riquezas¨  -que la gente confunde por recursos-  pertenecen al que nazca en estas tierras, como un derecho de la realeza, todos somos herederos de un trono. Bajo esas condiciones, ofrecen un reparto de una cosa que podemos dibujar como un botín que nadie ha trabajado. 

Es un buen argumento sobre la historia, y que he querido transmitir a quienes deseen militar en la política y convertirse en líderes de las grandes reformas que nos esperan pero que no llegan, comprender la conexión entre riqueza y derechos de propiedad, que no existe en Venezuela como prerrequisito del proceso de creación de riqueza, es decir de cosas de valor, que desde luego tienen precio en la medida que pueden ser arbitradas en un mercado por disponer de derechos de propiedad bien definidos, que no poseen por ejemplos los derechos de propiedad, a los cuales han sido ofrendados por la política como un bienes del Creador, creadas para ser arbitradas en mercado, sin propiedad privada ni derechos de propiedad bien definidos no habrá creación de riqueza, y seguiremos siendo un colectivo pobre.

La burbuja del petroleo explotó. todos quedamos desnudos, el mal consejo de «sembrar el petroleo» desde Adriani a Uslar, se utilizó como muletilla política, lo expreso en unas de sus fatales chácharas, Juan Pablo Perez Alfonso, y lo dijo Chávez. Al pasar más de ochenta (80) años encontrarnos con la misma realidad que -por ejemplo- discutió Adam Smith tanto en su Teoría de las Sentimientos Morales como en su “ Riqueza de las Naciones” cuando afirma …”. el Estado no crea riqueza, …pero si la destruye…”.

Venezuela es hoy el mejor ejemplo del mundo, y lo que muchos desde diferentes posiciones politicas argumentan que las “reservas” de petroleo producen riqueza y hace al venezolano rico, es simplemente una falacia lógica, no hay que temer a equivocarse, solo se equivocan los que han lidiado con el conocimiento, no se equivoca por ejemplo Maduro, ni Chavez; ellos solo cumplen agendas de destrucción y tendremos que acostumbrarnos que con ellos, en los líderes de la oposición partidista, encontramos el mismo ideal, una sociedad pobre y un Estado ductor, propietario y productor de pobreza, un Estado que tiene todo lo que por natura corresponda a sus habitantes bajo propiedad privada individual o sociedades comerciales, explotar bajo las condiciones en las cuales el mercado les demande, es facil concluir que toda demanda tiene su oferta, decía un economista clásico francés, J.B. Say

El petroleo abundante en Venezuela es de una calidad tal que su costo incluye costos ambiental considerables, costos de transacción -salidos del Costo Social- lo hace no competitivo, y mucho menos hoy en condiciones de un mercado petrolero que se ha tornado competitivo, el costo marginal del petróleo extrapesado no lo hace demandable en el mercado mundial. Esos petróleos son ciertamente un recurso, pero para llevarlo al mercado y transarlo como un bien, un commodity, hay que romper varias estricciones. La primera, convertir ese recurso en reserva probada: es decir, que sae comprobable que con los precios actuales y costos respectivos y con la tecnología disponible, ese recurso calificaría para ser reserva probada, entrar luego en un balance que sea titularizado, y así poder colocar ese activo en el mercado para cerrar el círculo de inversión con el levantamiento de fondos para explotar el recurso.

Eso no se ha hecho con el recurso bituminoso que se encuentra en el subsuelo de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO) y esto es tan cierto que Ramirez y Chavez movieron las fronteras de la FPO para agregar a ese petroleo extrapesado costoso, contaminante y complejo de producir, petróleos pesados y livianos y así eliminar el concepto que lo que hay en la FPO es solo extrapesado, además de la doble contabilidad que se generó al contar doblemente dos tipos de petróleos distintos; esa reclasificación fue sencillamente una trampa.

Estos elementos serian algo más complejos, pero esos aspectos resaltados arriba son suficientes para acomodar el argumento en relación con el error metodológico y en este caso en lo económico, que se comete al hablar de monetizar las reservas sin que el mercado las denomine un bien o un commodity que contiene valor intrínseco; esto significa valor y precio y disponible en el mercado en consecuencia. Venezuela tiene el mayor volumen de reservas petroleras en el mundo, quizás sea más apropiado hablar de recursos y no reservas -mucho menos privadas. A esta calificación corresponde solo una muy pequeña parte y en caída libre, la produccion de petróleos extrapesados, en esos mercado de extrapesados encontramos agotamiento y decaimiento por raoznes politicas, económicas, institucionales y eventualmente físicas por deterioro del medio ambiente y de su naturaleza geológica, en este caso pervertidas por la mano del hombre.

La segunda restriccion de tipo tecnologica -no dificil de romper-  es transformar esa reserva probada en un flujo de caja de una estructura correctamente definida en contratos que reflejen correctamente los derechos de propiedad, en el caso de inversionsiats privados que poseen un contrato con recurso adquirido y titularizable libremente en el mercado. Cuando es el Estado el propietario, y productor al mismo tiempo, no podra -pese a los difusos derechos de propeidad que genera la propeidad estatal, igualmente para monetizar esas reservas debe cumplir el mecanismo contractual y la exigencia de los mercados para generar la «calificacion» de commodity.

El Estado sin embargo recurre al recurso de soberanía, colocar deuda en el mercado, levantar los fondos para explotar el recurso. En lo general, la difusibilidad de los derechos de propiedad y la condición política de un subsuelo y sus recursos propiedad de todos, recursos que pertenecen a los nacionales de esa geografía, pais, nos lleva al caso de lo que la literatura económica y de las ciencias naturales denomina la «Tragedia de los bienes comunes» una situación político institucional donde todo es de todo; es decir, nada es de nadie. Ese es el caso del petroleo venezolano y por esas razones la industria petrolera esta hoy en quiebra, ruina y probablemente en camino de desfase productivo.

Es por esa condición de ruina la que responde a la mi afirmación de lo que nos ocurre en estos años en Venezuela, y que no deja ser curioso, es que habiendo petroleo -extrapesado- como recurso, ello necesariamente no significa que lo produzcamos  masivamente, una condición económica básica que el mercado requiere para dotar a esos petroleos transables, es decir, «cargados» de  valor intrinseco.

Veamos las razones; la producción ha caído en casi dos millones de barriles diarios en los últimos 15 años y esa caída tiene dos razones, en principio, su físico, su geología y sus economías, y desde leugo la politíca, el conundrum de los derechos de propiedad, además de otras cositas de la economía, que dejo por fuera para no complicarle el tema económico al lector, por los momentos.

Cuando el petroleo venezolano era competitivo en el mercado, y por competitivo definimos sus costos marginales por barril no se desviaban ni dispersaban onsiderablemente de los propios de sus pares en el mercado, manteniendo si bien no la misma volumen de renta por barril, un amplio margen del ingreso petrolero, pese a los  difereniales con petroleos de menores costos que los venezolanos en la historia reciente, antes de la revolución nacionalista petrolera develada desde 1999 y encapsulada en la Constitución aprobada ese año, nos referimos al crudo que competía por el mercado americano cuando Venezuela era un proveedor estable y amigable de los EE.UU. Hoy las condiciones han cambiado de manera radical, los petroleos venezolanos han perdido competitividad, sus costos se han triplicado, la desinversión ha sido masiva, agotamiento y decaimiento de la producción se han acelerado con impacto negativo en los costos, estimados en niveles mayores, inclusive a los costos marginales de los shale-oi- shale esquistos americanos 

¿Como hacerlo “profitable” nuevamente ?. Muy sencillo, redefinamos los derechos de propiedad sobre el recurso, las reservas y el commodity, privaticémoslo y así eliminamos el costo social (costos de transacción para convertir en recurso en un commodity en alta mar, en el mercado, solo así sabremos si el subsuelo es capaz de hacer «ricos» a los venezolanos quienes serian candidatos a invertir en sus recursos a los cuales el pueda accesar como un capitalista y adquirir acciones en el mercado libremente. 

En esas nuevas condiciones del párrafo anterior, introducimos la variable que el discurso político deja de lado por complejos estatistas, flojera intelectual o socialismo en el inconsciente. Acá la conexión propiedad, riqueza valor y desde luego precio…ya no sería cero. Así explicamos rápidamente las dos razones, naturales y económica que impiden que la expresión de las reservas nos hace ricos es falsa, pero es muy común, sobre todo la clase política, una especie de común denominador, convertido en la ideología del petroleo del pueblo sembrada por Romulo Betancourt en Venezuela Política y Petroleo en 1945.

Por ello es pertinente comprender que el abundancia de petroleo extrapesados en el subsuelo nos hace un “pais rico” de inmediato, no es cierto, la riqueza no viene con las dotaciones naturales ni en el ambiente ni el individuo, la riqueza viene del trabajo del individuo, de las libertades ejercidas en propiedad, disponibilidad y exclusión de terceros, cuando ellos amenacen las libertades, Esa expresión de tipo mediática se utiliza erróneamente para resaltar los problemas sociales, ambientales y económicos del venezolano que dispone de un considerable volumen de recursos naturales.

Los políticos y los gobiernos lo utilizan como recarga ideológica para que el venezolano comprenda que hay condiciones para ser ricos, y ellas estan tan cerca, que puede, y de hecho asi es utilizado por políticos y grupos de interés asociados a los gobiernos, convertirse en una palanca de dominico y control social, Maduro ha ido muy lejos con ese propósito, el tema se ha ido a la opinión publica creando intensa confusión, particularmente con el Petro, una supuesta criptomoneda creada por su gobierno, que culmino en una especie de unidad de cuenta y cambio para canjear bolívares por dólar pasando por el Petro. Según las propaganda oficial, el Petro tiene petroleo en respaldo, la misma ideológica del pais rico para apagar los fuegos de su provocado desastre económico y empobrecimiento acelerado del venezolano.

Acabar con eso, para transferir en título de propiedad negociable a todo evento o introducir mecanismos de mercado que permitan que la distribución de la renta del petroleo, si es que acaso queda, hay para producirla de acuerdo con un definido proceso de minimización de costos de las restricciones -tecnologías económicas- y políticas que hoy tiene el petroleo venezolano

Solo quedan unas palabras para la juventud venezolana, en relacion con esa expresión petroleo-rico, ademas de no ser cierto, es ciertamente un esquema de dominacion y control social como lo acotamos en parrafos anteriores, en lenguaje popular, eso de rico por petrolero es un largo y viejo cuento chino. Hay que comprender por esa vía, la conveniencia de privatizar el petroleo, de transferir a traves del mercado a los venezolanos, el producto de su propiedad, en forma titular y no por vía redistributiva como lo siguen argumentando los políticos de vieja guardia y los de la nueva guardia, el mismo discurso edulcorado y falaz de un » petroleo de los venezolanos»  con el temor de proponerle a los venezolanos su privatización para devolverlo al mercado y colocar al individuo residente venezolano asi como cualquier inversionista extranjero propietario de un recurso. Formas y modelos de contratos de propiedad hay miles, el capitalismo es muy rico en las maneras como se pueden definir los derechos de propiedad.

Los jóvenes políticos que ya no son tan jóvenes, el chavismo les ha comido 20 años, cambiar el discurso paternalista y patrimonialista y socialista de un petroleo de todos, así no progresa el mundo. Hitler escogió el fascismo de Mussollini y creó el nazismo, de la misma manera como Lenin escogió el Manifiesto Comunista como el credo del socialismo, y desde allí hasta Castro y Chavez,,,,,ni libertad, ni propiedad, y la vida hipotecada a un Estado como un esclavo servil pendiente de una limosna convertida en ración -como el CLAP, creando un regimen politico para sobrevivir políticamente, sentado sobre la plataforma del servilismo, los escasez y el dominio político de la ignorancia,

Acabar con eso, para transferir en título de propiedad negociable a todo evento o introducir mecanismos de mercado que permitan que la distribución de la renta del petroleo, si es que acaso queda, hay para producirla de acuerdo con un definido proceso de  minimización de costos de las restricciones -tecnologías económicas- y políticas que hoy tiene el petroleo venezolano y que no tuvo hasta que el Gobierno de CAP (1973) y la clase política en 1975 cometieran el mayor error que los venezolanos hayan cometido en el siglo XX, estatizar en monopolio y convertir los yacimientos de petroleo en “yacimientos petrolíferos fiscales”, algo que ya habian adelantado en cierto grado las Constituciones de 1961 y 1999 y sus respectivas leyes y procesos de expropiación, nacionalización y corrupción en los mecanismos de captura de la renta petrolera.

Alexander Guerrero E
PhD (London) Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *