Igualdad y desigualdad en la cruzada contra el capitalismo del Papa Rojo Bergoglio

El Padre Ugalde da un paso adelante para enfrentar en superar el dilema sobre igualdad y desigualdad que refresca una propuesta que el Papa Rojo Francesco -Bergoglio- ha expuesto como idea natural para todo ser humano que el credo político del Papa y el cual pareciera un deber de obediencia, según palabras del Vaticano en su cruzada  inquisidora contra el capitalismo, el ultimo fantasma  que aparece a favor de la supina  propuesta de un socialismo como ‘paraíso terrenal’.

Aunque el articulo de Ugalde no enfrenta directamente al Papa pero pensamos que en su escrito Ugalde estaba pensando en el ruido que el Papa hace con el cuento de la igualdad/desigualdad cuyo problema el capitalismo es culpable, segun expresion directa del Papa Francesco.

El Papa invirtió la carga de la prueba y para no hacer propaganda directa a favor del socialismo  el discurso en sus homilias es contra el capitalismo y sibilinamente en favor del socialismo. En ese orden el Papa ha lanzado enclocadas, exhortos, sermones, discursos y catecismos anticapitalistas repartidos en las escualas Católicas y estos tiempos de la pandemia de la más reciente ‘peste china’ la actividad propagandística del Vaticano en cientos de medios regados por el mundo, el llamado a acabar la desigualdad del capitalismo, el Papa tiene entrada desde abajo. Y es el tema de la desigualdad -frente a la igualdad de ingresos- una tabla divina traída por el Don, el Espíritu Santo.

Ugalde, sin embargo y por raoznes obvias toma el tema por las esquinas, quizás evitando enfrentarse al Papa, y ganarse una excomunión política; es conocido que el Papa  es intolerable con relación a su visión de la Iglesia católica de los problemas sociales y económicos, la culpa al capitalismo el causante de tanta miseria y pide un discurso similar al de él. A ese mecanismo administrativo -político- Bergoglio lo llama unidad de la inglesa, reflejando en un primer instante que, en la Iglesia como un todo, hay serias objeciones a credo ideológico del Papa y su lucha ideológica -más allá del evangelio-  contra las libertades económicas, entre ellas la más criticada en sus homilías, la propiedad y los derechos de propiedad.

La cruzada del Papa Rojo Bergoglio contra la «desigualdad» toma una condición natural del ser humano, el ser desigual, como lo expresa Ugalde, y con ese dilema transmitido en el evangelio busca arrancar odio de la gente que lo oye para enfrentar esa «natural” desigualdad del capitalismo. Dejare por ahora de introducir a Aynd Rand en esta polémica, porque ella era atea, sin embargo, su discurso en favor del capitalismo lo hace montada en la desigualdad como incentivo para el progreso individual y familiar y con ella el egoísmo, como otro importante incentivo.

Ayn Rand rechaza el altruismo, y lo representa como un auto sacrificio es en realidad una idea moral. In su Virtue of Selfishness – La Virtud de  Egoísmo-  un ensayo sobre ética y filosofía, Rand define el significado exacto de egoísmo, como una virtud que tendría que ver  con el interés propio del individuo, aunque el significado va amas allá del ateísmo de Rand dado que cuidar de los propios intereses de cada uno no necesariamente tenga nada en contra de una posición religosa o no religiosas, bajo el mismo canon moral. Volviendo al Padre Ugalde es suficiente para quien lo sigue y el mundo católico en general, asumir la desigualdad no como consecuencia del reparto natural de los bienes en esta tierra de Dios y que Ugalde en discurso más suave, pero preciso, enfrenta al discurso de igualdad -artificial- que imponen algunos credos dentro de la propia Iglesia Catica, un movimiento político encabezada por el Papa Rojo.

De manera que conociendo el objetivo del Papa es refrescar y vender la propuesta del socialismo, un sistema socioeconómico según la cual todos somos iguales, es la base de la demagogia de Bergoglio. Sin embargo, es necesario hacer una presentación salomónica -styled facts–  dado que el camino de lo económico para desdibujar la igualdad solicitada por el Papa Rojo es igualando por abajo, un mecanismo político forzando la igualdad de ingresos y salarios.

Revisando críticamente la evidencia empírica, esta nos dice, la data y la teoría económica lo confirman que la igualdad de ingresos y salarios es un reflejo material del empobrecimiento, es decir, mientras más igualas unos a otros por via de  igualar ingreso y salarios entre la gente,  significa un crecimiento de la pobreza, decir, aumentan los pobres pero son más iguales, o al revés, aumentas los iguales y reduce la desigualdad, pero todo esto incluyendo sus efectos perversos, el nivel de vida de toda la población caería por decreto político sin una reflexión económica tomando en cuenta la data y la teoría que como mencionamos arriba lo han demostrado masivamente.

En esencia esa igualdad de ingreso y salarios es la misma del Manifiesto Comunista en 1848 por las calles europeas y se le pide al mundo tanto trabajo y esfuerzo como fuese necesario pero la repartición de la riqueza se haría exclusivamente por lo necesario que cada individua tenga, es decir, todos iguales. Veamos solo a Venezuela para comenzar y terminar. Hoy en Venezuela, el 78% de la población está en menos de salario mínimo mes promedio.

Es decir, si distribuimos la pobreza en una campana de Gauss, distribución normal con una media igual hacia la derecha y a la izquierda, veremos que el 95% de los casos está más cerca (escasamente dispersos, – para utilizar lenguaje estadístico- de la media(na) que lejos; ergo, con muchísimos grados de libertad, encontramos el socialismo igualó a los venezolanos con la única arma con la cual se puede lograr, igualar por acabo, y colocar los salarios aglomerados en la media(na), la única manera físicamente posible que iguala los ingresos.

Así tenemos otro indicador que parte de una distribución de ingresos personales. El coeficiente Gini -por ejemplo, uno de tantos indicadores- es un indicador más utilizado que muestra la  relación entre igualdad y desigualdad en ingreso y con esos números de distribución de los salarios – ingresos del socialismo actual, nos dice claramente y con gritos que Venezuela es uno de los países con mayores índices de igualdad en el mundo,  junto a Cuba, y Nicaragua y medio Continente africano

Ugalde, aunque no lo reviso cuidadosamente, de manera que del discurso «político “ de igual vs desigual o igualdad vs. desigualdad, no tiene el menor sentido económico, ni histórico,  sino reminiscencias socialistas del pasado que está regando el Papa rojo por el mundo católico y no católico, quien pareciera y mi comentario va directo allí, montado en una gran inquisición contra el capitalismo. El dilema entonces de quienes se plantean la igualdad o desigualdad como el planteamiento oficial del Vaticano, son esencialmente falsos dilemas como este que indirectamente discute.

Ugalde tratando de desmitificar el dilema de, igual desigual -en ingresos y salarios-  por qué la división es solo posible en el socialismo donde  la no presencia del mercado sino el reparto en relación a condicionamientos a prior pero no generados ni por racionalidad, eficiencia y competitividad, nos coloca en el típico falso dilema, falso porque como tal, no tiene solución optima y  tampoco es una alternativa solución negociada cooperativamente en el mejor de los casos ni siquiera un ‘Nash solution’ en una especie de compromiso entre ambos mundos, el desigual y el igual, para encontrar un óptimo igualdad y otro optimo en la desigualdad.

 

El colapso de la industria petrolera venezolana:  el efecto y la profecía de Seneca[1]: el colapso de un sistema complejo

Diferencias en el ciclo: de una contracción severa a un colapso económico

Porqure debemos decir que la industria petrolera colapsó: su recuperación constituye rehacer un sistema compuesto,,,grandes dificultades en el futuro

Un colapso económico es un acontecimiento extraordinario que no es necesariamente una parte del ciclo económico auge y recesión. Puede ocurrir en cualquier punto del ciclo, lo que conduce a la contracción y las fases recesivas seculares. La teoría económica describe varias fases que una economía puede pasar. Un ciclo económico completo incluye el movimiento de recuperación, expansión, seguido de un punto culminantes -pico- y  luego una contracción que conduce nuevamente hacia una recuperación.

Esto es exactamente lo ocurrido a Venezuela en estas tres décadas, no se define económicamente como una crisis en medio del ciclo económico. Por eso la diferencia entre crisis y colapso en términos económicos y que lo obliga a definir de manera correcta. En ese sentido un colapso -económico­­-  ocurre en una economía, que se encuentra el medio de una extendida recesión caracterizado por una contracción de la economía privada y empobrecimiento violento de la población.

El colapso económico por lo general registra algo  más que un colapso en lo material económico, dado que el estado de derecho que cada economía procura, el rol de las instituciones, de las libertades económicas, de desmoronamiento de sectores enteros en una economía cuyo efecto aguas abajo construye un largo proceso de contracción de la economía, empobrecimiento, descapitalización de los servicios públicos, crecimiento desbordado del crimen,  masiva migración al exterior y países vecinos, probablemente impacto de ese fenómeno de la economía global denominado “cisnes negros”   capaz de eliminar cualquier sector del ciclo económico, desatando el colapso económico, o colapso de la economía y sus instituciones.

Economía, servicios e instituciones en ruina: el Estado Fallido

A diferencia de las contracciones y las recesiones, no hay directriz acordada para un colapso económico. En cambio, el término colapso económico es una categoría que puede ser aplicada por la economía -teoría y análisis económico- así como instituciones multilaterales económicas y financieras, y no tiene periodicidad alguna, un evento que puede perdurar anos, el caso Venezuela. Los gobiernos también tienden a hablar en términos de colapso económico al crear estímulos a gran escala durante los pánicos del mercado. La amenaza de colapso económico se plantea para que se ate la intervención en la economía.

Aunque las economías pueden y siguen experimentando un colapso económico, existe un fuerte incentivo para que los gobiernos nacionales intenten evitar o disminuir la gravedad de un colapso económico a través de cambios en la política económica -fiscal y monetaria- así como reformas institucionales importantes, por ejemplo, una dolarización, o masiva privatización para reducir el peso económico de recurrencia fiscal y tributarias recesivas.

El colapso económico

Un colapso económico, nos habla de fracasos y extensiones temporales del propio colapso, conlleva a un espejismo, resolver un colapso económico que se caracteriza por descomposición tanto de los material como lo institucional, el piso que soporta la actividad económica de creación de riqueza que únicamente pertenece al individuo, razones por las cuales las medidas de corte -coyuntural- con la falsa creencia que un a fuerte intervención fiscal y monetario con mayor intervención del gobierno podrán revesar las consecuencias del colapso, acotemos que el colapso -económico- no es algo que se parezca a una crisis económica.

Curiosamente, los gobiernos han perdurado en el poder, dividido a veces entre grupos padrinos del neopatrimonialismo que controlan y comparten parcelas de poder. El escalón final lo veremos cuando el pais en absorbido por la dimensión del Estado Fallido fenómeno que puede extenderse hasta una crisis de fractura político territorial, caso típico en África. Los casos de Cuba, Venezuela Nicaragua, Bolivia en Latam y una buena cantidad de países africanos.

Tras un colapso económico, en aquellos países que lograron sobreponerse han tenido que asumir posiciones reformistas, cambios legislativos -reformas económicas fiscales, monetaria e institucionales, todas ellas conducentes a la disminución del tamaño del Estado para reducir la presión fiscal y así acelerar el crecimiento económico, todo el sobre la refundación de un rule of law que cubra las garantías y derechos económicos del ciudadano.

Soluciones

Todos encaminados a evitar una situación similar en el futuro. Estos cambios suelen estar informados mediante un análisis posterior al colapso destinado a identificar los factores clave que condujeron y conducen al colapso e integrar los controles en la nueva legislación para mitigar esos riesgos en el futuro. Ejemplos en la historia hay muchos de colapso económico a nivel nacional a lo largo de la historia.

Cada colapso económico suele tener sus propias circunstancias y factores especiales, aunque algunas acciones se desencadenan como con la Gran depresión, estos factores se mezclan con muchos de los factores macroeconómicos que se producen en las contracciones y recesiones, como la hiperinflación, la estanflación, ruina en los mercados de valores. Por supuesto, los colapsos económicos también pueden ocurrir por factores extraordinarios como las políticas gubernamentales desastrosas, aplicaciones de agendas socialistas.

El caso Venezuela sería el más conocido tanto con la nueva Constitución de 1999 que trajo el socialismo desde el mismo Preámbulo pasando por 365 artículos referidos la mayoría a asuntos que solo importan a los individuos -sociales y económicos-  así, con una constitución de tipo reglamentaria que acabaría la reglamentarización de las actividades económicas, causas de un mercado deprimido,  violento crecimiento del Estado via confiscaciones,  expropiaciones, endeudamiento, inversión de la renta del petroleo, por parte del Estado de vastos sectores privados.

Su objetivo e inmediata consecuencia sido el crecimiento del Estado, convirtiendo en un  eje central de la constitución, descapitalizar y empobrecer el sector privado, fenómenos que ocurren en el paso del crecimiento a un gran Estado, dueno de todo, tanto lo que pertenece al hombre como commons, pero tambien con las propiedades expropiadas de la economía privada, socialmente un estado guerra interna, hambre, peste y muerte.

Las hipótesis de Seneca y el petroleo venezolano

También hay muchos colapsos económicos internacionales que se han producido a lo largo de la historia. El socialismo en Europa Oriental, en América Latina Cuba, Nicaragua y Bolivia, y recientemente, Grecia,  Argentina y Venezuela copado historias de décadas en este sentido con relación al nivel de endeudamiento y su disminuida capacidad de honrar sus deudas; el síndrome de un Estado habitado por maulas, enseñanza dejada por los grupos políticos en poder en los últimos 40 años. Con economías colapsada -Grecia, Argentina, Venezuela- los complementadas con serios problemas de endeudamiento, con arraigados problemas de liquidez y solvencia, para un periodo mayor de diez años, generando niveles de endeudamiento impagables porque sus ingresos nacionales no alcanzan para ‘swapear’ deuda por inversión.

Los filósofos del periodo clásico lograron, Seneca, por ejemplo, expresar ese fenómeno de colapso, con la expresión ruina, en sus discusiones acerca de los tiempos que define un crecimiento y la ruina ocurrida por el colapso de sus instituciones y economía. Me refiero precisamente a las raoznes que conllevarían al descalabro y colapso del Imperio Romano comenzando con la escasez de plata, que trajo serios problemas de liquidez, hiperinflación, fuertes corrientes migratorias hasta el colapso final. Ello nos permite, entrar con detalles al tema de esa nota, el efecto Seneca,  que describe la lentitud con la cual se genera crecimiento nacional y que velocidad operaria el periodo de ruina, en el corto plazo.

En el efecto Seneca»

Bardi su autor  expone que la relación temporal que reduce el efecto Seneca  tiene su origen en la clásica Roma en los escritos de Seneca, particularmente los relacionados con los problemas que presentaba para esos años el Imperio Romano, un dominio que se fue instalando lentamente al largo de siglos, para entrar en su fase de colapso que «solo “tomaría dos a tres siglos,. En relación con esa diferencia entre el tiempo en progresar como Imperio y el gastado para generar el colapso, se puede encontrar en una línea escrita por Seneca, filósofo estoico romano, que expresaba «…las fortunas de un crecimiento lento desaparecen con un colapso -ruinas- rápidas relativamente con relación a los tiempos que se tomó el Imperio para alcanzar su «punto de derretimiento» un fenómeno natural que puede encontrarse universalmente, según Bardi.

Bardi, describe al colapso a un evento que ocurrirá casi por razones naturales, sin embargo, el sigue adelante que los sistemas complejos, aunque condenados a fracasar, es decir, a colapsa, puede prevenirse. Es el caso de cambio climático, el hombre según Bardi hace porque el cambio hacia el colapso, pero ese mismo hombre tiene en sus manos los instrumentos para que ese colapso no sea como lo describió en general Seneca, sino un colapso ordenado diferente al que se podría dibujar con el vuelo de la mariposa como causante del caos.

Sin embargo, la historia ha demostrado que el colapso llega no por ser un evento natural empujado por la mano del hombre, sino que el sistema complejo puede perfectamente generarse con participación del hombre, en este caso en función de la estructura de incentivos que el fenómeno de sistema complejo como sistemas dinámicos con curso aleatorio, no lineal, que desmonta la racionalidad de los hechos inducidos por el hombre en base a un comportamiento racional que depende desde luego del hombre.

¿Colapso bajo el efecto Seneca?

Quisimos traer el colapso de la industria petrolera venezolana, no como una fatalidad de los tiempos y la historia, sino por que el sistema complejo, deshecho y llevado al caos al violar la racionalidad del sistema -económico- que exige, eficiencia, competitividad y un marco jurídico que remunere la violación de la racionalidad económica, es decir, derechos de propiedad, por un largo plazo o que se permita  que bajo la tragedia de los commons, bienes de todos, pero de nadie en términos de propiedad privada, a un sistema donde la racionalidad económica forjada por las categorías descritas en estos dos párrafos, sea violada para establecer esquemas redistributivos sin arbitraje en el intercambio y sin la operatividad racional de los incentivos y las instituciones.

Así hemos vivido las preocupaciones de Bardi, hacia un modelo de sistema complejo que estaba condenado al colapso. Veamos más adelante algunos detalles interesantes que nos lleva, por el mismo curso de la tragedia de los commons, o del colapso simplemnte porque todo sistema complejo sufrirá en el tiempo su colapso, solo que dejamos de lado el supuesto de Bardi, expresado n la fatalidad de las cosas del hombre dejando de lado las manos del hombre que forjaron el colapso del sistema dinámico. Dejamos claro, sin embargo, que el modelo de Bardi pone la mano del hombre en la corrección del inevitable colapso del sistema complejo, y así lo discute en su segundo libro, en “The Seneca Effect – Why Systems Collapse and How We Can Handle It.  

De hecho, Bardi es un conocido militante del cambio climático (Club de Roma) nos interesa dejar fuera su determinismo que apunta al colapso, sin ofrecer que el colapso desde el inicio es generado por la mano del hombre, con una estructura de incentivos no adecuada al tiempo, y sin las instituciones requeridas por la sociedad que llama a la libertad, la vida y la propiedad, todos derechos humanos naturales que deben estar reforzados por la civilización. Bardo, al final le pide a la mano del hombre que haga todo lo posible para evitar el colapso.

Esta frase de Seneca[i] resume las características del fenómeno que llamamos» colapso «, que suele ser repentino y a menudo inesperado, como el proverbial «castillo de naipes», siendo este un sistema -complejo o no, es irrelevante-  organizado de tal manera que sus estructuras intermedias fueron impuestas en modo inestable -debido a la nacionalización-  lo cual camino hasta el derrumbe total. De esta manera podemos trasladar la expresión de Bardi a un contexto más general que abandone el efecto Seneca de la fatalidad universal y natural de Bardi en su comprensión del “efecto Seneca”, a otro ambiente donde la mano del hombre interviene. así nos separamos del “doomsday” donde Bardi acorralo el “Efecto Seneca”. De todos modos, Bardi -en su último libro- se mueve entre lo social-histórico  y lo natural, sin embargo, su esfuerzo sigue apuntando al destino manifiesto “que pase lo que pase la naturaleza puede colapsar”. Llevemos el ejemplo al petroleo, y el «pico» del petroleo.

Petroleo, nacionalización: el efecto Seneca, el colapso de la industria petrolera

Hacia el pasado, los tiempos de cambio de un negocio en el poder del Estado dio sus pasos iniciales con la nacionalización del petroleo en 1975. Quienes disfrutaron el rentismo de trabajar en la industria -petrolera- en poder del Estado y convertida en monopolio estatal se han desde esos años en los principal lobby ideológico del nuevo sistema petrolero,  complejo en su forma y en su estructura económica, complejo como cualquier economía en redes escogiendo  un camino que por algún mágico análisis y por decisión política -inducida por el incentivo fiscal del Estado/Gobierno propietario con derechos de propiedad difusos, similar al modelo de propiedad de los bienes comunes bajo la administración del Estado/Gobierno-  se extrapolaran simplemente las ganancias de las corporaciones privadas, concesionarias, que serían en su totalidad trasferidas al Tesoro en forma de renta dada la condición de propiedad monopólica.

En otras palabras, un curioso fenómeno económico que, bajo criterios emergidos como línea de análisis de la ingeniería social, abarcaría en la categoría económica descrita como maximización de la renta, un objetivo aun no considerado por la Constitución vigente para 1975  como un recurso administrado sobre un objetivo de maximizar la renta generada a partir de 1975 nominalmente generada por la empresa estatal -PDVSA..

El análisis económico -costo beneficio- era muy sencillo, la renta generada por las concesionarias y transferida al Estado/Gobierno bajo contrato se complementaba con la presión tributaria del Gobierno sobre los concesionarios para maximizar la renta. La realidad fue otra, el costo de la nacionalización se llevaría realmente lo que eran las ganancias de las concesionarias y el neto fiscal en renta del petroleo  caería en el largo plazo cuando con el crecimiento de los costos ahora expresados como por efecto natural físico y por crecimiento por la caída de la competitividad y eficiencia de la industria en manos del poder fiscal.

Todo funciono como un  “autoengaño’ de los nacionalizadores contenidos en un falso supuesto de la expansión -crecimiento continuo- de la renta del petróleo si el negocio estuviera  en manos del Estado, aparecería como por arte de un golpe de birlibirloque creado por la industria nacionalizada,  sin tecnología ni gerencia ni petroleo barato para finales de los ochenta. así,  apenas unos diez años posteriores a la nacionalización, el gobierno y los políticos tuvieron que tragar grueso y volver al mercado internacional en busca de socios, la industria petrolera nacionalizada estaba en camino de colapso.

La dirigencia de PDVSA en negociaciones con los poderes públicos, léase, la política, buscaron el camino, sin mayores sacrificios institucionales y constitucionales reincorporar al capital internacional a la industria bajo acuerdos políticos de reparto en organizaciones empresariales -especie de empresas mixtas- en convenios, asociaciones estratégicas, que velaba cierta distribución de ganancias -entre el Tesoro y los socios de PDVSA- pero con derechos de propiedad mal definidos. El capital reputacional del Estado venezolano como socio y repartidor de las ganancias se recuperaba sin considerar el cambio de clima político que se inmediato se estableció entre grupos políticos y militares -nacionalismo petrolero- que surgieron violentamente con dos golpes de Estado en 1992.

El complejo sistema contenido en negocio que operaria esencialmente en el mercado internacional fue destruido para convertirlo en un negocio cuyo costo de oportunidad se implicaría cuando la renta masivamente quedara en poder del Tesoro. En esas condiciones y bajo nuestro paralelo en la historia el sentido predeterminado de lo que se entendía el  “efecto Seneca” en medio de la apertura ya se observaba que la conversión al Estado habia regado el daño aguas abajo, y no dejaba espacio para el capital, la tecnología, y la economía del negocio, el colapso tenía cara para los dias del conflicto petrolero donde el nuevo Gobierno -Chavez- quería sus manos, ambas sobre el PetroEstado.

El Gobierno tenía su propia Constitución, , y que luego trajo lo que siempre llame como el paro suicida, hijo de una decisión política errónea pero facilitada por la naturaleza rentista que tomaron entre el Estado, el Tesoro, los poderes públicos y los grupos de interés sindicalizados de los trabajadores petroleros, el capital humano que logro empoderarse dentro de la Corporación. El Gobierno de Chavez decidió via su nueva constitución de tipo originaria la nacionalización -nuevamente- del petroleo y esta vez sí dieron el paso delante de constitucionalizar el petroleo, los yacimientos serian en delante de poder tributario, los impuestos alcanzarían desde 2007 niveles del 80% de la renta petrolera obtenida bajo la categoría de empresas mixtas, pero con intrínsecos derechos de propiedad incorrectamente definidos. ..

La versión venezolana del efecto Seneca.

El modelo puesto en movimiento fue el de prestar la propiedad sobre la parte del negocio internacionalizado con empresas extranjeras que entraron durante la apertura, modelo que no tenían la fuerza institucional debida y su fragilidad seria mostrada cuando el modelo del Petroestado entraría en su última fase con la nueva nacionalización tanto de capitales extranjeros, así como el “marginal” capital marginal venezolano invertido en las llamadas actividades conexas del petróleo. El momento religioso que opero en 1975 colapsaba -pese a la apertura- y luego con la segunda y tercera ola renacionalización, el fenómeno político que acelero el desenlace y su respectivo colapso.

La nacionalización a lo largo de esos treinta y cinco anos era en realidad una alianza de sindicatos políticos encerrados en sus intereses, que lograron por seis décadas mantener al venezolano “lejos” del petroleo, las fuerzas “naturales”  del PetroEstado representan el impacto final de la “ruina” que explica el modelo del “efecto Seneca” en la modalidad que compagina el fenómeno natural del recurso y las leyes de fenómeno económico, la mano del hombre. La centralización que nació como modelo gerencial que acercaría el proceso de produccion al fisco, elimino el modelo de unidades Empresariales independientes y en competencia que definían la eficiencia de us sistema administrativo descentralizado como economías en redes, cuya fisonomía económica en su administración y el proceso de toma d decisiones -eficiencia.

La incubación del efecto Seneca: PDVSA, el PetroEstado

Ese fenómeno de centralización continuo su marco centralizado durante el proceso de apertura, que dejaba los lotes, el estatal en PDVSA, toda la industria bajo un mismo Comité Central, y el resto de los asociados a PDVSA, los clientes de la apertura, así lo que se ganaba con la apertura se perdía en la propia corporación del Estado -PDVSA- cuyos resultados finales muestran las inconveniencias de ese proceso de centralización alrededor de un Comité Central, el Directorio de  PVDSA.

Si utilizamos la teoría del “efecto Seneca”  encontraremos que el efecto feedback que arrastra PDVSA posterior al paro iría contra los grados de libertad para una economía petrolera eficiente y competitiva, se perdió, el colapso de la industria nos muestra en desnudo, las taras gerenciales y administrativas y decisiones económicas pervertidas con decisiones politicas, corrupción, mala asignación de recursos, etc.,  la destrucción de la infraestructura y un directorio que entre otras cosas, se interesaba en el delito de legitimación de capitales, y eventualmente con conexiones con el narco tráfico.

Así mutaron por decisión política, y la conjunción de fenómenos físicos de la geología misma de los hidrocarburos disponibles en Venezuela, no permito un análisis cierto de costo beneficio que pudieran predecir los conocidos los puntos de derretimiento -descongelamiento- que brotarían en el rápido proceso que iría del camino a la ruina y el colapso final, como ocurriría realmente. El comportamiento de los líderes del petroleo, políticos y gobierno de turno siempre pensaron y así lo siguió la intelligentzia venezolana que sobre puso la ideología a la economía.

Era evidente que el estado/Gobierno exprmiria la renta del petroleo y al caer esta casi secularmente desde los ochenta -pasando por el corto periodo de elevados precios en los 2000- se agota el recurrente presupuesto -frente al ingreso petrolero per se, y que se podía leer su impacto en caída de los ingresos con el violento crecimiento de la deuda pública, el Presidente de PDVSA en realidad se sentaba en el Gabinete, como Ministro de Minas, así lo pedía la LOH.

Algo que podríamos explicar cómo los efectos institucionales causados por la centralización del PetroEstado entre dos puntos de decisiones, el agente y el principal, los conocidos  problemas económicas de agente y principal, que explicamos en detalle en nuestro ensayo La Economía Política del Petroleo Venezolano. Esos cambios arrastrados desde la nacionalización y seguidos curiosamente con la llegada de  la apertura, entrando en un cinturón de restricciones conjugadas con la conversión del petroleo en un ex ante ingreso fiscal en el Tesoro.

Volvamos al pasado reciente: ¡el principio del colapso, 4 décadas atrás!

Volvemos atrás para recapitular el proceso de caída de la renta, los precios del petróleo en el largo plazo, y la política encima de la Corporación Estatal, la corrupción tomo un camino de elevado peligro porque potencian la mala asignación de recursos y el desvío de los capitales hacia la industria petrolera, la cual se descapitalizaba a gran velocidad y ello ocurriría en dos grandes momentos, desde la nacionalización en depresión, hasta posterior a la nacionalización que trajo lo que hoy tenemos.

Hagamos ahora la correlación con el citado efecto Seneca, nuestra versión. Así se juntaron en un mismo efecto, los cambios estructurales que comenzaron con la nacionalización, las contradicciones del proceso de apertura,  que por un lado enfatizaba  los  incentivos rentistas del dinero facil, que llevando a la economía nacional al caos de solo vivir del petroleo, por en rentismo fiscal de los grupos de intereses políticos que gobernaron las decisiones de fuerza rentista en la Corporación publica, y la cual evolucionaria a ser un ente económico administrativo que repartía una renta, y para lo cual no tendría que ser una empresa, el Petroestado no tenía perdidas según sus creadores. Esta expresión de Ramirez, puede ser puesta en la boca de cualquier dirigente anterior de PDVSA, su labor de reparto fiscal, desde la transferencia de la renta al Tesoro de la Republica hasta su actividad netamente fiscal colocada en la Constitución y LOH.

La conjunción de esos hechos anunciaba que la industria petrolera iría en sentido contrario a los preceptos nacionalistas, el modelo centralista de toda estatización volteó a los pocos años hacia el fondo de los yacimientos y encontraron que para hacer del recurso un commodity, se tendrían que buscar socios internacionales con bolsillo profundo, exactamente lo contrario a lo que hicieron con la nacionalización en 1975. Al cabo de algunos años el colapso haría recordar a Seneca, el progreso si existe no es sobre la renta del petroleo, esta es una burbuja que explotaría eventualmente en el horizonte corto como realmente ocurre sino en el trabajo el ahorro y el emprendimiento y esas cosas no las traía el petróleo, esas categorías pertenecen al  individuo, y no al Estado.

¿Porque la curva de Hubert?

La curva de Hubert traía en su misma, aunque no era reproducida por sus creadores mostraría que sin reconocimiento de la tecnología y el progreso tecnico, la escasez de petroleo sería tan horrible como la escasez de alimentos, traída a la economía clásica a principios de 1800 en Malthus, el economista que pensó ayer como lo hace el Club de Roma hoy y como lo especial a Bardi en su visión sobre el Efecto Seneca. Hubert pensaba no en un pico, sino en decenas de ellos, es mi conclusión, un pico para cada componente importante en el mercado. Por cierto, el pico de Venezuela trajo la apertura petrolera, al final el pico se tragó la industria, el pico de la política y el PetroEstado, uno por cada pais productor del recurso. En el caso de la curva – la campana de Gauss- en el “pico” de Hubert fue realmente realizada exclusivamente para dibujar el pico del petróleo en EE. UU.

Si observamos la matemática del Pico de Hubert, podemos concluir que el pico sería algo así como la 1era derivada de la curva de Malthus en su teoría de un medio donde la población cuyo crecimiento multiplicaba ala produccion de alimentos, todo terminaría en una gran hambruna, un razonamiento de gusto de Bardi y su tesis del Efecto Seneca, nosotros hemos querido corregir a Bardi y recoger el Efecto Seneca en la manera que este vio a la escasez de plata como el comiendo de la caída o colapso del Imperio Romano. Barda hizo esa relación, para emparejar su visión del “efecto Seneca”- produccion de alimentos más lenta que el crecimiento poblacional- un economista clásico de principio de 1800 quien expreso que la población crecía a ritmo geométrico mientras que la produccion de alimentos lo hacía más lenta, ritmo aritmético.

Ambos hombres se equivocaron -en el corto plazo-  porque no pudieron anticipar los shocks tecnológicos que inducen fuertes cambio en la oferta, reduciendo el costo de las nuevas tecnologías dado el volumen de petróleo que sería sensible de ser producido más allá de los llamados convencionales. Esa debió ser la razón por la cual Bardi da un paso de lado y corrige el a historia natural del Efecto de Seneca. Volvamos a Hubert. Esa fue la gran restriccion que Hubert se coloco frente a sí mismo, se amarro las manos del conocimiento. el progreso tecnológico en ambas historias en los tiempos de Malthus y del petroleo en los 50 y 60, fue relegado, lo cual trajo una gran falla en la especificación de la función de costos y de oferta -léase produccion.

El colapso, el sistema dinámico  -natural y social, pero complejo es una función del hombre y la eficiencia con que explota su suelo y subsuelo: el petroleo y su fungibilidad

La realidad de los saltos e innovaciones tecnológicas, para expresarlo en la narrativa de Shumpeter, pondría a producir petróleos no convencionales, con la misma eficiencia en costos que la explotación de Petróleos convencionales. La economía, su teoría económica y sus análisis económico pone orden en ese debate de geólogos que no se toparon con dos conceptos distintos pero que podría hacer confundir a cualquiera, el concepto de agotamiento en la geología y el de escasez en lo económico, algo es escaso pero no implica su agotamiento y algo tambien puede agotarse sin que se piense que los que estaría ocurriendo es escasez y no agotamiento, desde luego en el largo plazo, en su condición -matemática- de equilibrio -steady state.

Veamos estos detalles, en el largo plazo  si el sistema entra en colapso, – se agota el petroleo convencional-  se permite el desorden de la realidad frente a las curvas idealizadas. De sistemas dinámicos, como ocurre con los sistemas económicos donde las economías en redes, por ejemplo,  el uso de modelos econométricos fieles al proceso de generación de la data como a la evolución de la teoría económica y el análisis económico, ambos fenómenos data y teoría perfilan el comportamiento de sistemas complejos, que aunque no desecha el efecto Seneca o la profecía de Seneca, por el contrario invita a Seneca a estudiarlo cuando mencionaba que la escasez de plata comenzo a dinamitar desde adentro la historia de los próximos años del Imperio Romano que finalmente colapsaría.

El Efecto Seneca, saldría del mundo universal natural por donde algunos lo han llevado, como Bardi,  nos complementaria una nueva visión crecida en el estudio e interpretación de la filosofía de Seneca, el estoico filosofo que nos permitirá entrar en un mundo que aunque siendo conocido y sentido por todos, el llamado mundo de las cosas reales que nacen, crecen, desarrolla – no es necesario ni es requisito central de lo que comúnmente ocurre; lo sistemas muy complejos colapsan, en palabras de Seneca el filósofo antiguo son hechos que toman “el camino de las ruinas..».

Rediseñando el concepto de sistemas complejos en la industria del petroleo: la economía del petroleo fungible

En otras palabras, no es per se la naturaleza de la causa el caso, sino una conjunción compleja en un sistema donde el  progreso tecnico e innovaciones tecnológicas, a los Shumpeter, repito, permiten que la mano del hombre pueda detener la ruinas «naturales“ sino las ruinas son generadas por sistema complejos sociales y económicos que traen la mano del individuo, sus libertades,  propiedad privada, y derechos de propiedad, competitividad y eficiencia, condiciones sociales de la mano del recurso inagotable del hombre en su destino. En el caso del petroleo y la teoría del pico, las tecnologías que hicieron posible la innovación tecnológica y ampliar la produccion del petroleo, parte de un conceto sencillo, pero que es capaz de explicarlo todo en un concepto: la fungibilidad de los petróleos, solo los separa la línea de crecimiento de los costos marginales, y su representativa competitividad y eficiencia de los mercados.

De esa manera, juntamos las disciplinas mencionadas arriba, siguiendo el argumento desarrollado en el libro  «Colapse» de JDiamond (2005)  para analizar el colapso petrolero en la metodología de Seneca, por qué la ruina ocurre mucho más rápido que el tiempo que toma el progreso, como apunta Bardi, una “avalancha de ruinas”, lo que ha ocurrido en Venezuela, un escenario donde lo ocurrido se manipulan hechos para culpar solo a Chavez, desconociendo que el presente tienen anclas en el pasado.

El colapso petrolero era previsible, con el solo hecho de nacionalizar y convertir el negocio en un monopolio estatal, la simbiosis del PetroEstado
En un ensayo que escribí hace unos meses, titulado “Venezuela una economía petrolera en ruinas”, recogemos las ruinas como concepto en la filosofía estoica de Seneca (2450 AC), del filósofo Seneca, tratando de discutir y colaborar con muchos que aun dudan y hasta no les ha sido facil aprender las razones del severo colapso que ha sufrido la industria petrolera nacional. En esta nota, extraída de un texto mayor en progreso.

Y porque el feedback en el PetroEstado

La idea básica en el comportamiento de un sistema complejo seria aproximadamente la misma, la evidencia empírica muestra que esos la complejidad de los comportamientos de esos sistemas complejos es similar en lo que respecta a sus eventuales colapsos. Por esa razón incorporamos el concepto y algo de la “ciencia de la complejidad de sistemas complejos” para continuar nuestra explicación del colapso de la industria petrolera nacional y el eventual colapso de la nacionalidad venezolana incluido un potencial desintegración político-administrativa.

Un sistema es complejo  porque estan dominados por lo que corrientemente llamamos en español o inglés, retroalimentación o feedback, entendamos que el retroalimentador es esencialmente un mecanismo de comportamiento; así, los efectos de retroalimentación en una estructura dinámica y grande puede colapsar, llevamos ese concepto a la economía, su teoría económica y encontraremos que el comportamiento minuto a minutos en el caso de PDVSA su existencia estaría en juego por su debilidad estructural -en su diseño- causado por el mecanismo del feedback cuando un solo de sus elementos, que lo componen, simplemente fallan.

A contrapelo del mandato petrolero de maximizar la renta petrolera los Estados -léase PetroEstado- el elemento central de la industria petrolera, una estructura de poder dentro de la estructura dinámica compleja, obliga por la necesidad de violar las economías del sistema que pudiera permitirle que nunca colapse porque la racionalidad económica le daría vida ha sido depredada por el mecanismo de maximización del ingreso fiscal generado por el negocio, dejando fuera la racionalidad del funcionamiento del sistema complejo, y afectando las dos palancas del crecimiento, – el mismo que estudio Seneca, competitividad y eficiencia son echadas de lado por las ansias fiscales de los grupos que controlan el sistema complejo desde afuera.

Colapsa el sistema complejo basado en un solo player: el Estado

El colapso del sistema complejo refleja en esa trayectoria que otras autodefensas  del sistema, en el cado de la industria petrolera venezolana, caigan por el efecto retroalimentador que alimenta(ba) al sistema, la analogía con el control fiscal de la industria petrolera generada en la Constitución y  en el marco jurídico, dejo que una de los frente esenciales de ese sistema, los derechos de propiedad, que guarda una natural lógica en términos de sus economías, provocaron su falla, los derechos de propiedad tanto sobre el recurso en el subsuelo como de la produccion, que le muchísima complejidad al negocio petroleo, no estan siendo protegidos y el eje de dominación fiscal del negocio, los logre depredar -feedback- y así desmontar los anticuerpos de la ruina -parafraseando a Seneca.

El fenómeno de retroalimentación -efecto Seneca- es continuo hasta que la produccion de petroleo de detiene y ello traerá al sistema su destrucción rápida -efecto Seneca-  el rápido crecimiento de los costos y finalmente la parálisis total, el sistema simplemnte ha colapsado, y así en los términos estudiados por Seneca hace más de 2400 años, como el mismo los juzgo, la ruina. Recuérdese que el título de un ensayo mito sobre ese tema del petroelo venezolano, lleva por título la Ruina de un país petrolero. Ali en -www.blog.alexanderguerrero.como-  podrán seguir estas reflexiones sobre el efecto Seneca.

 

[i] Sería un consuelo para nuestra debilidad tanto de nosotros como de nuestras obras, si todas las cosas perecieran tan lentamente como nacen; pero como está, el progreso en el crecimiento es lentos, pero el camino a la ruina es rápido. (Lucio Anneals Seneca, 4 a. C.-65 d. C.)

 

Las reservas petroleras y el Petro: dos conceptos, el mismo fenómeno, sin precio, sin valor intrínseco.

 

Introducción

En algunos medios en la opinión pública y en relación con el Petro, la moneda de cuenta del Gobierno, a la cual Maduro llamo criptomoneda, se utiliza un curioso concepto de “valor ficticio” al precio que refleja en el mercado una criptomoneda aparentemente respaldada con petroleo, oro negro. Es obvio que esa denominación no es correcta económicamente hablando. ¿Que podríamos alegar al respecto ? y nos preguntamos. que se quiere comunicar con “valor ficticio”? ¿Acaso no sería acaso técnicamente más apropiado utilizar el concepto de valor intrínseco?  ¿Que valora y desde luego coloca un precio a una moneda fiduciaria? ¿Sera lo mismo que llamamos moneda de curso legal? ¿Porque se insiste en suponer que el petroleo le daría respaldo?

¿No será otro de los tantos mitos petroleros?  Ejemplos hay por decenas, el pais con el mayor volumen de reservas, ¿o el pais más rico del mundo? El Petro, del cual ya casi nadie lo recuerda, no le ha dado muchas reservas internacionales como quizás le ha generado el narco tráfico. Pero combinemos, el Petro, las reservas petroleras, las cuales según todo el conglomerado que trafica con el petroleo es mejor que se mantengan bajo el poder del Gobierno, al fin y al cabo, ¿manifiestan estos sabios que en propiedad del gobierno rendirán más que en propiedad privada?  Asi nació, con ese mismo discurso el PetroEstado en 1975 con la nacionalización del petroleo. Acá no ha pasado nada…en 35 años, la industria petrolera casi desaparece en el pais con mayor cantidad de reservas petroleras. Hagamos análisis económico y comencemos por aquellos conceptos de uso diario, pero no fáciles en comprender sus realidades.

¿Qué es realmente “precio” y que nos  señala debemos aprender?

El punto de partida, y el cual es prácticamente el punto final ajustando el aprendizaje nos trae y nos lleva a una discusión que ha estado por más de tres siglos desde la economía clásica hasta hoy, desde Hobbes, Locke, Smith y Menger, la definición de precio; para unos ideológicamente encausados a comprender que la intervención del Estado en los asuntos de la vida económica del individuo es un hecho natural y que por ello, es mejor que alcance con tal que no falte, el Estado proveerá.

Petróleo en reservas en propiedad del Estado, fuera de un balance privado, tiene precio cero y ningun valor intrínseco

Así,  sujeto y objeto en una transacción económica que medie un mercado, con derechos de propiedad correctamente definidos -no difusos, como los que utiliza el Estado dueño de cosas que producen bienes y servicios- pero tambien productor del dinero en el entorno, por la fuerza que tiene en ello los intereses de quienes manejan y administran ese Estado, el hibrido resultante no es puramente de libre oferta y demanda como en un mercado libre, a la definición clásica – neoclásica-  de precio y  a la respuesta de una vieja pregunta de cómo repercute eso en el valor que se le otorga al bien, a un servicio, a un commodity que la gente transa en un mercado.

Objetivo o subjetivo, el precio es una percepción, una valoración individual

La discusión al respecto es vieja y se inscribe más allá del mundo clásico liberal y muchos siglos antes, en una realidad económica que nos dice que lo que aceptamos como precio es en realidad una determinada percepción -individual- con determinado valor, comprendiendo que esas percepciones, son individuales, por lo que no es idéntico a lo otro aprecia como precio y valor. Ilustremos, por ejemplo, a un buen café en la barra de una cafetería. Que podemos apreciar en un café, de tantas percepciones de valor y/o precio sobre un determinado café en una barra en medio de tantos individuos que se encuentran en la barra?. Quien trabaja del otro lado de la barra ofrece ese mismo café a todos, al mismo precio, es su derecho, sin embargo, habrá tantas percepciones en gusto y calidad como individuos en la barra. Por ejemplo, con la precisión que cada percepción sobre sobre se café, será distinta, pero su precio será el mismo, así lo quiso el barista.

Es evidente que frente a cada gusto podrá haber un precio, tanto desde la demanda como de la oferta. Desde luego, será la competencia y la soberanía del consumidor que con su comportamiento logra un precio que sea el que él pueda pagar, quizás beneficiando a aquellos que con mayor poder de compra que perciban al café mayor valor intrínseco. Hay decenas de combinaciones posibles, el precio podría ser uno, la propina será diferente,

La satisfacción de esa percepción ocurre en el momento en que quienes no gustan del café satisface otros gustos y otros bolsillos y el cual podría variar desde el momento en el cual el gusto pueda diferir de los otros, sin embargo queda satisfecho si su percepción de ese precio, satisface su restriccion presupuestaria (bolsillo) llegando inclusive al momento de decidir que paga 2 dolares por ese café porque el placer que obtendría tomarlo sobrepasa los  dos dolares que estan escritos en la pizarra de precios, y sin embargo paga solo dos dolares. Esta percepción es lo que distingue a humanos de animales.

Quizás sea más grafico una propina, un precio que pagamos -por fuera- del proceso de servicio y produccion, pero que representa que el valor intrínseco que ese servicio me extendió, mejor en una percepción de la cosa que se pueda adquirir bajo el mismo modo del ejemplo del café. El razonamiento es estándar  en economia y supera el de la ingeniería social de Keynes que define la percepción ex post como objeto y no sujeto, es decir, el “costo “de esa cosa que la percepción de uso, utilidad, disfrute. Es obvio que, por ello, los socialismos nazi, fascista y comunista son parientes cercanos, como una sola familia, donde el hombre es sujeto del Estado y los intereses de los grupos que controlan el Estado y su poder coercitivo.

El dinero, el precio y el Estado

El precio será entonces el valor monetario de esas percepciones, y qué relación tiene esto con el dinero, ¿y el Estado? Que podríamos decir en una economía como la de hoy, cuando el dinero base -billetes, monedas- impreso por ley por un  Banco Central, es fiduciario y se pretende que tomemos la fiduciariedad en base al orden que rige la impresión de un dinero que es propiedad del Estado y sin embargo, es un pasivo del Estado -Banco Central-   y fiduciario y que tenemos que creerle a los administradores y responsables de ese dinero, que el señoreaje, una muesca en la fiduciariedad, que ellos serían cancerberos rabiosos para cuidar que las políticas económicas, fiscal y monetaria entre ellas, cumplan con el valor de la fiduciariedad en el sentido de hacer todo lo necesario para mantener el poder de compra de la moneda que aceptamos por FIAT como pasivo del Estado y un activo del ciudadano libre.

La historia nos dice que ese compromiso legal, pierde toda valor en momentos en los cuales el Gobierno, que llego allí por votos o plomo, decide por razones politicas, entre ellas  de interés de grupos y corporaciones diversas que administran el poder público, correr un regimen de dinero laxo, fallando al a la ley de mantener el “poder de compra de la bolivar” y que implica el soporte de la fiduciariedad -el valor del poder de compra del dinero emitido por el Estado bajo la ley del banco central y además tenemos que calarnos una ley que nos obligue a usar un dinero de curso legal,  sobre una base falsa, porque si fuese mío en teoría lo es, entonces yo debería tener el derecho de utilizar el dinero que me permita el mejor vivir, al fin y al cabo es mío, el dinero es un pasivo del Estado.

Volviendo al Petro y a las reservas petroleras, es crucial comprender que la afirmación del Gobierno sobre las reservas petroleras,  las cuales ejercerían un respaldo efectivo -similar a las transacciones del oro y plata en tiempos del patrón oro- no es cierta, es falsa, dado que las reservas petroleras no poseen valor intrínseco, en el subsuelo, su precio es cero.

En torno a este aspecto cardinal, encontramos una de las más brillantes discusiones que sobre el dinero emprendió F Hayek la cual recogió en un conocido libro, “Desnacionalización de Dinero” y ello apunta a que solo las monedas privadas podían comportarse como fiduciarias realmente y no una fiduciariedad prestada por una institución en poder de grupos de interés, así, de cualquier gobierno que genere una crisis fiscal por endeudamiento e incremento del gasto público y caída de ingresos fiscales, decida monetizar su déficit fiscal reduciría el valor fiduciario de un dinero -Fiat- y que el mismo gobierno depreda su valor y poder de compra.

Al final lo que se tendría es inflación, hiperinflación, -léase más claro como impuesto (hiper)inflacionarios y de la paridad de poder de compra del bolivar, el cual hoy se expresa con el infinito como común denominador. Finalmente, y volviendo a Hayek, es importante acotar que su argumento expuesto en  su libro es el que hoy se aplica a las monedas encriptadas; nótese que la subsidiariedad de las monedas encriptadas existe por ser monedas privadas, las monedas digitalizadas en poder público, en manos del gobierno, no aplican para ser criptomonedas, son simples monedas paralelas digitalizadas.

Pero pueden ser fiduciarias en la medida que sean componente de una ley que obliga a sus administradores, el BCV,  a mantener su poder de compra, a cambio de castigo penal por faltar a ese requisito como existe como ley y penaliza a los directorios de los Bancos  Centrales en algunos países, el caso más conocido el de New Zealand, el más eficiente de todas ellas. En el caso de criptomonedas, son desde luego, dinero fiduciario, pero cuya impresión esta signada por un mercado y no el caso de las monades emitidas por gobiernos, Ello nos abre una interrogante en torno al comportamiento del mercado con ambos tipos de monedas, ambas fiduciarias.

Valor intrínseco: ¡petroleo en reservas bajo propiedad del Estado, fuera del balance de empresa privada, tiene precio cero y ningun valor intrínseco!

En ese aparte nos economtramos con el tercer concepto clave de nuestra discusión sobre precio, valor intrínseco, dinero, el de las reservas petroleras, las cuales según el Gobierno son ellas, las reservas petroleras, las que respaldan el valor del Petro. En realidad, el debate académico económico sobre las criptomonedas, (diferente al PETRO que no lo es) es como se genera y comporta en el mercado su “valor intrínseco

De acuerdo con la teoría económica y su definición de  precio como un carácter subjetivo de cada individuo, su percepción de valor y desde luego el precio  que opera entre oferta y demanda -preferiblemente en condiciones de mercado libre tanto via oferta como como demanda;  es decir, expresado como precio que refleja un valor, que es lo puede ser diferente en cada individuo, diferente  a un valor objetivo del objeto, de una cosa, porque el precio es la percepción del individuo y es junto al mercado las dos instituciones requeridas para que opere la libertad económica. Asi tenemos el setting para discutir precio y valor de las reservas petroleras.

Lo interesante del concepto económico de valor intrínseco y el precio-  reposa en su condición de un activo que compone un Estado Financiero, un balance, con lo cual ya dispone de lo necesario para colateralizar o titularizar en pasivos -papeles comerciales- cuyos proventos serían destinados al capitalizar la producción de esos crudos denominados reservas. Por cierto, este es el sistema de financiamiento de los shale oil shale cuyo modelo de negocio se simplifica considerablemente reduciendo costos de transacción y el uso de un capital de menor costo -léase tasa de interés-  es decir, se transa en ambas direcciones del mercado, y dibuja perfectamente el precio de cero dólares de un barril de petroleo que no se comporta como un activo, y estando como reserva petrolera, por la sencilla razón que reposa como reserva en propiedad del Estado.

Los amigos y viudos del PetroEstado, prefieren este mecanismo, no desean al Estado fuera del negocio petrolero, lo que refleja una clara posición de rent-seeker y depredador financiero. Prefieren una microestructura de negocio en poder del Estado -servida por el inversionista extranjero, pero sin derechos de propiedad-  de impedir la privatización y así contar con el Estado como financista mayor y mejor cleinte rentista. Así amigo lector cuando Ud. oye o observa el discurso de un asesor y de la clase política para evitar el pase del capital privado, Ud. se encuentra en un rentista que de esa manera prefiere que el Estado financie y la captura de la eventual renta que comparte con los políticos quienes hicieron imposible la privatización del petroleo, la pose es de depredación.

El Petro “respaldado” por reservas de petroleo: falso; El Petro no posee valor intrínseco, es dinero paralelo digitalizado y tampoco sin valor fiduciario, mucho menos un metal ni oro ni petróleo

Bajo este razonamiento subjetivo, por ejemplo, la discusión sigue abierta acerca del valor intrínseco de, las reservas de petroleras -for la similitud que guarda con el Petro- en contabilidad de propiedad del Estado. En los términos de teoría económica llamamos “fiduciaria” el valor intrínseco, en el caso de la “moneda de curso legal” recomiendo para otros detalles correlacionados nuestro ensayo sobre el PETRO, donde discuto su supuesta criptomoneda bajo un supuesto soporte en reservas de “oro negro” -petroleo- en base a conocida discusión que llevo a cabo Hayek en Londres y Chicago sobre la necesidad de desnacionalizar la moneda, porque no hay tal moneda de curso legal cuando son todas -excepto los metales con valor)- son fiduciarias, como las criptomonedas -recuerde que el PETRO que no es criptomoneda, es solo moneda en paralelo digitalizada. Lo importante que pone Hayek en la mesa es que, en una sociedad libre, no hay moneda de curso legal y nadie me puede obligar a pagar con una moneda que no es la que yo quiero utilizar para pagar. Petro y reservas ni respaldo efectivo ni respaldo fiduciario

Volviendo al Petro y a las reservas petrolera es crucial comprender que la afirmación del Gobierno que las reservas petroleras ejercerían un respaldo efectivo -similar a las transacciones del oro y plata en tiempos del patrón oro- no es posible y es falsa dado que las reservas petroleras no poseen valor intrínseco, su precio es cero hasta el momento se ser procesadas y producidas y convertida en un commodity donde su precio es similar al precio del oro tanto en los tiempos del patrón oro como el actual. Esas fueron las razones por las cuales el Petro no genera transacciones ni siquiera como circulando como dinero paralelo al bolivar bajo el criterio de fiduciariedad.

Recordemos que el gobierno otorgó a Rosfnnet el 10% de Ayacucho (FPO) para tratar de generar el contravalor petrolero del Petro, sin embargo, eso nunca prospero dado que Rosfnnet decidió no entrar en esa asociación con PDVSA y Chevron y así el Petro quedaba sin el respaldo en petroleo. El Petro es en realidad un instrumento de finanzas públicas, un pasivo fiscal, deuda pública.

Distorsiones y descapitalización: un largo plazo pleno de restricciones financieros y fiscales

Esta discusión tienen un fuerte impacto en la peregrina tesis y piratería conceptual de quienes afirman que las reservas petroleras pueden ser monetizadas por el gobierno bajo una decisión política, fiscal, lo cual no es cierto; las reservas petroleras en poder del Estado tienen valor intrínseco cero, excepción hecha del volumen de recurso monetizado en un balance que lo define como un activo, conversión que solo será posible si el Estado, dueño de esas reservas petroleras, transa -venta simple- sus derechos de propiedad al inversionista que adquiere el recurso o reservas, para convertirlos en activos. Como resultado de esas transacciones son incorporados en el balance de la empresa, y desde alli constituyan el respaldo de los títulos y colaterales que el inversionista en función de sus inversiones y produccion, planea o firmo con el Estado, en ese caso particular.

Una solución alternativa sería los futuros petroleros los cuales podrían llenar ese vacío. Los futuros petroleros, papeles comerciales, de  30, 60, 90 dias fueron creados a imagen de los futuros en los mercados de materias primas y alimentos, son el mejor respaldo que puede ofrecer un barril de recurso o reservas en poder del Estado. De todos modos, los Estados tienen otros mecanismos financieros como la deuda soberana emitida en valuta internacional, la cual se puede emitir siempre y cuando el mercado de capitales los compre;  desafortunadamente Venezuela cayo en default condicion que por regular expulsa a un pais de los mercados de capitales por excesivo riesgo (ver gráfico)

Las “reservas” y los balances de las empresas petroleras privadas

En general, las empresas petroleras privadas mantienen un importante volumen de reservas petroleras en sus balances, ya monetizadas en su debido momento en función de las obligaciones en su flujo de caja. Este fenómeno no ha sido de facil comprensión por vastos sectores de opinión en el mercado petrolero nacional, hay un vasto de conocimiento funcional de las economías y finanzas alrededor de los recursos energéticos. En esas condiciones el contrato explica y expresa la propiedad sobre el contenido de recurso en el  yacimiento y este convertido en activo en el balance del proyecto en ejercicio, podría ser colateralizado y titularizado en el mercado bajo la forma de papeles comerciales.

En su forma de propiedad estatal el recurso y/o reserva petrolera generan serias consecuencias financieras y económicas; sin embargo, los incentivos fiscales del PetroEstado inhibe una administración racional en cuanto al flujo de caja pervertido por los mecanismos distributivos de captura de renta les impide un manejo racional del negocio, maximizar el ingreso fiscal, la función objetivo del negocio en propiedad del Estado es perturbada por ese objetivo política fiscal de mayor renta pero menor oferta, un proceso de maximización de la renta recortando la produccion. La contracción de la oferta, produccion, provocaría el alza de precios y con ello, un mayor ingreso fiscal, a costas de una caída en el la economia no petrolera afectando, en el largo plazo, a la propia industria petrolera.

Recordemos que el ingreso fiscal del PetroEstado crece como consecuencia de recortes en la produccion – en el corto plazo-  lo que provoca una caída del producto bruto de la industria. En mi ensayo Economia política del Petroleo, logro demostrar ese fundamento económico en el caso Venezuela y los efectos perversos que en el largo plazo afectan el futuro de esta. SI el corto plazo los ingresos fiscales suben, en el largo plazo, ocurre lo contrario, los gobiernos se ven obligados a aumentar la produccion o de lo contrario esta cae con mayor velocidad afectando la racionalidad de la propia industria. En ese ensayo demuestro como ese curioso fenómeno impacta negativamente la competitividad y el performance de las respectivas industrias y en el largo plazo, los problemas fiscales crecerán con la ciada natural del ingreso petrolero en el largo plazo.

Es una verdadera calamidad que los encargados de la produccion, exploración, transporte, comercialización del petroleo no comprenda los fundamental de los Economics de la industria petroleo tiene serias restricciones financieras e institucionales, particularmente por sus relaciones dentro de la OPEP que implican obligaciones en relación con los volúmenes de produccion, dado que las economías del petroleo se restringen para permitir crecer la renta fiscal petrolera y no el producto interno petrolero generado por un continuo incremento en la produccion, y porque deben estar en produccion.

Ese comportamiento político en la administración de la industria reduce el largo plazo de la inversión, y así mantener los recortes de produccion, las finanzas públicas se sienten en el largo plazo impactan negativamente el resto de la economia no petrolera. En condiciones distintas, aquellos países con costos de produccion por debajo del promedio, podrían entrar en el mercado de papeles de futuro y colocar el petroleo en el mercado, lo cual les permitiría atender la demanda en función de su tamaño.

Precio y valor intrínseco….un intermezzo

El debate al respecto es viejo y se inscribe más allá del mundo clásico liberal y muchos siglos antes, perdido por siglos y la realidad económica nos dice que lo que aceptamos como precio   es en realidad una determinada percepción -individual- con determinado valor y también precio y que es diferente a lo que otros aprecian como precio y valor. Por ejemplo, un buen café en la barra de una cafetería, podemos apreciar en un café, tantas percepciones del valor y/o precio de un café en una barra  como individuos se encuentran en la barra. Quien trabaja del otro lado del mostrador podrá ofrecer ese café al mismo precio a todos, es su derecho, pero no tiene que ser el mismo, será la competencia y la soberanía del consumidor que con su comportamiento logra un precio que sea el que él pueda pagar, quizás beneficiando a aquellos que con mayor poder de compra le perciban al café mayor valor intrínseco.

La satisfacción de esa percepción ocurre en el momento en que quienes odian el café satisface otros gustos y otros bolsillos y el cual podría variar desde el momento en el cual el gusto pueda diferir de los otros, sin embargo queda satisfecho si su percepción de ese precio, satisface su restriccion presupuestaria (bolsillo) llegando inclusive al momento de decidir que paga 2 dolares por ese café porque el placer que obtendría tomarlo sobrepasa los  dos dolares que estan escritos en la pizarra de precios, y sin embargo paga solo dos dolares. Esta percepción es lo que distingue a humanos de animales.

Quizás sea más grafico una propina, un precio que pagamos -por fuera- del proceso de servicio y produccion, pero que representa que mi valor intrínseco que ese servicio me extendió, mejor en una percepción de la cosa que adquirir bajo el mismo modo del ejemplo del café. El razonamiento es estándar en economia austriaca y supera el de la ingeniería social de Keynes que define la percepción ex – post como objeto y no sujeto. Por eso el socialismo nazi, el fascismo, y el comunismo son tan cercanos, como una sola familia, donde el hombre es sujeto del Estado y los intereses de los grupos que controlan el Estado y su poder coercitivo.

El Petro, las reservas petroleras en poder del Estado: ambos con precio cero,

Si descubrimos que entre el Petro, según el gobierno, criptomoneda -digitalizada- y el rol de las reservas petroleras como respaldo -del Petro- que le permitiera ser transado de la misma manera como el intercambio en metal característico del patrón oro (y plata), no hay conexión ninguna porque lo que el Gobierno refería a las reservas petroleras como respaldo eran simple concesiones o acuerdos mixtos entre PDVSA y otras socios extranjeros, esquemas económicos y financieros donde la propiedad sigue siendo del Estado.

Esa es la razón por la cual los socios de PDVSA no podían colateralizar y/o titularizar papeles comerciales para revertirlos en la propia produccion de ese proyecto, lo que lo obligaba a financiarse fuera de sus propias finanzas, del propio proyecto en curso. Desafortunadamente la opinión pública no ha podido comprender ese fenómeno de ill defined property trights en los ventures o empresas mixtas entre PDVSA y sus asociados.

Consenso para no privatizar:  la clase política, viudos del PetroEstado y grupos de interés

La opinión pública, esencialmente la petrolera, la política, y hasta grupos de interés mercantiles prefieren que el Estado siga manteniendo la propiedad del petroleo  y ellos como listos rent-seekers y conservadores del PetroEstado, evitaban correr el riesgo del emprendedor y enfrentar al mercado responsablemente. Ese esquema institucional, económico-financiero es el cual  todos los grupos de trabajo que existen en Venezuela han aprobado se mantengan y han reforzado las resistencias de los diputados en la AN para evitar la privatización, fenómeno que tiene más dolientes que partidarios.

Esos grupos de interés comprendieron que sus posiciones acerca de fallido proceso de monetización de las reservas del petroleo prefieren que el Estado mantenga su posición propietaria del petroleo en todas sus presentaciones. Nada que no pudiéramos comprender, pero la coalicion de intereses en favor de sostener el Petroestado, nos dice sin rodeos que  la figura del PetroEstado es atractiva para ellos, nada que no se sepa, la mayoría he estado por años trabajando en esas empresas estatales, El cálculo del consenso  es sostener el PetroEstado un aparato de poder económico, y político, y evitar la privatización, el combo opuesto a la privatización, enterrara los huesos de lo que deje el colapso petrolero.

Las preferencias de los rent-seekers del petroleo en propiedad del Estado

Las preferencias por un petroleo en poder estatal es parte del problema que hoy sufre la industria petrolera venezolana, sus grandes enemigos desde adentro junto con los politicos desde afuera junto con los grupos de interés mercantil que prefieren un esquema donde el petróleo se mantenga en poder del Estado, lo que hará que el Estado pague las facturas en toda instancia. En ese sentido unas palabras mas simples el petroelo es al Petro lo que el precio del petroleo es a las reservas petroleras.

Unos párrafos arriba explico con detalle porque esa propuesta es mas piratería conceptual que otra cosa.  La formacion del Gobierno que las reservas respalda al Petro, rompe los límites del Estado Soberano,   sin necesidad de transarlas previamente en el mercado, digamos que un soporte nominal, no real, las reservas simplemnte no pueden ser monetizadas realmente cuando dejaran de ser reservas y se convirtieron en commodity transable en el mercado por cualquier patrón monetario, oro, plata, por ejemplo, En otras palabras, las reservas tienen precio cero y no disponen de valor intrínseco, como tal no podrán soportar dinero fiduciario, no poseer valor intrínseco.

Reservas petroleras y Petro: sin valor intrínseco

Por cierto, que el concepto de valor intrínseco en las reservas petroleras es similar al que discutimos sobre el Petro, como ‘criptomoneda’ con valor fiduciario[1], no posee ni lo uno ni lo otro. Veamos los detalles de este curioso propuesta monetaria -valuta- por parte del gobierno y la propuesta de asesores petroleros que piden monetizar las reservas petroleras, ignorando que las reservas petroleras tienen precio cero y valor intrínseco ninguno, por dos razones fundamentales.

La primera, esas reservas son propiedad del Estado y sus derechos difusos no le da un engendro de poder para convertir como Midas todo en oro, los gobiernos por lo general convierten las cosas en kaka. El gobierno tiene otras prerrogativas en términos de valor, emite deuda soberana,  documentos de valor fiduciario firmado y con costos en intereses, a emitir en el mercado sujeto ala confianza que en esos gobiernos tienen los compradores -léase inversionistas- para aceptar la deuda documentada como deuda soberana, si bien puede dejar de pagar dado el riesgo soberano, no podrá detener acciones de embargo y cobro de deudas en instituciones para esos casos en el mundo[2].

En otras palabras, el gobierno no emitirá dinero contante y sonante, pero si podrá emitir documentos de deuda para ser colocado en el mercado internacional de capitales, acoto, deuda es un pasivo, (bonos) pero jamás  dinero -oro, plata etc.- contante y sonante y, en consecuencia, no podrá emitir un activo; ergo las reservas petroleras no son un activo. Prueba, por decadas el Gobierno propietario del petroleo ha estado vendiendo petroleo, y recogiendo en dolares el petroleo colocado en el mercado internacional, para asentarlo en el BCV en dolares y/o oro monetario adquirido en los mercados.

¿Qué es entocnes valor intrínseco?  

Cuál es el precio entonces, “ficticio” o “intrínseco”, y su precio sube, y sube simplemente porque hay fuerte demanda, más nada que eso, y el precio sube por decisión individual nadie lo impone, la suma de todas esas decisiones individuales es la nos dice por ejemplo que el socialismo destrozo a Venezuela, no Chavez ni Maduro, para ser correctos.

La moraleja es conocida…entonces hay que ver si podemos producir para el mercado interno…..pero allí tenemos otro problema…o solución, ….si los precios bautizan esa relación económica, entones no habrá más colas en la Fajardo de punta a  punta.

El Petro y las reservas petroleras: ‘same’ shit sin valor intrínseco ni contante ni sonante

El caso del Petro es  útil para explicar el error de quienes creen que las reservas en propiedad del Estado podrían ser monetizadas por el Estado bajo el supuesto que el Estado como socio de empresas extranjeras en la industria petrolera, bajo el marco jurídico de las legislaciones del Gobierno actual, puede extender su horizonte financiero. Quienes defienden esa falacia, buscan a  todo evento evitar que el PetroEstado colapsare totalmente dejando abierta la puerta a inversionistas quienes bajo ningún contexto seria nuevamente socios del Estado venezolano, después de la vieja historia de la nacionalización y del cambio constitucional con la Constitución de 1999, el Estado se arrendaba para sí y por siempre la propiedad de las reservas petroleros y lo más grave podría ser inversionista.

El reparto post-colapso petrolero:  por grupos de intereses opuestos a la privatización

No deja de ser sorprendente que los grupos de interés que se mueven alrededor de los poderes públicos, particularmente, en la AN encargados de escribir las reglas y crear un marco jurídico que permitan la apertura plena del mercado petrolero venezolano de manera que se pueda crear un entorno institucional adecuado para eliminar tanto las restricciones institucionales, económicas y politicas sobre las cuales se crearon condiciones depredadoras bajo la acción coercitiva del  Petroestado hasta alcanzar el grado de colapso y bancarrota de la industria petrolera.

El único horizonte posible es la apertura de los mercados y la creación de instituciones para que permitan crear un ambiente económico de crecimiento, bajo el supuesto que la infraestructura petrolera nacional pueda rehabilitarse, ceteris paribus, es decir, reacomodarse a las nuevas condiciones del mercado petrolero nacional. Desafortunadamente, los parlamentarios y sus grupos de interés rentistas -pescadores en aguas torbellinos- para acelerar un reparto de los mal llamados activos petroleros. La batalla política rentista para adecuar la infraestructura institucional, reglas y marco jurídico, no supera el actual entorno de un PetroEstado bajo quiebra, abarca asesores petroleros, económicos y políticos, ensamblados en grupos de interés que buscan mantener el actual marco jurídico alrededor del petroleo.

Raspado de olla; políticos, mercaderes y viudos del PetroEstado: nacionalismo petrolero

Esas estructuras de poder político y económico buscan, capturar los “activos” petroleros manteniendo la propiedad de esos activos en poder de PDVSA y otras microestructuras económicas y repartir la eventual renta generada sin tener que enfrentar su actividad económica como inversionistas de la industria -y por ello se oponen a la privatización- unos actuando como asesores políticos económicos y petroleros, en búsqueda de lo que denomino el Botín residual en lo cual ha sido convertido el negocio petrolero en Venezuela, reforzando el actual marco institucional que les permita producir y generar ingresos compartiendo con el Estado las perdidas.

Lo que hemos estado leyendo de la legislación sobre materia petrolera en curso es simplemente un maquillaje del PetroEstado, un reciclaje rentista, bajo y un marco institucional y jurídico bajo una legislación que permita crear un régimen político y económico alrededor del petróleo, típico de sociedades patrimonialistas; un régimen neo patrimonialista, y del cual podemos señalar al caso de Nigeria. En Venezuela, ese régimen político y económico, en un reciclaje de los mecanismos de captura de renta petrolera, en manos de entes políticos, léase partidos, asociaciones de rentistas dispuestos al raspado de olla, prototipos de inversionistas que no desean la propiedad del activo, pero si convertirse en grupos extractores alrededor de una industria petrolera que operaria con una infraestructura que sea capaz de producir algo de petróleo y procesarlo para obtener concesiones en la distribución de combustibles, en lo que dibujan como un lucrativo negocio -en el margen.

Buitres del petróleo bajo colapso y sus asociados en el Gobierno

Por esas razones esos grupos de buitres recreando el PetroEstado que asegure alguna inversión, muy necesaria para el relanzamiento de las estructuras políticas, no desean privatizar sino dejar en poder del Estado, y así capturar aquellos clústeres de la industria, rehabilitados, y poder así compartir la potencial renta que puedan generar esos clústeres de industria que pueda ser rehabilitada. La propuesta en curso es mantener el nacionalismo petrolero del actual entorno institucional y económico que ha colapsado la industria petrolera nacional, agrupados con políticos serviles en la AN, así como otros grupos de interés, operando bajo el incentivo de un aparente reparto de activos, rechazando mantener sobre estos algún grado de propiedad, el Estado pondría esos activos, los reales de la reestructuración de la deuda, cierta asistencia financiera de los multilaterales, una hilera de empresas de servicios que eventualmente se encargarían de rehabilitar algunos clústeres de la industria petrolera rehabilitados para ventures rentistas.

El rentismo no cede, décadas de sabroso rentismo trae mucha nostalgia

En esa estrategia rentista aún se cree que la rehabilitación de la industria petrolera se haría bajo esa presión neo-rentista, constituidos sobre un bypass de las actuales condiciones de la infraestructura industrial de la industria petrolera nacional caracterizada por el colapso económico que ha provocado una severa contracción financiera dado que la capacidad financiera del Estado venezolano es ninguna, se Encuentra bajo default y estará fuera del mercado de capitales por un largo periodo, ya lleva cerca de diez años, y el cual parece extenderse considerablemente; razones muy sencillas indican que el gobierno no le queda otro destino en salirse de la industria petrolera, crear incentivos fiscales y crear un definido rule of law que eleve la confianza y credibilidad en un país, hoy confinado en los extremos de un Estado Fallido.

Comparar lo de las reservas petroleras, las cuales no podrán colateralizar o titularizar en obligaciones al mercado, fondeándola con reservas petroleras. Esta es una falacia que se ha estado utilizando entre la AN y la Comisión de Energía y Minas para sostener la presencia del PetroEstado como garantía, una fantasía porque si las razones se mantienen en presencia del argumento que las reservas puedan ser monetizadas, en realidad, sería equivalente a la emisión de deudas en bonos soberanos y no en papeles de deuda soportados por un petróleo que no existe en ningún balance al que la autoridad de mercado de capitales – de riesgo- pueda autorizar que como no es activo mal puede ser soporte financiero para monetizar reservas internacionales. Escribe aquí el texto que deseas corregir o haz un «copiar» / «pegar» del programa con el que estés trabajando.

 

 

 

 

 

 


[1]valor FIAT en un gobierno bajo confianza, la ley del BCV, véase la hiperinflación y piense si UD tiene un gobierno desde 2076 en el cual tenga confianza que el dinero que esos gobiernos imprimieron e imprimen, o digitalizan son realmente confiables, para darles crédito por confianza y credibilidad, faltando a lo que le pide la ley del BCV en relación con el poder de compra (via FIAT) del bolivar

[2] Recordemos en por momento que los bancos europeos decidieron no prestarle dinero al Gobierno, porque Guzman se quedaba con esos reales, y por esa razón los bancos optaron por prestarle al Gobierno, pero gajo la fianza de Guzman Blanco.

 

La economía y la teoría económica: derechos de propiedad, crecimiento y desarrollo económico…para dummies

La propiedad privada y los derechos de propiedad: El Estado en posición de confiscador, una larga historia del Estado venezolano desde hace doscientos años

Introducción

Dejemos claro desde un principio, cuando nos referimos al concepto derechos de propiedad, por defecto, estamos hablando de la propiedad privada, solo el individuo actuando como tal tiene propiedad plena para usar, usufructuar, disponer y excluir. Un concepto similar pero inexistente, solo bajo la fuerza coercitiva, se utiliza para definir como propiedad en poder del Estado, como propiedad estatal y en ocasiones propiedad pública. En los hechos y en el derecho, no necesariamente presentado como tal, nos referimos a la tragedia de los comunes, de aquellos llamados bienes comunes que se encuentran bajo custodia del Estado, propiedad de nadie, pero generalmente explotados por el Estado y obtener cierta renta que transfiere al Tesoro de la Republica o del monarca.

La diferencia entre ambos conceptos es sencilla, solo la propiedad privada tiene derechos de propiedad que definir y como proteger como derechos naturales y económicos del individuo, los derechos de la “propiedad estatal” son difusos, pertenecen a todos, y son bienes comunes entregados, expropiados, confiscados por el Estado en el uso de fuerza y poder coercitivo que la da el monopolio sobre las armas de la Republica en casos generales o actuando políticamente bajo el poder fallido de un confiscado Estado de Derecho invalidado. Con esta conceptual aclaratoria continuamos con nuestra discusión sobre el impacto de la propiedad y sus derechos sobre el crecimiento y el bienestar del individuo.

1.  El valor agregado de los derechos de propiedad

Derechos de propiedad claramente definidos representan una fuente de  una mejor y performance económica. De allí la importancia para la economía y el necesario reforzamiento constitucional de estos derechos como garantías económicas fundamentales, para el progreso económico. Los profesores Ronald Coase (Nueva Economía Institucional), James Buchanan (1987, Selección Publica) y Douglas North, 1994 Historia, economía e instituciones), premios Nobel de Economía explicaron oportunamente los aspectos filosóficos, políticos y económicos fundamentales que definen el rol de los derechos de propiedad a la luz de los beneficios económicos que los individuos esperan.

En ese  sentido decía el Profesor D North,  que “…..los derechos de propiedad constituyen un requisito fundamental para el crecimiento económico, por lo que los gobiernos deben asegurar el ejercicio de estos derechos con el mínimo  costo de transacción, de manera de que los ciudadanos libres puedan incrementar su bienestar y riqueza, …….estos derechos deben ser garantizados en niveles de amplia desagregación, dado que la racionalidad económica y la naturaleza empresarial de los individuos  les impone un comportamiento de maximización de su propia riqueza en el marco de su propio estado – nación “(North D. 1981).

Claridad en torno a los derechos de propiedad constituye una característica que imprime valor  agregado a la propiedad, dado que permite  a los “propietarios actuales” y  a los “potenciales”, mayores beneficios en el tiempo. Por ejemplo, permite  mayor acceso a los mercados de capitales –titularización de activos- por el uso de colaterales de esa propiedad.

Este ultimo aspecto tiene que ver con la necesidad de privatizar las tierras en manos del Estado – IAN, municipios, estados, etc. – a los agricultores y productores del campo asociados en cooperativas o cualquier otra forma de propiedad en el campo, otorgándole los respectivos títulos de propiedad a los beneficiarios de las dotaciones de tierra,  y eliminar así las restricciones al desarrollo económico que se establecieron en la Reforma Agraria de 1961, cuando se restringió la propiedad,  y donde sin lugar a dudas,  se encuentra una buena dosis de limitaciones al desarrollo que ha tenido el agro Venezolano.

2. Los derechos de propiedad y la economía de la justicia

La claridad en torno a los derechos de propiedad es un aspecto central para la privatización, de la creación de un sistema judicial eficiente y transparente, de reglas estables, de precios estables, de bajos impuestos, y eliminación de las barreras al intercambio. El derecho de propiedad y el de contratar  constituyen  los cimientos para el funcionamiento de una sociedad de mercado lo cual en definitiva determinan y definen las reglas del juego creíbles y con apego a la ley en una economía que desea con éxito transitar hacia estadios de una economía especializada.

La vasta experiencia internacional demuestra que una economía exitosa requiere reglas de funcionamiento que disminuyan los costos de transacción; es decir, que permita la libre transferencia e intercambio de la propiedad en el espacio y en el tiempo. Para que esto ocurra, es necesario achicar el determinante fundamental de esos costos  –  la intervención del Estado y los gobiernos- de manera que no interfiera arbitrariamente en el funcionamiento de la economía, para ello es importante la definición de normas con rango con institucional, de manera que la acción de los gobiernos con relación a la economía sea creíble.

3. Los derechos de propiedad, la macroeconomía y la microeconomía

Cuando las normas no son creíbles, el juego macroeconómico carece de credibilidad, las incertidumbres resultantes en torno a estabilidad macroeconómica cultivan desequilibrios fiscales, con los cuales los gobiernos abren la brecha para crear y subir los  impuestos, mas deuda y más inflación, elevando en ese sentido los costos de transacción – de los contratos- de lo que los individuos transan  – la propiedad privada, afectando su nivel de riqueza. Ante este incremento de costos de transacción que disminuye el valor de la propiedad, los individuos responden de mucha s maneras; prestándole a corto plazo y a elevadas tasas de interés, o saliéndose de la economía formal para eludir el pago de impuestos, todo lo cual de paso trae distorsiones fiscales de peso.

A nivel microecónomico, la falta de reglas y normas creíbles respecto de los derechos de contratar y del derecho de la propiedad privada, o de excesivas regulaciones estatales y gubernamentales por interferencia  e exceso en la intervención, todos los cuales hacen  crecen los costos de transacción  -de intercambio de la propiedad privada –   y las empresas  pierden las ganancias obtenidas por la especialización haciéndose menos competitivas y perdiendo las ventajas comparativas que definen su presencia en el mercado.

4. El teorema de Coase y los derechos de propiedad

El teorema de Coase provee de un argumento consistente acerca de los derechos de propiedad. El teorema afirma que con tal de que los costos de las transacciones sean despreciables, se emplearán recursos cada vez mas revalorizados, sin importar  de quienes sean esos recursos o a quienes estén esos recursos inicialmente asignados. La negociación entre potenciales usuarios de esos recursos  provocará que el propietario inicial internalice cualquier externalidad que el uso de esos recursos pudiera causar. Coase coloca la atención en la transferibilidad de los derechos de propiedad. Limitaciones a las posibilidades de transferir  esos derechos es una potencial fuente considerable de ineficiencias, por lo que cuando los costos de transacción son sustancialmente elevados, los jueces (el Estado) –en litigio- asignarían los derechos de propiedad simulando un hipotético acuerdo tras un proceso de negociación entre los propietarios de los recursos, habiendo sido posible el proceso de negociación.

De allí se desprende que las limitaciones que puedan generarse en torno a los derechos de propiedad  pueden provenir de la acción de quien funge de árbitro. Así la primera limitación la constituye la definición de esos derechos que haga el Estado y que por ello pueda constituirse en parte de esas ineficiencias  que como externalidades genere la intervención del gobierno (Estado). ¿Cuáles serían entonces esos costos de transacción?

Hasta acá hemos dado énfasis a una concepción instrumental de derechos de propiedad. Así se definen  los derechos de propiedad  como el derecho de excluir, de manera que los propietarios de esos derechos  utilizaran que los dueños de esos derechos usarán esos derechos de manera eficiente, incluyendo allí la venta –transferencia- de esos derechos cuando ellos sientan que la propiedad objeto de esos derechos haya sido favorablemente valorado –agregado valor –  con relación a usos alternativos de esos derechos. Se incluyen como propiedad la propiedad real; a saber, tierra, activos reales, propiedad intelectual, “derechos” y títulos de derechos.

5.     La economía de los derechos de propiedad

Por que la economía y no l a ingeniería y las ciencias naturales?

Los derechos de propiedad pueden ser definidos como un poder establecido y refrendado por la ley que excluye a otros del uso de un activo, sin la necesidad de contratar con ellos, de manera que, si se tiene el derecho de propiedad sobre ese activo, los derechos de uso, de posesión y disposición están concentrados en un solo individuo. De manera que cualquiera de esos otros individuos que quiera cualquiera de esos componentes de su propiedad tendrá que ejercer una negociación voluntaria con el titular para obtenerla. Así, en economía, los derechos de propiedad – técnicamente- se ejercen en términos utilitarios, conectando el establecimiento de la propiedad privada –derechos de propiedad- y las prescripciones acerca de cómo definir tales derechos, con un incremento en la riqueza y en el bienestar de los individuos.

En este sentido, y por razones de políticas públicas, la economía también alerta a los  gobiernos – políticas publicas –  acerca de los acuerdos de costo/beneficio que envuelve la definición y especificación de los derechos de propiedad. Cuanto peso se debe colocar a cada lado de esos acuerdos, depende de la cuantificación de los costos y/o beneficios a ambos lados y en las prioridades en términos de políticas publicas que tenga el que toma las decisiones – gobiernos. Los derechos de propiedad, definidos uso, goce y disponibilidad (derecho de contratar) y exclusión implican el disfrute de beneficios  de  dos maneras. En  primer lugar, ejerciendo una función de asignación de recursos y en segundo lugar estimulando la producción.

La función de asignación, para los derechos de propiedad, se ejerce para facilitar el orden social. Por ejemplo, si fuese posible  para un numero ilimitado de individuos utilizar el mismo activo o  bien de manera simultáneamente, y si quisiesen solo un concepto fundamental de propiedad, la asignación de los activos a sus propietarios seria incompleta, compleja y provocaría elevados costos de transacción.

¿Cuáles serían las consecuencias de la supresión de algunos de los componentes de los derechos de propiedad? Algunas alternativas emergen.  

Una de ellas es que, los individuos estarían constantemente luchando para aferrarse a sus posesiones como en un estado de naturaleza Hobbesiana, en un proceso de gastos y asignación  de recursos con elevados costos de transacción por hacer valer por vía privada los derechos de propiedad (candado, llaves y armas, seguridad personal, todo lo cual conduce a la generación de externalidades negativas inducidas por los altos costos de transacción).

La otra alternativa consiste en mantener esos activos en propiedad común, o en manos del Estado bajo el supuesto de bien común, como tradicionalmente se ejerció en las sociedades bajo regímenes socialistas. Manteniendo propiedad personal y privada en propiedad común  -estatal o autogestionaria- provoca  elevados costos por administración colectiva y  por uso de tales activos y por la imposibilidad de ejercer los derechos de disposición de esos bienes, lo cual dejaría un régimen económico  ineficiente y no competitivo dado que los individuos solo dispondrían del uso y el goce en el mejor de los casos. Acotemos que el Proyecto de Constitución del Presidente Chávez deja estos dos componentes con rango constitucional, pero sujetos a un supuesto interés social no definido.

Este problema podría ser de menor gravedad en el caso de tierras comunes –en manos del Estado- lo cual, sin embargo, no impide que existan algunas dificultades. La tierra tiende a ser mal utilizada  erosionando su valor dado que ningún individuo tendría el incentivo para preservar su valor, porque esos costos –por no cuidar su valor- se “reparten” entre todos sus copropietarios, en comparación con el beneficio inmediato beneficio obtenido pese a la mal utilización”.

Otra característica de los derechos de propiedad sobre algún bien o activo y que constituyen una ventaja comparativa frente al uso limitado de los derechos de propiedad, tal  como lo observamos en las sociedades ex socialistas, es que todas las cualidades de la propiedad y sus derechos, a saber, uso, posesión y disposición, se concentran en un solo dueño. Esto evita los elevados costos de transacción que ocurren  al dividir – separar – esas categorías de los derechos de propiedad entere diferentes copropietarios, o gestores autogestionarios; es decir, costos de transacción por la venta del bien, para el que esta titulada para vender, quien esta en absoluta posesión y los costos de transacción para el potencial comprador.

Los derechos de propiedad  representan intrínsecamente una función económica, como fue mencionado arriba, ya que tienden a asegurar que los activos sean poseídos por aquellos que los valoran mas, donde el valor  es medido por el monto en términos monetarios que un individuo desea dar por ese activo; es decir, ocurre un  proceso de maximización de la riqueza, en ambos lados de la transacción, regido por un proceso de minimización de costos, incluidos los costos de transacción. Los menores costos de transacción que suceden cuando se asignan activos a sus plenos propietarios – plenos derechos de propiedad – se facilitan las oportunidades para el intercambio, dado que para que un intercambio  – asumiendo cero costos de información –  ocurra es necesario que ambos lados vean un incremento de su bienestar y riqueza.

Muchos de los bienes, objetos, activos que valoramos son el producto de artificio y del trabajo del hombre humano. Con plenos derechos de propiedad  los bienes son poseídos de manera que se mejora el valor de la propiedad (tierra y bienes de capital, por ejemplo) permitiendo al mismo tiempo apropiarse del valor a través de mayor producción. De esta manera, los derechos de propiedad proveen de un incentivo para incrementar la producción  y la productividad.

Los beneficios de la producción y del proceso de asignación que proveen los derechos de propiedad permiten en conjunto, expandir las posibilidades de producción e intercambio, incluyendo una más elaborada coordinación productiva. La seguridad por mantener plenos derechos de propiedad liberara recursos previamente utilizados en costos para hacer valer los derechos de propiedad por vía privada. Así el tamaño de la “torta social” –representativa de los bienes y servicios consumidos  crecerá. Sin embargo, a manera de redondear los costos y beneficios por los acuerdos establecidos para reconocer y hacer valer – como bien  publico – los derechos de propiedad es necesario contabilizar esos costos.

El primer costo es el costo por refrendar legalmente los derechos de propiedad. Esos costos pueden incluir los gastos del Estado en tribunales y  policía  y que son “financiados” con  impuestos,  que se incurren para definirlo apropiadamente, para refrendar y proteger los limites de la propiedad de atentados contra ella, ley criminal, etc. Los costos para determinar si los derechos de propiedad son infringidos constituyen un componente de estos costos, lo cual de paso es particularmente relevante a la propiedad intelectual.

El segundo costo componente de costos, lo son  los costos por transferir los derechos de propiedad o mejor dichos costos de transacción (R. Coase). Estos costos también son relevantes para explicar la naturaleza de los derechos de la propiedad intelectual. Entre estos costos se contabilizan las externalidades negativas que provocan los gobiernos y el Estado al intervenir perversamente en el proceso económico, bien como propietario o bien como rector del régimen económico. En este último caso se  enmarcan todas las modalidades de economías rentistas que se generan por  la intervención perniciosa del Estado en la economía, distinta ala estimular la competencia, desregular, promover y regular los abusos de posición de dominio de ciertas actividades económicas.

El tercer costo, lo constituyen los costos por búsqueda de renta, y en cierto modo son extensiones de los costos de transacción. Ejemplo de ellos ocurre en aquellas tierras baldías en el contexto de propiedad física, en los llamados commons, tierras -incluyendo subsuelo- de nadie en propiedad del Estado bajo derechos de propiedad difusos, dado que la propiedad, la vida y la libertad son los tres elementos del progreso económico,  dado el costo de laborar la tierra o explotar los commons (el petroleo por ejemplo, el oro y similares, antes de que de beneficios y causando erosión en el valor de la tierra o el ambiento que cobre esos oficios.

Esta nota continua con una discusión de los costos de transacción (Coase) que nos definirá los detalles en la industria petrolera, del oro, o similares. El interés personal en esos temas es ilustrar a la cultura venezolana que ha vivido secuestrada por el Estado sobre privilegios no arbitrados, creando del Estado un Tótem. Ese comportamiento paradójicamente se hace mayor, la adoración al Tótem, en la medida que el individuo absorbe mayor volumen de conocimiento, si vida transcurre en un laboratorio de experimentos de ingeniería social) 

Los costos de transaccion: derechos de propiedad y la empresa

Las instituciones son la estructura de incentivos de una sociedad, y estas determinan la asignación de recursos de una economía. El crecimiento económico de una sociedad se ha realizado creando un marco institucional que induzca a aumentos en la productividad y que permita el cumplimiento de contratos y del intercambio, esto es, la reducción de los costos de transacción  y la definición de los derechos de propiedad.

Cuando no existen instituciones que garanticen un intercambio eficiente, surgen incentivos para que los agentes busquen un beneficio privado, sin importar el costo social que esto implique. Para que el intercambio funcione deben especificarse claramente los derechos de propiedad. Si no existe tal especificación, el intercambio se hará a costos de transacción altos y no habrá incentivos para lograr una asignación eficiente de los recursos; así, si no hay incentivos para cumplir las leyes(es costoso cumplirlas), los agentes decidirán incumplir, y esto afectará el desarrollo económico, puesto que será más eficiente buscar transferencia de rentas, que la creación de riqueza.

El término costos de transacción se refiere al costo de oportunidad de un agente de establecer y mantener un control de los recursos (en términos de monitoreo, protección y reputación).   Se definen derechos de propiedad como los derechos de un agente para hacer uso de activos. Se incluyen tanto reglas formales como costumbres y su relevancia económica depende de qué tanto sean reconocidos y protegidos por la sociedad.

Coase(1937, ref 1960 y discurso Nobel 1991) encontró como determinante para la existencia de las empresas, la búsqueda de minimizar costos de transacción, al interiorizar intercambios, que de realizar en el mercado llegarían a ser más costosos. Así, expresa que “Dentro de la empresa, estas transacciones de mercado está eliminadas, y la complicada estructura del mercado de transacción está sustituida por el empresario coordinador”(…)

“la principal razón por la que resulta rentable establecer una empresa parece ser la existencia de unos costos de utilizar el mecanismo de los precios. El costo más obvio de organizar la producción por medio del mecanismo de los precios es establecer precisamente cuáles son esos precios”. (…)

La misma racionalidad de minimizar los costos de transacción surge del trabajo original de Coase : “funcionamiento del mercado lleva consigo unos costos, y que formando una organización y permitiendo que una autoridad (empresario) dirija los recursos, se ahorran ciertos de esos costos de mercado”. Incluso Coase (1990) explica la existencia del mercado a partir de los costos de transacción : “los mercados son instituciones que existen para facilitar el intercambio, es decir, existen para reducir los costos que implica la realización de transacciones” (pág. 14). Además, para que funcionen estos mercados, y se cumplan los intercambios en él se requieren arreglos institucionales, tales como normas que permitan verificar y cumplir los intercambios (definición de derechos de propiedad y su protección), de esta manera las normas surgen para reducir los costos de transacción en los mercados, punto en el cual  el adecuado diseño de sistemas contables  puede operar como moderador de los mismos costos, haciendo uso de lo los planteamientos del  profesor Mattessich  en cuanto a, que  es un programa de investigación preocupado por tales referencias del entorno, y que promulga macro reglas más cercanas a las  de negociación social.

Costos De Transacción En El Teorema de Coase

 Bajo costos de transacción nulos, se llevará a cabo un intercambio eficiente de derechos de propiedad, independiente de la decisión legal. Esta proposición, conocida como el Teorema de Coase, no se cumple cuando se consideran los costos de transacción, la negociación resulta costosa, por lo cual el marco institucional de leyes determinarán la eficiencia de los intercambios.

En un mundo con costos de transacción de cero, todos los agentes podrán buscar la información necesaria y realizar los arreglos contractuales necesarios para maximizar la producción, independiente de las reglas de responsabilidad que surjan. Sin embargo, al incluir los costos de transacción positivos, los agentes no tendrán incentivos para revelar información, lo que impide el surgimiento de arreglos contractuales entre agentes, pues se hace demasiado costoso crear incentivos para generar tales o cuales arreglos. Cuales incentivos se definan y cuales arreglos se generan, ya entrarán a ser determinados por el marco institucional (normas) que rijan el funcionamiento del mercado.

Costos de Transacción y el concepto de eficiencia neoclásica

 A partir del trabajo de Coase(1960) y de su formulación del teorema de Coase, se ha reconocido que el modelo neoclásico formula su teoría suponiendo cero costos de transacción. Bajo esta perspectiva, el agente puede decidir dentro del mercado instantáneamente, sin costos de información ni búsqueda, ni costos de cumplimiento de los contratos  de intercambio, ni en su monitoreo. Bajo costos de transacción de cero, los agentes pueden prever o decidir bajo los posibles estados de la naturaleza que se presenten(en el sentido de contratos Completos).

La existencia de costos de transacción positivos afecta los incentivos de los agentes y por tanto su comportamiento. De esta manera cualquier intercambio (contrato) resulta costoso, pues se debe usar tiempo y recursos en búsqueda de información, costos de realizar el intercambio y costo de verificar su cumplimiento. Incluso, pueden ocurrir fallas de mercado, en donde, dados los altos costos de transacción, simplemente los intercambios no sean viables en el sentido económico. Las transacciones tienden a formularse de tal modo que maximizan los beneficios netos que proporcionan. De esta manera, si los costos de realizar el intercambio son mayores que el beneficio de éste, no se hará

En general se puede plantear que la competencia perfecta entre agentes anónimos (intercambio neoclásico) como tal no opera y los decisores se ven  envueltos en nuevos dilemas  que necesitan una definición clara: los agentes deben incurrir en costos para definir el intercambio y realizar el contrato. Este costo de usar el mercado, es definible como 1. Costos de preparar contratos (búsqueda de información), 2. costos  de preparación de contratos y 3. Costos de monitorear y vigilar el cumplimiento de las obligaciones contractuales, así como la medición y protección de los derechos a ser intercambiados.

El marco teórico neoclásico puede expresarse como agentes maximiza dores, con funciones de utilidad convexas y sujetas a elección de bienes dadas las restricciones presupuestarias, y siendo tomadores de precios. Por el lado de la producción se tienen funciones de beneficios convexas y con retornos decrecientes a escala. Cada firma maximiza  sus beneficios sujetos a sus condiciones de costos tradicionales entendidos bajo enfoques históricos, pasados. Sin embargo, al no considerar los costos de transacción, falla en buscar explicar el comportamiento de los agentes. La existencia de costos de transacción positivos introduce nuevas restricciones y genera resultados, “eficientes” diferentes. Alessina (1983) muestra cómo la elección de los agentes puede ser definida por la minimización de costos de transacción, antes que por la maximización de sus funciones de producción y con ello de los beneficios esperados a un mediano y corto  plazo.

De acuerdo con los dos teoremas del bienestar, el equilibrio neoclásico es Pareto óptimo. Bajo costos de transacción positivos, los agentes considerarán eficiente dedicar recursos a adquirir información y verificar el cumplimiento de contratos. Entonces, se deja a un lado la noción paretiana y la firma o el agente, será eficiente si logra el cumplimiento de los contratos. Incluso, La Nueva teoría de la firma ha considerado la actividad transacción como parte del proceso productivo, y se han presentado desarrollos en modelación de la misma manera : tecnologías de transacción convexas y dentro del marco neoclásico, de tal suerte que se llegan a resultados óptimos, tomando en cuenta los costos de transacción dentro de las decisiones de las firmas.

El concepto de coste de transacción se ha convertido en una pieza clave de la teoría económica moderna. Fue Ronald Coase el primero que llamó la atención sobre este tipo de costes en un artículo de 1937. El llamado Teorema de Coase establece que si no existieran los costes de transacción, la asignación de recursos sería siempre la más eficaz cualquiera que fuese la distribución de derechos de propiedad.

Costos de transacción y derechos de propiedad

 En la teoría económica se entiende por derecho de propiedad la libertad de elegir o capacidad de adoptar una decisión referente a un bien o servicio. Los costes de transacción pueden definirse como «los costes de transferir derechos de propiedad» o, más sutilmente, como «los costes de establecer y mantener los derechos de propiedad». Los derechos de propiedad nunca son perfectos ya que nuestra libertad para disponer de una cosa nunca es completa. Siempre que sea posible que alguien robe algo, el derecho de propiedad sobre esa cosa será imperfecto ya que el propietario deberá protegerlo del robo, perdiendo así cierto grado de libertad en su disposición.

 

Caracas Junio,1999.

Nota. Este texto se hizo en medio de la discusión en la Asamblea Nacional Constituyente en 1999 al discutirse la propiedad y sus derechos en el ámbito de la nueva constitución. Esa constitución amarro los derechos de propiedad, en adelante el Gobierno ha destruido 4500 empresas entre agro industria, los métodos de expropiación fueron: nacionalización con o sin expropiación, algunos cobraron una valoración efectuada por el gobierno, el instrumento de pago se realizó con bonos de deuda de la Republica, sobre regulaciones las cuales fueron ejecutadas por decretos de leyes habilitantes, por via legal 52 leyes que tienen efecto sobre los derechos de propiedad estrenaron en el área de produccion, comercio, etc. la universalización de jurisprudencia relacionada con la penalidad con la cual se castiga legalmente la propiedad y la actividad generada de esa propiedad privada, en otras palabras el regimen estreno jurisprudencia, el acto económico dejo de ser natural y se convirtió en un asunto cuya operatividad estaba sujeta a relgas, decretos que declaraban penalidad a priori, la actividad económica está sometida leyes con carácter penal.

Solo los países bajo socialismo lo han tenido. LA torpeza y escasez de inteligencia colectiva evito la lucha por los derechos de propiedad, el venezolano, un individuo que adora al Estado, asume como correcto que la actividad productora, creadora emprendedora, productiva tenga un marco jurídico apriorístico de carácter penal, La clase política no le importaban esas cosas porque  50 años de historia  de poder partidista -léase partidocracia, hacia la izquierda o centro derecha, mantienen un mismo curso ideológico  entre el Estado, la propiedad del recurso y los  esquemas redistributivos -PetroEstado- piensan en el mismo modelo, entre Betancourt y Chavez las diferencias respecto del petroleo, son similares, Ídem ocurre entre JP Perez Alfonso y Ali Rodriguez. Solo hay que leer el decreto ley firmado por URD, AD, COPEI otros cuando suspendieron los derechos y libertades economías,  decreto firmado por Betancourt Presidente, Caldera y Villalba, después de 37 años, en 1997, Caldera derogó ese decreto. Sugiero leer el decreto ley y observar a cultura “totemizada” del venezolano frente a la propiedad privada y el valor cultural que el ciudadano normal le da. No era nuevo para nosotros y en el propio proceso constituyente hicimos el  ruido necesario, pero comenzando por cámaras de productores, agricultores y comerciales asociadas a FEDECAMARAS no les parecía correcto luchar por esos derechos.

Envío esta nota a los amigos en este foro, porque acá el estatismo de muchos amigos conforma un tipo de basamento cultural según el cual el Estado está en su derecho de ser dueno del recurso y al mismo tiempo, productor, el PetroEstado, una gran mayoría acepta la presencia del PetroEstado sin poder explicarlo, sino por razones culturales y eventualmente como un hecho instrumental de la vida. A lo largo de muchos años, llamando la atención sobre este vital aspecto, he conocido que el venezolano culturalmente observa la propiedad privada y sus derechos como un evento de tipo esotérico.

En general el venezolano no ha podido comprende que los Estados no producen riqueza, el Estado venezolano en los años de la “democracia autoritaria” escogida como modelo en 1959, ha sido en el Continente el estado más destructor, 12 bancos agropecuarios, ocho bancos industriales, fondos, incluyendo CVF,  dos veces Sidor, 2 veces la bauxita y el aluminio, cuatro represas comenzada y nunca terminadas, deterioro de la infraestructura industrial eléctrica, acueductos, y el espacio electromagnético (comunicaciones), petroleo, y otros recursos, y un largo etc..

La frágil educación que ha tenido el venezolano desde 1958 le ha impedido divisar los grandes problemas que sufre un pais cuando el Estado invade la economía, o como agente o como regulador, la misma historia…el nivel de empobrecimiento alcanzado acabo con todo y más de 10 millones de venezolanos hasta ahora han huido del pais, el sentimiento colectivo es que el pais no existe ya, para que un individuo, independiente de su nivel cultural y educativo comprenda, después de décadas oyendo y repitiendo que Venezuela es un pais rico, y otros en el área del petroelo, de todas las edades y provenientes de todos los posibles oficios en la industria piensan que Venezuela es el pais con más reservas petroleras del mundo.

 Hasta los camaradas que gobiernan el Pais Ad Hoc, colocaron en sus promociones de algunos eventos en el mundo que Venezuela tiene las reservas petroleras más grandes del mundo, para corregir recientemente y borrar el mundo, y colocar América Latina o el propio Continentes Americano, la racionalidad cultural exigía no importa si no es el mundo, pero es de América, lo cual e casi el mundo…en fin….y de repente al explotar la burbuja petrolera en la cual vivíamos, después de un “consistente proceso de descapitalización de la industria durante  quince años, lo que da es hambre y miseria, y la mala noticia que esas pandemias permanecerán por muchos años…lamentablemente.    

 

 

 

 

 

 

LA IRONIA DE UN PAIS “RICO”  SE ACABO LA GASOLINA

 A PRIVATIZAR EL PETROLEO, DEL SUBSIDIO A LA POBREZA EXTREMA QUE SE CONSUMIRA EL COSTO DE IR A TRABAJAR

El venezolano sin ingreso para pagar un precio de equilibrio, el gran problema

La gasolina se acabó, el racionamiento es extremo, la opinión publica refleja el hecho más a un problema industrial del colapso de las refinerías, siendo esta una media verdad, el origen de la escasez de la gasolina la encontraremos en las economías del petroleo o petróleos que se habían producido en Venezuela. El gobierno perdió el incentivo de invertir en las refinerías porque que cada barril de gasolina vendido con subsidio, le extraía de la potencial renta del petroleo el beneficio fiscal que ha sido el objetivo y el incentivo de la política, repartir la renta según sus horizontes político-partidista y desde luego personal, fenómeno que ha sido parte del neopatrimonialismo venezolano.

La secuencia que trajo escasez de combustibles.ajo escasez de combustibles.

El racionamiento desde 2009 a las refinerías tenía y tiene dos incentivos, el desvío de unos 150.000 litros diarios a Colombia para las fabricantes de la pasta de coca. No se olvide que ese fenómeno de trasvasar gasolina para el mercado de la coca es anterior a la llegada del chavismo, estos quizás se quitaron la mascarilla del pudismo, y entraron de lleno en el negocio.

El segundo incentivo era reducir la inversión para aumentar la renta fiscal petrolera que venía cayendo por raoznes de agotamiento y declinamiento -fenómenos que era ampliamente visible en los campos y que luego saborearíamos el violento crecimiento del Estado empresario en el enorme desequilibrio fiscal para finales del 2012 en un déficit que remontaba al 30% del PIB, que tomaba cuerpo en la caída de la produccion del commodity, lo que a la postre está en el core del colapso de la industria petrolera venezolana.

Asi llegamos al origen de las cosas, su final, si es que podemos citarlo de esa manera, la quiebra de la industria petrolera se sentiría con escasez al consumidor de manera abrupta como todo colapso económico. Ese proceso ha corrido por unos 15 años continuos, entre política, economia y la realidad física del recurso y los proveas de convertirse en valor intrínseco encontraremos la respuesta a la pregunta, ¿dejaría Venezuela de ser un pais exportador masivo de petroleo?  

Por lo general los politicos llevan a la Constitución bienes mal-llamados públicos, educación, salud, seguro laboral, y viene desde España hasta Chile. La nueva -1999- constitución hizo lo impensable, Constitucionalizó el petroleo, este será en lo sucesivo un recurso que produce solo renta fiscal, y solo será explotado por el Estado, el mercado no tendrá nada que ver, el gobierno en representación del Estado convertir todo al dólar  producido por el petroleo como ingreso fiscal, del petróleo saldréis todo, viviendas, reparto redistributivo diverso en el marco de la actividad laboral, el empleo es parte del pedimento de derechos.

La Constitución de 1999 y el masivo endeudamiento. ¿Dónde fueron esos reales?

Lo único que esa Constitución no tiene es la fecha en que esa industria eventualmente colapsaría. No lo decir, pero era visible que la concentración de los incentivos fiscales en la industria petrolera y en los mecanismos de captura de la renta, era previsible diagnosticar y así lo hicimos en el propio año 2000, al revisar las obligaciones fiscales redistributivas que serían gasto fijo del gobierno, independiente de los volúmenes de ingresos que pudieran financiar esos gastos, se podía después del estimación de gasto e ingresos en un periodo de diez años, pronosticar que el camino es hacia el colapso, cosa que tenía una potencial fecha en 2012.

No teníamos en nuestros números las pérdidas fiscales -financieras- de los fondos soberanos creados por el Gobierno de Chavez donde se refugiaban los reales del petroleo, un banco grande americano y conocedor de las finanzas latinoamericanas país por pais, adelantaba que la crisis financiera del 2007 -2008 habría generado perdidas a Venezuela ente $37000 y $50.000 millones de dólares. El masivo endeudamiento de PVDSA entre 2008 y 2011 parece dar la razón a las grandes pérdidas causadas al ahorro fiscal, Chavez engolosinado con los juegos financieros entro al mercado colocando en activos de comportamiento especulativo una buena cantidad de petrodólares.

En los días del referéndum a la nueva Constitución, un traje a la medida de un Dictador Benevolente en 1999, era previsible proyectar y pronosticar que estábamos entrando en la ruta que nos llevaría al colapso de la industria petrolera, al punto donde el país  cuyos ingresos fiscales petroleros pagaba las dos tercios del Presupuesto el Rey se sentaba en el pote de renta del petróleo -Art. 12- no muy diferente al que había venido ocurriendo desde la nacionalización del “petróleo” en 1975.

Las reglas del juego petrolero, LOH

La Ley Orgánica de Hidrocarburos -2002 sería el epitafio de ese proceso de  constitucionalización del petróleo bajo un proceso de captura ex ante de renta definida por la Constitución como ingreso fiscal integral del Estado, contenido entre otros en el Art. 12 de esa Constitución vigente y del cual hemos venido trajinando desde entonces mientras los jurisconsultos y constitucionalistas aun no lograban comprender el fenómeno económico de naturaleza fiscal según el cual la Constitución define como ingreso fiscal de origen,  deshojan la margarita en hacer el muñeco constitucional del petroleo y las restricciones económicas que ello genera, al otorgarle al Gobierno los derechos plenos de uso, disfrute y disponibilidad, el derecho de vaciar la renta del petróleo como vaciar la renta del petróleo en el Tesoro.

Porque tanta deuda publica emitida por PDVSA donde su justificación de esos bonos era gasto social…y lo cual se puede leer en cada prospecto de emisión de la deuda soberana emitida por PDVSA. Asi, el inmediato efecto fue abrir las puertas al endeudamiento ilimitado al no disponer de reglas que hagan el trabajo de limitar el endeudamiento. La realidad se mostró en solo diez años, como ingreso fiscal ex ante, en virtud del mecanismo constitucional de captura de la renta del petróleo. Yu todas las deseconomías o economías negativas que de ello se generaron.

El colapso petrolero sentido entre 2012 y 2013 fue el punto de llegada, según lo observado ya no era especulación de un economista, en esos años de cambio de Constitución, sino que, al ocurrir, lo haría como el reventón de lo que llamamos la burbuja petrolera; así, todo el país sería una especie de parque temático que muestra la ruina a la cual fue arrastrado por el colapso petrolero que llego en 2013.

La Ley de empresas mixtas, un fiasco anunciado

la Ley de Empresas Mixtas fue un fake porque el 95% de los socios de PDVSA en esos ventures eran y son empresas estatales, ergo no hay nada de mixta,  Otras leyes siguieron, como cruces en el camino, la LOH, expropiaciones y nacionalizaciones de ventures entre PDVSA y empresas petroleras estatales internacionales, trajeron la Ley de Empresas Mixtas; alzas en los impuestos al petroleo y  regalías en medio de precios crecientes, el gobierno, entre el BCV y el Tesoro -endeudamiento-  el Gobierno y el Estado inflan el ingreso petrolero simultáneamente con masivo endeudamiento -ingreso petrolero ex ante– en paralelo a la propia renta del petróleo, el Estado en doce años era convertido en un obeso mórbido que controlaba siete de cada diez dólares que la economía transaba generado por la voracidad fiscal.

Ese escenario nos decía, y era evidente, que esa vorágine de gasto no se detendrá una vez que la inflación se convirtiera en hiperinflación, como está previsto tanto teórica como empíricamente lo mencionamos en 2011 que habiendo consumido la renta del petróleo totalmente y que ella dejaba de fluir en 2012, agotando rápidamente el ahorro el cual se jugaba en los mercados financieros- y el colosal endeudamiento que estrecho la liquidez tanto de PDVSA como el gobierno nacional.

Caída de la produccion y la hiperinflación: el nexo entre ambos.

La hiperinflación traída por ese desbalance monetario y productivo causado por la monetización masiva del déficit fiscal, fueron la hoz y el martillo con el cual se golpeó a la industria. Lo que ocurría como libreto era la apertura hiperinflacionaria, por caída del ingreso petrolero, el gobierno en lugar de recortar el gasto público se fue por el (hiper)impuesto hiperinflacionario, fenómeno que el hombre de a pie, aun sin procesarlo cognitivamente, llama “dinero inorgánico” bajo, su  percepción que ese impuesto inflacionario era dinero sin valor intrínseco, así, el proceso de depreciación y pérdida de poder de compra bolivar traería sus sustitución por el dólar ya no solo como ahorro o protección a los ahorros y otras propiedades negocios y familia, quedando apenas como unidad de cuenta para uso electrónico, – y nocional-  que identifique la moneda de curso legal, el bolivar. el BCV así lo impuso.

Como era lógico, la industria petrolera -PDVSA y otros activos del Estado e infraestructura – con flujo de caja rojo rojito, no podía pagar sus deudas, ni a proveedores, ni socios, ni cumpliría compromisos laborales con sus mercados políticos, con empleados por el Estado y sus activos comenzarían a colapsar, así entraba en posición de impago de sus obligaciones, es decir, default, el estado de cesación de pagos.

La caída de la produccion de petroleo cerró el cuadro de ruina de las refinadoras en el pais, y con este último evento se perdía una aparente cuasi seguridad energética, pese a la escasez de otras energías, en parte generada por hidrocarburos, el petróleo entre ellos, pero también el gas, ambos amarraditos de las manos, escasez y agotamiento de uno de ellos no habrá tampoco del otro. Una acotación es requerida, porque la escasez de gas o combustibles no significa que necesariamente no existan, o porque no se produzcan; si algo no lo tiene un vecino lo tiene otro y una operación de compra venta simplemente hace cambiar de manos el recurso, la mitad de los países en el planeta produce el petróleo y el gas, la otra mitad los importa.

¿Escasez o agotamiento, petroleo y combustible?

En Venezuela el agotamiento y declinamiento de la producción de petróleo se extiende al gas, pese a que lo contiene en el subsuelo, aparentemente en volúmenes considerables de ambos recursos, pero su valor intrínseco es cero ¿Porque no se producen? esa quizás sea la primera pregunta. La tarea fácil, después de una evaluación a fondo de esa realidad, converge en una especie de enfermedad que padecemos desde hace décadas, pero que se iría sintiendo en la medida que los anticuerpos fueran desapareciendo. Los anticuerpos de la escasez son interesantes instituciones invisibles, precios, mercados libres, libertades económicas, todos acompañados de un natural proceso de desregulación de esa industria, de desestatización, fenómeno prohibido para el venezolano que concibe al Estado como su Tótem hoy paga sus pecados con furia del Estado.

Quiso el constituyente de hace muchas décadas, así como lo hizo el del 1999- que el recurso fuese de propiedad -difusa- del Estado, y por ello toda la renta del petroleo en poder del Gobierno, En ese esquema institucional, el gasto público alimentado en las dos terceras partes por el ingreso fiscal petrolero, seria fuente infinita -hasta agotarse-  fuese derroche, corrupción, mala asignación de recursos, desinversión, del ingreso que lo sostiene, incluyendo el endeudamiento de hoy y de mañana, y que todo eso reales se repartieran aguas abajo en esquemas redistributivos, sin ninguna racionalidad económica, la cual estaba enajenada en virtud de la propiedad en poder del Estado/Gobierno.

Descapitalización y empobrecimiento

Así el destino de esos ingresos fiscales colapsaron la maquinaria industrial, las finanzas, el capital humano, y por ese camino se agotó la gasolina y el gas, ya no los producimos, por supuesto y por ello tampoco producimos el petróleo crudo, no habrá el refinado, sus combustibles, bienes terminales, en conjunto ello nos dijeron que habíamos llegado al final de un largo camino de empobrecimiento que comenzó con la nacionalización del petróleo en 1975, proceso que garantizó que la renta petrolera iría desde ese momento a financiar el costo del Estado que este crecía al ritmo de gasto recurrente,;  es decir, a financiar la política, así llegaría al momento de la escasez absoluta de combustibles, ni para rodar, ni cocinar, es simplemente el punto de llegada de ese intenso proceso de empobrecimiento.

Un sector pequeño de la sociedad vive de sus ahorros, las dos terceras partes no lo tienen, el Estado -Petro Estado- impidió que lo tuviera, para ser más específico, una estructura de propiedad y producción de ese recurso y convertirlo en commodity y de allí en ing reso fiscal, convertido en un aparato de dominación y poder coercitivo que operaba con los reales y opera con la violencia. Esa maquinaria de ejercicio del poder por la violencia es su esquema de gobernabilidad y financiada por la hiperinflación, ha quedado para administrar el gran volumen de empobrecidos de nuestra Venezuela.

¿Pero, cómo hace esa masa de indigentes y pequeños ahorristas para sobrevivir dentro del país? No lo hará por largo, hemos llegado al síndrome cubano, escasez plena y continuar, no   producimos, y no hay volumen de reservas internacionales que pudiera animar a importar bienes y combustibles. A esto se agrega una razón aún más sencilla, nadie le fía ni presta a Venezuela, deuda y pobreza son sinónimos, es nuestro presente y futuro, momentos que van de la mano, a nuestros sitios de sobrevivencia y trabajo. La pregunta inmediata dice ¿Y cómo salimos de esta?

La desregulación como solución, empobrecimiento absoluto: atrapado sin salida

El gobierno, que no gobierna, sino que reprime, sin crédito en el exterior no le queda  otra decisión que desregular el mercado de los combustibles. Desregular en términos del funcionamiento de la economía es sinónimo de privatizar, trasferir de la estructura estatal de produccion hasta la comercialización de esos bienes: es decir, no sería el gobierno quien importe el combustible, sería el capital privado en un  mercado abierto. En este punto emerge otra pregunta en la misma secuencia de cambios y reformas institucionales, la libertad de mercados creando un ambiente competitivo requerirá precios libres.

Esta dimensión de libre mercado introduce competencia, lucro, derechos de propiedad, componentes básicos en una economia, a los cuales son alérgicos a la clase política, desde el gobierno hasta los grupos opositores cuyo comportamiento al respecto es idéntico. El cambio de la decisión del Estado al mercado es la libertad económica, institución económica que no compra la política venezolana representada hoy en la AN y en el Gobierno, dado su satisfacción pecuniaria generada por el poder rentista que toma forma de corrupción, y esta va desde el comportamiento “rent seeking´ sin compensación social ni arbitraje hasta la simple apropiación de los recursos ajenos a su dominio.

De esta manera, una desregulación del mercado que permita el funcionamiento normal y abierto extrañará el mercado negro que favorece al rentista y al político, desde la importación, partiendo del principio que la produccion de combustibles en Venezuela, podría ser o no el resultado de producir la fuente de la energía, en caso de ser posible, o de su importación, o ambas operaciones. La mañosa clase política, coaligada para los efectos, trataría de entrar en el negocio a como dé lugar, después de todo lo viene haciendo por via redistributiva desde que se produce el petroleo en Venezuela hasta la corrupción directa y sin pena desde la creación de PDVSA y monopolización del negocio petroleo.

Esa es la primera parte de la desregulación, y ello debe ser legislado, ello nos llevara al problema de fondo las consecuencias sociales y económicas de la grotesca contracción que ha atrapado a la economia en los últimos doce años, la cual se ha reducido en una quinta parte del tamaño –aunque a la fecha sobrevaluado por sus sistema de control de cambio que impedía divisar que la economia no crecía en términos reales- por el aniquilamiento por agenda socialista de la economia   privada, la sustitución por parte del Estado de sus centros de producción y distribución, y el crecimiento nocional del Estado, el cual se ha extendido hasta ocupar las dos terceras partes de la economia nacional, medida en producto nacional bruto.

Empobrecimiento, gasolina y costos de transporte

La contracción de la economia y el colapso d la industria petrolera, han logrado en consecuencia disminuir el ingreso per cápita a niveles de salario mínimo para el 75% de la población, y a lo cual se agrega uno de los momentos de depresión socio económica más terribles en el mundo, el masivo flujo migratorio de unos diez millones de habitantes según cifras no oficiales desde los países donde se encuentran refugiados o migrado esa masa de población. Ese fenómeno de una balanza migratoria negativa es el mejor indicador de la expansión de la pobreza hacia el campo, con aparición masiva de economías de subsistencia, lo que refleja el reverso de la historia de urbanización a la vuelta al terreno en búsqueda de condiciones de sobrevivencia.

El empobrecimiento en las ciudades, lo conocemos desde hace década, ha sido parte de la limitación de las libertades económicas al comienzo de lo que llaman periodo democrático en 1959, con la formacion de grupos humanos masivos de ciudadanos que se orillaron y marginaron de la economia, al Estado asumir la propiedad de bienes, recursos naturales y pegarse de una renta generada en el mercado internacional con las exportaciones de petroleo. Esas serían las condiciones socioeconómicas, además del destruido parque automotriz construido sobre vehículos de alto consumo por rezagos tecnológicos, el masivo desempleo que alcanza ya el 50% de la población activa, con una población crecientemente de pensionados por cambios estructurales demográficos en la transición  y con niveles de subsistencia dado el tamaño del salario mínimo que no alcanza los 12 dolares y a quienes le tocaría pagar el combustible via transporte a precio de mercado internacional.

El punto de equilibrio del precio de la gasolina es el precio internacional, su costo de oportunidad, y eso es correcto, pero el mercado venezolano en términos de ;poder de compra de su moneda y por empobrecimiento continua durante más de una década lo deja descolgado e incapaz de pagar cuatro pasajes diarios en transporte colectivo y corre el riesgo que su salario mínimo se lo consuma el costo de transporte y no pueda alimentarse, y ese es el verdadero problema en el cual el socialismo logro meter a más de las tres cuartas partes de la población,

Gasolina: precios y costos en transporte para ir al trabajo: algunos números

 Como resolver ese conundrum, cuando el gobierno que viene de tres años financiando y ajustando los salarios mínimos con hiperinflación, es decir, con el debase del bolivar -depreciación continua- del poder de compra del bolivar, la moneda de curso legal. Quienes devengan salarios en divisas, entre $100 y $250 gastaran en transporte el 30% de su ingreso, la gasolina fue convertida en lujo por la Revolucion del socialismo…ese es el problema de fondo…como resolver el conundrum que el costo en transporte para ir al trabajo no alcance para alimentarlo.

¿Y a qué precio se alcanzarán esos combustibles? Y no habiendo salida al subsidio de la gasolina ni financiamiento de ningún tipo excepto el flujo de dinero hiperinflacionario utilizado por el gobierno para monetizar el salario mínimo y sus bonificaciones  tendrán que enfrentar la desregulación de los combustibles, liberando esos mercados para generar la magia de la reaparición del combustible y desregular su mercado de combustibles, con la privatización, medida desreguladora que no será facil para un gobierno convertido en una estructura de reparto con recursos hiperinflacionarios únicamente representado en un déficit fiscal que sobrepasa el 50% en términos del PIB. Veamos algunas aproximaciones en términos de costos y salario mínimos para el ciudadano que se levanta a las 5 am y regresa al término del día con multiuso del transporte colectivo.

La respuesta es simple, pero el proceso de empobrecimiento es tan intenso que los números naturales que medirían los precios de los combustibles nos dicen que un salario mínimo llega a los doce dólares y en una familia de seis personas trata de sobrevivir con dos salarios mínimos, más el rebusque.  En ese sentido un litro de gasolina a precios de hoy -mercado internacional- de $ 0.46 -céntimos de dólar- bajo esos supuestos, estimamos que la misma familia del ejemplo arriba, podrá adquirir y-consumir como pasajeros de un bus, alrededor de 10 litros de gasolina en el mercado, es decir, un precio similar al precio que en el mercado internacional -nadie lo podría subsidiar, quizás el narcotraficante- requeriría un transportista en Caracas, para un gasto de $35 diarios en combustible y a un trabajador con un gasto mensual de $8 dólares en transporte.

Todos, medidos en costo de combustible, sin considerar el costo de mantenimiento de la unidad de transporte ni la natural ganancia del trabajador que maneja un vehículo que se deprecia a una gran velocidad y que desde luego mantiene su familia., un pequeño empresario o trabajador que se empobrece a la velocidad de la revolución, más allá de lo que tenga que hacer para estirar la gasolina que le lleva su viejo trasto con motor envejecido.

El transporte debajo del sol: a caminar o en la caja del camión.

He preferido hacer los números en términos de costo de combustible únicamente para poder medir lo que era mi objetivo, que el empobrecimiento generado por el crecimiento exponencial del gasto público del Estado/Gobierno en estas tres décadas ha generado una pobreza absoluta cuyo salario mínimo (el ingreso del 75% de los venezolanos) estaría entre 10 y 12 dólares por mes. Los números de empobrecimiento causado por el Petro Estado, el Estado dueño y productor del petróleo, han llegado al límite de la sobrevivencia y el hambre en los cuales el salario del trabajador no alcanzara para transportarlo de su casa al centro de trabajo, sea la calle o una factoría o un comercio.

La estimación de gasto (uso de combustible por costo de transporte nos permite graficar dos extremos, aquel que nos dice que el desempleado que se queda en su casa, además de morir de mengua, podrá comer un salario mínimo que no gana -por desempleado- y quien logra ir al trabajo, su salario mínimo solo pagara el transporte, también morirá de mengua, es el futuro de quien necesita pagar combustible para ir a trabajar como quien no lo tiene, su historia y futuro es el mismo, morir de mengua ambos en burro, bicicleta o autobús.

Como se puede observar, todo nos indica que el grado de empobrecimiento del venezolano ha llegado a los extremos que no tiene bolivares para comprar gasolina subsidiada por la hiperinflación y tampoco tendrá dólares porque entocnes no podrá comer, el falso dilema, es o comer o ir a trabajar en transporte de siempre, en ambos casos, la vida pierde sentido vivirla, sería la conclusión de un vecino de cualquier vereda una ciudad o pueblo venezolano. Al final de esta reflexión, concluyo de manera barroca, los dos grupos de venezolanos vivientes, las clases medias que migraron y adultos que no podían acompañar  a sus migrantes hijos, saben que la gasolina se privatizaría -desregularía- para que exista en las estaciones que la sirvan, a precios de mercado internacional.

El ciudadano de a pie humilde con ingresos entre uno y tres salarios mínimos, no tendrían alternativa, posibilidad de transporte casi ninguna, ir a trabajar o quedarse en su casa no lo hace competitivo a la hora de ir al mercado por alimentos, teniendo el mínimo salario, sus condiciones de vida serian iguales, por debajo de los límites de sobrevivencia. El trabajador está obligado a caminar, o pagar un precio para el cual no tiene ingreso. Esta descripción nos coloca en un pais difícil de compararlo en el mundo, unos irán rodando en sus vehículos, los sectores medios decadentes y empobrecidos y los otros irán caminando o en cuatro extremidades de alguna bestia que decida cargar con su dueno.

Como se puede observar el “problema” de la gasolina, obedece a una seri de factores, algunos  de ellos provenientes del colapso de la industria petrolera, son parte del problema por agregación, otros factores realmente exógenos dicen que independiente de la eliminación, por -defecto del subsidio, repercutirán en el deterioro de la propia industria, el usuario, colosalmente empobrecido por la severa contracción económica presente desde hace unos diez años, en conjunción con la hiperinflación, el venezolano llego al fondo de empobrecimiento, no le quedaría otra que pagar el servicio al precio que permita pagar el combustible en el costo del pasaje a su sitio de trabajo.  

 

 

 

 

¡¡Precios negativos del petroleo, si y no!! ¿Qué sucedió realmente?

Para empezar, un barril de petróleo físico nunca se ha vendido a un precio negativo.  El cambio de manos del petroleo físico ayer (por ejemplo, vendido a una refinería) ciertamente realizaba transacciones a precios bajos en comparación con los precios a comienzo del año, pero no negativo.  Lo que estaba operando por un precio negativo era el contrato de futuros para la entrega de petróleo WTI en mayo en el centro de almacenamiento de Cushing USA. Estos contratos simplemente expiran hoy. Cualquier persona que aún tenga el contrato con ese vencimiento se compromete a recibir la cantidad contratada de petroleo físico -barriles- en Cushing en mayo en la fecha especificada en el contrato.

Precios negativos, futuros y petroleo físico

Recuérdese que los contratos de futuros son derivados ampliamente negociados; es decir, bancos, casas de corretaje, inversores minoristas compran y venden estos contratos.  Ninguna de estas entidades está creada para recibir petróleo físico, están simplemente apostando por el precio -volatilidad del precio del petróleo, sube o baja.

Por lo tanto, cuando se acerca la fecha de vencimiento del contrato, estas entidades comerciales mencionadas necesitan vender sus contratos a entidades que son capaces de obtener petroleo físico para su uso o para el almacenamiento.  Aquí es donde entra en juego el llamado precio negativo: a medida que los traders luchaban para descargar su futuro, no existieron compradores (ayer) o al menos ningún comprador lo hacía a precios positivos. Lo que estos precios negativos señalaron no es que el petróleo no tenía valor, sino que el almacenamiento en Cushing estaba casi en su totalidad contraído. (full)

Totalmente contratado no significa realmente completo, los traders del petroleo físico mantienen sus contratos a largo plazo para el espacio de almacenamiento para cubrirse precisamente este tipo de eventualidad.  Aquellos traders de petróleo físicos con almacenamiento contratado hicieron una buena ganancia el lunes que se paga para tomar petróleo de los traders de los futuros desesperados que llegaron a pensar que efectivamente no habia espacio para almacenar, pero no porque el petroleo se vendería en precios negativos. Veamos.

Precios negativos significan que alguien con una posiciôn larqa en en petrôleo tendría que pasarle a otro para que se lo quite de las manos. ¿Pero por gué tendría que hacer eso? La razon principal es el temor de verse obligado a recibir el crudo al vencimiento del contrato -futuro- digamos, mayo, no habiendo ninqün lugar para almacenarlo, o ningun comprador para refinarlo, dado el volumen de  crudo circulando en esos contratos, sin espacios disponibles.

Lo curioso del fenómeno es que, para el mes de mayo los futuros sostienen precios superiores a Ios  $20. Esta relaciôn de precios respecto del espacio para almacenar envia una fuerte señal acerca del estado de la economía impactada en el corto plazo y sus perspectivas en el mediano plazo, acusando el golpe del lockdown colectivo; pero no malo en el mediano plazo, la salsa que es buena para la pava, con petroleo «barato» la economía en camino de recuperaciôn podría hacerlo con mayor velocidad, estadísticamente hablando, la perspectiva de ese rebote luce interesante señal desde el punto de vista de la recuperacion de a economia y volver al punto preico del virus chino.

La medida fue ciertamente emblemática de un histôrico mercado bajista para el petroleo, que se ha visto hundido por el colapso de la demanda como resultado, no solo del lockdown sino de una guerra de precios aparentemente entre Arabia Saudita y Rusia aunque en Ios hechos es la guerra de ambos países contra los shale oil shale americanos, en ambas ocasiones y en la ultima que colocó los precios negativos por el contrato llenó de petroleo el entorno econômico en lockdown, podria ser visualmente exceso de oferta, un error  porque trasnforma la consecuencia a ser causa.

Realmente como lo dice el lockdown, una decisión política que dijo la «salud» primero, la ‘economía después”, la más falsa falacia lógica o quizás el falso dilema que nos trajo el virus chino que detuvo en seco la demanda, todo esto un fenómeno global. De todos modos, no hay que quejarse, esos movimientos en los contratos -commodities otros o futuros de petroleo es un fenómeno características de los mercados de futuros,

Futuros y almacenamiento

Los volúmenes de futuros que se negociaron el lunes eran realmente muy pequeños, ello indica que probablemente especuladores estaban apostaron a mejoras económicas en los próximos meses y halan quedado atrapados, de allí que no sea facil determinar ciertamente si sería cierto que no habría más puestos de almacenamiento por lo que es difícil decir con certeza si el almacenamiento este full o completamente vendo, sin embargo, si el precio cae con fuerza es porque está reflejando  que el centro de almacenamiento, en este caso, Cushing para mayo estaba full y por ello no podía recibir nuevos “petroleo físico” dado que no habrá oferta para compra y liquidación de petróleo físico en almacenamiento porque sería destinado a la produccion de combustibles o equivalente, si ese fuera el caso.Esto no debe sorprender a nadie dado que la demanda está en lockdown por una decisión política, la de detener la demanda, ergo no se compra ni se vende petroleo físico, el mercado de papeles continuara su camino normal y altamente especulativo, lo cual es natural, dado que la volatilidad en los precios crea un amplio ambiente de incertidumbre. El nuevo físico no tendrá, teóricamente, -léase expectativas-  no habrá almacenamiento para el cómo nuevo petróleo, y tampoco se comprará. Ha sido este el evento que muestra el impacto negativo sobre la demanda, que sabemos esta contraída por las razones sanitarias mencionada arriba.

 

Ningún mercado compra o vende con dolares negativos.

Si bien los precios negativos de los futuros no tienen precedentes, en realidad es una señal de que los mercados del petróleo funcionan según lo previsto y esperado, lo cual tambien es natural.  A medida que el paro de la economía se ha extendida en todo Estados Unidos y han suprimido la demanda a corto plazo. Ello ha generado que muchos traders  de petróleo físico hallan recurrido al almacenamiento de petróleo para venderlo a finales de este año, cuando los precios sean aparentemente mejores, cuando la economía se abre de nuevo y la demanda regrese.

El mercado está señalando ahora a los traders y productores que el almacenamiento en Cushing esta por llenarse, esto fue lo que la genta llamo negativos, lo cual es una simple abstracción de la realidad porque los papeles se transan automáticamente y el mercado de almacenamiento opera con esa dinámica; recuerdos que ese negocio se mueve con márgenes muy estrechos. Ello ha tenido un incremento de la produccion de “ductos” de Cushing a otros sitios, para ubicar el petroleo físico, de manera tal que ello pueda ubicar esos nuevos “petróleos” nuevos almacenamientos o por el contrario reducir la nueva producción. Todos estos ajustes ya han estado en marcha, estos precios negativos están diciendo a los participantes del mercado que aceleren el ritmo de sus ajustes.

Sin embargo la guerra de precios continua en los mares, Arabia Saudita sigue enviando petroleo a los mares, igual que Rusia, el mercado petrolero se mueve dinámicamente por los océanos, el Presidente Trump, declaro hace tres dias que tenía en mente bloquear las importaciones desde Arabia Saudita, los precios de un commodity fungible son quizás los más transparentes, es una ventaja que tienen los brokers, el full almacenamiento dada las condiciones mencionadas arriba trajo esa magia de un precio negativo, una expresión que confundió a millones, entre ellos propios y extraños. .

¿Y cuáles serían las consecuencias por mantener la economía cerrada?

Todo lo que está ocurriendo con el petróleo y la economía cerrada sigue creando condiciones extremas  para los países productores de petroleo.  El mundo está inundado de crudo en este momento de la única guerra de precios recientemente hasta ahora es la pactada por Rusia y Arabia Saudita para inundar el mercado inclusive con sus ingresos petroleros asfixiados y con grandes problemas fiscales en una especie de cayapa en volúmenes de produccion y así afectar los precios lo más que se pueda hacia abajo y con ello reventar los petróleos de lutita americanos -oil shale oil- a los que los rusos y árabes culpan por la caída de los precios. así ese exceso de oferta se ha combinado con una enorme caída de la demanda -economía parada- a medida que las economías de todo el mundo han sido cerradas para “combatir “el virus chino.

En USA, por ejemplo, los centros de almacenamiento de petroleo han podido absorber la producción americana, anticipando el repunte de la demanda a finales de este año, ello ha generado stress dado que el abundante almacenamiento con poca trasferencia de petroleo físico para ser refinado, es producto de un shock externo, las regulaciones mantener la economía en lockdown.  A medida que se llenan los reservorios los productores americanos tendrá que reducir la producción, lo cual traerá noticias aún peores, desempleo, en millones de puestos trabajo en la industria que vive del petroleo, y despidos de millones de puestos de trabajo directa e indirectamente vinculados a la industria.

Es importante, sin embargo, que se sepa que esto que ocurre es un shock a corto plazo.  Los productores estadounidenses reducirán la producción en ese corto plazo, y será un ajuste complejo y duro, pero la demanda eventualmente volverá, los gobiernos han comenzado a distender el lockdown y con ello la apertura de la economía el impacto inmediato ser sobre la expansión de la demanda y el regreso del precio del petroleo a su posición de equilibrio en los 50 dólares el barril promedio.

Lo que no puede suceder es que los responsables políticos respondan a esta confluencia a corto plazo de eventos con acciones que dañen a largo plazo la competitividad de la industria petrolera, digamos en USA y en el resto buscan reducir la produccion y volver a esquemas proteccionistas que perjudica a los consumidores que tendrán que volver a comprar petroleo costoso políticamente motivado para satisfacer a Rusia y Arabia Saudita donde el agotamiento en ambos países afecte financieramente e sus políticas fiscales, en el caso de Arabia Saudita de jugar a polizón en el Medio Oriente.

 

Nacionalización del petroleo y su conversión a monopolio rentista estatal, el PetroEstado..la gran tragedia económica y social del venezolano

Nacionalización del petroleo y su conversión a monopolio rentista estatal, el PetroEstado, en el mayor error en la historia de esta vapuleada república, crear una economía bajo el control de la renta petrolera del Estado propietario y productor, un ingreso fiscal y gasto publico sujeto a normas rentistas y colosal ineficiencia estructural en la asignación de recursos, algo llamado con precisión por Mahdavy, el socialismo del PetroEstado

Nacionalización del petroleo y su conversión a monopolio rentista estatal, el PetroEstado, en el mayor error en la historia de esta vapuleada república, crear una economía bajo el control de la renta petrolera del Estado propietario y productor, 

La teoría económica y la evidencia empírica definen los modelos de economía política en la toma de decisiones políticas dirigidas a convertir en monopolio estatal la industria petrolera y eliminar los derechos de propiedad que convertidos en concesiones posean inversionistas nacionales e internacionales sobre el recurso en propiedad del Estado. El objetivo es la transferencia al Estado (o al mercado) de contratos existentes para la explotación, procesamiento y comercialización del recurso convertido en commodity.

En esencia, es el cambio en los mecanismos de captura de renta con el objetivo de maximizar la renta del petróleo con la factura de producción y costos bajo el mismo esquema económico del monopolio en propiedad del estado. En todos los casos investigados el objetivo era aparentemente incrementar el ingreso fiscal sin tener que distribuir los beneficios que genere el negocio y que eventualmente se reparta con inversionistas.

De esa manera, el Estado extendería su presencia como dueño del recurso y productor del commodity, en otras pablaras, el PetroEstado una estructura de propiedad y producción bajo el monopolio del Estado, más allá de la presencia de inversionistas extranjeros quienes si bien no comparten propiedad sobre recurso, pueden compartir con el Gobierno/Estado en forma de lucro -léase beneficios- por producir, procesar y comercializar el petróleo.

Nacionalización recurrente del petroleo en Venezuela: el colapso de la industria petrolera

Por ahora adelantamos la discusión sobre las nacionalizaciones en los últimos veinte años, con las variedades constituida con la presencia de un PetroEstado en términos constitucionales y jurídicos, nos servirá en retrospectiva discutir la primera nacionalización del petróleo en 1995, la fecha s de la creación de la primera versión del PetroEstado.,

El caso venezolano, se genera en un entorno de extrema debilidad jurídica dado entre otros por el temor de la “política” a crear un rule of law no perecedero, en ocasión de la “apertura” al conocerse en la piel y en el alma rentista el error de la nacionalización en 1975.

Con esa corta historia, la ideología del PetroEstado se impone, y al otear los serios problemas que la nacionalización habia creado y que fueron emergiendo en los siguientes diez años posteriores a 1975. Bajo esa inseguridad jurídica, el gobierno electo en 1998 carga nuevamente con proceso nacionalizador con algunas especificidades, total discreción en la cabeza del jefe del Estado, -todo el petróleo para el Rey fue mi el título de una presentación refiriendo el diseño constitucional del PetroEstado impuesto por la Asamblea Nacional Constituyente en 1999.

Así se, vuelve con un par de nacionalizaciones. Sabemos que la apertura petrolera creo asociaciones estratégicas para los petroleros extra-pesados, convenios, y servicios, fueron sustituidos por la “constitucionalización” del negocio petrolero del; Estado, sustituyo ambos esquemas en asociaciones con empresas mayor y preferiblemente estales, mal llamadas y denominadas empresas mixtas, con provenientes de países petroleros o no petroleros.

¿Empresas mixtas? ¡Oro parece plata no es!

El concepto utilizado de empresa mixta enredó la opinión pública, académica y en general a la intelligentzia nacional. Pese a la debilidad expresada jurídicamente y en los hechos la debilidad de los derechos de propiedad la ley cubre los problemas que se pudieran generar por el incumplimiento de la empresa nacional PDVSA socio mayoritario en esos ventures.

En otras palabras, esas empresas estatales asociadas a la estatal PDVSA no eran crítico, como si ocurrió con la expropiación y violación de contratos con empresas privadas tanto con las que se negaron aceptar la migración hacia esa ley de “empresas mixtas” entre empresas petroleras estatales, aunque la realidad dibujaba las razones -más allá de los acuerdos políticos entre Estados y sus empresas petroleras nacionales- se mantuvieron bajo esa nueva ley de Empresas Mixtas. El sistema de empresas mixtas” colapsaría finalmente, fue ni predicción bajo las consideraciones económicas y jurídicas que contenían esas leyes. Solo cinco (5) ventures se mantienen en producen de un 20% de lo que producían los acuerdos de la apertura -en 1995. Sin sorpresas ese fin.

Lay de actividades conexas a la industria petrolera: servicios

La tercera razzia nacionalizadora en 2009 vino con la expropiación y nacionalización de las empresas de servicios, modelos de asociación con empresas denominadas de servicio. que se vuelven a nacionalizar en 2009).

En resumen, el modelo de asociaciones con empresas que llaman mixtas, -en realidad no lo son- lo que en la practica son esquemas de asociación de empresas nacionales -propiedad estatal- de otros países, es en los hechos una especie de ventures financieros e industriales entre Estados. La opinión publica -cada vez más inútil -arrastra un esquema e administración de la industria petrolera en poder total del Estado en asociaciones de empresas mixtas sin pagar el costo de leer y analizar entre la economía y la ley ese modelo de empresas mixtas, son asociaciones entre Estados, asociaciones sin derechos de propiedad protegidos por ningún marco jurídico, bajo arreglos particulares entre Estados soberanos a través de sus empresas petroleras, lo cual de acuerdo con el su narrativa disminuye la posibilidad de litigios por debilitamiento de los derechos de propiedad y eventual expropiación, el problema estaría en el circulo jurídico de Estados soberanos.

Empresas mixtas y nacionalización de empresas servicios

Pasados doce años de esos cambios en el regimen de propiedad y asociación con Estados en los hechos y entre empresas en los jurídico, el sistema fracasa rotundamente y es una de las raoznes inherentes a la organización industrial resultante de esas legislaciones que ha contribuido al colapso de la industria petrolera como un todo. El efecto económico esta a la vista es resultante de la desinversión de PDVSA en esos ventures, el daño físico en lo pertinente a la infraestructura productora desde el propio yacimiento hasta los procesos industriales creados para la explotación de los petróleos extra-pesados.

El resultante institucional podría ser denominados modelos de nacionalización, el cual converge en un fenómeno político, económico e institucional procesado por la empresa petrolera nacional que se funda para tal esquema de producción y comercialización. En los hechos el modelo es uno solo, la composición el Estado dueño del recurso y productor del commodity, variantes del PetroEstado. La historia nos muestra algunas diferencias institucionales en torno al necesario proceso de ruptura de contratos, expropiación y pago por indemnización de los derechos de propiedad confiscados.

Otros modelos, México e Iran En la mayoría de los casos revisados, la evidencia en la historia de los países exportadores del commodity, el modelo de convergencia es prácticamente único, lo que conocemos como Petroestado, -eje de la sociedad rentista, lo demuestra en términos del diseño teórico generado por esas economías en poder del Estado y que encontramos como la Teoría del Estado Rentista, sus incentivos desde institucionales y económicos, -la bibliografía en la economía política en este particular es enorme- la aprobación de una ley y la expropiación, posterior indemnización -si es que se hace efectiva- la expropiación implica discrecionalidad de la decisión política, amparada por el concepto de soberanía

Razones fiscales para la renacionalización 1995-2005-2007-2009

Toda la renta para el Rey para el Estado. El incentivo -mal fundado y descrito por los que creen que la monopolización de toda la industria en poder del Estado fluiría mayor renta al Tesoro, al fisco, se engañaron y aun se engañan, sus percepciones eran generalmente derivadas de los experimentos de la ingeniería social que les decir que si el Estado se ocupaba de toda la industria dese el subsuelo hasta el tanque del combustible le quedaría más dinero al fisco, al gobierno.

Esta percepción de la ingeniería social encierra una falacia lógica, mientras toda la industria pase a propiedad del Estado mayor ingreso fiscal es falsa en términos de la teoría económica, del análisis económico, del análisis del costo beneficio y una de las raoznes fundamentales era o es la naturaleza creciente de los costos marginales que exige más inversión mientras se pierde competitividad, y cae la renta distribuible al Estado y reduce la renta redistribuida y finalmente reduce la renta petrolera per cápita.

Ese axioma económico y la evidencia empírica, lo muestran masivamente- que subyace es incrementar el ingreso fiscal, en todos los casos representando una ilusión que ese cambio institucional incrementa de facto el ingreso fiscal petrolero. En los ejemplos conocidos desde México, Irán y el resto de los países del Medio Oriente y África Mediterránea y subsahariana, el resultado ha sido de un ingreso fiscal y renta menor y lo mismo ocurrió en Venezuela.

Conceptos y categorías

Para comprender la estructura de incentivos, instituciones, producción y costos marginales- consideremos el concepto de renta que nos permitirá ubicar “nuestro “ modelo y compaginar su evolución al concepto que lo define en lo económico; y en lo político, las cercanías del marxismo en sus versiones comunista, socialista y socialdemócrata, no solo con el islam, como ocurrió en Medio Oriente entre el Bass el latido socialista pan-arábigo, y el socialismo a lo soviético, sino con países laicos en el otro lado del mundo que incorpora el concepto de estatización de la industria, con la función de producción solapada al del propietario del recurso, el PetroEstado laico, con buenas diferencias con el socialismo árabe en los tiempo en los cuales los líderes militares tomaron el poder y nacionalizaron el petróleo.

Así centramos el modelo o los modelos en términos de economía política y economía para poder comprender su lógica en los esquemas de gobernabilidad y poder político vs los sistemas económicos que resultarían en una economía, país, donde el ingreso fiscal mayoritario proviene del recurso convertido en commodity, el petroleo.

El caso Venezuela pareciera ser un salto atrás en esa secuencia, pero creo que es mejor introducir una configuración temporal, que constituye en la realidad un rezago, por lo cual se llevaría la peor parte del reparto histórico de su modelo de organización económica del subsuelo y de los recursos propiedad del Estado; entre otros porque el problema en Venezuela fue global, un país con abundantes recursos mineros. Vive historias de quiebras y refinanciamientos en poder del Estado, de una industria nacionalizada en 1975 que rápidamente muestra en los próximos veinte años un serio problema de rezago y caída de la produccion, factores netamente endógenos de la estatización, dado que el tan acariciado esquema fiscal de una supuesta mayor renta petrolera en poder fiscal del Estado/Gobierno sería el efecto neto de la nacionalización.

Esa apreciación que se hizo popular en los gobiernos de Betancourt y Caldera finalmente se hizo realizad con CAP en 1975. El caso venezolano y en manos de la metodología de Hussein Mahdavy ha sido la correlación de renta petrolera en poder de una clase política desde CAP hasta Chavez en el camino de una especie de socialismo petroleo, que fracasa en esos años posteriores a la nacionalización en 1975. Pero su intelectualidad e intelligentzia fueron coptados como elite de los socialismos, al final el carnívora y el vegetariano.

El concepto de renta y la economía política, la Teoría del Estado rentista. El caso de Irán

Hussein Mahdavy (1) el economista que popularizó por primera vez la teoría del estado rentista creía que el período 1951-1956 representa un hito en la historia económica del Medio Oriente: una era historia en la que las nacionalizaciones radicales transformaron modelos ex-coloniales de explotación petrolera en lo que él lo denominó ‘estatismo fortuito’ «.

Mahdavy afirmaba que el estatismo es el socialismo estatal, —aunque esta última es un pleonasmo, son la misma cosa- donde el objetivo de esos socialismos es la subordinación del individuo incondicionalmente al Estado para moldear su destino y otorgar toda iniciativa solo al gobierno. Volúmenes considerables de fondos en reservas internacionales y crédito externo, generado por el crecimiento del petróleo inundó los Tesoros y los presupuesto, todo lo cual, según lo afirma Mahdavy, convirtió a algunos países productores de petróleo en estados rentistas, particularmente aquellos países con voluminosa población, el resto serian sociedades pequeñas con baja capacidad para industrializarse y pocas alternativas al rentismo, en su definición.

El caso de Irán fue muy importante para Mahdavy porque, dado su tamaño y potencial, tenía alternativas de las que carecían los casos extremos. De hecho, Mossadegh había luchado por diversificar la economía de Irán al mismo tiempo que nacionalizaba su industria petrolera. Algo similar ocurriría en Venezuela, antes de 1975, pero no tan intenso después de la nacionalización.

Teoría del estado rentista en la economía política

La teoría del estado rentista se desarrolló originalmente en relación con la economía iraní de mediados del siglo XX y tuvo este recorrido geopolítico, Inglaterra se involucró con el petróleo de Irán de la siguiente manera después que Alemania invadió a Rusia, en 1941, provocando que Rusia se aliada con Inglaterra, la guerra era contra Alemania, de esa manera ingleses y rusos se repartieron Irán para evitar que se aliada a Alemania un viejo amigo de Irán y rápidamente los ingleses se montaron en su petroleo, los ingleses se referían al corredor persa por ende llegarían los aliados a todo ese mundo de levante. La relación petróleo, el Estado, una monarquía y la tecnología británica los coloco sobre casi todo el petróleo iraní, sin embargo, los ingleses estaban allí desde los años 30.

Hussein Mahdavy el economista que introdujo la teoría del Estado Rentista, insistía en que el período 1951-1956 representó un hito en la historia económica de Medio Oriente, nacionalizaciones radicales del petróleo transformaron modelos -coloniales de explotación petrolera en lo que él denominaba “estado fortuito’ «.

Estado rentista

El concepto de Estado Rentista tendría en esos años mucho que ver con el socialismo, así se le entendía en esos países petroleros, y se diluía como estatismo al socialismo -de Estado, todos eran socialistas, se fueron creando nexos entre el marxismo y el Islam- regímenes donde se subordina al individuo incondicionalmente al estado para moldear su vida y así en un medio servil -como lo llamo Hayek- entregar la iniciativa individual natural del capitalismo, al Estado/Gobierno.

Bajo esos regímenes en esos países petroleros, importantes volúmenes de divisas y crédito ilimitado, generado por el petróleo lleno los presupuestos y Tesoros de los países petroleros. Malhadavy colocó su expresión de ‘estado rentista ’convirtió para definir el regimen socioeconómico que el petróleo generaba. Irán además de los otros países en circunstancias similares constituían la base de su definición de estado dentista, dado que su tamaño y potencial le generaba grandes alternativas para darle al Estado recursos -renta del petróleo y a partir de allí darle crecimiento económico al Estado, Irán fue el primer país en nacionalizar el petróleo, Malhadavy tenía el dedo puesto sobre su país para crear la teoría del estado dentista.

Con estos conceptos clarificados, acotamos que la economía política, la teoría económica en general mantiene con el concepto de renta otra sucedáneas teorías y postulados, el concepto de rent seeker, está asociado al del estado rentista, pero es más general en su definición y lo que categoriza como comportamiento económico, cuando se alude en general a los comportamientos económicos de individuos estando o no estando asociados a un Estado Rentista, fue desarrollado por Ann Kruger, Tullock y Buchanan. (ver su bibliografía citada)

Desde entonces abundan los modelos  de comportamiento rentista caracterizados y definidos por la teoría económica, veremos algunos de ellos que determinan el comportamientos económicos del individuo, en respuesta a la estructura de  incentivos, y formas institucionales en torno a la maximización de beneficios en su diaria actividad. La acotación es necesaria ya que la teoría económica considera por lo menos dos conceptos en función de los daños que el rent seeker pueda causar, así se denomina rent seeker sin compensación social, la renta habida y capturada se hizo a través de mecanismos no arbitrados como el mercado, simplemnte fue capturada por vías ilegales, la corrupción una de ellas. Hasta acá el repaso conceptual y parte del análisis económico inherente.

Entonces nos preguntamos ¿Que nos define un “modelo de nacionalización del petróleo? ¿Que hicieron los políticos, desde el Congreso hasta las grandes comisiones hacedoras? ¿Acaso hicieron algo distinto a lo que el mercado había generado? ¿Cuántos modelos de nacionalización tiene la evidencia empírica? En nuestras respuestas a esas interrogantes volteamos a continuación en forma escueta que nos permite permutar o cambiar en el texto final, por ahora es un borrador.

  1. Hay dos circunstancias institucionales en la nacionalización de un recurso del subsuelo; la primera el recurso natural -petroleo- es del Estado, de la Economía política y economía Constitucional extraemos el conocimiento que nos dice el Estado ejerce derechos de propiedad difusos, su definición concreta esta unos párrafos adelante. Una la otra circunstancia, el recurso es propiedad privada, independiente que el subsuelo sea de un Estado. En esta realidad encontramos a México, Irán, Venezuela, cualquiera que haya sido su configuración política, parte de una definición político-geográfica como país, República, por ejemplo, pero no únicamente Republica, como el caso USA, una (con)federación de muchos de ellos. México, y Venezuela Republicas con Estados Fallidos, Irán en aquellos años, un reino,
  1. En el petroleo, en el siglo XX, durante la 1era mitad, México -1936- con Lázaro Cardenas nacionalizó el petróleo, recordamos que México fue el exilio dorado de la dirigencia política venezolana de AD y cercana a AD, y otros, el modelo mexicano de expropiación rondó a Romulo Betancourt, de hecho, sus notas se discutieron en México y VPP fue publicado en México en 1956. En esas discusiones en México se discutió en medios de ese país el pensamiento de Betancourt con relación al petróleo partiendo de las razones políticas que cuadraron el golpe cívico militar de 1945 y donde el petróleo ya era la mecha de la política, afinidad que compartían RB y JP Perez Alfonso, en esos dias de Betancourt como Jefe Político de la Junta Militar que dio el golpe de Estado. que está contenido en la visión petrolera tanto de Romulo Betancourt como de JP Perez Alfonso, lo cual es imborrable a pesar de los esfuerzos que hacen sectores petroleros con nostalgia para deslastrar a JPPA de su visión -natural- estatista
  2. El libro de RB fue cabecera de JPPA cuando fue encargado como Ministro de Fomento como Ministro de las cosas del petroleo en el gobierno de R Gallegos donde el ejerció como Ministro de Fomento. El modelo de nacionalización de RB está perfectamente detallado en su libro VPP. La aventura golpista de RB estaba dirigida a la nacionalización por cualquier via, R. Betancourt  pacto  con M,P,Jimenez y Llovera Páez, ambos nacionalistas, pero en tiempos posteriores de la II Guerra mundial, aparentemente cambio de línea en los militares quienes tumbaron a R. Gallegos entre otras para frenar la nacionalización, que ya disponía de JPPA como ministro del Petróleo en la cartera de Fomento. W Larrazabal me comentó cuando yo era consultor de la Comisión de Finanzas en Diputados y Senado que las FA estaban divididas entre nacionalistas -léase estatistas- y no nacionalistas, pero que el golpe a M.P. Jimenez era necesario porque había que evitar que se extendieran las concesiones petroleras activas en poder de los concesionarios.
  1. Al comenzar RB su gobierno en 1959, este se encontró una severa crisis de balanza de pagos por la enorme deuda que dejo MPJ y un eventual default; sin embargo, esa crisis de balanza de pagos acelero el discurso nacionalista del petróleo en todos los partidos políticos quienes se apoderaron del petrolero en los años de RB, con JPPA a la cabeza. Al final y ello se puede derivar de la lectura de los diarios de debate que los venezolanos estaban viendo a México e Irán para acoger un modelo que mantuviera relaciones económicas con los concesionarios extranjeros. Ese fue el tipo de relación que ideo Lázaro Cardenas, pero fue barrido en el Congreso y los mexicanos se fueron por el cambio originario de expropiar e indemnizar, llegar a un acuerdo llevo décadas, empresas americanas recogían sus demandas, y los gobiernos mexicanos desde entonces quedaron en deuda.
  2. El otro modelo de nacionalización fue el de Irán en 195 cuando un conocido populista islámico Mossadegh, enlazado con los ayatolas de la época, paso una ley por el parlamento para expropiar y nacionalizar a los ingleses. Mossadegh, primer ministro de Irán conocido como el “padrino de la política petrolera populista”. Después que las negociaciones para incrementar las regalías petroleras fallaran en 1951, el parlamento iraní, liderado por Mossadegh votó la nacionalización de la industria petrolera de Irán y reemplazar el Anglo-Iranian Oil Company, de propiedad británica con la National Iranian Oil Company…PDVSA.
  3. El “modelo” de nacionalización de Mossadegh en Irán sirvió posteriormente como modelo para la nacionalización del Canal de Suez por Nasser (1956), y fue un precedente en el Mediterráneo y África para las nacionalizaciones del petróleo en el norte de África y el África Subsahariano, Argelia (1967), Libia (1970), Nigeria (1970) Gabón (1974). Angola, Nigeria. Así resumimos los tres modelos de nacionalización que comienzan con una ley que expropia y se alcanzan acuerdos de indemnización, los cuales llevaron años en solucionarse. Cardenas en México 1938, Mossadegh en Irán (1953) y CAP Venezuela 1975. Este caso de CAP convenció a los exconcesionarios a conectarse como una especie de asistencia técnica a PDVSA y algunas tecnologías que PDVSA obtendría.
  4. Los modelos políticos convergieron en un modelo con particulares mecanismos de captura de renta, es decir, el mismo modelo rentista, tenían México, Irán y Venezuela, un esquema que describo similar a un modelo financiero Ponzi, de maximización de la renta del petróleo, fenómeno que a todo evento es un fiasco y no se cumple, dada la manera como se crean derechos de propiedad que no solo no son efectivos, al pie de la discusión que enseña la teoría económica de ese modelo de maximización de renta del suelo de ese oficio se encargaría una empresa estatal creada para específicamente encargarse de dos oficios; producir el petróleo y transferir al Tesoro la renta que el genera, independiente de las diversas formas de captura de renta. En cada uno de esos casos se desarrolló un PetroEstado que bien podía estar bajo el monopolio del Estado y el cual no desdeñaba la creación de asociaciones entre empresas internacionales petroleras y los Estados propietarios del recurso y productores del commodity, centralizadores de la renta petrolera, pero con derechos de propiedad debilitados y difusos.
  5. La evidencia empírica nos dice que el modelo como el que hoy tiene Venezuela se corresponde con la convergencia del Estado y la asociación con empresas extranjeras, sin embargo el modelo venezolanos de asociación económica y rentista se rediseñó en la Constitución 1999 y sus leyes posteriores como empresas mixtas donde el objetivo era asociarse con empresas estatales de otros estados petroleros; en otras palabras no tiene nada que ve con empresas mixtas, porque las empresas estatales no son mixtas así vengan de Plutón, truculencias en las leyes para torcer los derecha de propiedad de las empresas privadas que se han mantenido bajo ese paraguas institucional que no respeta los derechos de propiedad del país asociado con Venezuela en el petroleo.
  6. En resumen esas asociaciones no expresarían conflictos en relación a los que podrían generar la asociación bajo esa ley de empresas privadas con PDVSA, pero en las sociedades con las empresas estatales, la violación de sus derechos de propiedad serian conflictos país vs país, es decir una sociedad con derechos de propiedad debilitados, Todo este marco jurídico que debilita los derechos de propiedad muestran precisamente que ese diseño de debilitamiento de los derechos de propiedad, son –ill defined mal definidos y por ello son causales directos del su fracaso, asunto que aún no terminan de entender los políticos venezolanos, sean comunistas (PSUV) y socialistas (MUD).
  7. Como se puede apreciar de la evidencia empírica, no hay tales modelos de nacionalización y administración de un recurso como el petróleo, todos los modelos políticos de nacionalizar, ley y expropiación, violente en casi todos los casos, convergen en el PetroEstado, unos más fuertes que los otros, el sistema de cuotas es quizás el mejor indicador de ese modelo económico. Aparentemente hay tercos que no lo quieren entender y rebuscan en la historia uh filito para agarrarse de sutilizas políticas , antes que entrar de lleno en el tema económico, el cual es el único que puede precisar los economicus del modelo del Estado propietarios del recurso y productor, independiente que tenga asociados internacionales todos bajo el mismo indicador que movió la política en el mundo para estatizar y nacionalizar el petróleo, la maximización de la renta petrolera, fenómeno económico que describo y discuto y explico algo más adelante. No hay nada nuevo en el firmamento después d ellos huecos negros…
  8. Con relación a Venezuela me permito relatar una investigación que hice hacia finales de los 80s, en la búsqueda de respuestas a lo que considero ha sido el error económico -y eventualmente político- más grande de la historia republicana, al privatizar el petróleo. De esta manera y hace unos cuantos años, por exigencias en el modelo de producción de mi tesis doctoral, incluía un capítulo que discutiría la evolución institucional y económica de la industria petrolera en Venezuela, en relación con los diferentes modelos de captura de renta, no referimos en ese particular los mecanismos de extracción, distribución y redistribución de la renta del petróleo, partiendo del principio de la definición de los derechos de propiedad cuando esta es ejercida por el Estado.
  9. La literatura que al respecto contiene the «law-economics» disciplina, definición de derechos de propiedad difusos, la definición es importante porque el mecanismo de distribución se hace por lo general a boca de pozo, con derechos de propiedad que definen la participación en el producto de la explotación una vez que los balances son puestos en movimiento para las valoraciones que generan los cuerpos reguladores, digamos tributario y valores.
  10. En el caso venezolano y en general con los países del club OPEC, el reparto ocurre aguas abajo dese el pozo a los que participan con alguna definición de asociación que exprese sin restricciones los derechos de propiedad ejercidos por el volumen de participación, ambas componentes estructuraran los contratos por los cuales se rige el ejercicio de los derechos de propiedad. La investigación mencionada en párrafos anteriores culminó con una la definición de los diferentes modelos de captura de renta habido en Venezuela desde 1865/66 así logre dibujar unos 140 años de historia petrolera, con ese hilo conductor, los diferentes mecanismos de captura de renta por parte del Estado y la modalidad de reparto entre los asociados con el gobierno y Estado, dueños del recurso, y dueños del bien, del commodity una vez que este haya sido valorado por el mercado.
  11. Así desde 1985-1986- 1877 hasta la llegada de las empresas extranjeras hay alguna interesante evolución que fue de privado es el siglo XIX hasta totalmente del Estado hacia finales de la segunda década del año 2000. Ver la secuencia histórica que define el tipo de modelo económico que ha prevalecido por determinado tiempo en el largo periodo de explotación del recurso. Volviendo al primer párrafo, logre reunir los diarios de debates de las dos cámaras Diputados y   Senadores, esos diarios de debate recogen – en el caso que yo habia clasificado- los diferentes discursos que diputados senadores y en ocasiones encuentros con la sociedad civil sobre la opinión individual o partidista sobre el modelo de explotación del recurso del subsuelo hasta la comercialización del commodity al final del ciclo productivo convertido en ingreso fiscal, ganancias, tributos.
  12. Fueron quince años de debates que recogieron las versiones politicas de las aspiraciones individuales y de grupos políticos con relación al modelo de desarrollo que se prefiere. Mi documento recoge una discusión entre individualidades y grupos políticos que desde 1959 exigían la nacionalización de la industria petrolera, discusión que comenzó apenas se inauguraban las sesiones en el nuevo Congreso y giraba en el discurso de Cardenas, (allí en México estaba la crema de, a crem de los políticos venezolanos en el exilio de los 50, y se planteaba la necesidad de nacionalizar el petroleo, y por ello había que adelantar el termino de las concesiones.
  13. La mayoría de esos parlamentarios no comprendían los economics de lo que ellos expresaban, pero las empresas extranjeras comenzaron simultáneamente la descapitalización de las instalaciones y pararían la inversión. Me recuerda los profesores universitarios que han tenido por décadas años de 16 meses, mes de aguinaldos, vacaciones, prestaciones adelantadas, otro mes por lo que sea… hoy los profesores universitarios ganan 100 dolares…ellos seguramente ignoran que la política los puso a comerse la gallina y los huevos muuuuuchos años antes del colapso…así ocurrió con esa cosa extraña de maximizar la renta del petróleo. Lo cierto es que de aquellos lodos trajeron estos polvos,
  14. Muy citado por años, el discurso del dirigente de AD Ruben Sade Perez quien leyó en el Congreso algunas de las proclamas del 1er Capitulo del libro de Romulo Betancourt de acabar con “baile de las concesiones” expresión del propio Betancourt, quien junto a otros dirigentes políticos de AD y otros partidos una madrugada de Octubre 1945 en una junta cívico militar, RB y MPJ coaligaban sus idearios de nacionalización del petróleo bajo la decisión política que requería de unas elecciones y formación de

Gobierno que se dio con Gallegos, con Juan P Per3ez Alfonso como Ministro de Fomento de ese gobierno. El nacionalismo petrolero venezolano, nombre que utilizo para marcar la historia, pedía la nacionalización de la industria petrolera o Estatización que para los efectos de captura y reparto de renta son las caras del mercado, oferta y demanda.

  1. De los discursos de unos 150 diputados, durante casi 15 años, pudimos derivar el “modelo político” que la mayoría del Congreso deseaba. Las razones fiscales dominaron esos debates, el consenso era pleno, según esos debates, así como de las comisiones creadas por el Gobierno y el Congreso para justificar la nacionalización y poner en manos del Estado y el Gobierno la totalidad de la industria. En un discurso de Mayobre en el Congreso como-Ministro de Hacienda- hablo sobre el consenso fiscal, que giraría sobre la maximización de la renta petrolera, según los números que el manejaba, la industria en poder del Estado y el Gobierno no tendría que distribuir se la renta y el ingreso fiscal con asociados basados en concesiones por extensión en el tiempo.
  2. Ello daría paso al modelo impuesto en Irán en 1952 de maximización de la renta, en un acuerdo entre el Sha la Cámara baja y las empresas británicas, las cuales volvieron después de depuesto Mossadeq el hombre que nacionalizó el petróleo de la manera que lo hizo Chavez en 2007/2009. Ese error lo cometió Cardenas en México, Irán, y los otros países del Mediterráneo africano y medio oriente, lo cometió Venezuela. Cuando se hagan los anales de la OPEP quedará impreso en estos términos “tanto nadar para morir en la orilla” el petróleo vivirá su pico y los países petroleros tendrán muuucho petroleo en su subsuelo
  3. El esquema discutido en el Congreso Nacional fue el mismo de México e Irán de maximización de la renta del petróleo, esquema que imponía un mecanismo de captura de renta bajo el modelo de monopolio, el caso venezolano. Los grupos políticos impusieron el proceso de maximización de la renta del petróleo, el razonamiento expuesto tanto por invitados como por el propio Congreso. Era simple pero incierto dado que asumir que el monopolio rendiría mayor renta que en otro esquema de captura de renta, e naive, pero no era raro en un entorno de gerentes y políticos con escaso dominio de lo económico, esto no hacía falta, la renta abundante decís, compre dos y no haga cost-benefit análisis.

 

  1. Al termino de los setenta y los ochenta el costo marginal de producción de petróleo se doblaba hacia finales de los 70, razones físicas, administración y gerencia y crecimiento de los costos de producción, ineficiencia natural del monopolio, creando un curioso escenario donde la dependencia de lo que hiciera la OPEP, Venezuela no era el socio marginal al respecto, y por las cuentas de la renta sacada erróneamente al subir el costo de producción y caer la producción en casi un millón de barriles diarios se redujo el ingreso petrolero.
  2. El objetivo de maximizar la renta del petróleo deprimió el crecimiento de la economía, y en el mediano plazo, su maximización era ingreso fiscal exportado al mercado internacional por deuda e intereses a pagar, y por desvíos de fondos por la corrupción, pero tambien por desinversión e inversión en los mercados internacionales; uno de los casos más extraños y sin realmente economics que lo expliquen, excepto a la ingeniería social. La maximización no se cumplió y esto era obvio, los parlamentarios y líderes petroleros de entonces se habían equivocado, el error se trata de remendar en 1995, no sin antes caer en crisis de balanza de pagos y default por impago de la deuda en 1982, y una crisis financiera que arrastro la recesión de la economía dada la seria caída de las inversiones petroleras.
  3. El ensayo y la nacionalización no tenía razones económicas naturales, sino era uno de los tantos experimentos de ingeniería social dirigido a maximizar la renta del petróleo al costo que ellos lo impongan, el dueño del petróleo reclama via Gobierno los fondos que genera el petróleo. UN análisis económico sencillo, digamos de costo beneficio, no daría las lecciones del error, pero intereses de grupos tanto dentro de la corporación como en su liderazgo, asociados a grupos políticos decisorios en el Congreso dirigían el comportamiento errático de PDVSA desde 1975 hasta 1989-95.
  4. El remedio llegaría algo tarde y en un modelo de retorno del capital privado internacional de acuerdos en convenios para petroleros no extra-pesados y asociaciones para los extra-pesados, le sistema sin embargo pese a mostrar un mediocre marco jurídico, y que probaríamos en el 2007/9 dado que los derechos de propiedad de los socios internacionales se mostraban debilitados ciertamente, aunque no en las condiciones jurídicas en el modelo de empresas mixtas de 2007.
  5. La nacionalización fue el punto de inflexión el regimen de nacionalización conducido de la mano por la política, y que se llevó en los cachos casi un millón de barriles diarios de producción, el fracaso era evidente, los nacionalistas no manejaban la economía, sino el grueso de experimentos de ingeniería social y esta no sirve para definió costos y beneficios, es decir, la microeconomía del negocio petrolero, en décadas de explotación desde la primera década del siglo XX.
  6. Con estas cortas comentarios, nos toca respondernos que es eso de un “modelo petrolero” creado por Tinoco y Lauria, según se desprende del libro en referencia a Tinoco escrito por Juan Carlos Zapata al cual sectores de la opinión publica poco informada en relación a economía y petroleo, que han creído el cuento según el cual se basó la nacionalización del petroleo y la creación de PDVSA, proceso que tomo quince años, y llamado “modelo Tinoco, Lauria and alters). Para una clasificación económica de los diferentes modelos de captura de renta, en el marco de una nacionalización como la Venezuela, similar a la de Cardenas en México y Mossadeqh en Irán, su objetivo es disponer de “toda” la renta y encargarse de la producción de manera directa por parte de la empresa operadora, n este caso la empresa estatal (PDVSA) y posterior a la distribución que no es otra cosa que la “captura de renta”.
  7. En mi ensayo La Economía Política del Petróleo venezolano establezco sobre la evidencia internacional los diferentes modelos de captura de la renta y las relaciones con el capital nacional e internacional en Venezuela desde las concesiones a venezolanos desde 1865/66 recoge toda la historia de 144 años, y recoge la experiencia venezolana desde el siglo XIX, a lo largo de la historia petrolera nacional seis modelos. Todos ellos variantes del modelo que emerge de propiedad del subsuelo por parte del Estado, y en relación a ese determinante circunstancia en términos del ejercicio de los derechos de propiedad que satisfaga los intereses de la empresa privada nacional o internacional; es decir, la propiedad sobre el recurso que sea consistente con la realización del commodity y el reparto de lo que para la empresa privada es son ganancias y para el dueño del  subsuelo, el Estado, la renta, sobre el recurso más allá del yacimiento/pozo per se la manera como participa el capital privado nacional/internacional, así como el sector estatal en reparto del ingreso petrolero pre tax.
  8. Acá no hay secretos, desde la nacionalización ruidosa de Mossadegh en 1952 en Irán hasta 1973 con la ola de nacionalización incluida la venezolana, con excepción a Arabia Saudita en la OPEP se sintieron problemas de agotamiento físico, por lo que el juego de cuotas no obtuvo resultado apropiado a las expectativas, caiga el precio y recorte de la producción, tomo el camino de grandes confrontaciones políticas que trajo la reducción de la renta petrolera desde el mismo 1975 para alcanzar los niveles menores en 1989 en ocasión del 2do Default de deuda de la Republica y Venezuela. El eje de esos acuerdos estará en el reparto con socios extranjeros, adicional al esquema de captura de renta.
  9. Hay que considerar que el concepto de captura de renta que utiliza la economía política y el análisis económico en general se corresponde con la propiedad estatal sobre el recurso, aunque los derechos de promediad del Estado son difusos, se asume el concepto de soberanía para generar un marco jurídico de fuerza internacional frente al derecho internacional, bajo ese supuesto el capital privado nacional e internacional puede negociar con el Estado. En la economía política utilizamos un arraigado concepto que explica los difusos de los derechos de propiedad dado que la propiedad real se diluye entre todos los habitantes de ese país, es el conocido teorema conocido como la “Tragedy of Commons” un entorno institucional donde todo es de todos, ergo nada es de nadie.
  10. La evidencia empírica internacional muestra ese mecanismo económico de captura de renta, bajo un proceso denominado de maximización de la renta _del petroleo- que expone que la relación fiscal entre gobierno y el recurso convertido con commodity generador de esa renta se estableces sobre mecanismo de maximización, el punto de equilibrio lo constituye -teórica y matemáticamente en el horizonte donde la próxima unidad de renta a captura se ejecuta sobre la base de una caída de la producción, y deja libre a la variable precio, que al ser sustituida la regla del mercado por un arreglo político en la producción, el recorte de esta envía fuera de su punto de equilibrio a la renta, la cual se maximiza sujeto a un esquema de precios capaz de sostener el ingreso con menor costo que en el caso de aumentar la producción bajo la expectativa que el impacto en caída de precios es mayor generando una caída de la renta mayor que en el caso de recortar la producción que implica menos producción por un precio mayor que supera las pérdidas generadas en el primer caso mencionado en este párrafo.
  1. Esta regla es la que trato de imponer la OPEP a lo largo de 50 años sin que hoy se pueda afirmar que como tal el punto de equilibrio costos, producción y precios favoreció al ingreso fiscal del Estado dueño del recurso/commodity. Con este análisis económico en línea cubrimos las restricciones y reglas que componen los diferentes modelos de captura de renta entre ingreso -renta- costos y precios. En mi investigación hacia mediados d ellos ochenta, y ante el fracaso que en mi caso notaba de la nacionalización, arme el modelo de producción de mi tesis doctoral, a través de estimaciones econométricas en el modelo de captura de renta compuesto por diferentes maneras en términos de derecho y economía para el tratamiento de los derechos de propiedad entre el inversionista privado y el Estado soberano.
  2. Recapitalizando veamos en cada modelo, desde el original privado , desde el subsuelo al mercado, pasando por todas las variantes que agrega y asocia un Estado en representación de la tragedia de los commons, y el inversionista privado nacional y/o internacional hasta el modelo menos convencional renta absoluta, como el caso Venezolano expuesto en la Constitución de 1999 y sus leyes, viniendo de un esquema similar con inversionistas privados (dese la nacionalización absoluta hasta la apertura, la cual con su impuesta debilidad jurídica en términos de los derechos de propiedad de los asociados inversionistas y empresas petroleras privadas tanto en los convenios y asociaciones estratégicas, con el inversionista privado hasta el modelo de empresas mixtas del 2007 fraguado para ser utilizado en asociaciones entre empresas estatales, con PDVSA la empresa del Estado Venezuela no.
  3. Acotamos que, a última hora ante la aceptación de algunas empresas privadas extranjeras, ellas aceptaron los contractos que manifestaban explícitamente la debilidad de los derechos de propiedad de la empresa privada nacional e internacional. El modelo al final de la tabla que realice era de naturaleza privada plena desde el subsuelo -léase recurso- hasta su comercialización amparados por derechos de propiedad que requerían de ser bajo el marco de un mercado libre, donde el riesgo desde el subsuelo al consumidor corresponde plenamente a la empresa privada en dominio de su contrato, realizado en el mercado al momento de convertir el balance en mecanismo de apalancamiento para sostener su comportamiento económico.
  4. Para ser honestos, la lista es largo, aglomera políticos, petroleros, patriarca o no patriarca, la lista es larga, todos estuvieron en la fiesta y políticos, estuvieron todos, nadie se perdería esa foto, los archivos filmados son abundantes. Mas allá de una comisión poderosa para crear un modelo creo que es un desatino metodológico, no salía de ese público un modelo X, el modelo existe y cada país le puso su adobo. Nació el rentismo y el PetroEstado, porque los políticos desde sus curules eran administradores de esa renta y decidían el reparto y las reglas del reparto.
  5. Los políticos acordado y aprobaron en 1959 de inmediato al día siguiente de aprobarse la Constitución en 1960/61 la suspensión de las garantías económicas, ellos no querían ver el capitalismo en el petroleo, el socialismo prevalecería y la economía fue sustituida por la ingeniería social, un mundo en el cual los costos no existen, los precios son bajos y si hay que parar los grifos lo haremos por bien del fisco, fuera los capitalistas del petróleo, estos decidieron ponerse en la cola del reparto y así nació el socialismo cámara-corporativo entre privados empresarios y muchos empresaurios, del campo y la ciudad, los fondos de renta bancos industriales, bandagros, corporaciones de fomento, y hasta un perdón colectivo de deuda que monto los 5500 millones de dólares en 1974,.
  6. Y un programa de construcción de infraestructura con el cual se pudo haber financiado vías para ir y venir New York Los Angeles viarias veces ida y vuelta…etc. etc., la renta petrolera per cápita fue cayendo para finales del 1989 era apenas 7% del PIB, es decir, el petróleo fiscal estaría llegando a su fin, era un alerta y sobre el cual fuimos y dimos conferencias y explicamos, nadie entendía de que se hablaba,, y el ciudadano de a pie pagaba un impuesto inflacionario para que desde 1983, con la megadevaluaucin de ese años, y PDVSA tuviera su dólar 1::4.3 y 1:1 el resto 1:11   es decir estábamos financiando la llamada internacionalización de PDVSA…
  7. ….un análisis de costo beneficio que no se hizo no lo soportaba esas decisiones…,,y así de golpe y porrazo el colapso y una deuda impagable que supera los $100.000 millones y una infraestructura lista como para chatarrear a los hornos del acero y una cola por lavado de dinero y por narcotráfico, un capital extinto, lo cierto hoy es un México, Guyana, Colombia, Brasil, y Argentina estarían por encima de nosotros en competitividad…el mercado se nos puso angosto. .y al final del camino de nuevo a la alianza política entre el gobierno de Maduro y la oposición, ambos mantienen sus mantras ideológicas similares. Se acompañan los mismos incentivos, afortunadamente por allí no fumea, y es probable que no fumeen más…

Hoy y por fortuna muchos países producen petróleo, los costos marginales convergen aglomerados y no tan dispersos cuando los precios eran dominados por la voluntad de cortar la producción, eran los “precios políticos“ la “ cláusula cheating “ en la OPEP se creó para poder darle algo más a los gobiernos que querían cobrar el precio del recorte pero sin el recorte…y el mercado castiga a los menos competitivos, y hoy entre estos, esta Venezuela, una buena parte de esa historia es el legado del monopolio, el PetroEstado, esta forma de organización económica se reconoce porque el precio del monopolio es mayor que el precio del equilibrio, en el mercado, desde luego…y se le conoce como la renta monopólica.

Esa etapa acabo y ahora, nadie sabe si Venezuela podrá competir en el mercado actual, la caída de la producción habla por sí sola, su producción cae pique no puede competir…cualquier otra cosa es un invento, la respuesta que da la economía es poderosa, y a juzgar por el consenso que existen entre los partidos independiente si es gobierno u oposición, el acuerdo es mantener al Estado convertido en PetroEstado. La nueva política viene por lo suyo, si los ayeres enriquecieron y crearon un poder político con el petróleo en poder del Estado, porque ellos no desearían lo mismo…esta reflexión viene desde lo más recóndito de la nueva generación de políticos, ojo son nuevos por edad, pero hasta allí, del resto traen las mismas taras de ayer….

 

El Petro, ni dinero ni valor intrínseco, solo valor ficticio convertido en la carta de racionamiento electronica del socialismo venezolano.

 Algunos conceptos.

En algunos medios en la opinión pública, afiliados al negocio petrolero como del propio gobierno se extiende un curioso , y nada naive, concepto de “valor ficticio” para referirse al precio que refleja en el mercado una criptomoneda, la atención va dirigida al cachicorrinco modelo de dinero cripto creado por el gobierno.

Lo de criptomoneda lo pasamos por razones del discurso, porque en su caso , el Petro estaría utilizando   cierta tecnología digital, no para crear un mercado como cualquier criptomoneda privada, sino para oscurecer un concepto de dinero digital que –el gobierno afirma– estaría respaldado por petroleo, oro, y otros en propiedad estatal. Por cierto, y de la misma manera, utilizamos ese mismo argumento, por ser análogo al bolivar, para suponer que esta moneda de papel, digitalizada y en hiperinflación, estaría, y solo tácitamente, sino por extensión jurídica de la Ley del BCV, al imprimir un dinero con respaldo de las reservas internacionales, generadas estas por el petroleo.

Sin embargo, ese respaldo lo esfumó una colosal colapso de la balanza de pagos, lo cual simultáneamente redujera violentamente el ingreso fiscal generando una hiperinflación producida por una masiva monetización del déficit fiscal acumulado por anos, lo cual diluyó el poder de compra del bolivar reflejando una violente devaluación y depreciación del bolivar, el cual fulmino más del 90% del poder de compra expresado en precios y valores en un momento dado.

Esa analogía nos dice que la actual situación de colapso de la produccion petrolera, el Petro se devaluaría con la misma velocidad que el bolivar, sin importar si es cripto o no lo sea y esa es la razón por la cual el Gobierno “fijó” su precio en $60 por Petro, razón por la cual el Petro no es “dinero” convertible en un mercado, y en contradicción con la definición de sus reglas de circulación, emitidas por la Superentendía referida como una cripto divisa denominada Petro con valor fiduciario, nada de esto es cierto..

  1. El Petro definitivamente no es dinero, pero puede ser una ficha de cuenta.

Lo curioso en este mercado del absurdo lo encontramos rápidamente, el Petro per se no cubre las tres importantes características que define al dinero, cualquiera que sea la forma que busque para expresar valor, como medio de intercambio, como medida de valor y como reserva de valor. Por ahora solo se puede asegurar que Petro es solo una unidad de cuenta, desmaterializada, sin embargo, sus creadores en el Gobierno y consultores económicos continúan aconsejando a sus clientes que entren al circuito del Petro en sus redes en el gobierno, porque ese sería un peaje para comprar divisas, euros o dolares u otras divisas internacionales.

Como era evidente y así lo hemos discutido desde hace dos años , el Petro no tiene valor intrínseco, no es convertible por diseño, es un token dirigido a la creación de una tarjeta de racionamiento, en los menores ingresos, para asegurarse de cierto control social como se ha comportado en Cuba en cincuenta años un esquema político de distribución de la escasez de bienes. Las diferencias de Petro venezolano de esta época es su naturaleza desmaterializada, digitalizada, que le permite al gobierno un estrecho control desde su administración central hasta el consumo del venezolano humilde, que opera con ese dinero de cuenta -digital.

Otra curiosidad cada vez más diluida, emerge de las fantasías del gobierno de respaldar un dinero digital -en el mejor de los casos, dinero paralelo- con petroleo, -cuya producción se ha reducido en más de dos millones de barriles diarios- con la pretensión de hacer convertible -dinero FIAT, fiduciario- generado en un decreto del Gobierno, en un entorno socioeconómico donde el bolivar se ha devaluado en 99% de su poder de compra. Como Ud. podrá ver, entre conceptos y estas, el Gobierno y el BCV no abandonan el intento de nutrirse con las divisas o dolares que posee y utiliza en el mercado venezolano individuos y sus empresas.

  1. Solo un token, propiamente dicho, sin valor intrínseco

Tokens han existido siempre, des que existen sistemas de impresión acuñación de monedas, y constituyen medios que reducen el riesgo en el manejo de instrumentos financieros de alto valor, sustituyéndolos por tokens. En el mundo físico, las fichas de monedas existen desde los tiempos de la moneda metálica, particularmente oro y plata y billetes de alta denominación, hoy semejan a certificados de valor que podrían cambiarse por los valores que representan, monedas o fichas para transporte público, por ejemplo, o fichas para los casinos, adoptadas para reemplazar la moneda física y los riesgos de manejo de efectivo, como el robo, pero sin valor intrínseco ni valoración económica de ningún tipo

En el mundo de la criptomonedas un token, que no tiene significado o valor extrínseco y mucho menos intrínseco, cuya utilidad depende que el valor que teórica o prácticamente represente tenga valor intrínseco, explotable. Por ejemplo, en el mejor de los casos , el Petro podría ser un token que podría representar el respaldo del petroleo, únicamente con la condición de ser valor explotable y en el mercado, solo que esta definición no es posible reunirla por razones físicas, financieras, económicas, la produccion de petroleo ha caído en doce años en dos millones de barriles de petroleo, en un cuadro económico critico donde la tasa de declinación y agotamiento del petroleo han alcanzado una situación que solo se siente cuando un recurso que producido genera un commodity se ha hecho difícil, mostrando al petroleo venezolano competitividad inmensa y sustituido en sus viejos mercados por otros petróleos de mayor calidad y en países viables política y económicamente hablando,,

El Petro no posee esas características, no tiene valor y su respaldo no es explotado masivamente bajo un régimen de propiedad que permita su titularización y con ello la emisión de certificados de petroleo físico, expresado en términos de futuros, o certificados de depósitos de petroleo con la obligación de ser canjeados bajo condiciones de default y quebrá,

En ausencia de estas condiciones requerida, el Petro no podrá ser token del petroleo por la sencilla razón que el petroleo que lo respaldaría en teoría no es sino recurso y no en produccion. Por ello es solo un token -del bolivar- para no tener que linear con tantos ceros en cualquier programa contable. En resumen, y para recapitular, debemos afirmar que la pertinencia que esos conceptos básicos utilizados para este análisis sobre dinero paralelo, desmaterializado, digitalizado, mostrado como una unidad de cuenta no posea ninguna de las tres características del dinero, cuenta, medio de intercambio, cambio, medio de valor e inversión, como reserva de valor.

Sin embargo, el argumento utilizado en este párrafo, es útil en el sentido que permite comprender a la gente las razones a través de las cuales la racionalidad económica del individuo perdura, mientras que la ideología, puede tomar el lugar del conocimiento y el ciudadano de a pie convertirse en un “walking dead” de regímenes politicos depredadores que pueden llegar a los extremos de engañar y estafar a los ciudadanos venezolanos que el Petro es una moneda y que su fiduciariedad estaría respaldada por petroleo, cuando eso no es cierto.

  1. Monetizar reservas de petroleo, el espectro levantado sobre el Petro

En ese marco conceptual proponer algo que llaman “monetización de las reservas de petroleo” ideologiza al individuo, en torno a la presencia del concepto de un Estado poderoso capaz de generar en un lance de birlibirloque un respaldo en algo que es por definición económica un valor ficticio, petroleo en el subsuelo, sobre el cual el Estado ejerce su propiedad amparado en derechos de propiedad difusos sobre recursos sin valor intrínseco. Sobre la base de la soberanía, sin que el recurso haya sido convertido en un commodity, una mercancía que el mercado valora compra y vende, independiente de su posición física y subjetiva para ser transado en un mercado.

En otras palabras, el petroleo solo sería dinero contante y sonante a posteriori que algún acto legal y económico haga posible que el petroleo commodity haya sido aceptado socialmente en el mercado titularizando su explotación y produccion. Estos ‘monetizadores’ del petroleo -en reservas- son idénticos ideológicamente hablando de aquellos que trajeron el Petro y pretenden que todos le reconozca -a juro- un valor intrínseco que no dispone.

  1. El Petro como unidad de cuenta no posee valor intrínseco.

¿Qué podemos discutir al respecto? Y preguntamos que se quiere comunicar con “valor ficticio”; Y porque no valor intrínseco? ¿Que valora, y desde luego expresa o coloca precio a una moneda fiduciaria en general y al Petro en particular? ¿Sera lo mismo que llamamos moneda de curso legal?

El punto de partida, el cual es prácticamente el punto final nos trae y nos lleva a la discusión que ha estado vigente por casi tres siglos, en la economía clásica, la definición de precio; para unos ideológicamente encausado a comprender que la intervención del Estado en los asuntos de la vida económica del hombre ocurre como hecho natural, y que, por ello, es mejor que sobre con tal que no falte. El venezolano, sin importar extracción social y cultural, piensa y le parece en general, que el Estado debe poseer las cosas que pertenecen a los ciudadano, y en medio de catástrofes socio económica que vivimos, el criterio del Estado Tótem, no se debilita.

Así sujeto y objetivo en una transacción económica que medie un mercado, con derechos de propiedad bien definidos y no difusos, como los que atañen al Estado como dueño de cosas que producen bienes y servicios, y entre ellos, productor del dinero en entorno, por esta viciado, por la fuerza que tienen en ellos los intereses de quienes manejan y administran ese Estado, el hibrido resultante, no es puramente de libre oferta y demanda, en un mercado libre, y lo cual nos lleva rápidamente a la definición postclásica de precio, de Menger y no de Smith y a la respuesta de una vieja pregunta de cómo repercute eso en el valor que se le otorga al bien, servicio, commodity que la gente obtiene en un mercado para resolver una necesidad.

  1. Fiduciario es el dinero FIAT que el Estado imprime, fiduciario es la cripto moneda que no tiene un Estado que la imprima, es privada ¿Dónde se ubica Ud., amigo lector? ¿ Que es entonces dinero fiduciario?

Que podríamos decir, en una economía como la actual, el dinero base que imprime el Banco Central, es fiduciario y se pretende que tomemos la fiduciariedad en base al orden que rige la impresión de un dinero que es un pasivo del Estado (Banco Central) y fiduciario que tenemos que creerle a los administradores y responsable de la fabricación de ese dinero, que el señoreaje, una muesca en la fiduciariedad, que ellos serían cancerberos rabiosos para cuidar que las políticas economías, fiscal y monetaria cumplan con mantener el valor nominal de la fiduciariedad -por debajo de la inflación- en el sentido de hacer todo para mantener el poder de compra de la moneda que aceptamos por FIAT.

La historia nos dice que ese compromiso legal, pierde toda valor en momentos en los cuales el Gobierno, que llego allí por votos o plomo, decide por razones particulares de interés de grupos y corporaciones mercantiles y políticas diversas correr un regimen de dinero laxo, fallando al articulado de la ley que exige mantener su fiduciariedad. En base a esta discusión citamos a F Hayek quien recogió sus ideas al respecto, ¿Qué hacemos con el dinero fiduciario cuando se privatice ¿

En ese sentido reducimos en tres palabras la discusión que Hayek, en un libro titulado “ Desnacionalización del dinero”, del dinero de “curso legal”- la conclusión que nos lleva a comprender que solo monedas privadas pueden comportarse e interpretar como fiduciariedad el mecanismo que asegura que el mercado transa como intercambio de derechos de propiedad y no una fiduciariedad prestada por una institución en el poder político, el Estado/Gobierno, que aparece en el terreno de los grupos de interés, lo cual resume los derechos de propiedad del Estado/Gobierno como derechos de propiedad difusos,

Ese argumento de Hayek es el que hoy podemos aplicar a las monedas encriptadas, en efecto, dinero fiduciario, pero cuya impresión/digitalización está signada por un mercado, una transacción entre individuos y sus empresas, y no como se nos ha traído la fiduciariedad del Petro como hipotético dinero encriptado, Ello nos abre una interrogante, ¿Como se comportaría el mercado con ambos tipos de monedas, seria cierto que ambas serian ciertamente fiduciarias?

  1. Petro, sin valor intrínseco, sin precio y sin valoración en el mercado; Teoría económica precios y valores

En realidad, el debate sobre las criptomonedas tanto en la calle como en medios académicos sobre las criptomonedas, (diferente al PETRO que no lo es) no pudo resolver, al menos en lo que a nivel publica se refiere el conundrum de las criptomonedas estatales “y privadas.

En ocasiones muchos creyeron que el Petro, criptomoneda tenía respaldo en petroleo, pero dejaron de lado el tema central de las monedas cripto, esas son las razones por las cuales su valor intrínseco opera con un mercado abierto y libre sin problemas, el requerimiento es que sean privadas, y no como el Petro que pierde su cripto bajo propiedad del Estado. En otras palabras, el tema básico consiste en comprender como se genera y comporta en el mercado su “valor intrínseco” ; ello explica porque el Petro, no solo no es una cripto moneda, sino que no tiene el respaldo que el Gobierno de Venezuela impuso, como respaldo básico, el petroleo, el oro y otros minerales en propiedad estatal.

Es evidente que esas razones detrás de tanta incomprensión y escaso mercado del conocimiento lo encontremos en las definición de precios, valor ficticio de dinero que solo existe por el ejercicio de propiedad difusos. Asi, de acuerdo con la teoría económica y la definición de precio como un carácter subjetivo de cada individuo, que opera entre oferta y demanda -preferiblemente en condiciones de libertad en oferta como libertad en demanda- es decir, el precio refleja un valor subjetivo (individual) diferente a un valor objetivo del objeto, porque el precio es la percepción del individuo y pertenece junto al mercado, las instituciones fundamentales requeridas para que opere la libertad económica.

  1. El debate es viejo y se inscribe más allá del mundo clásico liberal

…pero se habia ha perdido por decadas, que lo que yo (a)precio con determinada percepción individual, con determinado valoración personal -y quizás colectiva- no es lo mismo que tú aprecias y desde luego valoras y precias. Asi, por ejemplo, podemos apreciar, digamos en un simple café, podemos tener diferentes percepciones de valor y precio entre varios individuos en una barra de un cafetín, La pregunta inmediata seria esta: ¿ …y siendo así porque entonces aparece un precio único? .

La satisfacción de esa percepción ocurre en el momento en que lo me piden en pago por ese café satisface mis gustos y bolsillo, cosa que y el cual podría variar desde el momento tomar el café, y el cual difiere de los otros, pero es satisfecho si mi percepción de ese precio, satisface al mismo tiempo mi restriccion presupuestaria (bolsillo) llegando inclusive al momento de decidir cuanto pagaría por la satisfacción causada por ese café, acaso, dos dolares por un café que me transmite subjetivamente un placer del cual pienso sobrepasa los dos dolares que estan escritos en la pizarra de precios, y sin embargo pago solo dos dolares.

He pagado por el café cuyo placer al tomarlo, resulto superior a los dos bolivares destinados para cancelar su precio. El objeto es el café, sujeto a su arma y calidad, satisface o no mis expectativas, precio y valor se encuentra en conjunción entre el sujeto y el objeto. Esta percepción es lo que distingue a humanos de animales. Quizás sea más grafico una propina, un precio que pagamos -por fuera- del proceso de servicio y produccion, pero que representa un valor, en mi satisfacción, intrínseco en el intercambio de mi necesidad y la oferta del bien que transa esa necesidad con su satisfacción.

El razonamiento es ‘austrian economics’ y es standard y supera el de la ingeniería social de Keynes que define la percepción expost como objeto y no sujeto. Por eso el socialismo nazi, el fascismo, y el comunismo son tan cercanos, como una sola familia, donde el hombre es sujeto del Estado y los intereses de los grupos que lo controlan, las necesidades del individuo, a satisfacer son posteriores a los intereses de los grupos en propiedad de las instituciones que administran el Estado/Gobierno.

  1. ¿…entocnes cuando cuesta un Petro?

Bajo este razonamiento , por ejemplo, la discusión sigue abierta acerca del valor intrínseco de la criptomoneda que en propiedad del Estado se juzga a sí misma como como fiduciaria, que , en términos de teoría económica llamamos “fiduciaria” al valor intrínseco, en el caso de la “moneda de curso legal” prefiero referirme a mi ensayo sobre el Petro, donde traigo toda la discusión que puso Hayek en Londres y Chicago sobre la necesidad de desnacionalizar la moneda, porque no hay tal moneda de curso legal cuando son todas -excepto los metales con valor)- son fiduciarias, como las criptomoneda. (Lo importante que pone Hayek en la mesa es que, en una sociedad libre, no hay moneda de curso legal, y nadie me puede obligar a pagar con una moneda que no es la que yo quiero utilizar para pagar.

Cuál es el precio entonces, “ficticio” o “intrínseco”, y su precio sube, y sube simplemente porque hay fuerte demanda, más nada que eso, y el precio sube por decisión individual nadie lo impone, la suma de todas esas decisiones individuales es la nos dice por ejemplo que el socialismo destrozo a Venezuela, no Chavez ni Maduro, para ser correctos.

 

Petro, dinero paralelo, desmaterializado, no fiduciario, bajo control de cambio del Gobierno. Una estafa al ciudadano que vive de su salario, un SCAM

Petro, una estafa al ciudadano que vive de su salario, un SCAM

¿Había pensado Usted que el Petro vendría con el mercado negro bajo el supuesto afirmado por el gobierno de ser dinero fiduciario? El Petro en realidad es otra cosa, mas parecido a un SCAM, una estafa y solo dinero paralelo desmaterializado, es decir, digitalizado, veamos esos detalles en esta radiografía a su estructura de valor.

El Petro, un dinero paralelo diseñado para engañar a consumidores de bajos recursos y bolivarizados, los dolarizados no tienen utilidad de un dinero paralelo al Bolívar. De esta manera, el sistema de servidumbre tiene dinero falso y bajo control del Estado, un cuasi-dinero digitalizado, unidad de cuenta, ergo, no es dinero fiduciario.

De partida y por definición de su arquitectura digital, el Petro (que tiene un -supuesto- precio de 30 dólares) no se puede canjear por ninguna otra moneda, tampoco puede efectuar las tres principales características que definen al dinero, sea o no “cripto”.

De acuerdo con las reglas que controlan el cambio/canje/arbitraje del Petro, el Petro habiente -tenedor- vende una ilusión que el gobierno le vende como divisa o valuta, aquella moneda fiduciaria emitida por un país que la respalda por su poder económico, siguiendo la regla de abandono del Patrón Oro, en 1972, por los Estados Unidos.

Sin embargo, sus características principales como dinero, precautelativa, especulativa y transaccional no están entre las características del dinero digital y paralelo con el cual definimos al Petro; por lo tanto, el Petro no califica ni como valuta, ni divisa o dinero fiduciario. Pero, es un emisario político, lleva al público que lo demanda al servilismo del Estado, una señal acerca de su poder coercitivo que ejerce como dueño de una señal electrónica que trata de operar como dinero paralelo digitalizado.

De esta manera, el Estado expresa sin tapujos, en las buenas y en las malas, que el Petro es moneda digital porque el Estado lo impone. El usuario del Petro, que ahora lo utiliza como un “token” o ficha de cambio, sabe que circula electrónicamente bajo control de cambio y no es convertible, no es dinero fiduciario y es propiedad de un Estado.

Revisemos la teoría y política monetaria para aprender más del Petro y el dinero. Observemos el “core” (punto central) del concepto y eso que el Gobierno impone como dinero-divisa: el Petro.

Para calificar como dinero, fiduciario, de curso legal y paralelo, éste debe presentarse como unidad de cambio (transaccional) para adquirir bienes y servicios sin ninguna limitación, también debe poseer la capacidad de ser dispuesto por su propietario como instrumento financiero de ahorro, y por último debe estar disponible para actividades especulativas que representan, igualmente, mecanismos que lo hacen propietario de ese dinero paralelo y hacen que el dinero absolutamente sea convertible por otro dinero o instrumento financiero denominado en cualquier moneda.

Nada de eso posee o caracteriza al Petro, ergo, no es dinero, quizás con el mismo valor intrínseco de una “chapita” de una soda o una polarcita. El cripto-experto del Gobierno dice -y copio- “…los artículos que se pueden comprar con el Medio-Petro no son sólo alimentos y medicinas, también ropa, zapatos y electrodomésticos…” Esa otra restricción del Petro se puede extender a todo el diagrama distributivo de la oferta de bienes en el mercado, tanto por individuos como empresas, bajo acción de la propiedad privada.

Bajo esas condiciones de control de cambio impuesto desde su creación, como dinero paralelo, al no poder intercambiarse por otro dinero, como naturalmente caracteriza operaciones financieras en el mercado monetario en cuanto al dinero (paralelo y no paralelo), de curso legal, nos preguntamos: ¿Qué tendría que hacer un agente económico para tener acceso al Petro?

Supongamos que ese sea su deseo, para obtener una cartera electrónica que le permita hacer transacciones (así como hemos afirmado anteriormente), operaciones transaccionales, ahorro incluyendo su carácter especulativo, el Petro disfruta de fuertes reglas cambiarias. Quien tiene un Petro tendrá que morir disfrazado de Petro, no podrá canjearlo en el mercado por dólares, euros, títulos, bonos, acciones; ergo, no es dinero “digitalizado”, es una “chapita” para un truque por empanadas.

Así, por ejemplo, ¿qué hará el comerciante con los precios que él dispone de bienes para venderle las cosas que necesita y que estan permitidas? ¿Tendrá ese comerciante incentivos e instituciones que le permitan hacer con el Petro lo que hace con otro dinero en circulación, por ejemplo, el Bolívar hiperinflacionado, ¿con su poder de compra destruido? ¿Dividirá su patrimonio en, digamos, una mitad dinero FIAT -dólares bolívares- y la otra mitad en Petros? Si así lo hace ese agente económico inmovilizará más de la mitad de su capital -incluyendo la parte de su patrimonio en Petro-, lo cual significa que la mitad(¡!) de su capital quedará inmovilizada por las reglas cambiarias establecidas en el Petro.

Recapitulemos; una moneda normal la definen tres cualidades: la transaccional, (comprar pan y vino), una segunda, precautelativa (ahorrar, hacer a ese dinero plenamente convertible a otra moneda, reserva internacional) y, una tercera, especulativa, que me permite subastarlo, venderlo, tirarlo al aire y ver si cae de “cara o sello”.

Como se puede ver, el Petro no es dinero contante y sonante, tampoco y mucho menos, fiduciario, por las mismas razones, está sujeto por definición a un férreo control del Estado, su propietario. Tampoco es dinero paralelo porque no ejecuta o no permite que se ejecuten todas las funciones del dinero fiduciario, o FIAT. Entonces, propongamos llamarlo, con exactitud: “DINERO PARALELO” (no Cripto-dinero), sino dinero digitalizado, de circulación restringida, bajo control de cambio.

La reacción del público ha sido de inmediata desconfianza -como todo lo que se siente y proviene del gobierno- a tal grado, que ni a nivel internacional ni nacional se registran en los centros de las cripto-monedas, operaciones y transacciones. El gobierno, en autos de esas limitaciones, ha buscado convertirlo en dinero paralelo digitalizado y en unidad de cuenta como lo propone el segundo decreto al respecto.

En otras palabras, el Petro está sujeto a una regulación que inhibe su cambio, ergo, está bajo control de cambio y, ello, es evidente. El gobierno teme que si lo habilita a cambiarse se devaluará -como dinero paralelo- de inmediato detrás del Bolívar, su pariente principal.

En un largo artículo que publiqué por estos lados y por otros, de los cinco que he escrito sobre el Petro adelanté sus características: un dinero paralelo restringido, no cripto, pero si digitalizado. Por cierto, el Petro no podrá ser cripto-dinero porque su transacción en el mercado abierto está prohibida y si no se comporta como base monetaria que circula en efectivo y digitalizado, no es fiduciario o no es dinero FIAT, como lo es toda moneda impresa y acuñada por un Estado.

Debo acotar que tampoco es “cryptomoney”, entre otros razones porque está en poder y propiedad del Estado. Acotamos firmemente: sólo es cripto-dinero si ese dinero es privado. En este caso es propiedad del Estado con la pretensión de ser divisa sustitutiva de otras divisas (euro, dólar, yen, etc.) y por ello no es cripto-dinero, entre otras tantas características que hemos discutido en esta nota. Recordemos que la condición de privado es sencilla y se entiende como aquello que dice: “hoy es mío y mañana es tuyo” y, en el intercambio, hubo bienes valorados por ambas partes en un cierto punto de equilibrio, que define la relación de precio entre esas dos dineros: el dinero paralelo al Bolívar, perteneciendo al gobierno.

Finalmente, una acotación a algo que el gobierno ha dejado de reflejar en su propaganda acerca del Petro es aquello relacionado con las reservas. Recordemos que el supuesto respaldo al Petro provenía del petróleo y el oro, más otras cosas; no sabemos que lo sea del narcotráfico, pero, dudamos al respecto y esperamos una negativa del gobierno inmediatamente a esta acotación de un posible respaldo del “narcobusiness” al Petro.

En lo que respecta al petróleo como supuesto respaldo, queda afirmar que nadie “con un dedo de frente” creerá que una moneda paralela en propiedad del Estado venezolano, en realidad, estará en el mismo entorno que ha llevado al Bolívar a devaluarse perdiendo más de 123 ceros. Todos sabemos que el bolivar se depreció en un 99% porque el petroleo cayó dos millones de barriles diarios de producción.

Respecto del oro, éste está en manos de bandas criminales que son agentes económicos asociados con hombres del gobierno, civiles y militares. Y, hay muchos indios muertos porque los truhanes del oro llegaron a depredar sus tierras en búsqueda del oro con los más contaminantes y depredadores sistemas de extracción y refinación primaria, creando el síndrome de la Tragedia de los

Con todos estos elementos, el Petro luce y se comporta como una estafa, el engaño lo divulgó al país el superintendente de cripto-monedas, quien destacó, esta semana, que el Petro es un experimento -y así lo creo un experimento de ingeniera social- que quiere crear una mecanismo de pago, unidad de cuenta, sin poseer valor intrínseco. Cualquier tribunal internacional, con este argumento monetario que expongo y desarrollo puede declarar el desaguisado del Petro como una estafa del gobierno, digo, entre otras de tantas estafas.

Por ello habrá mercado negro para el Petro, quien tenga Petros podrá ir al mercado negro a vender con descuento, al portador, y recibir menos dólares de los que muestra el decreto. La devaluación llegará, a raudales, junto con la hiperinflación, lo cual causará un segundo colapso financiero a las finanzas públicas y al Banco Central de Venezuela. Así habrá hiperinflación bolivariana y Petro-inflación.

Definimos al Petro como dinero paralelo no trasferible y bajo control de cambio, como una estafa realizada por el poder coercitivo del Estado armado hasta los dientes… para obligar al ciudadano de menores recursos que será destino de pagos con Petro por parte del gobierno, particularmente salarios y otros pagos no salariales.

La ruina de la industria petrolera y de un país que ‘vivía’ del petróleo.

‘…el Estado no produce riqueza…” A. Smith (1789) Riqueza de las Naciones……pero contiene la fuerza bruta de violencia para expropiar y destruir la riqueza…solo el individuo como ente privado como emprendimiento  de su  propiedad produce la riqueza, este es un bien con valor intrínseco, y socialmente aceptado a través de un mecanismo de arbitraje, el mercado.  …..Venezuela 1975 – 2020. 

  1. Primer Video. Introducción. En este video hacemos una presentación de los componentes de toda la presentación total, discutimos las consideraciones en término de energía y economía y esbozamos el desarrollo de un análisis de costo beneficio a lo largo de la presentación hasta el final. frente a lo que ha sido tradicional en la discusión tanto en la opinión pública como académica, según la cual la visión del petróleo y el país, con un Estado dueño y productor, un PetroEstado como algo normal y dentro de un enfoque de ingeniería social, fenómeno metodológico que impedía e impidió reconocer que la crisis del negocio petrolero venezolano es un proceso de largo plazo y una circunstancia coyuntural. Nuestro objetivo ha sido discutir que de acuerdo a la evidencia empírica de unos 60 años, que tomar un camino de crecimiento económico contando con el petróleo como propiedad del Estado es un autoengaño, así como tampoco como considerar al petroleo como eje del desarrollo como por décadas lo presentó e implementó bajo la caja negra de la ingeniería social https://youtu.be/PNctKdc43hM
  2. Segundo video. Cambios constitucionales y legales. (1975, 1999 y 2005-2007-2009) y su impacto en el negocio petrolero, comienzo y fin del PetroEstado, la caja negra de un experimento de ingeniería social https://youtu.be/EeMKHrzGnm0
  3. Tercer video. La economía y las reglas de juego del negocio petrolero, cuenta con dos periodos conectados por la historia de los hechos, tiene desde 1999 el peso del monopolio estatal y su impacto en la economía, un compuesto económico e institucional que ha llevado al “negocio petrolero” al colapso y a la pérdida de competitividad en el mercado petrolero internacional. https://youtu.be/e_wpWCe2JpU
  4. Cuarto video. Las reglas de juego del negocio petrolero, la economía, ganancias y pérdidas, o mejor dicho renta fiscal o colapso: renta o beneficios, estatal o privado y el impacto que la propia industria recibió bajo el esquema de maximización de la renta del petróleo, toda la Rentas es del Rey, nos trajo en dos décadas a un final que al parecer por lo ocurrido desde la Revolución de Octubre -alianza cívica militar entre Betancourt y Perez Jimenez- teníamos guardado en la historia del PetroEstado. https://youtu.be/5wXMQsjZab0
  5. Quinto video. El caso de las nacionalizaciones y la debilidad de los derechos de propiedad en los modelos de asociación, llamado Empresas Mixtas, una organización de un negocio entre socios particularmente diseñada para asociar al Estado venezolano via PDVSA con otras empresas petroleras en propiedad Estatal, y algunos socios privados, seleccionados al ritmo de rent-seekers. https://youtu.be/8CKCPdCTEo4
  6. Sexto video. El colapso industrial y económico de PDVSA proviene de tres esquemas políticos y económicos generados en mayor parte en decisiones de ingeniería social dirigidos a desviar el ingreso petrolero hacia otras actividades económicas, al costo de la descapitalización de la industria petrolera, a lo cual se agrega la fuerte presión del gasto público, el enorme crecimiento del Estado, del Gobierno, el dueño del recurso y el commodity https://youtu.be/8CKCPdCTEo4
  7. Séptimo video. Colapso financiero, endeudamiento más allá de los límites del Estado, desinversión, presión fiscal y un negocio dirigido para delinquir y el default, la pérdida del mercado internacional de capitales, y un recurso en el subsuelo sin mercado por un periodo de tiempo que el mismo tiempo se encargará de extender. La privatización, podría ser el remedio, pero en ese escenario el Estado no tendría renta petrolera, y su tamaño tendrá que reducirse, privatizando todas las actividades económicas del Estado. https://youtu.be/3sIpnJAjGYI
  8. Octavo video. Consideraciones fiscales y financieras del petróleo, “constitucionalizado” y la agenda del PetroEstado en sus dos versiones, una light y otra hard, ambas como base de un sistema económico calculado y concebido en lo que ha sido un experimento económico-político de ingeniería social, el modelo de organización y análisis de un compleja industria que conecta a un recurso son valor intrínseco con un commodity con valor, sujeto a las necesidad políticas del Estado y quienes lo administran, capturado, por votos o por plomo; para los efectos, lo mismo. https://youtu.be/BPDO7mS75zk

¡El Estado y la politica se tragaron el petróleo!

La economía y el petróleo.

Por décadas, el petróleo, producción y factores de su producción , estuvieron separados del análisis económico, de la economía, el análisis económico no era “necesario”, la razón fundamental tenía que ver con un hecho, el ingreso petrolero era abundante y el país era pequeño, la sexta parte de su dimensión actual, el ingreso fiscal, regalías, impuestos y reparto del negocio eran decisiones para las cuales no se requería de un análisis económico de costo beneficio, es decir, ni desde el lado de la oferta ni la demanda, había requerimientos en costo beneficio, el ingreso cubría una buena parte del gasto público. Ese fue el razonamiento de los grupos políticos que ejercían los gobiernos de esos tiempos, la economía como ciencia y oficio no era bienvenida, la renta del petroelo alcanzaba entre el 70-80% del ingreso fiscal del Estado.

La “política” en adelante, con amplios poderes políticos, funcionaba, de acuerdo con su comportamiento en el mercado político alrededor del petroleo, dado que esa situación de superávit fiscal era duradera en el mediano plazo. Sin embargo, y aparentemente de manera sorpresivo a los tres años de fundada PDVSA, la historia del petróleo y la reducción acelerada de la renta petrolera cambió de manera radical; el Estado se estaba tragando el petróleo a una velocidad que podía medirse por el diferencial entre la caída del flujo petrolero capturado y absorbido por el Gobierno y el crecimiento del déficit fiscal constituía un esquema de política fiscal dirigido a expandir la economías del Estado.

Como los ingresos petroleros internos se estrechaban, el endeudamiento público -interno y externo- servía de sostén de un gasto fiscal recurrente, el crecimiento poblacional imponía mayor presión sobre la renta del petróleo, y, por ende, impactando negativamente en la capitalización del negocio petrolero. Las expectativas generadas por la nacionalización en relación con el ingreso fiscal petrolero no se cumplían, el ingreso neto se reducía y el fisco compensaba con endeudamiento, la traza de la renta petrolera lo llamamos para ilustrar el fenómeno económico que ocurría y que la ingeniería financiera no pudo definir, su objetivo, era maximizar el ingreso fiscal a todo costo; ¿no estaban contentos?

Ese comportamiento del flujo fiscal petrolero y sus efectos sobre las economías de la industria petrolera comienza prácticamente de inmediato a la nacionalización del negocio petrolero. La anterior era de elevado ingreso fiscal petrolero terminaría la luna de miel del gobierno y el negocio petrolero, a partir de 1976, en una ruta que explicaba que la promesa de mayor ingreso fiscal como consecuencia de la nacionalización de la industria petrolera no pareciera cumplir esas expectativas de la nacionalización. La nacionalización vino acompañada de inmediato con una caída de la producción, fenómeno que se puede observar en la gráfica (A) abajo en el texto.

El sube y baja de los precios del petrolero, bajo el esquema de reducir la inversión y abandonar la racionalidad económica dada la presión fiscal del Gobierno sobre PDVSA -la industria ahora nacionalizada y en monopolio estatal- limitaba en el largo plazo la inversión y su posición de equilibrio en el mercado reduciendo secularmente su capacidad de producción, impidiendo que en un nuevo ciclo de precios en alza no pudiera ser aprovechado desde el lado de la oferta, esta estaba secuestrada por el Gobierno.

La economía no podía resolver ese “conundrum” económico impuesto por la ingeniería social cuya planificación de la producción era -por sobre todas las cosas- el baile de la política de incrementar a todo evento el ingreso fiscal, la renta, fenómeno que no tendría mayor efecto en el corto plazo y mucho menos detener los efectos perversos en el largo plazo. El colapso de la industria actual es el ultimo de esos ciclos, y motivado políticamente ha causado daños no solo financieros y económicos, sino físicos en importantes yacimientos. Volveremos a este punto al final.

Una especie de esquizofrenia en la industria le impedía evolucionar tecnológicamente, financieramente, el mito de desarrollar la economía desde el petróleo se había convertido en proclama política, desde el gobierno los grupos de interés, partidos políticos, milicia, y otros forzaban la balanza hacia la maximización de la renta extraída del petróleo, los conflictos políticos giraban sobre este vaso medio lleno, el interés en la renta y su rápido reparto, en el presupuestos, bancos y fondos del Estado, prestamos con intereses subsidiados, perdonados con la renta del petroleo que trajo el bloqueo a Occidente por la OPEP del Medio oriente.

Desde luego que las cuotas de la OPEP impactaron la producción, sin embargo, es comprobable que antes de la nacionalización los concesionarios extranjeros producían a niveles propios de su capacidad de producción, el juego era sencillo, y sus economías eran un caos porque con la caída de la producción -por cuotas OPEP o por caída del potencial de producción, posterior a la nacionalización, el impacto sobre la renta del petróleo no era lineal, el impacto en el mediano plazo de la desinversión y caída de la producción comenzó a afectar la renta del petróleo, por caída de precios no era resuelta con mayor producción.

La nuevas reglas que se establecieron sobre la industria petrolera desde 1999 con la nueva constitución y leyes impusieron sobre de la industria un peso financiero por acumulación de una deuda que superaba su propia capacidad de producir, la cual menguaba por las razones ya expuestas en esta nota, su capacidad de satisfacer al Estado/Gobierno por mayor flujo de renta e ingreso fiscal petrolero, creando las condiciones de un colapso en el mediano plazo, fenómeno que ya era visible en los estados financieros de 2010, que en solo diez años acabaría la capacidad de pago de la industria petrolera.

Ni la opinión pública, ni grupos políticos, ni la propia intelligentzia natural de todo país, pudieron aprender lo que estaba ocurriendo con la industria petrolera Estatal, proceso que sería acompañado con el mismo mal por las empresas mixtas, donde PDVSA cesaba sus inversión para cumplir la meta fiscal de convertir al Estado en el poder económico total reduciendo al mínimo el capital privado nacional.

El nuevo ciclo, traía la caída de los precios y una -aparentemente- resuelta crisis fiscal en corto plazo, las deseconomías causadas por la contracción de la actividad económica en la industria petrolera dado que la reducción de la producción – el ciclo pasado- para subir los precios no era la manera eficiente para resolver el acertijo a través de la economía, el petróleo era del Estado y al mismo tiempo el productor, ello quiere decir que el Estado no podía evitar que la industria se descapitalizara, así como tampoco resolver el serio problema fiscal ya que el gasto público crecía a una velocidad mayor que el crecimiento global de la economía, lo cual dejaba desnudo al fisco para ese nuevo ciclo, y sus efectos negativos se inyectarían en los yacimientos y pozos forzando un comportamiento contractivo de la actividad económica dentro de la industria petrolera.

Su objetivo a corto y largo plazo era maximizar el “flujo de renta fiscal” a costa del crecimiento de la industria. Al final de dos ciclos, no solamente la crisis fiscal no sería resuelta, el endeudamiento tomaba considerable tamaño y costo por servicio de la deuda, y además la industria petrolera se descapitalizaba. La economía no podía resolver ese “conundrum” económico impuesto por la ingeniería social cuya planificación de la producción era -por sobre todas las cosas- el baile de la política de incrementar a todo evento el ingreso fiscal, la renta, fenómeno que no tendría mayor efecto en el corto plazo y mucho menos detener los efectos perversos en el largo plazo. El colapso de la industria actual es el ultimo de esos ciclos, y motivado políticamente ha causado daños no solo financieros y económicos, sino físicos en importantes yacimientos. Volveremos a este punto al final.

Ese fenómeno lo podemos observar a lo largo de todo el periodo que trascurre desde la nacionalización hasta la apertura petrolera en 1995. El problema fiscal, aunque podía ajustarse en el corto plazo, la recurrencia del gasto público y la caída de la renta del petróleo creaba de inmediato serios problemas fiscales, el default de 1983 y la devaluación del bolívar que cortó la historia económica en dos periodos, uno de ellos marcado por agotamiento y decaimiento de la producción de petróleo.

El endeudamiento hasta finales de los ochenta, y la crisis de balanza de pagos, creó la necesidad de un severo ajuste de precios para entrar en un arreglo financiero con el FMI, y salir del modo de default al cual ocurrió entre 1984 y 1989, el modelo de maximizar la renta recortando producción hinchó el gasto público, una especie de circulo vicioso, un problema fiscal y una industria que se había descapitalizado posterior a la nacionalización.

Los problemas fiscales buscaron salida en el esquema de cuotas recortando la producción, para compensar su caída con mayores precios, y estos eventualmente generarían un creciente flujo de renta petrolera. El nivel de la renta petrolera per cápita nos dirá que independiente de que los precios subieran, el gasto público lo haría con mayor velocidad, fenómeno natural data la recurrencia que muestra desde 1978 la política fiscal de expandir nominalmente el gasto, el cual sería financiado en esos años desde 1983 con el impuesto inflacionario, expresado en las declaraciones de renta de PDVSA cada trimestre donde el ajuste cambiario –recordemos que era un largo periodo de control de cambio– rendila los bolívares nominales con la cual pagaba el déficit fiscal. La ecuación fiscal petrolera aplicada por las cuotas OPEP de reducir la producción para alcanzar mayores precios había fracasado, y dejado dos crisis en el camino, el creciente y recurrente gasto público, abría una brecha fiscal insostenible y la otra en la industria petrolera que mostraba síntomas serios de descapitalización.

La ingeniería social, el modelo de análisis de la industria petrolera se mantenía ahora como un sistema de dominación y administración de la industria petrolera y el regimen fiscal creando un entorno económico que giraba sobre sí mismo, algo que la apertura petrolera intento corregir, y de hecho se logró un ingreso fiscal extraordinario con la apertura, la cual sin embargo compenso el ingreso fiscal golpeado considerablemente por la crisis financiera.

Era evidente que el PetroEstado creado en 1975 comenzaba a colapsar, ni los gobiernos ni la propia industria petrolera, pudieron romper el círculo vicioso de descapitalización y crisis fiscal, dos fenómenos propios de una política fiscal. La apertura petrolera lo estaba demostrando, pero el daño estaba hecho, el nacionalismo petrolero se había apoderado de la opinión pública y los militares mantenían limpios sus fusiles, o se tomaba el poder a la fuerza o a los votos, Rafael Caldera pagó el costo y se llevó la factura al infierno.

El diseño constitucional de 1960 fue realizado con el objetivo político de mantener el problema petrolero a la opinión pública, el control que de la política mantenía sobre el negocio petrolero era total. Esa situación se trajo hasta 1975 cuando el negocio fue estatizado o nacionalizado. Colocamos este modelo de operación desde 1943 cuando se definió la ley de hidrocarburos que definía los mecanismos mediante los cuales la renta del petróleo llegaba al fisco, regalías, impuestos y reparto con las empresas concesionarias del negocio.

A partir de 1975 en medio de un considerable ingreso en propiedad del Tesoro generado por el conflicto árabe-israelí que trajo el embargo a Occidente, pudo sostener por unos años la caída de la producción, medido en promedios interanuales de millón trescientos mil BD hasta 1983 cuando el país enfrentó su segunda crisis de balanza de pagos esta vez generado por el crecimiento exorbitante del gasto público en esos años y que afectó la producción de petróleo, fenómeno que se apareó con la caída de precios cuyo impacto negativo sobre la producción por caída de la inversión, anunciaba que el Estado dueño del petróleo y ahora dueño de la operadora, PDVSA, su última instancia iría a resolver la caja fiscal del Gobierno, más allá de los daños que se generarían en la propia industria petrolera por caída de la inversión.

El modelo aplicado por el Gobierno en medio de una seria crisis de pagos impuso sus prioridades fiscales, descapitalizando la industria nacionalizada. Acotemos que la crisis fiscal y de balanza de pagos, los déficits gemelos, trajeron el 1er default en la historia de pagos desde los tiempos de Castro en 1908. Aunque los problemas causados nunca se resolverían los gobiernos transferirían en el tiempo al futuro cercano, el esquema de ajustes a la caída de los precios del petróleo, caída de la producción y de las crisis de pagos generadas, desde PDVSA y el Gobierno los economías del negocio petrolero no se exponían sino quizás en grupos muy privados dentro del gobierno.

La revisión de los debates en el Congreso Nacional de esa época  no se consiguieron mayores decisiones económicas excepto los recortes del gasto de inversión de PDVSA para poder compensar el costo fiscal y social que se produjo en el flujo de caja del gobierno por caída de precios y producción, la ingeniería social mantenía su predominio sobre el vaivén de precios y producción que por unos 20 años afectó la caída de la producción y precios que impactaron el ingreso fiscal petrolero. Las dimensiones de esos déficits eran parcialmente sostenibles sin causar mayores problemas, pero se estan dejando hacia el futuro la crisis que se estaba armando entre bastidores y con escasa participación de la opinión pública en ese problema.

Capitalizando podemos concluir en el razonamiento utilizado por el gobierno antes de la nacionalización y entre PDVSA y el gobierno para los años que posteriores a la nacionalización, en materia de decisiones en materia petrolera, lo fue el tratamiento analítico de la ingeniería social que definía la distribución del negocio lo constituía la aparentemente elevada renta generada que dejaba “buen ingreso al Estado y buenas ganancias a los concesionarios”, Venezuela era un país con tres millones de barriles diarios y un gasto público financiado con el 80% del ingreso petrolero, y una ecuación fiscal sin déficit.

la realidad economica lo expresa sin complejos, el objetivo debe ser la disminución de la carga financiera y reducir el tamaño del Estado, para ese análisis y razonamiento, solo la economía es útil, pero el tradicional orden de ingeniería social encajado en la relacion de la política con el petroleo, privaba -inclusive hoy- y dice que el petróleo es del Estado y su objetivo, el de PDVSA, es generar ingreso fiscal y a cualquier costo, ello ocurriría a los largo de 45 años.

El tamaño de la renta petrolera generaba superávits fiscales, en 1973 se reformaron las leyes fiscales para poder redistribuir políticamente en el senado con mayoría partisana la distribución del “excedente” que restaba más allá del presupuesto de ingresos y gastos del gobierno, el nivel de endeudamiento era bajo, su explosión llegó cuando PDVSA y el petróleo constituyeron el poder monopólico del Estado sobre el petróleo y sus economías.

De ese periodo comprendido entre 1959 y 1975 se llevó a cabo la nacionalización y estatización del petróleo, el primer gran mito surge de esta realidad financiera de un Estado en un país con menos de 10 millones de habitantes, el volumen de petróleo per cápita y el precio en ascenso desde los sesenta y setenta hizo creer al Congreso, políticos en general y gobiernos que el mejor paso adelante era nacionalizar y así obtener más recurso petrolero fiscal, el país crecía en población la presión sobre la política era ponerle la mano al petróleo lo más rápido posible.

En esos tiempos se parecieron muchos a los de finales de los noventa y comienzos del año 2000 con el fenómeno político nacionalista de un militar que optaba la presidencia ya no por plomo sino por votos. De inmediato y después de la nacionalización en 1975 las cosas fueron cambiando, el capitalismo desaceleró su crecimiento, el petróleo disponible en recursos y reservas era más costoso – el costo de producción crece inversamente a la viscosidad -calidad- sus costos son cuatro veces mayores a los líquidos y maduros que se han ido agotando rápidamente.

La población crecía a ritmo superior al 2% anual, la inversión requerida era mayor y se necesitaba tecnología que PDVSA no tenía y 70 años produciendo petróleo guarapo no serían al infinito, los costos crecieron y en los últimos 20 años una revolución decidió utilizar el ingreso petrolero -léase renta en posición marginal decreciente- además de la acumulación de una inmensa deuda con el ingreso petrolero cayendo, se creó un serio problema de agotamiento y declinación en yacimientos, adicional a costos de producción crecientes -los petróleos pesados y extrapesados.

Así en los últimos 25 años, la renta petrolera caía, en términos reales, el ingreso petrolero no crecía porque la industria petrolera en propiedad del Estado se hacía inviable debido a la presión fiscal la colocó a merced de la política lo cual trajo grandes colapsos y quiebras crecientes, a un ritmo superior que se cruzó rápidamente hacia finales de la primera década del 2000 en un conocido fenómeno económico que solo la economía comprende, el decrecimiento marginal de rendimientos, productividad, utilidad, ingresos, renta, ganancias…llegó la crisis fiscal el colapso petrolero y una crisis financiera que será difícil de atajar.

El fondo se toca cuando el ingreso petrolero no paga el crecimiento del Estado, la crisis financiera en el sector público ha sido terminal, todo eso que se pueda vender habrá que hacerlo y rápido. Habíamos llegado al límite, la renta petrolero es cero, y el déficit fiscal y el tamaño de la deuda impedirá el ingreso de nuevos flujos dado no solo al coeficiente o parámetro de riesgo, el negocio petrolero colapsa, no será viable, una enorme deuda, y grandes compromisos con socios y otros asociados, en otras palabras un país inviable, empobrecido por el socialismo, tendrá que revertir su camino, y las decisiones para ellos serían fiscales…recordemos el caso Rusia en 1989 con el mega crisis fiscal -similar a la venezolana- con lo cual halaron el mantel y toda la quincallería de cristal se quebró…

Todos esos fenómenos y la racionalidad de los actores económicos no pueden ser analizados bajo el orden de la ingeniería social, nada sobra, todo falta, es el juego desde el momento en que se monopolizó el petróleo en poder del Estado, con respuestas científicas, sin desalambrar su racionalidad económica sino  se apela al análisis económico y este exigirá de inmediato -como requisito económico institucional- un movimiento entre pasivos y activos del Estado -privatización masiva y que ninguno de los grupos políticos, tanto en el gobierno como la oposición lo desean – especie de consenso nacional- pero la realidad economica lo expresa sin complejos, el objetivo debe sr la disminución de la carga financiera y reducir el tamaño del Estado, para ese análisis y razonamiento, solo la economía es útil, pero el tradicional orden de ingeniería social encajado en la relacion de la política con el petroleo, privaba  -inclusive hoy- y dice que el petróleo es del Estado y su  objetivo, el de PDVSA, es generar  ingreso fiscal  y a cualquier costo, ello ocurriría a los largo de 45 años.

Así un análisis de costo beneficio requiere viabilidad fiscal y monetaria, la reforma fiscal para crear un estado barato y un capitalismo emprendedor, y enterar al socialismo, privatizar la industria petrolera, reformar la constitución o cambiarla y reformas cientos de leyes para hacer crecer la economía en manos de privados, y sabemos los economistas que el Estado no produce riqueza (A. Smith sic) y comenzar a privatizar servicios públicos, no hay fondos fiscales no hiperinflacionarios que permitan pagarlo, salud y universidades al mercado, es obligatorio.

El medidor económico de ese sistema de distribución desde el punto del análisis económico define el volumen de renta per cápita adicional al volumen de inversiones por barril a producir, sobre el leit motiv de un entorno denominado PetroEstado que solo pudo estirar en el tiempo el flujo de caja de la operadora, acudiendo a una deuda que llegaría a unos doscientos mil millones de dólares ($200.000 Mill) en unos veinte años. El colapso financiero, industrial y económico del negocio petrolero ha dado la señal final, el negocio en manos del Estado no tiene viabilidad económica.

Las reformas legales borraran del mapa las penalidades existentes hoy en el marco jurídico que existe para hacer economías privadas, que deciden la penalización de la actividad económica privada. Una reforma monetaria que dolarizaría (en base a las monedas valutas, euro, dólares, yen, libremente, y si el Estado quiere hacer su moneda, no habrá dinero de curso legal; en todo caso si la isla esta llenas de ladrones no harán falta allí los policías…Cada conjunto de políticas estaría dirigido a desregular, privatizar, modernizar un rule of law que permitirá que el capitalismo entre por la puerta grande, abstenerse desde los gobiernos la idea vieja que busca tutelar el crecimiento del capitalismo, olvidarse de eso, mercado, precios y libertades son absolutamente necesarias, la teoría económica y el análisis económico tiene triunfos al respecto como arroz…

De esta manera, y marginalmente en el final de una historia, sin acceso al capital, con inversionistas que ya conocen que el marco jurídico y el rule of law son para cualquier cosa menos para hacer economías, y un costosísimo flujo migratorio negativo, sin capital humano para crecer económicamente hablando, sin rule of law, y en medio de la dimensión Estado Fallido como al garete en alta mar, la economía tiene por defecto ventajas competitivas para sacar el muerto del foso.

La presentación contenida en esta nota nos dirá por qué ocurrió el colapso petrolero, será documentos en mi blog y en mi website. Los aprendizajes del actual problema son fundamentales para inducir crecimiento, pero se requerirá que el desorden de la organización MUD tanto como desde la hiperinflación y de un liderazgo político que abandone su condición de pranato político y cree el entorno de progreso, bajo mercados competitivos, y libre precios y un Estado que se reduzca únicamente para formar anillos de defensa.

La situación del petróleo venezolano se comprende y se discute por sí misma por la pérdida de capacidad y competitividad en el mercado internacional, lo cual les dio a los crudos extrapesados el dominio en términos del volumen existente como recurso y reservas en el subsuelo, pero las condiciones se agravaron en los últimos diez años dada la caída de la producción de crudos extrapesados provenientes de la FPO (Faja petrolífera del Orinoco). Así pesados y extrapesados configuran más del 95% de la producción bajo colapso. Los maduros y ligeros mantienen una indetenible velocidad de agotamiento, fenómeno si se quiere natural conociendo que Venezuela tiene más de cien años produciendo petrolero. De todas maneras, en este plano de agotamiento de unos y caída de la producción en otros operan factores físicos geológicos, políticos y desde luego económicos,

La pérdida de competitividad es acompañada por la crisis y el colapso de una industria de una empresa en default que arrastra una deuda que no puede pagar, la única opción válida es su privatización y con los proventos recibidos en las subastas cancelar los pasivos y transferir a los nuevos dueños una industria limpia. Hasta ahora los mercados se expresan renuentes a regresar a Venezuela, con tres nacionalizaciones y una veintena de juicios en las cortes internacionales mantener el PetroEstado sería otro gran error como lo fue la nacionalización en 1975.

Se agregan a la pérdida de competitividad en crecimiento de los costos en los últimos veinte años, estos han crecido hasta más de cuatro veces el costo que se registró en 1999-2004. El otro factor del lado de la demanda es la poca demanda por petróleo extrapesado, sobre todo en un mercado donde petróleos aparentemente en el mismo costo de producción son petróleos de mejor calidad, como los shale oil americanos y en otros territorios.

En consecuencias por primera vez en la historia petrolera venezolana, las decisiones para invertir provienen del análisis económico de costo beneficio, los experimentos de la ingeniería social de cien años han terminado; el costo de oportunidad domina la demanda y oferta del petróleo venezolano, es mi conclusión después de 20 años de estudio detallada, tanto en lo físico geológico como en lo económico.

La presentación en esos videos asume el análisis económico de costo beneficio, los costos generado por el mecanismo de captura de renta, y los costos y beneficios que genera un esquema de mercado, de propiedad privada, ello permite separarse de la ingeniería social que ha sido el mecanismo de distribución del ingreso petrolero que ha prevalecido desde 1959 – 1975 y donde el único factor tomado en cuanta ha sido la distribución entre el costo de producir y beneficios de sus asociados al Estado en el negocio, con el supuesto que la renta del petróleo es/era superior a los costos y beneficios, consumo e inversión del excedente del ingreso -renta- que pagaba esa distribución de costos, beneficios e inversiones de orden económico.

El medidor económico de ese sistema de distribución desde el punto del análisis económico define el volumen de renta per cápita adicional al volumen de inversiones por barril a producir, sobre el leit motiv de un entorno denominado PetroEstado que solo pudo estirar en el tiempo el flujo de caja de la operadora, acudiendo a una deuda que llegaría a unos doscientos mil millones de dólares ($200.000 Mill) en unos veinte años. El colapso financiero, industrial y económico del negocio petrolero ha dado la señal final, el negocio en manos del Estado no tiene viabilidad económica.

A esa conclusión hemos arribado. Uno de los aspectos a investigar ha requerido hurgar en la historia económica para definir las decisiones políticas y sus raoznes que por una siete décadas montaron el credo petrolero como el Tótem de la felicidad del ciudadano, un país rico por tener en “abundancia” algo de la naturaleza que no había que trabajar como si fuese un bien escaso en un mercado, el error tuvo efectos de largo plazo, como diría J.M. Keynes ”…en el largo plazo todos estamos muertos…” . digamos que algo similar pudiera estar ocurriendo.

El país fue ideologizado a que el Estado era el mejor distribuidor de los frutos de la tierra, del subsuelo, de la mar y del espacio…generaciones enteras tuvieron que esperar que tal sentencia fuera una falacia que algunos grupos de interés desde el principio, tenían otros incentivos para llevar a cabo la historia por unas cuatro o cinco décadas.

Otros documentos sobre el tema diferentes enfoques: 

A. Será que podemos generar una industria petrolera competitiva? Ni roja ni azul

https://blog.alexanderguerrero.com/publicacion/sera-que-podemos-generar-una-industria-petrolera-competitiva-ni-roja-rojita-ni-azul-ni-azulita-lo-que-corresponde-si-se-quiere-seguir-exportando-petroleo-es-privatizarlo/

 B. Tragedia de los «commons» y el petróleo en Venezuela, la verdadera historia de una muerte anunciada.  El Estado y los “commons”: derechos de propiedad difusos.

https://blog.alexanderguerrero.com/publicacion/tragedia-de-los-commons-y-el-petroleo-en-venezuela-la-historia-de-una-muerte-anunciada/

C.  LA ECONOMÍA POLÍTICA DEL PETROLEO
     El PetroEstado y una industria en quiebra ENSAYO

https://blog.alexanderguerrero.com/publicacion/la-economia-politica-del-petroleo-venezolano-el-petroestado-y-una-industria-en-quiebra-mitos-y-realidades-de-la-venezuela-petrolera/