¡¡Precios negativos del petroleo, si y no!! ¿Qué sucedió realmente?

Para empezar, un barril de petróleo físico nunca se ha vendido a un precio negativo.  El cambio de manos del petroleo físico ayer (por ejemplo, vendido a una refinería) ciertamente realizaba transacciones a precios bajos en comparación con los precios a comienzo del año, pero no negativo.  Lo que estaba operando por un precio negativo era el contrato de futuros para la entrega de petróleo WTI en mayo en el centro de almacenamiento de Cushing USA. Estos contratos simplemente expiran hoy. Cualquier persona que aún tenga el contrato con ese vencimiento se compromete a recibir la cantidad contratada de petroleo físico -barriles- en Cushing en mayo en la fecha especificada en el contrato.

Precios negativos, futuros y petroleo físico

Recuérdese que los contratos de futuros son derivados ampliamente negociados; es decir, bancos, casas de corretaje, inversores minoristas compran y venden estos contratos.  Ninguna de estas entidades está creada para recibir petróleo físico, están simplemente apostando por el precio -volatilidad del precio del petróleo, sube o baja.

Por lo tanto, cuando se acerca la fecha de vencimiento del contrato, estas entidades comerciales mencionadas necesitan vender sus contratos a entidades que son capaces de obtener petroleo físico para su uso o para el almacenamiento.  Aquí es donde entra en juego el llamado precio negativo: a medida que los traders luchaban para descargar su futuro, no existieron compradores (ayer) o al menos ningún comprador lo hacía a precios positivos. Lo que estos precios negativos señalaron no es que el petróleo no tenía valor, sino que el almacenamiento en Cushing estaba casi en su totalidad contraído. (full)

Totalmente contratado no significa realmente completo, los traders del petroleo físico mantienen sus contratos a largo plazo para el espacio de almacenamiento para cubrirse precisamente este tipo de eventualidad.  Aquellos traders de petróleo físicos con almacenamiento contratado hicieron una buena ganancia el lunes que se paga para tomar petróleo de los traders de los futuros desesperados que llegaron a pensar que efectivamente no habia espacio para almacenar, pero no porque el petroleo se vendería en precios negativos. Veamos.

Precios negativos significan que alguien con una posiciôn larqa en en petrôleo tendría que pasarle a otro para que se lo quite de las manos. ¿Pero por gué tendría que hacer eso? La razon principal es el temor de verse obligado a recibir el crudo al vencimiento del contrato -futuro- digamos, mayo, no habiendo ninqün lugar para almacenarlo, o ningun comprador para refinarlo, dado el volumen de  crudo circulando en esos contratos, sin espacios disponibles.

Lo curioso del fenómeno es que, para el mes de mayo los futuros sostienen precios superiores a Ios  $20. Esta relaciôn de precios respecto del espacio para almacenar envia una fuerte señal acerca del estado de la economía impactada en el corto plazo y sus perspectivas en el mediano plazo, acusando el golpe del lockdown colectivo; pero no malo en el mediano plazo, la salsa que es buena para la pava, con petroleo «barato» la economía en camino de recuperaciôn podría hacerlo con mayor velocidad, estadísticamente hablando, la perspectiva de ese rebote luce interesante señal desde el punto de vista de la recuperacion de a economia y volver al punto preico del virus chino.

La medida fue ciertamente emblemática de un histôrico mercado bajista para el petroleo, que se ha visto hundido por el colapso de la demanda como resultado, no solo del lockdown sino de una guerra de precios aparentemente entre Arabia Saudita y Rusia aunque en Ios hechos es la guerra de ambos países contra los shale oil shale americanos, en ambas ocasiones y en la ultima que colocó los precios negativos por el contrato llenó de petroleo el entorno econômico en lockdown, podria ser visualmente exceso de oferta, un error  porque trasnforma la consecuencia a ser causa.

Realmente como lo dice el lockdown, una decisión política que dijo la «salud» primero, la ‘economía después”, la más falsa falacia lógica o quizás el falso dilema que nos trajo el virus chino que detuvo en seco la demanda, todo esto un fenómeno global. De todos modos, no hay que quejarse, esos movimientos en los contratos -commodities otros o futuros de petroleo es un fenómeno características de los mercados de futuros,

Futuros y almacenamiento

Los volúmenes de futuros que se negociaron el lunes eran realmente muy pequeños, ello indica que probablemente especuladores estaban apostaron a mejoras económicas en los próximos meses y halan quedado atrapados, de allí que no sea facil determinar ciertamente si sería cierto que no habría más puestos de almacenamiento por lo que es difícil decir con certeza si el almacenamiento este full o completamente vendo, sin embargo, si el precio cae con fuerza es porque está reflejando  que el centro de almacenamiento, en este caso, Cushing para mayo estaba full y por ello no podía recibir nuevos “petroleo físico” dado que no habrá oferta para compra y liquidación de petróleo físico en almacenamiento porque sería destinado a la produccion de combustibles o equivalente, si ese fuera el caso.Esto no debe sorprender a nadie dado que la demanda está en lockdown por una decisión política, la de detener la demanda, ergo no se compra ni se vende petroleo físico, el mercado de papeles continuara su camino normal y altamente especulativo, lo cual es natural, dado que la volatilidad en los precios crea un amplio ambiente de incertidumbre. El nuevo físico no tendrá, teóricamente, -léase expectativas-  no habrá almacenamiento para el cómo nuevo petróleo, y tampoco se comprará. Ha sido este el evento que muestra el impacto negativo sobre la demanda, que sabemos esta contraída por las razones sanitarias mencionada arriba.

 

Ningún mercado compra o vende con dolares negativos.

Si bien los precios negativos de los futuros no tienen precedentes, en realidad es una señal de que los mercados del petróleo funcionan según lo previsto y esperado, lo cual tambien es natural.  A medida que el paro de la economía se ha extendida en todo Estados Unidos y han suprimido la demanda a corto plazo. Ello ha generado que muchos traders  de petróleo físico hallan recurrido al almacenamiento de petróleo para venderlo a finales de este año, cuando los precios sean aparentemente mejores, cuando la economía se abre de nuevo y la demanda regrese.

El mercado está señalando ahora a los traders y productores que el almacenamiento en Cushing esta por llenarse, esto fue lo que la genta llamo negativos, lo cual es una simple abstracción de la realidad porque los papeles se transan automáticamente y el mercado de almacenamiento opera con esa dinámica; recuerdos que ese negocio se mueve con márgenes muy estrechos. Ello ha tenido un incremento de la produccion de “ductos” de Cushing a otros sitios, para ubicar el petroleo físico, de manera tal que ello pueda ubicar esos nuevos “petróleos” nuevos almacenamientos o por el contrario reducir la nueva producción. Todos estos ajustes ya han estado en marcha, estos precios negativos están diciendo a los participantes del mercado que aceleren el ritmo de sus ajustes.

Sin embargo la guerra de precios continua en los mares, Arabia Saudita sigue enviando petroleo a los mares, igual que Rusia, el mercado petrolero se mueve dinámicamente por los océanos, el Presidente Trump, declaro hace tres dias que tenía en mente bloquear las importaciones desde Arabia Saudita, los precios de un commodity fungible son quizás los más transparentes, es una ventaja que tienen los brokers, el full almacenamiento dada las condiciones mencionadas arriba trajo esa magia de un precio negativo, una expresión que confundió a millones, entre ellos propios y extraños. .

¿Y cuáles serían las consecuencias por mantener la economía cerrada?

Todo lo que está ocurriendo con el petróleo y la economía cerrada sigue creando condiciones extremas  para los países productores de petroleo.  El mundo está inundado de crudo en este momento de la única guerra de precios recientemente hasta ahora es la pactada por Rusia y Arabia Saudita para inundar el mercado inclusive con sus ingresos petroleros asfixiados y con grandes problemas fiscales en una especie de cayapa en volúmenes de produccion y así afectar los precios lo más que se pueda hacia abajo y con ello reventar los petróleos de lutita americanos -oil shale oil- a los que los rusos y árabes culpan por la caída de los precios. así ese exceso de oferta se ha combinado con una enorme caída de la demanda -economía parada- a medida que las economías de todo el mundo han sido cerradas para “combatir “el virus chino.

En USA, por ejemplo, los centros de almacenamiento de petroleo han podido absorber la producción americana, anticipando el repunte de la demanda a finales de este año, ello ha generado stress dado que el abundante almacenamiento con poca trasferencia de petroleo físico para ser refinado, es producto de un shock externo, las regulaciones mantener la economía en lockdown.  A medida que se llenan los reservorios los productores americanos tendrá que reducir la producción, lo cual traerá noticias aún peores, desempleo, en millones de puestos trabajo en la industria que vive del petroleo, y despidos de millones de puestos de trabajo directa e indirectamente vinculados a la industria.

Es importante, sin embargo, que se sepa que esto que ocurre es un shock a corto plazo.  Los productores estadounidenses reducirán la producción en ese corto plazo, y será un ajuste complejo y duro, pero la demanda eventualmente volverá, los gobiernos han comenzado a distender el lockdown y con ello la apertura de la economía el impacto inmediato ser sobre la expansión de la demanda y el regreso del precio del petroleo a su posición de equilibrio en los 50 dólares el barril promedio.

Lo que no puede suceder es que los responsables políticos respondan a esta confluencia a corto plazo de eventos con acciones que dañen a largo plazo la competitividad de la industria petrolera, digamos en USA y en el resto buscan reducir la produccion y volver a esquemas proteccionistas que perjudica a los consumidores que tendrán que volver a comprar petroleo costoso políticamente motivado para satisfacer a Rusia y Arabia Saudita donde el agotamiento en ambos países afecte financieramente e sus políticas fiscales, en el caso de Arabia Saudita de jugar a polizón en el Medio Oriente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *