El dinero no es del Estado. De quien es entonces? ………del ciudadano…………para dummies

El Estado no crea riqueza. gestiona dinero que confisca a los ciudadanos a través de impuestos, pero no es capaz de generar riqueza….es entonces el dinero que el Banco Central imprime del Estado?.
Toda la riqueza la crean los ciudadanos, de forma individual o asociándose a través de empresas, sociedades diversas.

1. Introducción

¿Porque el Estado pide el monopolio “para hacer” dinero? Que es lo que el Estado ofrece aparte de confianza. La teoría y política monetaria lo llama señoreaje, el poder del Estado para ejercer el monopolio sobre la fábrica del dinero, en realidad es un mecanismo de captura del dinero a través del banco central para su utilización como last resort ‘ultima instancia’ y para ello el Estado/Gobierno se aprovecha de la existencia de un mecanismo de difusos derechos de propiedad para los fines del Gobierno, pero también Estado monopoliza el mecanismo de impresión, por extensión de rent seekers – a ambos lados de la ecuación monetaria- para inclinar el peso del poder monetario hacia grupos de interés y relacionados.

Ello crea un vacío jurídico, porque en esencia, el proceso de impresión de dinero, por via de una legislación que dicta la moneda de curso legal, ese mecanismo de imprimir moneda la convierte en pasivo en poder del público, propiedad privada. Al confiscar por via legal de esa propiedad privada del dinero, -léase que al legislar legalmente una moneda de curso legal se decreta de hecho la precariedad del dinero en relación con su propiedad- los bancos centrales, la institución del Estado que monopoliza su impresión, es convertida por el mismo marco jurídico como dinero de curso legal.

2. Dinero de curso legal,

De esta manera, la política monetaria se asienta sobre una estructura de incentivos donde la relación entre el Estado y la sociedad se hace asimétrica, con grupos de poder denominados rent seekers pueden y así lo hacen generalmente, ordenar incursión en los mercados dirigidas a torcer los mecanismos naturales distributivos y competitivos en el mercado para condicionarlos a objetivos monetarios que llevan el sello de la búsqueda de una estabilidad que el mercado privado no podría ofrecer, como excusa a las regulaciones financieras y monetarias, que es donde expresa el poder de los grupos de interés de esos mercados, a ambos lados de la ecuación económica

En realidad, el fenómeno que ocurre es contrario al objetivo indicado en el setting de la política monetaria. La política monetaria podría y es común llevar el sello de grupos de intereses a los cuales habría que privilegiar, torciendo los esquemas naturales de distribución en el mercado. En algunas legislaciones a esto lo denominan el Poder Monetario. Recordemos que el dinero impreso por el banco central es un pasivo de si mismo, al mismo tiempo que es un activo en portafolio del ciudadano que es dueño de su trabajo y el dinero que representa su ingreso también lo es.

3. El banco central, el gobierno y la inflación

Algunos profetas apuntan que el dinero es del Estado, así de simple, sin anestesia ni sedantes. ¡Quiere decir, que el dinero, de los bienes de mayor demanda, -desde luego que esta depende de otros factores económicos, sociales y hasta políticos- se lo presta el Estado (BCV) a la gente para que compre sus cosas y si queda para que ahorre, pero sin olvidar que es un préstamo!!, fascinante! En el extremo del rule of law, siendo el dinero de quien lo posea en el segundo que transcurre, es posible que el Estado (BCV) lo requiera para muchas cosas; entre ellas imprimirlo -como impuesto inflacionario, confiscando el poder de compra del dinero que la gente posee- para financiar -pagar- el déficit fiscal del gobierno.

Otras formas de confiscación del Estado del ingreso de las personas lo tenemos en los impuestos normalizados como renta e y venta podrían caer en el mismo orden, ese dinero teóricamente Iria al Tesoro para pagar el gasto del gobierno. En periodos de fuerte inflación, el primer ingreso de impuestos al ingreso, capital y ventas no alcanza para pagar el gasto del Gobierno, y este en lugar de reducir su gasto amplio el espectro de impresión para monetizar su déficit fiscal, la inflación se encargará de depreciar el dinero y con ello disminuir su poder de compra, esa situación llega a niveles de insostenibilidad, en el momento que la inflación torna en una hiperinflación.

En ninguna de esas operaciones era para pedirle el dinero que el ciudadano se gana honradamente trabajando. Podemos llegar a otros extremos, como la operación de desmonetización que el Presidente Maduro impuso sobre el billete de 100, y que parecía más un violento proceso de legitimación de bolívares. En resumen, la manera como el gobierno lo toma sin devolver su valor es por la via violenta de la confiscación por via inflacionaria, es decir a través de los mecanismos tributarios, solo que al impuesto inflacionario lo toma directamente del Banco Central para financiar el déficit fiscal, apoderándose del poder de compra de la moneda. Esos fenómenos solo ocurren en esas sociedades en estadio primitivo de fallido y fracasado donde no hay rule of law.

4. Bitcoin -criptomoneda, oro, dinero electrónico

El dinero hoy puede ser digitalizado de manera tal que su uso como medio de pago, valor y uso especulativo pueda encriptarse, eliminando toda especie de intermediario, una relación inter pares, una variedad de esta forma es Bitcoin, una criptomoneda, especie de dinero digital -también FIAT (fiduciario) , solo que la confianza en ella no proviene referida a una institución del Estado, como un banco central, sino en una especie de acción colectiva, teniendo de todas maneras la misma característica de atesoramiento que el dinero fiduciario o digitalizado bancario, bajo el regimen de fraccionamiento de reservas.

También puede tomar forma de título de deuda, y esto en el extremo, por que cumple algunas funciones como dinero, siendo inclusive un documento de deuda; sin embargo, es arbitrable y canjeable en función de su demanda, y emitido críptico como el Bitcoin y otras criptomonedas, podemos afirmar que es dinero que puede ser impreso por todo aquel que tenga dinero. Tenemos también el dinero paralelo, hablamos del dólar paralelo que emerge de un arbitraje entre dos monedas, ejemplo entre el bolívar y el dólar, intercambio que se ejecuta sin que esa transacción cruce fronteras y diferentes legislaciones.

A menudo, quienes ignorando lo que es un cambio entre bolívares y dolares bajo la tutela del BCV y un canje de bolívares por dólar bajo diferentes jurisdicciones, recurren al error de llamar negro al dólar paralelo, cuando en realidad este precio es mas blanco que papel, porque sus transacciones no se hacen afectando la cantidad de dinero en circulación, como si ocurre con el “cambio” a través de una tasa de cambio.

La criptomoneda elimina la dependencia de los individuos del Estado / Gobierno con respecto a sus derechos de propiedad sobre el dinero perteneciente a ese entonces y generado a partir de sus propios ingresos; es decir, el uso del dinero como medio de intercambio, un método de pago, un estándar de valor, un depósito de riqueza y una unidad de cuenta. Al hacer eso, la criptomoneda limita la fuente de inflación del gobierno, el banco central, que se encuentra en el núcleo de su máquina de empobrecimiento. La hiperinflación comienza cuando los gastos del gobierno -el déficit fiscal- el crecimiento es insostenible, y el gobierno recurre al Banco Central para monetizarlo. Por lo tanto, el gobierno como último recurso utiliza la coacción fiduciaria del Banco Central para imprimir dinero tanto como lo requiera el gobierno, a pesar de las consecuencias inflacionarias.

Otras “monedas´ como el oro y la plata piedras preciosas, aunque no circulan como antes como “dinero directo” la gente aun los demanda y lo hace para proteger sus ahorros frente a los problemas que enfrenta la moneda fiduciaria por consecuencia de políticas fiscales insostenibles, bajo la figura del impuesto inflacionario, y allí “ahorra” porque no se desgastan, particularmente por no poseer esa odiosa característica de un Estado vandálico capaz de envilecerlo y destruirle su poder de compra hasta volverlo añicos, en su forma FIAT, de confianza en instituciones, leyes que suelen estar en poder del Estado, y administrada por grupos de interés

5. ¿Quién es el dueño del dinero? ¿El Estado? No!

Sin embargo, no hay que olvidar que hay países donde el ‘rule of law’ -imperio de la ley- se cumple al pie de la letra, si el banco central -responsable del dinero fiduciario, lo envilece, es decir permite que pierda poder de compra, por lo menos su valor de denominación, sus directivos pueden ir a la cárcel, por no hacer el trabajo de velar por el poder de compra del dinero que emiten como un pasivo, es el caso de New Zealand donde una legislación especial obliga a los directivos del BRNZ tenga como objetivo fundamental de la política monetaria sostener el poder de compra de su moneda, de lo contrario, el Directorio podría ser enjuiciado por no cumplir la letra de la ley.

En su función básica en una sociedad mercantil, el dinero no puede ser propiedad del Estado, si fuese así, ello dejaría de ser dinero. Desde luego que no es cierto, aunque lo parezca, porque en manos del público el dinero es un bien con propiedad privada individual o empresarial, para los efectos, lo mismo. Desde luego no se descartan los casos de confiscación por inflación, pero es un caso especial del rompimiento del rule of Law.
De hecho, el dinero es un bien que nunca “perteneció” al Estado, desde su origen ha sido un bien bajo propiedad privada, desde sus inicios de mercancía para el intercambio, calidad que el mismo Marx aceptaba que era un bien, desde esos primarios momentos de la sociedad mercantil hasta ella aparición del oro y la plata durante los siglos de expansión del intercambio comercial y el progreso de las ciudades mercantiles que heredaron el crisol cultural de sus antepasados clásicos Atenas y Roma.

6. Del mercado al Banco Central

El dinero, así como medio de intercambio operativa eran especies y otros bienes, casi todos ellos escasos, uno de los más se recuerda era la pimienta, pero también lo era el opio, en el camino de la Seda de China al Mediterráneo. Ninguna de esos medos de pago y atesoramiento ha sido propiedad del Estado, de hecho, es un prerrequisito que el dinero sea privado, es la única manera de existir como medio de lago y atesoramiento, sea oro o plata, o papel FIAT emitido por un banco central (Estado) como veremos más adelante.
Al término del patrón oro los bancos privados -todos- imprimían su moneda, dinero resguardado con metales oro y plata. En los países donde se instaló el socialismo comunismo el dinero perdió todas esas características eran solo cupones para comprar cosas escasas, su valor estaba consultado por el Estado/

Con la aparición de los bancos centrales, los cuales, en un inicio eran bancos privado, como lo fue por ejemplo el Banco “Central” de Venezuela, posteriormente convertido en un banco “mixto” para luego ser banco con configuración estatal para amparar el juego de financista de última instancia, via Banco Central. Pero acá también, la estructura de los bancos centrales que emiten dinero (efectivo billetes y monedas, como dinero de alta potencia, o base monetaria, tampoco es de su propiedad. Ni del BCV, ni del Estado.

7. ¿Pero que es el dinero FIAT y como emiten dinero los bancos?

Legalmente y en la vida misma la base monetaria es un pasivo de los bancos centrales y desde lugo, del BCV, lo que quiere decir que banco central emite dinero FIAT, -desde la confianza de ser una institución que al imprimir dinero practica una determinada política monetaria que evita que el poder de compra de la moneda que imprime (FIAT) no pierda poder de compra, la palanca institucional de todo esto, es simplemente mantener su poder de compra, porque es un pasivo suyo respalda dado por activos, de dinero, de la gente y sus empresas, es decir, privado.

La única diferencia con el patrón oro, es que se emite dinero y más allá del señoreaje, ese dinero tiene la garantía política del Estado a través de una Ley que la política monetaria cuidara que como los precios son libres, no se pierda el poder de compra de la moneda que imprime. Inclusive hay bancos centrales en el mundo, donde sus directorios pagan política y administrativamente si su comportan ciento como directores de la política monetaria perjudica el poder de compra de papel moneda que emiten. Es el caso de New Zealand

La otra diferencia del sistema fiduciario es que el sistema emite dinero (privado) de manera fraccional con relación al nivel o volumen de reservas bancarias que la legislación y la política monetaria decide. De nuevo en sendos sistemas, oro y FIAT y bajo regímenes de cumplimiento para garantizar que ese dinero no pierda poder de compra, el dinero que circula es estatal o del Estado o del Gobierno o del Banco Central en los hechos ese dinero es secuestrado por el impuesto inflacionario, el Estado estaría efectuando una confiscación, similar a una doble imposición, por ejemplo, similar al mecanismo de impresión de dinero para expandir el gasto público, es decir, el propio impuesto inflacionario.

8. ¿Porque bancos centrales emiten dinero que el público no necesita? Para confiscar su propiedad, el caso del control de cambio

Estas cosas ocurren, la mayoría de las legislaciones en el mundo normal cumplen esa ética del dinero al dársele al Estado el monopolio de impresión, pero como su pasivo, no de su pertenencia sino de los “ahorristas” tenedores de instrumentos de crédito y débito mediante los cuales administran su dinero. Nos debe quedar claro que el dinero no es del Estado. Quizás un malentendido de los que es dinero FIAT puede llevar a alguien a afirmar que el dinero es del Estado.

Esta distorsión se puede convertir en realidad cuando el Estado se apropia de la propiedad privada, el socialismo-comunismo, por ejemplo, Cuba, Corea del Norte, y desde luego Venezuela en camino. En nuestro país ya el Estado ejecuto la mitad del trabajo de confiscación de la moneda, del dinero, lo envilecieron via el impuesto inflacionario hasta perder todo su poder de compra y convertir al Bolivar prácticamente en un cupo de valor que se pierde diariamente, al monetizar masivamente el déficit y llevarnos al entorno hiperinflacionario. En Venezuela desde mas de 12 años el dinero vive en un marco legal de precariedad respecto de los derechos de propiedad, el control de cambio decreta parte de esa precariedad y elimina la propiedad privada sobre el de manera inmediata y bajo la violencia de las armas del Estado.

9. Que nos dice Hayek

No queremos moneda pública estatales, visto lo que el gobierno ha hecho con el bolivar, lo mismo que surgió el asesor de la Republica del Weimar (1923) -léase la cita debajo de F Hayek (1978) en su conocido libro, Desnacionalización de las Monedas, Un análisis de la Teoría y Práctica de Monedas competitivas,” privadas desde luego. Desnacionalización of Money F Hayek. Allí Hayek propone abolir el monopolio del gobierno sobre el dinero fiduciario que imprime, para evitar inestabilidad de los precios. De hecho, su defensa de una privatización completa del suministro de dinero se debió a su decepción con el rol jugado a la fecha por la banca central, la cual, en su opinión, había sido muy influenciada por la política, de hecho, el dinero y la cantidad de el en el mercado operan por decisiones políticas, la mayoría de ellas cargadas por grandes desajustes fiscales. Por lo tanto, el objetivo final de la desnacionalización del dinero defendido por Hayek estaba relacionado con evitar la interferencia política en la política monetaria.

Esta creencia ciertamente puede ser posible, en la medida -muy limitada- que el gobierno (Estado) nos obligue a aceptar en lugar de lo que los ciudadanos hayamos acordado legalmente, han contratado para darle al sustituto el mismo valor al deudor como al objeto original del contrato. Pero la superstición que es necesaria para el gobierno (generalmente llamado el ‘Estado’ para hacerlo suena mejor) para declarar lo que es ser dinero, como si hubiera creado el dinero que no podría existir sin él, probablemente originado en la ingenua creencia que una herramienta como el dinero debe haber sido ‘inventada’ y dada a nosotros por algún inventor original.

Esta creencia ha sido completamente desplazada por nuestra comprensión de la generación espontánea de tales sin diseño instituciones por un proceso de evolución social del cual el dinero ha sido desde entonces ven el paradigma principal (la ley, el lenguaje y la moral siendo las otras instancias principales).Las actuales monedas encriptadas de hoy, y vale la pena considerar esta reflexión de Hayek (1978) absolutamente pertinente al momento actual como la generación acelerada de monedas privadas por millones de demandantes que buscan escapar del dinero -estatal- inflacionario, “…ciertamente puede haber y ha habido dinero privado, incluso dinero muy satisfactorio, sin que el gobierno haga algo al respecto, aunque rara vez ha sido permitido para existir por periodos largos Pero una lección se debe aprender del informe de un autor holandés sobre China cien años que observó de la papel moneda entonces actual en esa parte del mundo que “porque no es moneda de curso legal y dado que no es una preocupación del Estado, en general es aceptado como dinero “ . (Hayek F op cit)

 


[1] Hayek F Denacionalization of Money IEA (pag 145-148) “La superstición refutada por dinero espontáneo. El término “moneda de curso legal” proviene de la imaginación popular rodeado de una penumbra de vagas ideas sobre la supuesta necesidad que un Estado provea la moneda, el dinero. Esta es una supervivencia de la idea medieval que veía al Estado como una especie de ente que confería valor al dinero, si no es el Estado, la conclusión era que el dinero no tendría valor. Esta creencia ciertamente puede ser posible, en la medida -muy limitada- que el gobierno (Estado) nos obligue a aceptar en lugar de lo que los ciudadanos hayamos acordado legalmente, han contratado para darle al sustituto el mismo valor al deudor como al objeto original del contrato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *