OPEP, precio del petroleo, Teoría de Juegos. Dilema del Prisionero en un juego donde Venezuela vuelve a perder.

Veamos desde Teoría de Juegos, quizás el más completo análisis de lo podría realmente ocurrir en el mercado petrolero afecto de la OPEP y sus asociados, fusionemos “el juego” con el análisis económico de costo beneficio, Desechamos el esquema neoclásico por incompleto.

Todo juego tiene una estrategia para ganar(perder) en una realidad donde siempre habrá ganadores y perdedores, habrá empate cuando la solución no sea óptima, no hay un ganador, en términos de costo beneficio, y un juego de todos ganan, en esas condiciones no serán posible; en el win win game las condiciones son otras. Como asumimos libre mercado, hay arbitraje y como en el ajedrez el juego es abierto, las reglas así lo piden, todo dependerá del sentimiento competitivo que se apodere de cada player.

Así, tenemos que la mayoría de los juegos que encontramos en el camino son cooperativos. Los hay competitivos, sin dejar de lado esos juegos sin solución óptima ni negociada, que podríamos agruparlos en juegos perversos, el incentivo para el jugador es “perder”. Finalmente, una solución a lo Nash, nos permitiría un balance de costos y beneficios, dentro de la OPEP esto ha ocurrido, supongo que la “cláusula cheating” es rotativa, es decir todos tienen acceso a jugar con la mano adelante.

Una solución Nash, plantea un problema de optimización bajo un esquema de negociación, fenómeno que a todo evento dentro de la OPEP es imposible alcanzar porque no hay equilibrio entre las diferentes posiciones fiscales que aparecen frente a la renta petrolero o del ingreso petrolero como ingreso fiscal

Una solución Nash, (no confundir con equilibrio a lo Nash) plantea un problema de optimización bajo un esquema de negociación, fenómeno que a todo evento dentro de la OPEP es imposible alcanzar porque no hay equilibrio entre las diferentes posiciones fiscales que aparecen frente a la renta petrolero o del ingreso petrolero como ingreso fiscal. De todos modos, la negociación dentro de la OPEP se hace sobre la base de unos fuertes y otros débiles.

Con ese esquema de análisis, se puede observar que, entre los diferentes miembros de la OPEP, ahora “aumentada” con uno de los free riders de siempre, Rusia, quedando solo México fuera del juego, ganando si apostar, Rusia dio un paso adelante para cargar con costos y beneficios, su costo de oportunidad, aun no muy claro, puede situarse a ambos lados del juego, con precios bajando o subieron, ya volvemos sobre esta afirmación.

Veamos el detalle, en ese mercado petrolero opera de manera similar al teorema del prisionero, -y también al de la Tragedia de los comunes- y envuelve decisiones que se convierten en acciones colectivas, cuya lógica no es simple referirla, pero hagámoslo desde una abstracción teórica, al final. En el dilema del prisionero, dos partes se podrían beneficiar cooperando, pero el beneficio tiene un costo, recordemos que es Teoría de Juegos con teoría económica.

Si los players no cooperan y no tienen por qué hacerlo porque el dilema no tiene solución óptima, es porque los incentivos de ambos se mantienen, pero ello indica que al final el costo será mayor para ambos, de todos modos, aunque mayor en relación con una solución cooperada, siguen siendo uno menor que el otro, al menos que el juego sea un no-win win; se trata de evitar ese escenario.

Así veamos que la OPEP contiene esos tres problemas. Por un lado, los saudíes y los iraníes no quieren tomar ninguna acción que beneficie al otro, incluso así esa acción los beneficie a ambos. Ellos buscaran arreglar un menor costo repartiéndolo entre los otros miembros y es eso; lo que hacen los recortes, una especie de ilusión que dice que si recortan ellos ganan en el precio, pero es falso porque si recortan y sube el precio los shale oil producen más (recordemos que los incentivos de estos son diametralmente opuestos y distintos a los primeros).

 Así tenemos que es prácticamente imposible impedir que los países miembros dentro de la OPEP hagan trampa y produzcan más que su cuota. Esto ha estado medio resolviéndose, por anos, rotando el cheating, así lo que logran es que no haya el beneficio del “recorte” porque se toma a cambio el escenario sin recorte aun con un contrato firmado que pudiera convencer al mercado que ellos podrían cumplirlo algún día.

Así, ellos según lo que esta teoría,   que en algún momento ello podría ocurrir que el ingreso obtenido en términos de mercado libre, -con menor precios- les permita entonces tomar el camino de reducir costos y producción buscando aumentar los precios, esta combinación en el juego es tricky, el juego puede volver al no-win win game,.Obsérvese que gracias al shale oil tecnología hay suficiente producción a precios competitivos y fuera de la OPEP, lo cual reduce la fuerza del acuerdo y es lo que ha dominado el mercado en estos primeros seis meses.

En la OPEP tuvieron que haber revisado ese juego, dado que era evidente con análisis económico mínimo de E001 que  si la OPEP recorta producción como un grupo, no alcanzaría mayores beneficios como los que pudieron haber tenido en los setenta y ochenta, porque el mayor consumidor hoy es también un mercado libre donde con costos competitivos pueden producir aprovechándose la fuerte restricción fiscal que hay en la OPEP por las razones que tanto hemos comentado por acá en virtud de la definición de los derechos de propiedad sobre la “renta del petróleo”.

Ahora llevemos a este análisis la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita, los actuales polos de la OPEP por su problema religioso, por lo que ambos países funcionarían con algo de swing producer para balancear los beneficios del contrario. Recordemos en teorema del prisionero arriba. Es el juego de Rusia, país cercano a Irán y enemigo petrolero de A Saudita.

Tenemos que recordar que el modelo neoclásico del hombre como ente que maximiza su utilidad o beneficios es a menudo incorrecto para llegar a esta conclusión a la cual hemos llegado en una cuartilla y media. El ser humano es “racionalmente envidioso” pero ello no se puede transferir a los países productores porque los derechos de propiedad, y el lucro es lo que incentiva mayor o menor egoísmo   Los sauditas pueden estar quemando sus reservas financieras -fondos soberanos- rápidamente, pero prácticamente todos los demás en la OPEP están en peor posición, el caso de VENEZUELA que no pude ni incrementar ni reducir producción, Sin embargo la reducción en la producción no se produce en Venezuela como consecuencia del acuerdo sino por desinversión y descapitalización, la tasa de agotamiento vegetativo del recurso acelera la caída de la producción. Los saudíes podrían pensar que pueden conducir una mejor oferta dentro de la OPEP cuando casi todos los demás están bajo severas restricciones.

Ello nos lleva a una conclusión preliminar, que los precios del petróleo permanecerían más bajos por un período de tiempo más largo, -decimos económicamente que en el largo plazo los precios tienden a la baja relativamente- un espacio entre 45-50 dólares el barril (Brent) y muy cerca el WTI. ¿Pero podría esto cambiar en favor de todos allí en la OPEP? Quizás, un mayor crecimiento económico más rápido, los problemas políticos (Venezuela, Nigeria, Angola, Libia, Irak< etc.) donde se ha volteado n algunos la ecuación de agotamiento de petroleo liviano -más barato y menor costo- la cual avanza a velocidad, excepto en Irak, pero también fuera de la OPEP, el agotamiento de las fuentes de bajo costo de los shale oil. Por supuesto hay en el mercado analistas que piensan que tanto Irán y A. Saudita no se harán cheating para no perder ambos.

Pero si el cheating es fuerte, el crecimiento sería más débil, crecerían los impuestos, nuevas tecnologías que reducirían costos, pero también en el lado

Pero si el cheating es fuerte, el crecimiento sería más débil, crecerían los impuestos, nuevas tecnologías que reducirían costos, pero también en el lado de las energías que compiten con el petroleo podría ocurrir idem en relación a este factor tecnológico.

de las energías que compiten con el petroleo podría ocurrir idem en relación a este factor tecnológico. En la actualidad, mi conjetura es que la producción marginal se centra en USA y Canadá y no se sabe cuándo podría comenzar su agotamiento, lo cual estimularía al mismo tiempo a mayores saltos tecnológicos sobre menos costos financieros y esquemas de negocios más económicos.

Pongámoslo de esta manera, un fuerte aumento en la producción podría reducir los precios altos actuales, mientras que una decisión de mantener los niveles de producción pondría la escena para una gran reducción de los inventarios de petróleo y un rally de precios en el mercado, es lo que leemos de los traders. ¿Pero rodémoslo con esta pregunta, es eso realmente correcto?

Un aumento de la producción debería reducir los precios a corto plazo, pero ello a cambio de mantener o aumentar los volúmenes de producción. Esta conjetura, puede mantener o incluso aumentar los precios en el corto plazo, pero causará una ralentización en la economía mundial, por lo que podría haber una caída en la demanda, en el crecimiento económico en el mediano plazo, lo cual conducirá a una caída en el precio en el corto plazo si una recesión inducida o ayudada por el alza en los proteicos es una expectativa real en el mercado. De todos modos, veremos una caída en el precio, Y en ese caso solo dependería del calendario de quienes recortarían producción.

El primer escenario conduce a precios más bajos con volúmenes más altos y el segundo a precios más bajos y volúmenes más bajos. La OPEP en ese caso podrían incrementar las cuotas entre sus miembros. Tamar ganancias hoy dependerá de factores temporales como nunca. Se necesita conocer si su competidor está jugando un juego largo o corto, de manera que esto permita conocer la función de reacción de su competidor

La conclusión final es que le hemos dado vuelta a la zaranda para llegar al punto inicial, Quizás se logre aprender que en el largo plazo, el precio del petróleo está condenado a caer….esto no es fácil tragarlo, pero un poquito de economicus podría ayudar a muchos a comprender que solo siendo competitivos el petroleo entra en el mercado y la OPEP no es hoy muy competitiva porque sus incentivos son fiscales, una tasa de retorno para un fracking es 18%, un competidor de la OPEP requiere y necesita 45-55%, y ya no es posible, y el caso Venezuela que está en el extremo y lo estamos viendo, podría competir si decide privatizar contratos,

Podrá hacerlo esa clase política que heredo un pensamiento retrogrado de hace 40 años, y le gusta ignorar que hoy no es posible, después de todo somos 30 millones y el número de barriles per cápita en 1965 era 126 y hoy son apenas 24, es decir, apenas el 20%….pero si se privatiza, y se dan buenos incentivos, la política no tendría renta, pero el país tendría crecimiento neto del PIB el cual solo se reparte por el mercado y no a través del gasto público alimentados con ingresos petroleros.

¿Qué haría hoy la clase política de ayer? ¿Haría los mismo que quieren hacer sus hijos políticos y putativos? Esto ocurrió ayer durante unos 20 años, hoy no alcanza ni para servir los intereses de la colosal deuda que se amaso para pagar la política. Y ojo si no obedecemos a la historia y a la economía, y no hacemos a la tierra llorar a ese ritmo, el país se descompondrá en localidades enemigas, todos en el paleolítico de nuevo viviendo de la pesca y de; la caza, hoy Sudan Somalia, Libia, y muchos más hacen eso, los Estados Fallidos del mundo en decadencia, y con ellos Venezuela…….ojalá Dios nos cuide.,

 

Alexander Guerrero E
Economista, PhD (University of London)

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *