El Petro, ni dinero ni valor intrínseco, solo valor ficticio convertido en la carta de racionamiento electronica del socialismo venezolano.

 Algunos conceptos.

En algunos medios en la opinión pública, afiliados al negocio petrolero como del propio gobierno se extiende un curioso , y nada naive, concepto de “valor ficticio” para referirse al precio que refleja en el mercado una criptomoneda, la atención va dirigida al cachicorrinco modelo de dinero cripto creado por el gobierno.

Lo de criptomoneda lo pasamos por razones del discurso, porque en su caso , el Petro estaría utilizando   cierta tecnología digital, no para crear un mercado como cualquier criptomoneda privada, sino para oscurecer un concepto de dinero digital que –el gobierno afirma– estaría respaldado por petroleo, oro, y otros en propiedad estatal. Por cierto, y de la misma manera, utilizamos ese mismo argumento, por ser análogo al bolivar, para suponer que esta moneda de papel, digitalizada y en hiperinflación, estaría, y solo tácitamente, sino por extensión jurídica de la Ley del BCV, al imprimir un dinero con respaldo de las reservas internacionales, generadas estas por el petroleo.

Sin embargo, ese respaldo lo esfumó una colosal colapso de la balanza de pagos, lo cual simultáneamente redujera violentamente el ingreso fiscal generando una hiperinflación producida por una masiva monetización del déficit fiscal acumulado por anos, lo cual diluyó el poder de compra del bolivar reflejando una violente devaluación y depreciación del bolivar, el cual fulmino más del 90% del poder de compra expresado en precios y valores en un momento dado.

Esa analogía nos dice que la actual situación de colapso de la produccion petrolera, el Petro se devaluaría con la misma velocidad que el bolivar, sin importar si es cripto o no lo sea y esa es la razón por la cual el Gobierno “fijó” su precio en $60 por Petro, razón por la cual el Petro no es “dinero” convertible en un mercado, y en contradicción con la definición de sus reglas de circulación, emitidas por la Superentendía referida como una cripto divisa denominada Petro con valor fiduciario, nada de esto es cierto..

  1. El Petro definitivamente no es dinero, pero puede ser una ficha de cuenta.

Lo curioso en este mercado del absurdo lo encontramos rápidamente, el Petro per se no cubre las tres importantes características que define al dinero, cualquiera que sea la forma que busque para expresar valor, como medio de intercambio, como medida de valor y como reserva de valor. Por ahora solo se puede asegurar que Petro es solo una unidad de cuenta, desmaterializada, sin embargo, sus creadores en el Gobierno y consultores económicos continúan aconsejando a sus clientes que entren al circuito del Petro en sus redes en el gobierno, porque ese sería un peaje para comprar divisas, euros o dolares u otras divisas internacionales.

Como era evidente y así lo hemos discutido desde hace dos años , el Petro no tiene valor intrínseco, no es convertible por diseño, es un token dirigido a la creación de una tarjeta de racionamiento, en los menores ingresos, para asegurarse de cierto control social como se ha comportado en Cuba en cincuenta años un esquema político de distribución de la escasez de bienes. Las diferencias de Petro venezolano de esta época es su naturaleza desmaterializada, digitalizada, que le permite al gobierno un estrecho control desde su administración central hasta el consumo del venezolano humilde, que opera con ese dinero de cuenta -digital.

Otra curiosidad cada vez más diluida, emerge de las fantasías del gobierno de respaldar un dinero digital -en el mejor de los casos, dinero paralelo- con petroleo, -cuya producción se ha reducido en más de dos millones de barriles diarios- con la pretensión de hacer convertible -dinero FIAT, fiduciario- generado en un decreto del Gobierno, en un entorno socioeconómico donde el bolivar se ha devaluado en 99% de su poder de compra. Como Ud. podrá ver, entre conceptos y estas, el Gobierno y el BCV no abandonan el intento de nutrirse con las divisas o dolares que posee y utiliza en el mercado venezolano individuos y sus empresas.

  1. Solo un token, propiamente dicho, sin valor intrínseco

Tokens han existido siempre, des que existen sistemas de impresión acuñación de monedas, y constituyen medios que reducen el riesgo en el manejo de instrumentos financieros de alto valor, sustituyéndolos por tokens. En el mundo físico, las fichas de monedas existen desde los tiempos de la moneda metálica, particularmente oro y plata y billetes de alta denominación, hoy semejan a certificados de valor que podrían cambiarse por los valores que representan, monedas o fichas para transporte público, por ejemplo, o fichas para los casinos, adoptadas para reemplazar la moneda física y los riesgos de manejo de efectivo, como el robo, pero sin valor intrínseco ni valoración económica de ningún tipo

En el mundo de la criptomonedas un token, que no tiene significado o valor extrínseco y mucho menos intrínseco, cuya utilidad depende que el valor que teórica o prácticamente represente tenga valor intrínseco, explotable. Por ejemplo, en el mejor de los casos , el Petro podría ser un token que podría representar el respaldo del petroleo, únicamente con la condición de ser valor explotable y en el mercado, solo que esta definición no es posible reunirla por razones físicas, financieras, económicas, la produccion de petroleo ha caído en doce años en dos millones de barriles de petroleo, en un cuadro económico critico donde la tasa de declinación y agotamiento del petroleo han alcanzado una situación que solo se siente cuando un recurso que producido genera un commodity se ha hecho difícil, mostrando al petroleo venezolano competitividad inmensa y sustituido en sus viejos mercados por otros petróleos de mayor calidad y en países viables política y económicamente hablando,,

El Petro no posee esas características, no tiene valor y su respaldo no es explotado masivamente bajo un régimen de propiedad que permita su titularización y con ello la emisión de certificados de petroleo físico, expresado en términos de futuros, o certificados de depósitos de petroleo con la obligación de ser canjeados bajo condiciones de default y quebrá,

En ausencia de estas condiciones requerida, el Petro no podrá ser token del petroleo por la sencilla razón que el petroleo que lo respaldaría en teoría no es sino recurso y no en produccion. Por ello es solo un token -del bolivar- para no tener que linear con tantos ceros en cualquier programa contable. En resumen, y para recapitular, debemos afirmar que la pertinencia que esos conceptos básicos utilizados para este análisis sobre dinero paralelo, desmaterializado, digitalizado, mostrado como una unidad de cuenta no posea ninguna de las tres características del dinero, cuenta, medio de intercambio, cambio, medio de valor e inversión, como reserva de valor.

Sin embargo, el argumento utilizado en este párrafo, es útil en el sentido que permite comprender a la gente las razones a través de las cuales la racionalidad económica del individuo perdura, mientras que la ideología, puede tomar el lugar del conocimiento y el ciudadano de a pie convertirse en un “walking dead” de regímenes politicos depredadores que pueden llegar a los extremos de engañar y estafar a los ciudadanos venezolanos que el Petro es una moneda y que su fiduciariedad estaría respaldada por petroleo, cuando eso no es cierto.

  1. Monetizar reservas de petroleo, el espectro levantado sobre el Petro

En ese marco conceptual proponer algo que llaman “monetización de las reservas de petroleo” ideologiza al individuo, en torno a la presencia del concepto de un Estado poderoso capaz de generar en un lance de birlibirloque un respaldo en algo que es por definición económica un valor ficticio, petroleo en el subsuelo, sobre el cual el Estado ejerce su propiedad amparado en derechos de propiedad difusos sobre recursos sin valor intrínseco. Sobre la base de la soberanía, sin que el recurso haya sido convertido en un commodity, una mercancía que el mercado valora compra y vende, independiente de su posición física y subjetiva para ser transado en un mercado.

En otras palabras, el petroleo solo sería dinero contante y sonante a posteriori que algún acto legal y económico haga posible que el petroleo commodity haya sido aceptado socialmente en el mercado titularizando su explotación y produccion. Estos ‘monetizadores’ del petroleo -en reservas- son idénticos ideológicamente hablando de aquellos que trajeron el Petro y pretenden que todos le reconozca -a juro- un valor intrínseco que no dispone.

  1. El Petro como unidad de cuenta no posee valor intrínseco.

¿Qué podemos discutir al respecto? Y preguntamos que se quiere comunicar con “valor ficticio”; Y porque no valor intrínseco? ¿Que valora, y desde luego expresa o coloca precio a una moneda fiduciaria en general y al Petro en particular? ¿Sera lo mismo que llamamos moneda de curso legal?

El punto de partida, el cual es prácticamente el punto final nos trae y nos lleva a la discusión que ha estado vigente por casi tres siglos, en la economía clásica, la definición de precio; para unos ideológicamente encausado a comprender que la intervención del Estado en los asuntos de la vida económica del hombre ocurre como hecho natural, y que, por ello, es mejor que sobre con tal que no falte. El venezolano, sin importar extracción social y cultural, piensa y le parece en general, que el Estado debe poseer las cosas que pertenecen a los ciudadano, y en medio de catástrofes socio económica que vivimos, el criterio del Estado Tótem, no se debilita.

Así sujeto y objetivo en una transacción económica que medie un mercado, con derechos de propiedad bien definidos y no difusos, como los que atañen al Estado como dueño de cosas que producen bienes y servicios, y entre ellos, productor del dinero en entorno, por esta viciado, por la fuerza que tienen en ellos los intereses de quienes manejan y administran ese Estado, el hibrido resultante, no es puramente de libre oferta y demanda, en un mercado libre, y lo cual nos lleva rápidamente a la definición postclásica de precio, de Menger y no de Smith y a la respuesta de una vieja pregunta de cómo repercute eso en el valor que se le otorga al bien, servicio, commodity que la gente obtiene en un mercado para resolver una necesidad.

  1. Fiduciario es el dinero FIAT que el Estado imprime, fiduciario es la cripto moneda que no tiene un Estado que la imprima, es privada ¿Dónde se ubica Ud., amigo lector? ¿ Que es entonces dinero fiduciario?

Que podríamos decir, en una economía como la actual, el dinero base que imprime el Banco Central, es fiduciario y se pretende que tomemos la fiduciariedad en base al orden que rige la impresión de un dinero que es un pasivo del Estado (Banco Central) y fiduciario que tenemos que creerle a los administradores y responsable de la fabricación de ese dinero, que el señoreaje, una muesca en la fiduciariedad, que ellos serían cancerberos rabiosos para cuidar que las políticas economías, fiscal y monetaria cumplan con mantener el valor nominal de la fiduciariedad -por debajo de la inflación- en el sentido de hacer todo para mantener el poder de compra de la moneda que aceptamos por FIAT.

La historia nos dice que ese compromiso legal, pierde toda valor en momentos en los cuales el Gobierno, que llego allí por votos o plomo, decide por razones particulares de interés de grupos y corporaciones mercantiles y políticas diversas correr un regimen de dinero laxo, fallando al articulado de la ley que exige mantener su fiduciariedad. En base a esta discusión citamos a F Hayek quien recogió sus ideas al respecto, ¿Qué hacemos con el dinero fiduciario cuando se privatice ¿

En ese sentido reducimos en tres palabras la discusión que Hayek, en un libro titulado “ Desnacionalización del dinero”, del dinero de “curso legal”- la conclusión que nos lleva a comprender que solo monedas privadas pueden comportarse e interpretar como fiduciariedad el mecanismo que asegura que el mercado transa como intercambio de derechos de propiedad y no una fiduciariedad prestada por una institución en el poder político, el Estado/Gobierno, que aparece en el terreno de los grupos de interés, lo cual resume los derechos de propiedad del Estado/Gobierno como derechos de propiedad difusos,

Ese argumento de Hayek es el que hoy podemos aplicar a las monedas encriptadas, en efecto, dinero fiduciario, pero cuya impresión/digitalización está signada por un mercado, una transacción entre individuos y sus empresas, y no como se nos ha traído la fiduciariedad del Petro como hipotético dinero encriptado, Ello nos abre una interrogante, ¿Como se comportaría el mercado con ambos tipos de monedas, seria cierto que ambas serian ciertamente fiduciarias?

  1. Petro, sin valor intrínseco, sin precio y sin valoración en el mercado; Teoría económica precios y valores

En realidad, el debate sobre las criptomonedas tanto en la calle como en medios académicos sobre las criptomonedas, (diferente al PETRO que no lo es) no pudo resolver, al menos en lo que a nivel publica se refiere el conundrum de las criptomonedas estatales “y privadas.

En ocasiones muchos creyeron que el Petro, criptomoneda tenía respaldo en petroleo, pero dejaron de lado el tema central de las monedas cripto, esas son las razones por las cuales su valor intrínseco opera con un mercado abierto y libre sin problemas, el requerimiento es que sean privadas, y no como el Petro que pierde su cripto bajo propiedad del Estado. En otras palabras, el tema básico consiste en comprender como se genera y comporta en el mercado su “valor intrínseco” ; ello explica porque el Petro, no solo no es una cripto moneda, sino que no tiene el respaldo que el Gobierno de Venezuela impuso, como respaldo básico, el petroleo, el oro y otros minerales en propiedad estatal.

Es evidente que esas razones detrás de tanta incomprensión y escaso mercado del conocimiento lo encontremos en las definición de precios, valor ficticio de dinero que solo existe por el ejercicio de propiedad difusos. Asi, de acuerdo con la teoría económica y la definición de precio como un carácter subjetivo de cada individuo, que opera entre oferta y demanda -preferiblemente en condiciones de libertad en oferta como libertad en demanda- es decir, el precio refleja un valor subjetivo (individual) diferente a un valor objetivo del objeto, porque el precio es la percepción del individuo y pertenece junto al mercado, las instituciones fundamentales requeridas para que opere la libertad económica.

  1. El debate es viejo y se inscribe más allá del mundo clásico liberal

…pero se habia ha perdido por decadas, que lo que yo (a)precio con determinada percepción individual, con determinado valoración personal -y quizás colectiva- no es lo mismo que tú aprecias y desde luego valoras y precias. Asi, por ejemplo, podemos apreciar, digamos en un simple café, podemos tener diferentes percepciones de valor y precio entre varios individuos en una barra de un cafetín, La pregunta inmediata seria esta: ¿ …y siendo así porque entonces aparece un precio único? .

La satisfacción de esa percepción ocurre en el momento en que lo me piden en pago por ese café satisface mis gustos y bolsillo, cosa que y el cual podría variar desde el momento tomar el café, y el cual difiere de los otros, pero es satisfecho si mi percepción de ese precio, satisface al mismo tiempo mi restriccion presupuestaria (bolsillo) llegando inclusive al momento de decidir cuanto pagaría por la satisfacción causada por ese café, acaso, dos dolares por un café que me transmite subjetivamente un placer del cual pienso sobrepasa los dos dolares que estan escritos en la pizarra de precios, y sin embargo pago solo dos dolares.

He pagado por el café cuyo placer al tomarlo, resulto superior a los dos bolivares destinados para cancelar su precio. El objeto es el café, sujeto a su arma y calidad, satisface o no mis expectativas, precio y valor se encuentra en conjunción entre el sujeto y el objeto. Esta percepción es lo que distingue a humanos de animales. Quizás sea más grafico una propina, un precio que pagamos -por fuera- del proceso de servicio y produccion, pero que representa un valor, en mi satisfacción, intrínseco en el intercambio de mi necesidad y la oferta del bien que transa esa necesidad con su satisfacción.

El razonamiento es ‘austrian economics’ y es standard y supera el de la ingeniería social de Keynes que define la percepción expost como objeto y no sujeto. Por eso el socialismo nazi, el fascismo, y el comunismo son tan cercanos, como una sola familia, donde el hombre es sujeto del Estado y los intereses de los grupos que lo controlan, las necesidades del individuo, a satisfacer son posteriores a los intereses de los grupos en propiedad de las instituciones que administran el Estado/Gobierno.

  1. ¿…entocnes cuando cuesta un Petro?

Bajo este razonamiento , por ejemplo, la discusión sigue abierta acerca del valor intrínseco de la criptomoneda que en propiedad del Estado se juzga a sí misma como como fiduciaria, que , en términos de teoría económica llamamos “fiduciaria” al valor intrínseco, en el caso de la “moneda de curso legal” prefiero referirme a mi ensayo sobre el Petro, donde traigo toda la discusión que puso Hayek en Londres y Chicago sobre la necesidad de desnacionalizar la moneda, porque no hay tal moneda de curso legal cuando son todas -excepto los metales con valor)- son fiduciarias, como las criptomoneda. (Lo importante que pone Hayek en la mesa es que, en una sociedad libre, no hay moneda de curso legal, y nadie me puede obligar a pagar con una moneda que no es la que yo quiero utilizar para pagar.

Cuál es el precio entonces, “ficticio” o “intrínseco”, y su precio sube, y sube simplemente porque hay fuerte demanda, más nada que eso, y el precio sube por decisión individual nadie lo impone, la suma de todas esas decisiones individuales es la nos dice por ejemplo que el socialismo destrozo a Venezuela, no Chavez ni Maduro, para ser correctos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *