El huevo de la serpiente

 Alexander Guerrero E

Jueves, 6 de diciembre de 2001

Sólo en la fábula de Plinio, el huevo de la serpiente podía flotar contra la corriente e ir aguas arriba, después de todo, Plinio decía que era magia. Plinio murió porque debía investigar al Vesubio en plena erupción.

Chávez se la juega, el escenario político, como la economía, se contrae. Si se apela a las medidas heroicas de corte represivo, en momentos cuando la ideología del régimen encuentra grandes restricciones en los hábitos, en las costumbres y en la manera, más o menos civilizada como los venezolanos desde hace tiempo resolvíamos nuestros problemas políticos, entraríamos en un campo minado de incertidumbre y riesgos políticos que harían difícil la tarea de ganarse el pan de cada día.

La conjunción de genuinos intereses económicos y derechos de propiedad que ellos reproducen y la fuerza económica del Estado se desvanece por acción de normas y leyes destinadas a al estatización y colectivización de la propiedad privada, se hará más aguda en un momento en que se perfilan enormes dificultades fiscales para un gobierno que apostó a un discurso político redistributivo y a un remedio populista cuyo efecto se desvanece en la medida en que el maná se agota, y que le obligara a contraer el gasto del Estado, y disminuir el condimento de la propuesta política por su inviabilidad financiera. El precio político a pagar por la contracción del gasto público, es del tamaño del voluntarismo populista y estatista que prometió acabar con la miseria y la pobreza sobre la base de la dádiva pública. El discurso político de ahora en adelante se morderá su propia lengua.

El conflicto político -y el subyacente social- emerge, cuando el régimen presiona, amenaza y debilita el sistema de derechos de propiedad, – por lo demás suficientemente afectado en letra y espíritu de la nueva constitución- sobre los cuales se funda cualquier actividad económica racional en un país normal del mundo de hoy. El clímax de esa amenaza trasciende inclusive el prospecto de colectivización – sovietización – de la tierra que encierra la Ley de Tierras, cuando somete al estado y a la política los derechos de propiedad sobre la tierra.

Es este precedente y la manera poco ortodoxa de legislar y administrar normas y leyes, en un régimen que ignora la natural división de poderes y sistemas de checks and balances lo que ha erizado el entorno político que provoca una escalada de rechazo social y político, que de alguna manera coadyuva la conformación de coaliciones políticas cuya acción harían aún más inestable el régimen y casi imposible emprender actividad económica que genere empleo y riqueza. Se destruye así el escaso clima de negocios ya afectado severamente por la revolución en los últimos dos años, y que la miopía del régimen le ha impedido ver. Las restricciones al crecimiento económico, que no son nuevas, son obviamente políticas, aderezadas ahora con un elevado grado de perversión institucional.

Las amenazas a los derechos de propiedad, hecho que por cierto hemos venido alertando y anticipando desde hace más de dos años, conforman ahora el catalizador de la lucha política, dado que la entrada de los empresarios

Las amenazas a los derechos de propiedad, hecho que por cierto hemos venido alertando y anticipando desde hace más de dos años, conforman ahora el catalizador de la lucha política, dado que la entrada de los empresarios – particularmente el medio que más riesgo arrastra por estar en mercados más competitivos- en el juego político, siempre es considerado como última instancia en la lucha política.

Los paros convocados por los empresarios tienden a tener efecto devastador en la lucha política, dado que arrastra expectativas de millones de empleados que ven en peligro el quince y él ultimo por desactivación y caída de la inversión privada y por incremento de los costos de transacción en la economía. El trabajador se considera en consecuencia el eslabón débil de esa cadena, lo cual es por lo demás cierto. Allí se produce un efecto diametralmente distinto al de la lucha de clases, fenómeno este que ha sido alentado constantemente por el gobierno en estos años. De hecho, ocurre una lógica solidaridad entre quien da el empleo y quien se emplea, lo cual se puede divisar formalmente en la lucha política con la acción combinada y organizada de las centrales empresariales y de trabajadores, quienes de manera lógica ven en la amenaza a los derechos de propiedad un enemigo común.

Quizás allí estén las razones del impacto que ha tenido la convocatoria al paro y el ambiente de inestabilidad política que hoy se siente en Venezuela; el cual, de ahora en adelante se moverá en un escenario de amplia incertidumbre por lo impredecible del juego de poderes que se activa con la desesperanza social y económica. En esas condiciones de elevado riesgo político, caerá la inversión y el consumo, lo que acelerará la contracción económica ya prevista para el 2002, generando al mismo tiempo más inestabilidad política y social, y así circular y viciosamente.

En la mesa de juego, los players apuestan a maximizar su utilidad, todos están suficientemente informados, con lo cual no hay ventajas de unos sobre otros, la colusión de intereses es fatal porque desaparece la estabilidad política, insumo sin el cual no habrá actividad económica predecible. En adelante y atrapado en sus propias ineficiencias, el gobierno, como lo muestra la historia a montones, estaría tentado a acentuar la represión, y por ese camino se debilitarían las libertades individuales y económicas, condiciones estas sin las cuales es difícil la generación de empleo y riqueza. ¡El resultado, como con el huevo de la serpiente en Plinio, será de profunda crisis política, dado que la acción de los gobiernos en estas circunstancias, al desmeritar el consenso y la negociación política, los conduce a un círculo vicioso provocando mucho más de lo que quieren evitar, como en la fábula de Plinio, los hombres les corrían a las serpientes, llevándose los huevos de estas!

La historia tiene muestras de sobra, un régimen represivo en materia de libertades y derechos económicos, es financieramente insostenible, por lo que las crisis fiscales en esas condiciones siempre actúan como un acelerante de la crisis política y de gobernabilidad. Sólo en la fábula de Plinio, el huevo de la serpiente podía flotar contra la corriente e ir aguas arriba, después de todo, Plinio decía que era magia. Plinio murió porque debía investigar al Vesubio en plena erupción.

 

El Populismo la enfermedad infantil del socialismo

Un toxico para el crecimiento el desarrollo

Alexander Guerrero E

¿Qué creemos y entendemos por populismo, una forma de gobernar instituciones políticas y económicas, probada y comprobadamente toxica contra la libertad y la propiedad y que la evidencia empírica muestra se convierte en una fuerza motriz de empobrecimiento y enajenación económica y cultural? Populismo, un concepto que tiene en cada idioma y cultura tiene diferentes giros. ¿ Pero nos explica eso que la gente habla y comprende cómo y sobre el populismo lo que ha ocurrido en Venezuela ?

Sigue leyendo

Sin el “imperio de la ley”: del empobrecimiento al hambre. El Caso Venezuela

El caso Venezuela

A medida que crecía la maldad de los hombres, creció la multitud de las leyes, de tal forma que hoy nos preocupan más las leyes que los propios vicios que reprimen, sin que baste ya el esfuerzo y el trabajo de Hércules para limpiar los establos de leguleyos».

Juan de Mariana.

Cuando Ud. escucha a un Presidente dar órdenes para saqueo un comercio, “…y que no quede nada en los estantes.”  o para asaltar una industria o invadir unas tierras, en todos esos casos violentar la propiedad privada; pero también para militarizar actividades económicas, fijar precios, apadrinar el hampa, destruir códigos morales que tratan de proteger al individuo del Estado, acepte con frustración que Ud. vive en país regido por la “ley de la selva” y no por  “rule of Law”.

En otras palabras, ese liderazgo político persigue un objetivo empobrecerlo a Ud., y depredar sus bienes y el capital humano y convertirlo en servil del Estado. Utilizamos el “rule of law” por ser esa expresión más conocida en el mundo en ese idioma. SI lo traducimos funcionalmente estamos hablando de Estado de Derecho, o imperio de la ley. Sigue leyendo

Unificación para ingenuos y dummies:  en la caza del dólar paralelo

La lección de un mercado que ni el gobierno ni sus asesores comprenden.

Alexander Guerrero E

 ¿Unificación de qué?

Muchos habían de unificación cambiaria, el público en general con posición asimétrica respecto de la información y poco connoisseur de los detalles técnicos y políticos del mercado cambiario incluyendo el control, pero también técnicos y analistas se muestran desapercibidos, particularmente en relación a un fenómeno de opinión publica que denominan unificación, y que estos refieren como “ajuste cambiario” dejando de lado el aspecto fundamental del régimen económico que son los controles de precios y volúmenes, particularmente en el precio de la divisa. Sigue leyendo

Yo, el lapiz ……..con epilogo de Milton Friedman

La mejor lección de economía que alguno pueda leer; la cara del mundo cambiará!!

Introducción por Lawrence w. Reed

Elocuente. Extraordinaria. Atemporal. Cambio de paradigma. Clásico. Seis décadas después de que apareció por primera vez, Leonard Read «Yo, el lápiz» evoca esos adjetivos de elogio. Con razón que, para este pequeño ensayo abre los ojos y la mente entre las personas de todas las edades. Muchos lectores de la primera vez nunca ven el mundo pasa lo mismo otra vez.

Sigue leyendo

El fin del Estado productor de petroleo: el costo de la política y muerte modelo redistributivo.

NOTAS SUELTAS LA VENEZUELA DEL FUTURO POST-COMUNISTA
Una única salida, privatizar la industria petrolera; es decir, los contratos desde el lecho del  recurso hasta el commodity. Volver al principio pero inteligentemente con la lección aprendida, y el costo de una natural asimetría, en unos mas en otros menos!!

Esa relación es fatal, en el largo plazo no tiene solución óptima, se llegó al punto de inflexión, entre el concepto de renta y el de beneficio. Probablemente la solución en el pasado hace más de veinte años, pudo haber llegado con el movimiento hacia la eliminación del monopolio estatal y a la privatización, una visión tímida en aquel momento, pero quizás adecuada al entorno político e institucional que se veía de un derretimiento del sistema financiero privado que colapsaba en medio de un fisco colapsado por el salvamento de aquella crisis. Esa solución venia como ajuste después de veinte años del mayor error cometido en relación al petróleo y su entorno económico, la nacionalización y creación del monopolio estatal, después de todo los yacimientos son del Estado desde Carlos V.

Sigue leyendo

Dolar de la Bolsa Clap

El Dolar CLAP

Alexander Guerrero E

Observe porque la hiperinflación y el dólar paralelo son síntomas de la misma enfermedad. Como decía mi adre, no se coge puntada sin dedal, ante mi pregunta de porque hacían eso, me respondía, si no se ponen dedales se puyan los dedos. Llevarlo a la política, como e hace en Venezuela, y seguramente en estos mundos cercados, cualquier decisión de policía publica, así sea repartir un carnet, o una beca, o un trabajo, o proteger al crimen como hacen el actual gobierno, y hermanarse con el de manera incestuosa.

Sigue leyendo

Clap: unos se enriquecen y otros pasan hambre

Dolar CLAP: Hambre contra racionamiento, dólares contra bolívares

 Alexander Guerrero E

De la hiperinflación al dólar paralelo, y del racionamiento al hambre y como se enriquece un Ministro Cualquiera. Recuerde mientras tanto que todo eso son síntomas de la misma enfermedad, el socialismo, una manera de empobrecer y convertir al ciudadano a la servidumbre del Estado. Fenómeno que enloquece tanto al gobierno con la ideología del socialismo carnívoro, pero también a vastos sectores de la oposición con la ideología del, socialismo vegetariano, pero socialismo. No olvide que también hay socialismo caviar…para los que nutren la corrupción y la sociedad mercantilista en los márgenes del socialismo.  Para comenzar esta trayectoria del CLAP al dólar paralelo, pasando por la corrupción, escojamos las enseñanzas de nuestras madres, de mi madre, quien nos decía cuando éramos niños, que “no se cogía puntada sin dedal”. ¿Ante mi pregunta de por qué?, mi madre respondía, si no se ponen dedales se puyan los dedos.

Sigue leyendo