Venezuela: Un gobierno forajido obligado ahora a enfrentar sanciones, o corrige o se larga!

Finalmente el mundo normal, una historia diferente a la que durante más de 15 años nos mostraron una especie política que aprovecho la mano larga benefactora del petroleo, clientes de la revolución bolivariana, se preocupa por el futuro de Venezuela, un país secuestrado por una revolución no llevo por los caminos reales del Estado Fallido, un compuesto que reúne una perversa desinstitucionalización, sin el imperio de la ley n Estado de Derecho, violación masiva de los derechos humanos, de una corrupción socializada con blanqueo de capitales, narco tráfico, que finalmente condujo a un colapso económico, financiero, con un gobierno convertido en dictadura represiva y criminal, todo en medio de un creciente empobrecimiento absoluto que ha atrapado las dos terceras partes de la población convertida en ciudadanos serviles de un Estado que le cambia una bolsa de alimentos por su esclavitud política y social, el socialismo.
En un país en ingobernabilidad plena, un pueblo atrapado entre el hambre, la hiperinflación, la destrucción espantosa de la actividad económica conducido al colapso económico y financiero, de castrantes controles sobre las libertades económicas, una moneda envilecida por agenda de gobierno cuya pérdida del poder de compra de esa moneda ha acabado con el ahorro y el capital del ciudadano hasta convertirlo en un menesteroso que sobrevive un grado extremo de inseguridad, crimen y violación de sus derechos. Una agenda política ejecutada para destruir la economía privada, arruinar empresas públicas, depredar servicios públicos, hasta la quiebra de la industria petrolera, con una caída de dos terceras partes en el nivel de vida, medida en ingreso per cápita de hace veinte y cinco años, que ha expuesto en pobreza extrema al 58% de la población. Una población en emergencia humanitaria, hambre y medicinas, desgate humano en largas colas para accesar lo básico, con desempleo que ha alcanzado niveles de una población informal, que provoco una masiva migración de venezolanos de los sectores medios a una diáspora constituida por más de dos millones de venezolanos. Todo esto, generado por un Estado/Gobierno que obtuvo una renta petrolera per cápita anual en 16 años a razón de $5670, el equivalente a más un trillón de dólares.

intereses cosechados durante los años de la riqueza petrolera, rentistas de una deuda publica acumulada que supera en esos tres lustros 100.000 millones de dólares, con un servicios en intereses y capital en promedio entre  8000 y 10.000 millones de dólares, una magnitud que supera el actual ingreso petrolero, de una industria que ha perdido más de 1 millón de barriles diarios de producción, y una descapitalización que contabilizamos en 350 mil millones de dólares

Ese país enfrenta sanciones económicas y financieras de parte de los Estados Unidos, dirigido a forzar un gobierno que ha causado todo lo descrito arriba, además de acompañar sin complejos la agenda terrorista de grupo políticos amamantados con la renta del petroleo de los venezolanos. Todos soportando la opresión de un gobierno devenido de una alianza cívico-militar proveniente del lumpen proletariado y del lumpen militar, con los poderes públicos secuestrados y envilecidos por un golpe de Estado ejecutado contra el poder Legislativo y el Poder Moral. Tuvimos que haber llegado a este Estado de perversión social y empobrecimiento, represión criminal para que el mundo comprendiera el tamaño de la tragedia que vive el pueblo venezolano. Finalmente, ese mundo reacciona, los Estados Unidos proyectan la implementación de sanciones económicas y financieras, entre otras para forzar al gobierno venezolano a devolver su intento de establecer el modelo cubano comunista comunitario presentado como el eslabón final de un ensayo de ingeniería social denominado socialismo bolivarianos que ha traído los mismos vicios del viejo comunismo, dictadura y conversión de, sus habitantes al regimen socioeconómico de servilismo de la limosna programática del Estado.

El camino a las sanciones tendrá que superar un conjunto de posturas ingenuas unas y rentistas las más,  de quienes se comportan bajo el poder de sus intereses cosechados durante los años de la riqueza petrolera, rentistas de una deuda publica acumulada que supera en esos tres lustros 100.000 millones de dólares, con un servicios en intereses y capital en promedio entre  8000 y 10.000 millones de dólares, una magnitud que supera el actual ingreso petrolero, de una industria que ha perdido más de 1 millón de barriles diarios de producción, y una descapitalización que contabilizamos en 350 mil millones de dólares. Una buena parte de esa deuda literalmente “empujada” por un sistema financiero que jugando al riesgo no midió las consecuencias económicas y financieras que generaba un gobierno que se endeudaba sin límites y conducía una agenda de destrucción económica únicamente con el fin de imponer un regimen de esclavitud servil, y que hoy el venezolano arrastra con un grado de empobrecimiento que supera a los niveles de característico empobrecimiento de sociedades tribales gobernadas por tiranos de procesos políticos y sociales característicos de África.

Oponerse a las sanciones -como last resort- dirigidas a corregir el comportamiento del gobierno venezolana se hace con el argumento falaz que las sanciones afectan a las pobres, cuando en realidad es mentira, es fácilmente rebatido, Venezuela ya transitaba este camino de ruina con el precio del petroleo a $100 por barril, bajo una colosal corrupción y un regimen económico basado en una ingeniería social que ya había logrado la época del socialismo de empobrecer al venezolano de menores recursos y a sectores medios, arruinando emprendedores y empresarios privados. La verdad es, sin embargo otra, los potenciales efectos de las sanciones los sentirían quienes se han estado beneficiando durante estos largos años de ese criminal regimen económico donde lo que cada uno obtiene lo recibe por los caminos de la corrupción, la trampa y el cohecho, esos logran agregar a los ingenios al coro de no a las sanciones, porque los que supuestamente pagarían serían los pobres, en realidad estos ya han pagado el desastre de una economía destruida y el paso de un gobierno forajido que conduce con las bayonetas un Estado Fallido.

¿Pero a quienes afectarían las sanciones económicas y financieras de USA? ¿A los pobres o a los ricos poseedores de los bonos de PDVSA y la Republica? Acá no hay ni ingenuos ni pendejos, en el campo de los corruptos, de los que se enriquecieron del sistema de controles y corruptelas, de los amancebados de los primeros, así como los que habitan en el closet. Las cosas, desde luego van en otra dirección, quienes más temen a las sanciones respecto al petróleo que Venezuela exporta/importa de y a USA son los que realmente requieren esos dólares de PDVSA -potencialmente sancionados- en virtud de las consecuencias que esas sanciones petroleras generarían en relación con un esperado default, el cual se especula pueda ocurrir en cualquier momento, aunque en honor a la verdad, ese default ha sido un asunto normal en los mercados de capitales cada vez que PDVSA tiene que ejecutar el pago de intereses y capital de su deuda.

El lobby que se ha creado para evitar las sanciones opera en Washington y Caracas y en sus labores se han unido tirios y troyanos, ángeles y diablos, a ambos lados del espectro político venezolano, porque si algo Chavez creo -y Maduro mantiene- en línea durante su gobierno, fue coaligar banqueros, gestores, brokers de ocasión, que pudieron colocar bonos en manos de grupos que se movían a lo ancho de todo el espectro político, entre opinadores y relacionistas públicos que tenían mandato de “encochinar” a grupos y coaliciones corporativas conectados al país que se opone al gobierno, a través de sus conocidos financieros y bancarios. En honor a la verdad, quienes menos se preocupan por esos dólares -potencialmente sancionados- por ventas de petroleo a USA son los pobres, los que sin haber sido invitados a esa fiesta están ahora por todas partes embanderadas de quien dice que las sanciones les harían pasar más hambre de las que pasan. De todos modos, colas escasez, e hiperinflación, desempleo y una severa contracción económica están ocurriendo en niveles catastróficos y mucho tiempo antes que se plantearán sanciones económicas a Venezuela y particularmente las que tienen que ver con las importaciones de petróleo desde PDVSA. Es hora de detener a este gobierno forajido, cuyo paso destructor no pareciera tener descanso.

La pregunta que sigue busca conocer las razones por las cuales quienes más necesitan esos dólares son los tenedores de los bonos, entre otros instrumentos financieras que serían afectados por las sanciones. Acá hay de todo, al caer el precio de los bonos por debajo de cierto umbral se activaron los llamados fondos buitres quienes así comenzaron a construir sus conocidos portafolios de deuda potencialmente en default, pero también coinciden con tenedores normales de esos bonos de PDVSA /Republica u=y con otros tenedores asociados al propio gobierno y a lo ancho del mercado político venezolano, y algunos socios escondidos en el closet, en un mercado que nace más de 10 años Chavez mando a oscurecer y ennegrecer, eliminar todo residuo de transparencia.

¿Que hizo Chavez? Mucho, declaro obligatorio para los tenedores venezolanos -bancos- tener su registro y custodia en el BCV, y ello lo hizo inmediatamente después que las dos últimas emisiones de bonos de PDVSA/Republica en el 2010-11 fueran otorgadas a la banca pública. De esta manera el BCV amarró los bonos en dólares de PDVSA y la Republica- pertenecientes a bancos y otros de manera tal que podía conocer el portafolio de esos activos financieros -bonos de deuda- de esas instituciones financieras públicas y privadas.
Recordemos que una decisión similar siguió a la “repatriación “del oro desde los mercados de oro en Europa y USA, operación que desmonetizó el oro monetario, enviando al BCVC a una oscura institución tenedora de moro que había perdido su condición de monetario. Chavez centralizaba así todas esas estructuras de pasivos de PDVSA y la Republica, unida al oro, en el BCV. El total de bonos estaría en unos 2450 pertenecientes a la banca privada -posiciones en dólares- y unos 4500 de la banca pública, lo que daba un total de unos 7000 millones de dólares.

La gran mayoría de los bonos de la banca pública eran bonos cuyos tenedores son ciudadanos venezolanos que habían cedido a la banca pública su custodia y esta al BCV, la mayoría clientes y agentes del gobierno que los utilizarían como instrumentos de lavado de y legitimación de capitales. A la hora de servir capital e intereses correspondientes de estos bonos, es fácil concluir como se bate el cobre en estos apuros que -dicen- PDVSA ja pasado para pagar capital e intereses año tras año. En operaciones de lavado que se registran en varias ciudades de Europa y USA aparecen los bonos de PDVSA en dólares y con ellos trasferencias y pagos y en operaciones que cuyo origen y destino no lucia en orden, llegándose al extremo que todas las transacciones y pagos y cobros de PDVSA fueran monitoreadas por los bancos a tales niveles de exigencia administrativa hasta que la mayoría de esos grandes banco internacionales decidieron rescindir sus contratos con BCV y PDVSA, haciendo mutis antes que una transacción sucia pueda levantar una polvareda y termine ese banco multado y con una solemne raya.

Todos conocemos las grandes complicaciones que enfrenta PDVSA para pagar sus deudas y otros gastos en su actividad industrial que ha convertido a PDVSA en un cleinte que, si no paga pronto pago efectivo y deposito anticipado, no recibe las mercaderías que trae del mercado internacional para tener a medio camino la actividad petrolera. Todo esto ha generado que los lobbies hayan tenido trabajo estas dos semanas tratando que Trump y el gobierno no se les ocurra sancionar el petroleo y pagos/cobros porque los dolientes pertenecen a la fauna revolucionaria unos y también otros a los amigos del closet del lado del no-gobierno.

Así amarraditos todos los tenedores que mantenían esos bonos entre otros por el enorme descuento y elevados intereses generaban un rendimiento de tal tamaño que no lo muestra otros instrumentos financieros similares. EL bono PDVSA y Republica de Venezuela es el más riesgoso del mundo, por ello amarra el mayor rendimiento, a mayor riesgo mayor ganancia, pero una eventual pérdida pudiera venir como consecuencia de las sanciones. El mercado que dice que las sanciones traerán más penurias y penas a los pobres venezolanos ha ganado mucho terreno, así como el que desliza la idea que las sanciones estarían beneficiando al Gobierno – este es un mercado exclusivo de ingenuos o quienes pasan con cara de ingenuos- cuando sus correligionarios estarían más preocupados por sus bonos, sus rendimientos y su capital, además de naive en extremo parecieran coincidir con quienes dicen que los pobres sufrirían las sanciones.

Acá desde luego hay una alianza política similar a la que se dio cuando el BCV le vendió los bonos a Goldman. Estos dos grupos se amarraron políticamente, mientras el palco ha quedado dividido entre quienes dicen que Maduro sería el primer beneficiado y quienes dicen que las sanciones pudieran traer el default de PDVSA.
Ello dice claramente quienes son los dolientes de los bonos, y no parecieran que son los pobres porque esto no han tenido velas en esos entierros. Ese sería el terreno de las batallas, entre los tenedores de esos bonos que arriesgan dos cosas, el capital “invertido”, la corrupción en esos bonos, y la investigación que con seguridad se configuraría para determinar los tenedores de esos bonos y la historia legal desde su emisión, en relación con sus dueños. Los fondos buitres están en autos ya. y esos son terriblemente dañinos porque operarían prácticamente de la mano del juez que se encargue de una denuncia similar a que hicieron tenedores de bonos argentinos después de el gran default que dejo a Argentina fuera del mercado de capitales por unos 10 o más años. Recordemos que Chavez les dio una ayudita en ese mercado.

Así las cosas, tenemos tenedores de bonos que les sirvió para lavar capitales y según estos ni siquiera se lavaron porque los bonos serian escogidos como parte del botín revolucionario a los líderes que conducían la revolución. Los temores que se destape un barril y no precisamente gente de petroleo es tema obligado en Venezuela en reuniones políticas y financieras. Como dice él es adagio chino-venezolano, Dios los cría y el Diablo los revuelca/. Venezuela sigue siendo pintoresca pintoresco inclusive en la tragedia.

 

Venezuela: Un Estado Fallido

Venezuela: un Estado Fallido, la economía política del Estado Fallido

Una economía colapsada, un sistema político pervertido, corrupción  y destrucción institucional, hambre, hiperinflación, empobrecimiento absoluto y des-configuración político institucional, bajo golpe  de Estado y sin controlabilidad internacional

 Alexander Guerrero E[I]

 

Contenido

1. ¿Es Venezuela hoy un Estado Fallido? No cabe duda, sí lo es.
2. ¿Qué entendemos entonces por Estados fallido?
3. Decadencia institucional y gobernabilidad
4. Síntomas del Estado Fallido
5. Definamos entonces al Estado Fallido
6. ¿Cómo Venezuela involucionó a la condición de Estado fracasado?
7. ¿Cómo ocurrió todo esto? Decadencia y depredación institucional
8. Decaimiento y deterioro institucional y la economía
9. En lo económico, nacionalización, expropiación
10. El Narco–Estado y el Estado Fallido
11. La economía política de la “política” Una visión en Selección Publica
12. Entre las instituciones administrativas
13. Economía y la Política: decadencia institucional en lo político y lo económico
14. El costo de un Estado Fallido lo pagan sus ciudadanos.
15. ¿De qué tamaño es ese costo? ¿Cuántos años nos llevará el pago de ese costo?
16. ¿Quiénes ganan y quienes pierden?
17. ¿Qué caminos tenemos adelante y cómo avanzamos y rápidamente?

 

Venezuela: un Estado Fallido. La economía política del Estado Fallido

Como se convirtió Venezuela en un Estado Fallido, un fenómeno que la sociedad civil y la intelligentzia nacional no han sabido deseado aprender, los problemas de Venezuela son primarios, alimentación salud y vida, las complejidades de un Estado contemporáneo no están al alcance de la lucha política

 ¿Es Venezuela hoy un Estado Fallido? No cabe duda, sí lo es.

¿Y cómo llegamos a esa condición de Estado Fallido y qué es lo que en realidad muestra un Estado Fallido? Es la pregunta que muchos nos hicieron en relación a una nota anterior, donde intento aclarar que el camino tomado por el gobierno -ya en condiciones de gobierno forajido-en un Estado capturado por el narco-tráfico, había escogido en su carrera hacia delante una ruta de aislamiento, autogenerada y por consecuencias no intencionadas por un esquema de fuerte contracción económica inducido por controles y severas restricciones y regulaciones sobre el desgastado y descapitalizado aparato económico privado y petrolero tanto por caída de producción y precios- generaría una enorme contracción económica que entre 2015 y 2016 acumuló una pérdida del volumen y valor de la económica en 24% del PIB.

Las consecuencias socioeconómicas han sido las de un acelerado empobrecimiento y un creciente ritmo de hambre que cumpliendo el “librito de la protesta social” generarían una reacción política y social entre los sectores más vulnerables, los empobrecidos que se sumaron al crecimiento de la pobreza extrema que alcanzó el 54% de la población, con escasez y racionamiento que eran apenas los síntomas de un síndrome económico de quiebra y ruina que no tenía ni tiene remedio en el actual marco político. En ese sentido, solo le restaba apertrecharse masivamente de un aparato político militar de represión, utilizando la violencia del Estado -asociado a grupos paramilitares, milicianos y sectores provenientes del hamponato- y destinados a alcanzar la última fase de su Plan de la Patria: domesticar la protesta y convertir a los ciudadanos al servilismo del CLAP y su violencia. Es lo que hoy vemos en las calles.

El mecanismo de violento control social lo vemos hoy en la calle, una represión colosal con la cual, como palanca de poder y en última instancia, la represión, preparada con tiempo. Sus esperanzas eran la de inducir la domesticación a un pueblo que con algún retraso comenzaba a mostrar deseos de cambio. Dos variables se juntaban en el mismo fenómeno, la hiperinflación restringiendo la indexación de salarios y contratos privados, unidos a los controles de precios impondrían un fuerte ritmo de empobrecimiento destinado por oficio a disminuir la vocación política de protesta y buscar una salida en las calles.

Así, esa severa contracción económica, pérdida de 500 mil puestos de empleo, servicios públicos colapsados, todo lo cual es percibido por más jóvenes como un futuro aterrador. El hambre que se hizo masiva en cuatro años ha sido siempre -con o sin consecuencias no intencionadas- en un factor natural para el control social. El gobierno así abrazaba un intenso grado de aislamiento, autarquía, y un desmoronamiento acelerado institucional para lo económico y social y una dependencia de la represión del aparato militar cubano y nicaragüense. Venezuela, era obvio, de manera acelerada venia cumpliendo la ruta del Estado fallido
Sigue leyendo

Venezuela: un Estado fallido con un gobierno forajido

Hampa, fuerza armada, narco-business, crimen, inseguridad total, la vida vale nada, todo en una sola palabra; de una debacle a un colapso económico.

Alexander Guerrero E.

¿Porque todos juntos, y porque la economía? Hay dos pilares fundamentales para que un país crezca sustentablemente, independiente de los eventos que ocurran en el ciclo económico como por ejemplo la caída en los precios del petróleo, y en general de los commodities, o materias primas.

Quizás la acción más sencilla del individuo es trabajar para satisfacer sus necesidades, en la sociedad actual el hombre ofrece sus experticias, lo ejerce con eficiencia y competitividad, y lo cambia por salarios, expresados en valores monetarios. Es la via del progreso económico y social, las condiciones de vida mejoran, pero exige, reglas de juego, donde su libertad y su propiedad no son negociables. Se reconoce por origen natural que de la producción y riqueza son cosas del hombre; de su familia, su país o comunidad, y a ellos se debe, las reglas del juego se disponen de tal manera que, el propio hombre no debe quedar a expensas del Estado.

Pero, este es su hechura, un Frankenstein que lo destruye y el hombre se empobrece cuando su propio Leviatán (Buchanan, Riggs) – el Estado- es capturado por grupos de interés políticos, militares, mercantiles, crean sus revoluciones. Son procesos políticos donde el hombre confunde sus derechos y deberes y cae subyugado, convertido en su servil, son los socialismos, los fascismos, los nazismos, los comunismos, los estados totalitarios y fallidos, todos son parientes entre sí. Venezuela es un claro ejemplo que esas perversidades pasan en estos tiempos. Sigue leyendo

El Mercado es amoral, no es inmoral!

 

Una cosa es ética y otra es moral, y este último concepto no tiene nada que ver con inmoralidad, un simple problema de lenguaje y conocimiento, para no confundirse; en cualquier caso, inmoral es quien gobierna para enriquecerse sobre el patrimonio de sus ciudadanos, o restringiendo la espontaneidad del mercado, para lucrarse depredando a quienes asisten a un intercambio con el deseo personal y amor propio, lucrase por su emprendimiento. Y lo hace privándole al individuo de las instituciones básicas que le garantizan su libertad.

A Smith y el mercado: amoralidad

Qué quiso decir Adam Smith cuando afirmó que no es “de la benevolencia del carnicero, ni la del cervecero o del panadero de la cual nosotros decidimos esperar por nuestra cena, sino de su peculio natural, el de su propio interés.” Esta es una de las expresiones -de A Smith- más citadas en la historiografía económica, y expresada por Smith en su celebrado libro La Teoría de los S entimientos Morales. Esa sentencia nos dice claramente y devela el grado de confusión a que se puede llegar cuando se piensa y se cree que el intercambio en el mercado -el mercado no es una plaza sino un proceso- expresa un sentimiento moral; en realidad, el mercado es amoral, como lo es el precio, la propiedad y la libertad. A. Smith y su propuesta de la amoralidad del mercado, más de esto en https://www.youtube.com/watch?v=V6S6pMsKzlI

Todos estos componentes de ese proceso de intercambio. Continuando con Smith. Leemos que “los bienes -los que el hombre produce pueden incorporan valor, valor que, expresado en términos monetarios, debe realizarse en el mercado bajo el intercambio con quien requiere esos bienes. De esta manera, en ese proceso de intercambio. cada individuo trabaja sobre el planteamiento de ganar el ingreso que requiere para sí y su familia, medido por un deseo que lo induce a maximizará su utilidad. En este parafraseo de Smith, este resalta el concepto de amoralidad del mercado, donde en esencia el intercambio, encuentra intereses individuales diversos, en un juego donde todos ganan.

Mercado, precios, moral y ética

Del mercado hacia los lados, cada componente tendrá su código de comportamiento que le permitirá materializar sus intereses. Parafraseando a Smith podemos eliminar la confusión sobre mercado amoralidad y ética. Por ejemplo, en el caso reciente de la venta de bonos por parte del BCV a Goldman Sachs, el precio pagado/demandado es consecuencia de la valoración que cada componente hace de sus propios intereses y objetivos. La carencia de liquidez internacional en el BCV y la manera como se construye su balance y sus objetivos inmediatos mide la valoración que cada dólar de liquidez tiene ambos entes. Sigue leyendo

BCV vende “basura” que Goldman Sachs compra con 69% descuento

BCV vende “basura” que  Goldman Sachs compra con 69% descuento. El poder legislativo se comporta bizarro y le cae encima a Goldman Sachs en lugar de caerle al gobierno. La zorra detrás de los perros.

———————————————

El affaire donde juegan BCV, Goldman Sachs (GS) y la Asamblea Nacional (AN) luce bizarro. Al leer la carta del presidente de la AN a GS por momentos pensé que el presidente de la AN desconocía que el riesgo PDVSA supera el 23-27% desde hace unos cuatro años, noticia vieja, los certificados CDS que orientan el riesgo de los países y de empresas lo dicen, inclusive estiman la probabilidad de default y el de PDVSA ha marcado ya 69% en los últimos dos años, de hecho, el mercado tiembla cada vez que PDVSA tiene que pagar intereses y capital.

Supongo que el presidente de la AN estaba informado; sus asesores lo deben saber, están obligados. Tampoco creo que la AN quería entrar en el debate político en USA entre el Partido Demócrata (PD) y el gobierno de Trump entre otros porque en su gobierno Trump tiene varios ex ejecutivos de GS comenzando por su secretario del Tesoro. Pero lucía interesante pensar que la AN aprovechaba esa diatriba entre Trump y el PD para poner el problema venezolano en línea con la opinión pública americana, la cual podría tener algún interés en nuestra tragedia en medio de la riña política entre Trump y el PD en USA.

Pero al ver a senadores y diputados demócratas firmar cartas contra el gobierno de Trump “preocupándose” por la compra de los bonos de PDVSA, por parte de GS, llegué a pensar que el presidente de la AN estaba en jugada de alturas. Ello no me satisfizo, porque  no comprendía como, sabiendo que el culpable del elevado riesgo de PDVSA/Venezuela – el cual deprecia sus pasivos, convierte sus bonos en basura- era el gobierno. ¿Por qué no lo enfrentó y solicitó interpelación al presidente del BCV y al Ministro de Finanzas de Venezuela y armar el natural zaperoco político para que los venezolanos más asimétricos a las noticias financieras se convencieran que el drama venezolano que traen los elevados riesgos de PDVSA y la República de Venezuela nos ha traído terribles daños?

Teníamos la evidencia, desde un comienzo que el mercado de capitales nos veía con un riesgo in crescendo, así llegaron PDVSA y la República al cierre de los mercados voluntarios de deuda, un encarecimiento del crédito externo, descapitalización de empresas extranjeras en Venezuela y cierre de muchas, desempleo, contracción económica, severos desbalances fiscales, hiperinflación, empobrecimiento y una certificación de pérdida de capital reputacional, y en los hechos transformar al venezolano en un maula internacional porque el peso de la opinión pública internacional que nos acercábamos a un default nos muestra la cara de un colapso financiero que aunque sabemos comenzó por el 2012, estaría llegando a su clímax este año, por un probable default.

Sigue leyendo

OPEP, precio del petroleo, Teoría de Juegos. Dilema del Prisionero en un juego donde Venezuela vuelve a perder.

Veamos desde Teoría de Juegos, quizás el más completo análisis de lo podría realmente ocurrir en el mercado petrolero afecto de la OPEP y sus asociados, fusionemos “el juego” con el análisis económico de costo beneficio, Desechamos el esquema neoclásico por incompleto.

Todo juego tiene una estrategia para ganar(perder) en una realidad donde siempre habrá ganadores y perdedores, habrá empate cuando la solución no sea óptima, no hay un ganador, en términos de costo beneficio, y un juego de todos ganan, en esas condiciones no serán posible; en el win win game las condiciones son otras. Como asumimos libre mercado, hay arbitraje y como en el ajedrez el juego es abierto, las reglas así lo piden, todo dependerá del sentimiento competitivo que se apodere de cada player.

Así, tenemos que la mayoría de los juegos que encontramos en el camino son cooperativos. Los hay competitivos, sin dejar de lado esos juegos sin solución óptima ni negociada, que podríamos agruparlos en juegos perversos, el incentivo para el jugador es “perder”. Finalmente, una solución a lo Nash, nos permitiría un balance de costos y beneficios, dentro de la OPEP esto ha ocurrido, supongo que la “cláusula cheating” es rotativa, es decir todos tienen acceso a jugar con la mano adelante.

Una solución Nash, plantea un problema de optimización bajo un esquema de negociación, fenómeno que a todo evento dentro de la OPEP es imposible alcanzar porque no hay equilibrio entre las diferentes posiciones fiscales que aparecen frente a la renta petrolero o del ingreso petrolero como ingreso fiscal

Una solución Nash, (no confundir con equilibrio a lo Nash) plantea un problema de optimización bajo un esquema de negociación, fenómeno que a todo evento dentro de la OPEP es imposible alcanzar porque no hay equilibrio entre las diferentes posiciones fiscales que aparecen frente a la renta petrolero o del ingreso petrolero como ingreso fiscal. De todos modos, la negociación dentro de la OPEP se hace sobre la base de unos fuertes y otros débiles.

Con ese esquema de análisis, se puede observar que, entre los diferentes miembros de la OPEP, ahora “aumentada” con uno de los free riders de siempre, Rusia, quedando solo México fuera del juego, ganando si apostar, Rusia dio un paso adelante para cargar con costos y beneficios, su costo de oportunidad, aun no muy claro, puede situarse a ambos lados del juego, con precios bajando o subieron, ya volvemos sobre esta afirmación. Sigue leyendo

La hiperinflación en Venezuela: el socialismo ruso -1917 y socialismo venezolano -2013

Cuando en 1920, y con el socialismo en marcha rápida, el Partido Bolchevique conducía un violento proceso de expropiaciones, estableciendo controles de precios, todo lo cual produjo una colosal escasez que fue enfrentada por el gobierno revolucionario con un esquema de un racionamiento extremo, donde los trabajadores del Estado -proveniente de muchas empresas expropiadas, recibían sus salarios en una especie de bolsas, donde pudiera haber tomado Maduro el modelo para su bolsa/caja CLAP.  

Ese violento proceso de expropiaciones se topó con serios problemas a la hora de expropiar a los empresarios medianos y pequeños, particularmente en el área alimentaria, unidos a las fuerte repercusiones de la 1era Guerra, en esas extremas condiciones políticas y económicas, Lenin ordeno al Banco de Rusia acelerar el proceso de envilecimiento de la moneda, bajo una expansión del gasto público -léase déficit fiscal- la masiva monetización los colocaba en medo de la hiperinflación, -un fenómeno que llamaremos ‘envilecimiento”, imprimiendo moneda a discreción- de manera de acelerar la ruina y la quiebra de los medianos y pequeños empresas, esa orden de Lenin se convirtió en una consigna política, imprimir dinero hasta arruinar a los capitalistas. Parece que Maduro tomo de Lenin esas instrucciones, cien años después..…….

Ese fenómeno corría a la par de un fuerte control de precios, lo que causaría una severa contracción económica se estrangulaba empresas medianas si pequeñas en aquellos sectores donde la expropiación encontraba serios problemas administrativos y políticos, particularmente en la agroindustria.  Acotemos que la palanca utilizada fue el envilecimiento del rublo, proceso derivado a la impresión masiva de rublos, con los cuales la revolución pagaba el grueso déficit fiscal.  

La liquidez monetaria se expandió bajo ese proceso de debasement -envilecimiento- lo cual vino a conformar la conocida hiperinflación rusa, fenómeno que precedería a la más conocida hiperinflación de la República de Weimar, y que se unía a las penurias económicas heredaras de la monarquía de los Romanov y de las consecuencias en Rusia de la 1era Guerra.

De esta manera empresarios medianos y pequeños arruinados y quebrados entregaron sus empresas al gobierno y entregadas a las cadenas de la propiedad estatal en esos primeros anos de la revolución socialista. De esa manera Lenin arruino a los ahorristas, a empresarios y con esas dos condiciones el momentum del socialismo vivía su clímax, así creció la pobreza, colas y racionamiento, fenómenos económicos que conforman el core del socialismo, individuos dependiendo del Estado, eso que se denomina servilismo socialista. Sigue leyendo

El mercado político -la política- y la economía: simetrías y racionalidad del individuo

Y como explicamos la escasez y el empobrecimiento del venezolano en estos años de revolución.

El mercado político según la economía de la Escuela Public Choice -Selección Pública- opera en simétrica racionalidad a la del mercado de bienes y servicios, esa teoría cientos de veces constatado, sujeta a la existencia de data, permite presentar una equivalencia entre el análisis económico del mercado de bienes y el mercado político, mercado de intereses e incentivos tanto del individuo como organizaciones políticas (partidos entre otros) como el de individuos y empresas en el mercado de bienes.

De esta manera, la estructura de incentivos y otras categorías económicas. mercado, precios, costos y beneficios y costo de oportunidad tendrían en el “mercado político” un rol análogo, y entre los cuales se distinguen la conformación de puntos de equilibrio generados en el comportamiento “subjetivista” del ser humano frente a la escasez y al incentivo praxeológico que los define a ambos.



Acotamos que despejando la acción racional del interés e incentivos en el mercado político puede y en efecto ocurre, ser causante inicial de lo que los economistas definimos escasez. La analogía resalta en términos de racionalidad de intereses e incentivos del individuo, pero es muy posible que los intereses de este último maximicen su utilidad (éxito) y lo que para ese mercado sea racional y normal para el otro sea escasez y penurias (fracaso). Mucho de eso vemos en las sociedades o Estados fallidos, nuestro caso. Sigue leyendo

¡Es la ideología estúpido!

Ensayo.

Porque el socialismo lleva dos decadas destruyendo capital fisico, humano, natural? 

Contribución a desalambrar un curioso fenómeno político que nos transmite que las dos visiones del país; Gobierno y partido y oposición y Unidad no son muy distintas, como debería ser,  hay muchas simetrías ideológicas, políticas y los identifica el estatismo. Ello no ayudara mucho a la refundación de Venezuela, proceso que debería venir con serias reformas institucionales, económicas y políticas, en búsqueda de democracia y mercado; los socialismos de seis decadas han fracasado.   

  

PARA LA DISCUSION SOBRE QUE PAIS QUEREMOS DEBE PASAR POR UNA ABIERTA VISION  POLITICA E IDEOLOGICA DEL ROL DEL PARTIDO POLITICO Y DE LA SOCIEDAD CIVIL CON LA IMPLEMENTACION DEL PRINCIPIO DE SUBSIDIARIEDAD QUE NOS LLEVE A SUPERAR EL INTENSO PROCESO DE EMPOBRECIMIENTO EN QUE NOS HA SUMERGIDO EL SOCIALISMO.

 

Aunque La Mesa de la Unidad (MUD) expresó públicamente que se encuentraba en proceso de reestructuración, tantos fracasos durante más de diez y siete años, los cuales pensamos habían llegado a su fin con el triunfo electoral hasta alcanzar la mayoría calificada en la Asamblea Nacional, victoria no ejecutada en virtud del «golpe constitucional» dado por el Gobierno via TSJ para reducir a la AN en un poder público sin poder. Ese golpe del Gobierno no debio haber sorprendido a nadie, y no fue repelido por la propia AN en el mismo sentido con que fue «desacatada» dado que el Poder Legislativo termino secuestrado e inutilizado durante su primer año. La Mesa de la Unidad reaccionó  tibiamente a ese golpe de Estado dejando secuestrarse sin ni siquiera «lanzar una piedra» como lo hubiesen hecho  estudiantes y pueblo en cualquier protesta como lo ha hemos visto en los últimos años, luchando por las libertades conculcadas por un gobierno que a todo evento es inescrupulosamente dictatorial. Sigue leyendo