Default con hiperinflación: el llegadero!

Default con hiperinflación: en el llegadero!!

En una nota que publique en junio del 2011 discutía lo que consideraba para Venezuela y PDVSA la pérdida del mercado voluntario del crédito internacional, no había mas cabida para bonos soberanos, tipo bonos de la Republica por parte de  PDVSA, empresa que venía emitiendo bonos soberanos, una exigencia del Gobierno venezolano a los bancos de inversión suscriptores de la deuda documentada, según la cual, PDVSA era una empresa estatal, y el Estado a través de la Republica emite solo bonos soberanos.

Las razones de Perogrullo, el endeudamiento de PDVSA cada emisión de bonos desde 2005, sus prospectos decían que los fondos recogidos por esas emisiones serian para el gasto social, no para extraer un litro de gasolina. Una segunda razón estaba conectada con que los bancos sufrían en esos años de un “push loan”, llenos de dolares baratos y el dinero había que colocarlo rápido y bastante y así aceptaron que una empresa limitada únicamente a bonos corporativos que requieren de una total disclosure, cumplían la exigencia del gobierno.

Los bancos fueron conquistados por Chavez quien les informó que la solicitud de deuda seria grande y así con tanto dinero en caja, que importaba, se juntaban el hambre y las ganas de comer. Así la banca cumplió nuevamente su rol de celestina, anos después los bancos hacen lo contrario no permitieron que PDVSA emitiera más bonos soberanos, ya asomaban la probabilidad de problemas de pagos en el futuro no lejano. Sigue leyendo

El deficit fiscal, la balanza de pagos, la hiperinflación y el precio del dólar: un mismo fenómeno

Quienes no lo aprendieron se equivocaron largo. ¿Cuáles fuerzas detrás de la hiperinflación y el dólar? La mejor respuesta a quien pregunte que es (hiper)inflación y como se genera, lo expone como fenómeno monetario que explica un proceso continuo de pérdida del poder de compra del dinero. Como se sabe los preicos de los bienes se expresan en dinero y suben al perder el dinero su poder de compra. La tautología es perfecta, la hiperinflación es entonces una inflación fuera de control, sus fuentes no tienen boleto de retorno han envilecido el sistema de formacion de precios con lo cual, la valoración subjetiva -precio y opción- colapsa. El precio resulta de una valoración subjetiva, que nos ensena que depende de mí valoración, así como para otro depende de la suya; es decir, el valor proviene de una utilidad subjetiva que la gente obtiene de diversos bienes; si la gente no disfrute un bien, sería inútil, así el bien contenga una enorme cantidad de trabajo o recursos para ser producido. La hiperinflación destruye toda esa lógica del comportamiento humano.

Esta definición nos lleva a reconocer que la hiper es un fenómeno monetario puesto en movimiento al monetizar un insostenible desequilibrio fiscal -déficit- que implica simultáneamente – mismo fenómeno-  el envilecimiento del dinero, proceso que nos muestra cómo -en velocidad, fuera de control, como en una montaña rusa- se deteriora violentamente el poder de compra del bolivar, expuesto como alza violenta de precios porque estos se presentan en dinero. La (hiper)inflación destruye esos mecanismos de valoración, el desequilibrio fiscal induce severas perdidas en el poder de compra del dinero, envileciendo oferta y demanda de los factores que hacen posible decidir y elegir que alimenta el proceso de satisfacción de gustos, necesidades y pasiones.

Como se observa de la definición arriba, en la medida que se ensancha la  distancia entre el dólar y el bolivar que va perdiendo poder de compra, la velocidad de depreciación/devaluación del bolivar frente al dólar que dice que cada minuto se requieren más bolívares para comprar un dólar, es la que explica la pérdida de poder de compra del bolivar en relación con los precios más allá de nuestras fronteras, que una ley universal -un solo precio- hace que muchos más bolívares se requieran para comprar un dólar y obtener ese bien que la hiperinflación ha envilecido. 

aparte que expresa claramente la teoría económica, nos muestra el curso de los hechos en caída del salario real e ingresos, y en un inevitable proceso de empobrecimiento que ocurre al ritmo de la hiperinflación.

Un fenómeno similar a la sensación vértigo que sentimos en la montaña rusa y la violencia en moverse al ritmo inercial de energía, sin motor, como rueda el tren en la montaña rusa, fuera de control, como la hiperinflación. Así el individuo se encuentra entre dos fuerzas del mismo fenómeno; la caída del poder de compra del bolivar, escasez, crecimiento de precios, depreciación /devaluación continua del bolivar. Esa clásica e intuitiva manera de observar la hiperinflación, aparte que expresa claramente la teoría económica, nos muestra el curso de los hechos en caída del salario real e ingresos, y en un inevitable proceso de empobrecimiento que ocurre al ritmo de la hiperinflación. Deténgase por un instante y mire a su lado como el empobrecimiento crece a su alrededor, Ud. amigo va dentro de esa vorágine por la montaña rusa. Pregúntele a quien le dice que no vivimos en condiciones hiperinflacionarias, desde cuándo dejo de ir al cine, al restaurante, colas para adquirir lo básico, cambio de vehículo, viajes, así como para quienes poseen menores ingresos desde cuando no tiene los tres golpes diarios, medicinas para sus males, hospitales, escuelas, o  el acecho del crimen para quitarle dinero que no tiene valor alguno, o si lo prefiere, cuanto tiempo pierde buscando efectivo para pagar su precaria situación económica. Sigue leyendo

¡Es la ideología estúpido! Diferencias entre PSUV y MUD: la izquierda carnivora y la izquierda vegetariana

 

¡Es la ideología estúpido!

 

PARA LA DISCUSION SOBRE QUE PAIS QUEREMOS PASARA POR UNA ABIERTA ORGANZACION POLITICA E IDEOLOGICA DE LA OPOSICION POLITICA Y LA SOCIEDAD CIVIL PARA DETENER EL PROCESO DE EMPOBRECIMIENTO EN QUE NOS HA SUMERGIDO EL SOCIALISMO. LA MESA DE LA UNIDAD HA RETARDADO ESTE PROCESO, CONSECUENCIAS INTENCIONADAS Y NO INTENCIONADAS

 

La Mesa de la Unidad (MUD) expresaba públicamente en 2016 que se encuentraba en proceso de reestructuración, le creimos, pero no era cierto, era el “enagaño” del torero, habia que inducir la embestida del toro, motivar a muchos que creen que la MUD como accion colectiva no tiene remedio, asi ocurrio. Y ello es sin duda alguna la razon o la causa pore la cual en la MUD no hay un determinado proyecto pais, un modelo de liebertad organica tanto en lo politico como en lo economcos.

(De la Rebelión de Atlas de Ayn Rand)

El Gobierno la encerro y le hizo tragar los insultos que importantes dirigentes de la MUD expresaban publicamente creyendo que con ello se animaria el juego electoral. El plebiscito con 7 millones de votos nos adelanta que esa cantidad menguada de votos tenia alguna explicacion, en realidad tiene muchas, veamos en el texto algunos antecedentos y quizas la respuesta al curiso ruta erratica tantos fracasos durante más de diez y siete años, los cuales pensamos habían llegado a su fin con el triunfo electoral hasta alcanzar la mayoría calificada en la Asamblea Nacional, victoria pírrica en virtud del golpe constitucional dado por el Gobierno para reducir a la AN en un poder público sin poder, y dar a lo largo de mas d eun ano, una especie de comica politica.

Ello sin embargo, no debió sorprender a nadie, sino con la “normalidad” con la cual la Mesa de la Unidad reaccionó  a ese golpe de Estado dejando secuestrarse sin ni siquiera lanzar una piedra -como lo hubiesen hecho  los estudiantes en cualquier protesta como lo ha sido en los últimos años, luchando por las libertades secuestradas por el gobierno. Sigue leyendo

La hiperinflación en Venezuela; el modelo ruso de hiperinflación impuesto por el Gobierno: expropiar, arruinar y empobrecer

En medio de una guerra civil, o comunismo de guerra, como lo llamaba Trotski, entre 1917 y 1923, en los momentos iniciales del socialismo en el poder, el Partido Bolchevique lleva a cabo un violento proceso de expropiaciones, se topó con serios problemas a la hora de expropiar a empresarios medianos y pequeños, particularmente en el área alimentaria y vestido, ello unidos a las fuerte repercusiones de la 1era Guerra. La revolución bolchevique se produjo en medio de una guerra civil, combinación de golpe de Estado, revuelta popular y toma de empresas por parte de las milicias bolcheviques.

Al tomar el poder, Lenin decidió extremar medidas económicas, fiscales y monetarias, al mismo tiempo que políticas dirigidas a afianzar el proceso de expropiaciones que representaba el “socialismo, una sociedad sin clases”. Así se decidió monetizar el déficit fiscal lo cual generaba dos efectos uno económico y social en la quiebra y ruina de empresas causadas por la hiperinflación que emergía de la masiva monetización del déficit fiscal al mismo tiempo que atender las necesidades fiscales derivadas de la masiva expropiación de empresas y el otro político, derrumbar la oposición política del capital. La masiva monetización del déficit fiscal envilecía el rublo permitiendo al mismo tiempo arruinar empresas y acelerar el proceso de expropiación que implicaba la creación de una sociedad sin clases, el socialismo -palabras textuales de Lenin. Una revisión de ese proceso económico y político lo encontramos el informe escrito por JM Keynes sobre las consecuencias de la firma del Acuerdo de Versalles. Los bolcheviques llamaron la guerra civil, “comunismo de Guerra”.

Cien años después en Venezuela, a la muerte de Chávez el enorme déficit fiscal a finales del 2012 lleva Maduro a utilizar políticamente la masiva monetización del déficit fiscal, extremar los controles sobre precios, ganancias e inventarios, intervenir empresas y colocar el torniquete represivo económico para controlar producción, distribución y abastecimiento. La opinión publica venezolana, curiosamente no se dio cuenta de este fenómeno, pese a que durante años se oía a Chávez que la Revolucion era socialista y hacia allá se dirigía.

La hiperinflación era al mismo tiempo un mecanismo para generar recursos fiscales al gobierno, debilitar el capital y cientos de empresas, saquear el comercio, y poner de rodillas al capital que Chávez no pudo llevarse al infierno, y combinada con el control de precios permitía a la población empobrecer a gran velocidad y postrar a la gente a l servilismo del Estado, que sería la consecuencia de la escasez, y el racionamiento.
La hiperinflación en Rusia en 1918: un legado para Venezuela. Lenin ordeno al Banco de Rusia acelerar el proceso de envilecimiento de la moneda, bajo una expansión del gasto público -léase déficit fiscal- la su masiva monetización los colocaba en medo de la hiperinflación, -un fenómeno que llamaremos ‘debasement”, imprimiendo moneda a discreción- de manera de acelerar la ruina y la quiebra de los medianos y pequeños empresas.

La hiperinflación en la Rusia Soviética se desarrolla en un período de siete años -entrando la revolución en 1917- una inflación del tipo “fuera de control” o hiperinflación, con su forma tradicional, hiperbólica. Ello era consecuencia de dos fenómenos, uno político, la agenda de empobrecer y expropiar empresas y capitalistas era el objetivo inmediato a la toma del poder, trasnferir la propiedad privada a propiedad estatal, como lo pide una sociedad sin clases, sin capitalistas.

Comunismo de Guerra y expropiaciones

Ello se conduce como una guerra civil, el bolchevismo lo denominaba “comunismo de guerra”. Vean la similitud entre la Guerra Económica en el discurso del gobierno de Maduro. El segundo fenómeno era monetizar masiva y rápidamente el enorme déficit fiscal que indujo una colosal contracción de la actividad económica, un proceso similar ocurre en Venezuela a partir de enero 2013. La hiperinflación rusa se extiende hasta 1924 con el establecimiento del estándar oro con la introducción del chervonetz como parte de la nueva política económica en 1923 y la introducción en marzo 1924 del llamado “rublo de oro” como moneda estándar del país.
La hiperinflacionario de ese periodo del socialismo fue marcada por tres regímenes monetarios. Así, un “nuevo rublo” -devaluación- sustituye al rublo en una relación 1:10.000 en Enero 1922, otra devaluación de 1:100 al año siguiente y otra devaluación 1:50.000 en Febrero 1924, hasta la introducción de la NEP de M Buharin, un aliado de Lenin, -ya había muerto en 1923. Esto nos muestra el ritmo de la hiperinflación rusa en el periodo que antecedió el llamado comunismo de guerra o guerra civil, similar al nuestro dónde el dólar paralelo va al ritmo de la hiperinflación inaugurada por Maduro en Agosto 2013. – ¿Recuerdan la Guerra de Maduro?

Estatizaciones, quiebras y ruina hiperinflacionaria

Ese periodo se caracterizó por masivas estatizaciones de empresas de todo tamaño, lo que derrumbo el capitalismo ruso, seguido de una política monetaria similar a la que impuso el gobierno de Maduro desde enero 2013, de impresión violenta de dinero dirigido económicamente a financiar el enorme déficit fiscal de Rusia (Venezuela) al mismo tiempo que envilecía la moneda y ello podría en perdida y ruina al capitalismo ruso que se oponía a la colectivización masiva de empresas industriales, bancos y comercial y tierras.

Un fenómeno similar ocurriría en Venezuela entre 2013 y 2017. La orden de Lenin era envilecer el rublo para generar empobrecimiento, y dejar al trabajador ruso a depender de un salario público en dinero inflacionario que no pudo satisfacer las necesidades básicas en alimentos y trajo hambre masiva, control de precios, racionamiento y represión militar. Así el rublo se devaluaría en 8159% entre 1918 y 1924.

Rusia y Venezuela: el cálculo del gobierno de Maduro

Cualquier parecido con la Venezuela de Maduro no es una casualidad o coincidencia, son agendas políticas estandarizadas por el comunismo para generar dos condiciones el trabajador y las empresas que le daban empleo serian propiedad del Estado/Gobierno. El régimen monetario de la hiperinflación ayudaba a establecer el socialismo y al mismo tiempo acabar con la Guerra Civil y el Comunismo de Guerra fenómeno que tendrá lugar en el 1924 con la adopción de una política económica que traería el llamado rublo de oro en 1924, el cual no se devaluaría. El mercado negro tomo por alas alto la distribución de alimentos y lanas, y un rublo que llego a devaluarse entre 1917 y 1924 45.000 a 5.450,000 rublos por libras esterlinas. El nuevo rublo de oro sería una especie de mercado paralelo de la libra inglesa donde el rublo de oro se cambiaría al rublo -dinero circulante- al ritmo de su paridad de poder de compra a ambos, esa diferencia era el marco de la devaluación, con ello, los mercados se iban directo a los controles, el racionamiento y la escasez que llegaría hasta la crisis final del comunismo en 1989.

El periodo de comunismo de Guerra o Guerra Civil contra el capitalismo, las industrias colapsarían, la tierra colectivizada por decreto detenía su producción de cereales y ganado, con hiperinflación decretada por oficio y agenda para destruir el capitalismo, el socialismo avanzaría a una gran velocidad. La NEP en 1924 vino con el rublo de oro, y las reformas económicas que devolvieron “algo de capitalismo” el socialismo había acabado con el trigo y el pan. El dinero como medio de pago desapareció, entre el trueque y el racionamiento transcurrieron cerca de seis años, el resultado neto final fue quiebra masiva y hambruna, En 1928 la NEPO fue desmontada y el país vuelto a colectivizar, la industria se volteó hacia la defensa y la construcción de la UNION Soviética la que colapsaría como un gigante de pies de barro en 1989.

De echo según Lewton Lancelot (1932) An Economic History of Soviet Russia: Volume 1. London: Macmillan, 1932; pg. 151. “la única industria que prosperó fue la que preocupaba la producción de papel moneda”. la cantidad de moneda en circulación desde el principio hasta el final de 1920 aumentó de unos 225.000.000.000 rublos a 1,17 billones. [10] Esto representó un aumento de 25 veces sobre la cantidad de dinero de papel en la circulación en 1917.

El Banco Central de Rusia y el BCV

Ese fenómeno corría a la par de un fuerte control de precios causaría una severa contracción económica dado que la hiperinflación y el envilecimiento de la moneda, una agenda del bolchevismo estrangulaba empresas medianas si pequeñas en aquellos sectores donde la expropiación encontraba serios problemas administrativos y políticos, particularmente en la agroindustria.

Acotemos que la palanca utilizada fue el envilecimiento del rublo, proceso derivado a la impresión masiva de rublos, con los cuales la revolución pagaba el grueso déficit fiscal.  La liquidez monetaria se expandió bajo ese proceso de debasement -envilecimiento- lo cual vino a conformar la conocida hiperinflación rusa, fenómeno que precedería a la más conocida hiperinflación de la República de Weimar, y que se unía a las penurias económicas heredaras de la monarquía de los Romanov y de las consecuencias en Rusia de la 1era Guerra. Ver gráfico (1)

De esta manera empresarios medianos y pequeños arruinados y quebrados entregaron sus empresas al gobierno y entregadas a las cadenas de la propiedad estatal en esos primeros años de la revolución socialista. De esa manera Lenin arruino a los ahorristas, a empresarios y con esas dos condiciones el momentum del socialismo vivía su clímax, así creció la pobreza, colas y racionamiento, fenómenos económicos que conforman el core del socialismo, individuos dependiendo del Estado, eso que se denomina servilismo socialista.

La revolución triunfó el capitalismo murió. El productor del campo no sembraba el trigo, el molinero no podía moler lo que no había, la escasez y el control de Estado era total, pero a cambio del poder político del Partido Comunistas, la hambruna se hizo presente, esta vez como consecuencia de la revolución y la extirpación del capitalismo, de la emergencia del socialismo, la palanca de todo ese fenómeno, la hiperinflación rusa de esos dias que fue luego opacada por la hiperinflación de la República de Weimar en Alemania en 1923.

Llega el socialismo en Rusia con masiva colectivización desde 1928 -Stalin

John Maynard Keynes registra todos esos eventos de los primeros ano de la revolución rusa en su primer r conocido ensayo sobre las consecuencias económicas de la Paz de Versalles al firmarse el finiquito de la 1era Guerra. De esa historia aprendimos, un colosal déficit fiscal que Lenin ordeno masivamente monetizar ordenado al Banco de Rusia a envilecer la moneda, imprimir hasta que las matrices del Banco se rompieran, los controles de precios y de cambio, la hiperinflación, la escasez, el racionamiento de lo que no había, el envilecimiento del rublo, la quiebra de empresas estatales, la muerte del capitalismo en esencia. Y el triunfo del socialismo.
Una pausa capitalista: no hay ni trigo ni pan en Rusia

En 1923, Lenin reuniría el Partido Comunista para discutir que hacer, su remedio fue “restaurar el capitalismo allí donde fuese necesario”, vino la NEP y con ella las reformas para que el panadero tuviera trigo y así podrá hacer el pan. Ese proceso político sobre la economía duraría hasta que retornaron las colectivizaciones forzadas de tierra y empresas a partir del 1928 cuando Stalin tomo el poder.

Ahora amigo lector cierre los ojos y ábralos en 2013 y envuélvase en el “plan económico” de la Patria que trajo Maduro quien sabía perfectamente que el país entraría en serios problemas de pagos, y eso antes de ganar las elecciones de marzo, acotemos que él se encargó del poder al morir Chávez a finales de 2012. ¿Pero que lo que hizo Maduro al comienzo de su gestión antes de ser electo? Abstrayendo naturales diferencias de época, historia y tecnológica, y con unos 100 años de diferencia Maduro hizo lo mismo de Lenin, acelero controles, expandió el gasto público y ordeno monetizar masivamente el creciente déficit fiscal.

El legado del socialismo hiperinflacionario sobre Venezuela

A muchos les costó comprender algunos fenómenos, leíamos análisis económicos realizados en la época entre Enero Marzo del 2013 que el déficit fiscal era de “apenas” un 12%, cuando en realidad el doble, 24% lo que le daba una certificación de insostenibilidad, lo cual lo haría crecer sin límites, -hoy anda en el 50% del PIB. Maduro fue más “Smart” que Lenin, apagó las luces y prohibió la publicación de los precios, impuso controles totales, los precios no se publicaban por orden del gobierno y así nadie sabrá o estaría informado del curso de la hiperinflación.

Sin embargo los análisis económicos diversos trabajaban con la data oficial, sabiéndose que estaba manipulada y que no haría congruente el desempeño económico y la espiral inflacionaria, y el fenómeno de “debasement” que ocurría con la moneda, era lógico que Venezuela entraba en el umbral hiperinflacionario. Pero como el gas en la botella, este conseguirá por donde salir, incluyendo la explosión de la botella, el dólar paralelo brincó de 8.9 Bs por dólar a finales del 2012 a 24Bs /$ en Febrero del 2013, dos meses después, y desde allí nadie lo pararía, nada que la historia monetaria de Venezuela no registre,

Algunos muy pichones aun no les había dado tiempo de aprender la historia y por ello sus apuestas de usar los dólares de sus ahorros y cambiarlos en bolívares porque supuestamente vendía una poderosa revaluación del Bolivar, profecías nunca acertadas por una razón sencilla: el precio del dólar paralelo estaba reflejando la represión de las decretos leyes para los controles, escasez, colas y racionamiento y envilecimiento del Bolivar, la mismo que le ocurrió al rublo ruso en 1920. Para una visión más detallada sobre la hiperinflación en Venezuela ver https://youtu.be/LotzeSnAvaQ

Los déficits mellizos: fiscal y de pagos internacionales

Lo demás era sencillo, ese enorme déficit fiscal era el anverso de una moneda que tenía por el otro lado el déficit descomunal en Balanza de Pagos. La ruta para la hiperinflación estaba abierta; en abril de 2013 escribí mi primera nota al respecto “Venezuela en el Umbral de la hiperinflación” y mi consejo de comprar dólares a todo precio porque en el mercado sobraban bolívares por “impresión inorgánica” y que el resultado sería una explosión hiperinflacionaria.

Recordemos que el déficit de pagos se recrudece por el reforzamiento de los controles de cambio y precios, lo cual imposibilitaba a que la economía pudiera absorber las divisas que requería pero a precios mayores, o de equilibrio, de lo contrario no habría el requerido equilibrio en balanza de pagos y con ello una palanca de libertad económica que hubiera estimulado la oferta nacional e importada de bienes y servicios, Pero Maduro traía no las reflexiones de Lenin cuando echaba a rodar su NEP sino las colectivización forzosa via controles y expropiación de Stalin en 1928. Maduro impondría más fuerza a los torniquetes sobre precio de bienes y el dólar.

De esta manera al no verse las razones y lo que ocurriría posteriormente en el mercado del dólar paralelo, impidió que muchos analistas económicos y medios no aprendieran la presencia de la hiperinflación, la mayoría buscaba una hiperinflación a lo Weimar, pero olvidaban que ya antes de la Weimar se tenía de una hiperinflación en Rusia y en plena revolución. AL no aprender el fenómeno de explosión del precio del dólar en el mercado libre -paralelo- no se podría conocer que el genoma que hervía debajo delos decretos era la hiperinflación, y viceversa.

¿Por que sube el dólar paralelo y se equivocan los brujos del Bolivar?  Los Ceros de la hiperinflación

¿Pero porque subía el dólar paralelo? Por una sencilla razón, la oferta de bienes caería, el bolívar se imprimiría a gran velocidad, Maduro hizo lo mismo de Lenin, ordeno al BCV a imprimir a toda velocidad hasta que acabó con la tinta, papel y rodillos, y las empresas que lo surtían porque no cobraban viejos contratos suspendieron proveer insumos. Pero fíjese amigo lector que desapareciendo el papel moneda la gente de inmediato aumento su demanda de bienes y muchos de esos bienes, alimentos, pasarían sustituir el papel moneda y con toda razón, el papel tiene un repico nominal, el kg de harina de maíz para arepas tiene un precio real, la hiperinflación le sube el precio…así se cumple otra de los requisitos para una hiperinflación.

La hiperinflación se ha logrado desarrollar, los números hay que verlos en los ceros que toma el precio del; dólar en el mercado libre, este precio por lo general es el mejor proxy de la paridad de poder de compra del Bolivar y nos dice cuántos dólares -bienes importados – puede comprar un dólar en condiciones de libre mercado, el punto de equilibrio del dólar como del pan no lo da la matemáticas sino un fenómeno económico de libre mercado, no hay equilibrio con controles, algo que es básico en cualquier curo de Economía 001.
Suelten los controles y el mercado les dirá el punto de equilibrio que marcaría el poder de compra del bolívar en términos de paridad de poder de compra.

La hiperinflación nos mostraría los dientes, Maduro acelero el proceso de debasement del Bolivar forzando el retorno del billete de 100 Bs, para poder implementar un nuevo cono monetario, donde Maduro y el BCV le obedecerían a mal historia los ceros que ellos esconderían ahora venian dentro del nuevo cono monetario, el billete de 100 Bs seria hoy equivalente al poder red compra de un nuevo billete que se desvase velozmente y ello con circulación escasa, el de Bs 10.000 u así con las otras denominaciones papel y monedas.

Ironías inflacionarias: Asamblea Nacional utiliza data que el BCV esconde

Hay curiosidades políticas, -además de las que nos dieron ciertos análisis económicos de ayer pero también de hoy- la AN aun en desacato decidió hacer un índice de inflación, para lo cual utiliza la data que emana del BCV y que es la que sirve para generar una “inflación clandestina”, en un caso de impudicia política incestuosa al “estimar” una inflación que es menor que la clandestina que el BCV estima, y con ello la AN reduce la inflación “nominal en papel” y el gobierno feliz, quizás pensando que la AN en desacato busca volver en condición de suscriptor de la inflación que Maduro le gusta una de 27% mensual cuando en realidad la inflación se cerca veloz mente a unas tasas intermensuales analizadas de 1240%. Para poder apreciar la hiperinflación veamos el poder de compra del bolívar, el salario mínimo y los precios de la canasta alimentaria y familiar del CENDAS, el mejor análisis y estimación de lo que compra un bolívar hoy.

Zapatero, vino, vio, venció y se fue; quedo el pacto del Huevo Frito

Vendió la idea de fracaso, sin embargo, su rol no lo permitía, era al mismo tiempo enviado de la Europa Unida, pero también lo fue del Papa y de Obama -al menos informalmente. Le dejá a Maduro la disyuntiva o el falso dilema de desmontar la ANC y quedarse en el poder hasta 2018. Preferirá inmolarse con las sanciones, por mas duras que ellas sean. Para Maduro llego el momento de las soluciones “heroicas” y subirle el precio a su cabeza, el sabe que la de el es la única que tiene precio, el resto de sus camaradas son solo ‘trúhanes‘ de la política. Al frente una dirigencia de oposición perdida entre el rentismo -muerto- de toda una vida y el país que queda, muy empobrecido y sin recursos humanos, económicos, sociales  e institucionales, el único que queda es la memoria histórica, pero solo de algunos. El sabia que la oposición en la calle protestada por a pandilla de los cuatro en la dirección ad hoc de la MUD preferiría cola de leon antes que cabeza de ratón.

¿Un conflicto, una negociación a lo Nash…porque fracasa, si es que fracasa, tal cual como dejo rodar por los medios el propio Zapatero? ¿Como cubría Zapatero su adelantado fracaso, o acaso el fracaso de Zapatero hace ganancioso a Maduro, o a sectores dentro de la oposición? ¿Quién gana ese juego? y porque no apuntaron a una solución negociada a lo Nash que permitía por lo menos de condiciones iniciales que obligarían a las partes a negociar. ¿Pero acaso Zapatero se lava las manos?

Venezuela un Estado Fallido

La formulación de ‘políticas’ en un entorno de libertades, en un mercado libre y competitivo, -presupuesto fundamental- es un proceso de interacción entre individuos, grupos y sus intereses, digamos que esto constituye el core en la racionalidad del mercado político. Los participantes en ese proceso político pueden compartir intereses similares, ideológicos, y otros, en la Venezuela con Estado Fallido, el narco-business es parte del pegamento social entre gobierno y criminales del oficio. Por ejemplo; en primer lugar (1) la preferencia política de los participantes puede y naturalmente diverge en la razón por la cual los conflictos de interés entre partes no son ineludibles. Ello, desde luego, no significa que una negociación se pueda realizar, en medio de esos conflictos – para quienes lo asumen en su determinado interés- pueden ser, lo son generalmente terminales.

El mercado político, grupos e intereses: Maduro ofrece acabar con su Guerra

Esta es la esencia de la teoría del poder político para la formulación de políticas; veámoslo con el prisma de Teoría de Decisiones y Teoría de Juegos. Las siguientes preguntas -principales- emergen: ¿Cuál es la naturaleza de la interacción política en un Estado como Venezuela donde el poder se ejerce bajo el fuego de las armas? ¿Y cómo se formula cuando conecta con una determinada política económica que enjuga los intereses político-partidistas con dineros fiscales?
En ese orden, ¿Cómo se resuelven entonces los conflictos políticos en un medio como el que caracteriza nuestro elevado grado de ingobernabilidad? ¿Cómo se podría modelar este proceso? ¿Cuáles variables, desde adentro afectan con autonomía el conflicto de intereses, cuál es su función política? ¿Y finalmente, porque fue revertido el proceso de casa cárcel por cárcel militar de Leopoldo Lopez? ¿Como cruzamos esas respuestas para aprender que podrá ocurrir ahora que Maduro tiene su traje a la medida -constitución- que todo mandatario venezolano ha querido desde 1836?
¿Como es posible que en un país que fue emboscado en 1999 con una nueva constitución que recortaba libertades y creaba un Estado de No-Derecho ni de Debido Proceso y que era fiscalmente inviable -como hoy nos lo muestra en vivo y en directo lo que argumentamos entonces cuando era evidente que sus costos no podrían ser pagados por el venezolano- vuelva a ser emboscado veinte años después? ¿Por qué aquella emboscada en 1999 se ha repetido -casi- con el protagonismo del mismo liderazgo político veinte años después? ¿Dios mío que hemos hecho malo?
Las respuestas a esas interrogantes, en el caso de la negociación “para la paz” en una Venezuela con un Estado Fallido generado por una deliberada acción de gobierno, el cual aprovecha el elevado grado de ingobernabilidad le para tener en el conflicto la mano en el juego. Cualquier reacción de la gente seria reprimida criminalmente, lo que presenciamos en la calle, lo muestra sin rubor, una represión preparada con antelación se había preparado para la represión. En su agenda política, el gobierno se había preparado con suficiente tiempo. Es natural entonces presumir que las interacciones emergen de la negociación y estas de los intereses de los participantes. Así ha ocurrido durante largos cuatro años, el proceso de acuerdo político requerido por Maduro, mas como mecanismo de protección que como una venderá plataforma política dirigida a sostener la paz.

La represión cubana, y la domesticación del ciudadano

Maduro ha sido habilidoso, algunos dicen que los cubanos controlan esos conflictos, estos desde luego es cierto, la represión por largas décadas en Cuba la observamos mejor como la esencia del régimen servilismo establecido hace más de cinco décadas, los resultados les han sido fantásticos, correlativos -negativamente- en a la situación miserable que hoy representa cada cubano que ha aprendido que no está preparado para algo útil sino para delinquir y parasitar del Estado.
Para eso los Castro han ‘creado’ tres rigen generaciones de ciudadanos serviles. En estas condiciones represiva que se inaugura en el 2014 aparece Zapatero en escena, un gobernante favorecido por Chavez mientras era Jefe de Gobierno en España, órdenes de adquisición de armas y pertrechos militares. Representando una factura que alcanzo los diez mil millones de dólares durante los años que Zapatero fue Jefe de Gobierno. Junto a este armamentismo y la gruesa cobertura de legitimación de capitales, juegan igualmente grandes asociaciones y ventures en hidrocarburos en Venezuela entre REPSOL y PDVSA, ambas empresas petroleras estatales, todo en medio de una gran paz financiera que permitiera un voraz lavado y blanqueo de capitales alimentado y legitimado por la factura petrolera, exportaciones e importaciones de hidrocarburos.
Todo ello políticamente dirigido por Chavez para cubrir el manto de corrupción con el cual capturó el apoyo político de la larga cadena de políticos corruptos en Latinoamérica y resto del mundo, que permitió ver las venas abiertas de la política latinoamericana y ciertamente el atraso económico en la mayoría de las naciones latinoamericanas a los cuales se acomodan los “negritos” del Caribe, todos bajo el comando de los Castro, dueños del circo que tiene además de los idiotas -armados con poder- al narco-business y promesas de mejor vida, en realidad lo que imponen es lo contrario- de costumbre, una buena batería de payasos que mantienen al circo ocupado. Pero no se detiene allí, se suman China, Rusia, en este caso entre el Gobierno de Chavez en Venezuela y España y Andorra, plaza esta donde el blanqueo de PDVSA ha sido masivo, e ideal para que este fructífero juego lo cual se ha ce posible con la existencia de una laxa legislación en materia de legitimación de cpaitales en España.

¿Quiénes negocian y quienes dirigen, Cual es el rol de negociador?

¿Pero cómo transcurre entonces esa negociación y como entren los que gana y pierden en ese jugo? Veamos lo que ocurre (2) con el venezolano, hoy una mayoría de ellos ya tiene una decisión tomada, razón por la cual su presencia en una negociación se haría a través de grupos de interés políticos, los cuales no tienen necesariamente que coincidir en una acción colectiva coincidente con la mayoría de esos ciudadanos. Por allí se puede trazar un camino en el cual, una nación puede llegar al borde de escoger entre la vida y la muerte.
Esta separación entre estas funciones naturales no será de fácil representatividad, es un defecto que los negociadores y las partes (3), el Gobierno, un grupo político homogéneo -hasta que no se demuestra lo contrario- y el otro, el de la oposición, un grupo heterogéneos, conformado, inclusive entre grupos donde encontramos serias diferencias que les hace casi imposible representar a todos los venezolanos en esa ecuación, o no tenemos nada para mañana.

El negociador requiere una oposición dispuesta a cohabitar

Con los parámetros del gobierno el conflicto y la negociación estaban diseñados como para no terminar nunca; es decir, el conflicto no se resolvería, el equilibrito Nash, al cual hemos acudido porque su solución implica e incluye una negociación donde todos ganen y todos pierdan algo, no se alcanzariua y ello privaría entonces en esa ‘solución negociada Nash’; en esas condiciones de no-solución, la violencia del Estado seria la que mediaría. Esta ha sido la posición del gobierno, perfectamente representada por Zapatero hasta el final, un individuo impuesto por el gobierno y encargado en la práctica de representar los mismos interese de una de las partes en el conflicto, el Gobierno, con lo cual se desnaturalizaba el esperado proceso de negociación e impida por ello la construcción de una política en la cual pudieran converger ambas partes.
Por supuesto (4), acá el fallo no corresponde al gobierno, porque al fin y al cabo este haría todo lo posible por imponer y así lo haría y era condicional del gobierno y obligante para la oposición, el árbitro. En cambio no podemos decir lo mismo de la oposición (MUD), curiosamente esta no negoció ese ‘punto de equilibrio’ que permitiera que actuase como árbitro de un proceso de negociación, la oposición aceptaría extrañamente a Zapatero, sabiendo que él representa los intereses del Gobierno, y ello se sabía en la práctica como gobernantes afines entre Chavez y Zapatero, actuando como Jefes de Estado y gobierno en Venezuela y en España, y los beneficios que políticamente Zapatero y su partido socialista sacaría de esta relación política.

Negociador contaminado; fue nombrado por el gobierno

Así Zapatero desde el principio, contaminó (5) su presencia negociadora porque la otra parte la oposición, pese que algunos dentro de ella parecían en el corto plazo emisarios de Zapatero, era obvio que la otra oposición no podía enmarcarse en los intereses de Zapatero por el riesgo de perder su ya arruinada franquicia política, el interés de esos grupos en la oposición los llevaría a perder el trasero en la lucha política, y es así como efectivamente venía ocurriendo y ocurrió, al final, casi en el último minuto antes que se votara el domingo pasado para elegir una ANC. NO hubo acuerdo, la oposición aceptaría del gobierno lo que este entregara para poder sostener cierto margen de rentabilidad, como ayer lo hacían Sadam Hussein y Gadafi
Con este background Zapatero no podría permitir/evitar que cada bando tuviera en su función de costos los mismos riesgos, el gobierno jugaba de mano, con la violencia del Estado y su interpretación del Estado de Derecho en su mano por intermedio de un regimen político que no se funda en la democracia sino en el sentido protagónico de los grupos que representan o se hacen representantes del ciudadano, es el más poderoso, o el grupo que posee las armas, -como Chavez gustaba decir: ‘esta Revolucion esta armada’- , impondría al final con su violencia sus intereses. Los amigos del negociador dentro de la oposición juegan su agenda personal
Este entorno fue el que Zapatero (6) quiso oficializar y en el cual pudo arrastrar a individualidades de adecos, justicieros, UNT, etc., una suerte de grupos políticos dirigidos con la mano férrea del leninismo partidista que envuelve al ciudadano pensante en la organización política, lo que la literatura denomina la “dictadura de la mayoría” un curioso fenómeno que transforma la acción política en grupos de interés político y económico.

Fracaso de un acuerdo negociado para someter a la oposición?

En esas condiciones los costos no podrían ser iguales y por ello la negociación no tendría una solución digamos a lo Nash, los puntos de equilibrio (7) definido por los costos a transar en la negociación no fueron impuestos por el árbitro -Zapatero no podría por ser evidentemente un factor político procedente de la coalicion internacional que el Gobierno de Chavez-Maduro habían fraguado con los años y que para Zapatero los hechos no lo fueron nunca el punto de equilibrio de una negociación, digamos como lo planteo Nash al solucionar el conundrum del dilema, y no podía asumir a cada uno en su función de costos en un proceso de formulación de una negociación que refleje los intereses de ambas partes.
Las políticas emergentes reflejan las preferencias de las políticas así como de su poder político, en el mismo plano, la racionalidad de sus incentivos y objetivos en el mercado permite entonces conservar el fenómeno y aplicar una metodología que permitiera esta presentación, una negociación tipo Nash, que emergería de una negociación donde las partes romper el dilema del prisionero, porque el dilema no genera decisión optima, pero la negociación no permite que en cierto punto de equilibrio, una parte pierda/gane y la otra también, sin que los que ganen y pierdan sacrifiquen el costo asumido y el objetivo alcanzado.

Pasivo de la MUD: desconfianza; el negociador rinde éxitos al gobierno

De esta manera, la única solución posible, negociada a lo Nash no se podía construir, el gobierno de Maduro y la acción de su negociadora al mismo tiempo el medio del acuerdo estaba negada desde el principio, las conversaciones, negociación estarían viciadas de manipulaciones y manejos no transparentes y opacos; ¡el resultado será el que los ciudadanos deseen, mientras tantos los dirigentes políticos de la oposición terminaran sin resolver el dilema y en manos del dueño de la mesa!
La negociación al final manejada por una de las partes logra que la desconfianza (8) entre el ciudadano y sus dirigentes -del lado de la oposición- creciera sin detenerse, era una manera de evitar la solución a lo Nash, algo que se sabía desde el principio si entre los negociadores hubiese habido un serio asesoramiento de estrategia -digamos en teoría de decisiones y Juegos- para alcanzar una estrategia que le permitiría no perder en el proceso, así no se lograra la negociación que hubiese convergido en un “éxito” mutuo. De todos modos, Zapatero no tuvo un arduo trabajo en su rol negociador, pudo contener a la oposición y ayudo en todo caso a que la desconfianza hacia sus dirigentes creciera, dentro de la oposición hay sectores estructurados para cohabitar con el comunismo, es la esperanza que les queda después de casi dos décadas de fracaso político.

Venezuela: Un gobierno forajido obligado ahora a enfrentar sanciones, o corrige o se larga!

Finalmente el mundo normal, una historia diferente a la que durante más de 15 años nos mostraron una especie política que aprovecho la mano larga benefactora del petroleo, clientes de la revolución bolivariana, se preocupa por el futuro de Venezuela, un país secuestrado por una revolución no llevo por los caminos reales del Estado Fallido, un compuesto que reúne una perversa desinstitucionalización, sin el imperio de la ley n Estado de Derecho, violación masiva de los derechos humanos, de una corrupción socializada con blanqueo de capitales, narco tráfico, que finalmente condujo a un colapso económico, financiero, con un gobierno convertido en dictadura represiva y criminal, todo en medio de un creciente empobrecimiento absoluto que ha atrapado las dos terceras partes de la población convertida en ciudadanos serviles de un Estado que le cambia una bolsa de alimentos por su esclavitud política y social, el socialismo.
En un país en ingobernabilidad plena, un pueblo atrapado entre el hambre, la hiperinflación, la destrucción espantosa de la actividad económica conducido al colapso económico y financiero, de castrantes controles sobre las libertades económicas, una moneda envilecida por agenda de gobierno cuya pérdida del poder de compra de esa moneda ha acabado con el ahorro y el capital del ciudadano hasta convertirlo en un menesteroso que sobrevive un grado extremo de inseguridad, crimen y violación de sus derechos. Una agenda política ejecutada para destruir la economía privada, arruinar empresas públicas, depredar servicios públicos, hasta la quiebra de la industria petrolera, con una caída de dos terceras partes en el nivel de vida, medida en ingreso per cápita de hace veinte y cinco años, que ha expuesto en pobreza extrema al 58% de la población. Una población en emergencia humanitaria, hambre y medicinas, desgate humano en largas colas para accesar lo básico, con desempleo que ha alcanzado niveles de una población informal, que provoco una masiva migración de venezolanos de los sectores medios a una diáspora constituida por más de dos millones de venezolanos. Todo esto, generado por un Estado/Gobierno que obtuvo una renta petrolera per cápita anual en 16 años a razón de $5670, el equivalente a más un trillón de dólares.

intereses cosechados durante los años de la riqueza petrolera, rentistas de una deuda publica acumulada que supera en esos tres lustros 100.000 millones de dólares, con un servicios en intereses y capital en promedio entre  8000 y 10.000 millones de dólares, una magnitud que supera el actual ingreso petrolero, de una industria que ha perdido más de 1 millón de barriles diarios de producción, y una descapitalización que contabilizamos en 350 mil millones de dólares

Ese país enfrenta sanciones económicas y financieras de parte de los Estados Unidos, dirigido a forzar un gobierno que ha causado todo lo descrito arriba, además de acompañar sin complejos la agenda terrorista de grupo políticos amamantados con la renta del petroleo de los venezolanos. Todos soportando la opresión de un gobierno devenido de una alianza cívico-militar proveniente del lumpen proletariado y del lumpen militar, con los poderes públicos secuestrados y envilecidos por un golpe de Estado ejecutado contra el poder Legislativo y el Poder Moral. Tuvimos que haber llegado a este Estado de perversión social y empobrecimiento, represión criminal para que el mundo comprendiera el tamaño de la tragedia que vive el pueblo venezolano. Finalmente, ese mundo reacciona, los Estados Unidos proyectan la implementación de sanciones económicas y financieras, entre otras para forzar al gobierno venezolano a devolver su intento de establecer el modelo cubano comunista comunitario presentado como el eslabón final de un ensayo de ingeniería social denominado socialismo bolivarianos que ha traído los mismos vicios del viejo comunismo, dictadura y conversión de, sus habitantes al regimen socioeconómico de servilismo de la limosna programática del Estado.

El camino a las sanciones tendrá que superar un conjunto de posturas ingenuas unas y rentistas las más,  de quienes se comportan bajo el poder de sus intereses cosechados durante los años de la riqueza petrolera, rentistas de una deuda publica acumulada que supera en esos tres lustros 100.000 millones de dólares, con un servicios en intereses y capital en promedio entre  8000 y 10.000 millones de dólares, una magnitud que supera el actual ingreso petrolero, de una industria que ha perdido más de 1 millón de barriles diarios de producción, y una descapitalización que contabilizamos en 350 mil millones de dólares. Una buena parte de esa deuda literalmente “empujada” por un sistema financiero que jugando al riesgo no midió las consecuencias económicas y financieras que generaba un gobierno que se endeudaba sin límites y conducía una agenda de destrucción económica únicamente con el fin de imponer un regimen de esclavitud servil, y que hoy el venezolano arrastra con un grado de empobrecimiento que supera a los niveles de característico empobrecimiento de sociedades tribales gobernadas por tiranos de procesos políticos y sociales característicos de África.

Oponerse a las sanciones -como last resort- dirigidas a corregir el comportamiento del gobierno venezolana se hace con el argumento falaz que las sanciones afectan a las pobres, cuando en realidad es mentira, es fácilmente rebatido, Venezuela ya transitaba este camino de ruina con el precio del petroleo a $100 por barril, bajo una colosal corrupción y un regimen económico basado en una ingeniería social que ya había logrado la época del socialismo de empobrecer al venezolano de menores recursos y a sectores medios, arruinando emprendedores y empresarios privados. La verdad es, sin embargo otra, los potenciales efectos de las sanciones los sentirían quienes se han estado beneficiando durante estos largos años de ese criminal regimen económico donde lo que cada uno obtiene lo recibe por los caminos de la corrupción, la trampa y el cohecho, esos logran agregar a los ingenios al coro de no a las sanciones, porque los que supuestamente pagarían serían los pobres, en realidad estos ya han pagado el desastre de una economía destruida y el paso de un gobierno forajido que conduce con las bayonetas un Estado Fallido.

¿Pero a quienes afectarían las sanciones económicas y financieras de USA? ¿A los pobres o a los ricos poseedores de los bonos de PDVSA y la Republica? Acá no hay ni ingenuos ni pendejos, en el campo de los corruptos, de los que se enriquecieron del sistema de controles y corruptelas, de los amancebados de los primeros, así como los que habitan en el closet. Las cosas, desde luego van en otra dirección, quienes más temen a las sanciones respecto al petróleo que Venezuela exporta/importa de y a USA son los que realmente requieren esos dólares de PDVSA -potencialmente sancionados- en virtud de las consecuencias que esas sanciones petroleras generarían en relación con un esperado default, el cual se especula pueda ocurrir en cualquier momento, aunque en honor a la verdad, ese default ha sido un asunto normal en los mercados de capitales cada vez que PDVSA tiene que ejecutar el pago de intereses y capital de su deuda.

El lobby que se ha creado para evitar las sanciones opera en Washington y Caracas y en sus labores se han unido tirios y troyanos, ángeles y diablos, a ambos lados del espectro político venezolano, porque si algo Chavez creo -y Maduro mantiene- en línea durante su gobierno, fue coaligar banqueros, gestores, brokers de ocasión, que pudieron colocar bonos en manos de grupos que se movían a lo ancho de todo el espectro político, entre opinadores y relacionistas públicos que tenían mandato de “encochinar” a grupos y coaliciones corporativas conectados al país que se opone al gobierno, a través de sus conocidos financieros y bancarios. En honor a la verdad, quienes menos se preocupan por esos dólares -potencialmente sancionados- por ventas de petroleo a USA son los pobres, los que sin haber sido invitados a esa fiesta están ahora por todas partes embanderadas de quien dice que las sanciones les harían pasar más hambre de las que pasan. De todos modos, colas escasez, e hiperinflación, desempleo y una severa contracción económica están ocurriendo en niveles catastróficos y mucho tiempo antes que se plantearán sanciones económicas a Venezuela y particularmente las que tienen que ver con las importaciones de petróleo desde PDVSA. Es hora de detener a este gobierno forajido, cuyo paso destructor no pareciera tener descanso.

La pregunta que sigue busca conocer las razones por las cuales quienes más necesitan esos dólares son los tenedores de los bonos, entre otros instrumentos financieras que serían afectados por las sanciones. Acá hay de todo, al caer el precio de los bonos por debajo de cierto umbral se activaron los llamados fondos buitres quienes así comenzaron a construir sus conocidos portafolios de deuda potencialmente en default, pero también coinciden con tenedores normales de esos bonos de PDVSA /Republica u=y con otros tenedores asociados al propio gobierno y a lo ancho del mercado político venezolano, y algunos socios escondidos en el closet, en un mercado que nace más de 10 años Chavez mando a oscurecer y ennegrecer, eliminar todo residuo de transparencia.

¿Que hizo Chavez? Mucho, declaro obligatorio para los tenedores venezolanos -bancos- tener su registro y custodia en el BCV, y ello lo hizo inmediatamente después que las dos últimas emisiones de bonos de PDVSA/Republica en el 2010-11 fueran otorgadas a la banca pública. De esta manera el BCV amarró los bonos en dólares de PDVSA y la Republica- pertenecientes a bancos y otros de manera tal que podía conocer el portafolio de esos activos financieros -bonos de deuda- de esas instituciones financieras públicas y privadas.
Recordemos que una decisión similar siguió a la “repatriación “del oro desde los mercados de oro en Europa y USA, operación que desmonetizó el oro monetario, enviando al BCVC a una oscura institución tenedora de moro que había perdido su condición de monetario. Chavez centralizaba así todas esas estructuras de pasivos de PDVSA y la Republica, unida al oro, en el BCV. El total de bonos estaría en unos 2450 pertenecientes a la banca privada -posiciones en dólares- y unos 4500 de la banca pública, lo que daba un total de unos 7000 millones de dólares.

La gran mayoría de los bonos de la banca pública eran bonos cuyos tenedores son ciudadanos venezolanos que habían cedido a la banca pública su custodia y esta al BCV, la mayoría clientes y agentes del gobierno que los utilizarían como instrumentos de lavado de y legitimación de capitales. A la hora de servir capital e intereses correspondientes de estos bonos, es fácil concluir como se bate el cobre en estos apuros que -dicen- PDVSA ja pasado para pagar capital e intereses año tras año. En operaciones de lavado que se registran en varias ciudades de Europa y USA aparecen los bonos de PDVSA en dólares y con ellos trasferencias y pagos y en operaciones que cuyo origen y destino no lucia en orden, llegándose al extremo que todas las transacciones y pagos y cobros de PDVSA fueran monitoreadas por los bancos a tales niveles de exigencia administrativa hasta que la mayoría de esos grandes banco internacionales decidieron rescindir sus contratos con BCV y PDVSA, haciendo mutis antes que una transacción sucia pueda levantar una polvareda y termine ese banco multado y con una solemne raya.

Todos conocemos las grandes complicaciones que enfrenta PDVSA para pagar sus deudas y otros gastos en su actividad industrial que ha convertido a PDVSA en un cleinte que, si no paga pronto pago efectivo y deposito anticipado, no recibe las mercaderías que trae del mercado internacional para tener a medio camino la actividad petrolera. Todo esto ha generado que los lobbies hayan tenido trabajo estas dos semanas tratando que Trump y el gobierno no se les ocurra sancionar el petroleo y pagos/cobros porque los dolientes pertenecen a la fauna revolucionaria unos y también otros a los amigos del closet del lado del no-gobierno.

Así amarraditos todos los tenedores que mantenían esos bonos entre otros por el enorme descuento y elevados intereses generaban un rendimiento de tal tamaño que no lo muestra otros instrumentos financieros similares. EL bono PDVSA y Republica de Venezuela es el más riesgoso del mundo, por ello amarra el mayor rendimiento, a mayor riesgo mayor ganancia, pero una eventual pérdida pudiera venir como consecuencia de las sanciones. El mercado que dice que las sanciones traerán más penurias y penas a los pobres venezolanos ha ganado mucho terreno, así como el que desliza la idea que las sanciones estarían beneficiando al Gobierno – este es un mercado exclusivo de ingenuos o quienes pasan con cara de ingenuos- cuando sus correligionarios estarían más preocupados por sus bonos, sus rendimientos y su capital, además de naive en extremo parecieran coincidir con quienes dicen que los pobres sufrirían las sanciones.

Acá desde luego hay una alianza política similar a la que se dio cuando el BCV le vendió los bonos a Goldman. Estos dos grupos se amarraron políticamente, mientras el palco ha quedado dividido entre quienes dicen que Maduro sería el primer beneficiado y quienes dicen que las sanciones pudieran traer el default de PDVSA.
Ello dice claramente quienes son los dolientes de los bonos, y no parecieran que son los pobres porque esto no han tenido velas en esos entierros. Ese sería el terreno de las batallas, entre los tenedores de esos bonos que arriesgan dos cosas, el capital “invertido”, la corrupción en esos bonos, y la investigación que con seguridad se configuraría para determinar los tenedores de esos bonos y la historia legal desde su emisión, en relación con sus dueños. Los fondos buitres están en autos ya. y esos son terriblemente dañinos porque operarían prácticamente de la mano del juez que se encargue de una denuncia similar a que hicieron tenedores de bonos argentinos después de el gran default que dejo a Argentina fuera del mercado de capitales por unos 10 o más años. Recordemos que Chavez les dio una ayudita en ese mercado.

Así las cosas, tenemos tenedores de bonos que les sirvió para lavar capitales y según estos ni siquiera se lavaron porque los bonos serian escogidos como parte del botín revolucionario a los líderes que conducían la revolución. Los temores que se destape un barril y no precisamente gente de petroleo es tema obligado en Venezuela en reuniones políticas y financieras. Como dice él es adagio chino-venezolano, Dios los cría y el Diablo los revuelca/. Venezuela sigue siendo pintoresca pintoresco inclusive en la tragedia.

 

Venezuela: Un Estado Fallido

Venezuela: un Estado Fallido, la economía política del Estado Fallido

Una economía colapsada, un sistema político pervertido, corrupción  y destrucción institucional, hambre, hiperinflación, empobrecimiento absoluto y des-configuración político institucional, bajo golpe  de Estado y sin controlabilidad internacional

 Alexander Guerrero E[I]

 

Contenido

1. ¿Es Venezuela hoy un Estado Fallido? No cabe duda, sí lo es.

2. ¿Qué entendemos entonces por Estados fallido?

3. Decadencia institucional y gobernabilidad

4. Síntomas del Estado Fallido

5. Definamos entonces al Estado Fallido

6. ¿Cómo Venezuela involucionó a la condición de Estado fracasado?

7. ¿Cómo ocurrió todo esto? Decadencia y depredación institucional

8. Decaimiento y deterioro institucional y la economía

9. En lo económico, nacionalización, expropiación

10. El Narco–Estado y el Estado Fallido

11. La economía política de la “política” Una visión en Selección Publica

12. Entre las instituciones administrativas

13. Economía y la Política: decadencia institucional en lo político y lo económico

14. El costo de un Estado Fallido lo pagan sus ciudadanos.

15. ¿De qué tamaño es ese costo? Cuantos años nos llevará el pago de ese costo? 

16. ¿Quiénes ganan y quienes pierden?

17. ¿Qué caminos tenemos adelante y cómo avanzamos y rápidamente?

 

Venezuela: un Estado Fallido. La economía política del Estado Fallido

Como se convirtió Venezuela en un Estado Fallido, un fenómeno que la sociedad civil y la intelligentzia nacional no han sabido deseado aprender, los problemas de Venezuela son primarios, alimentación salud y vida, las complejidades de un Estado contemporáneo no están al alcance de la lucha política

 ¿Es Venezuela hoy un Estado Fallido? No cabe duda, sí lo es.

 ¿Y cómo llegamos a esa condición de Estado Fallido y qué es lo que en realidad muestra un Estado Fallido? Es la pregunta que muchos nos hicieron en relación a una nota anterior, donde intento aclarar que el camino tomado por el gobierno -ya en condiciones de gobierno forajido-en un Estado capturado por el narco-tráfico, había escogido en su carrera hacia delante una ruta de aislamiento, autogenerada y por consecuencias no intencionadas por un esquema de fuerte contracción económica inducido por controles y severas restricciones y regulaciones sobre el desgastado y descapitalizado aparato económico privado y petrolero tanto por caída de producción y precios- generaría una enorme  contracción económica que entre 2015 y 2016 acumuló una pérdida del volumen y valor de la económica en 24% del PIB.

Las consecuencias socioeconómicas han sido las de un acelerado empobrecimiento y un creciente ritmo de hambre que cumpliendo el “librito de la protesta social” generarían una reacción política y social entre los sectores más vulnerables, los empobrecidos que se sumaron al crecimiento de la pobreza extrema que alcanzó el 54% de la población, con escasez y racionamiento que eran apenas los síntomas de un síndrome económico de quiebra y ruina que no tenía ni tiene remedio en el actual marco político. En ese sentido, solo le restaba apertrecharse masivamente de un aparato político militar de represión, utilizando la violencia del Estado -asociado a grupos paramilitares, milicianos y sectores provenientes del hamponato- y destinados a alcanzar la última fase de su Plan de la Patria: domesticar la protesta y convertir a los ciudadanos al servilismo del CLAP y su violencia. Es lo que hoy vemos en las calles.

El mecanismo de violento control social lo vemos hoy en la calle, una represión colosal con la cual, como palanca de poder y en última instancia, la represión, preparada con tiempo. Sus esperanzas eran la de inducir la domesticación a un pueblo que con algún retraso comenzaba a mostrar deseos de cambio. Dos variables se juntaban en el mismo fenómeno, la hiperinflación restringiendo la indexación de salarios y contratos privados, unidos a los controles de precios impondrían un fuerte ritmo de empobrecimiento destinado por oficio a disminuir la vocación política de protesta y buscar una salida en las calles.

Así, esa severa contracción económica, pérdida de 500 mil puestos de empleo, servicios públicos colapsados, todo lo cual es percibido por más jóvenes como un futuro aterrador. El hambre que se hizo masiva en cuatro años, ha sido siempre -con o sin consecuencias no intencionadas- en un factor natural para el control social. El gobierno así abrazaba un intenso grado de aislamiento, autarquía, y un desmoronamiento acelerado institucional para lo económico y social y una dependencia de la represión del aparato militar cubano y nicaragüense. Venezuela, era obvio, de manera acelerada venia cumpliendo la ruta del Estado fallido Sigue leyendo

Venezuela: un Estado fallido con un gobierno forajido

Hampa, fuerza armada, narco-business, crimen, inseguridad total, la vida vale nada, todo en una sola palabra; de una debacle a un colapso económico.

Alexander Guerrero E.

¿Porque todos juntos, y porque la economía? Hay dos pilares fundamentales para que un país crezca sustentablemente, independiente de los eventos que ocurran en el ciclo económico como por ejemplo la caída en los precios del petróleo, y en general de los commodities, o materias primas.

Quizás la acción más sencilla del individuo es trabajar para satisfacer sus necesidades, en la sociedad actual el hombre ofrece sus experticias, lo ejerce con eficiencia y competitividad, y lo cambia por salarios, expresados en valores monetarios. Es la via del progreso económico y social, las condiciones de vida mejoran, pero exige, reglas de juego, donde su libertad y su propiedad no son negociables. Se reconoce por origen natural que de la producción y riqueza son cosas del hombre; de su familia, su país o comunidad, y a ellos se debe, las reglas del juego se disponen de tal manera que, el propio hombre no debe quedar a expensas del Estado.

Pero, este es su hechura, un Frankenstein que lo destruye y el hombre se empobrece cuando su propio Leviatán (Buchanan, Riggs) – el Estado- es capturado por grupos de interés políticos, militares, mercantiles, crean sus revoluciones. Son procesos políticos donde el hombre confunde sus derechos y deberes y cae subyugado, convertido en su servil, son los socialismos, los fascismos, los nazismos, los comunismos, los estados totalitarios y fallidos, todos son parientes entre sí. Venezuela es un claro ejemplo que esas perversidades pasan en estos tiempos. Sigue leyendo

El Mercado es amoral, no es inmoral!

 

Una cosa es ética y otra es moral, y este último concepto no tiene nada que ver con inmoralidad, un simple problema de lenguaje y conocimiento, para no confundirse; en cualquier caso, inmoral es quien gobierna para enriquecerse sobre el patrimonio de sus ciudadanos, o restringiendo la espontaneidad del mercado, para lucrarse depredando a quienes asisten a un intercambio con el deseo personal y amor propio, lucrase por su emprendimiento. Y lo hace privándole al individuo de las instituciones básicas que le garantizan su libertad.

A Smith y el mercado: amoralidad

Qué quiso decir Adam Smith cuando afirmó que no es “de la benevolencia del carnicero, ni la del cervecero o del panadero de la cual nosotros decidimos esperar por nuestra cena, sino de su peculio natural, el de su propio interés.” Esta es una de las expresiones -de A Smith- más citadas en la historiografía económica, y expresada por Smith en su celebrado libro La Teoría de los S entimientos Morales. Esa sentencia nos dice claramente y devela el grado de confusión a que se puede llegar cuando se piensa y se cree que el intercambio en el mercado -el mercado no es una plaza sino un proceso- expresa un sentimiento moral; en realidad, el mercado es amoral, como lo es el precio, la propiedad y la libertad. A. Smith y su propuesta de la amoralidad del mercado, más de esto en https://www.youtube.com/watch?v=V6S6pMsKzlI

Todos estos componentes de ese proceso de intercambio. Continuando con Smith. Leemos que “los bienes -los que el hombre produce pueden incorporan valor, valor que, expresado en términos monetarios, debe realizarse en el mercado bajo el intercambio con quien requiere esos bienes. De esta manera, en ese proceso de intercambio. cada individuo trabaja sobre el planteamiento de ganar el ingreso que requiere para sí y su familia, medido por un deseo que lo induce a maximizará su utilidad. En este parafraseo de Smith, este resalta el concepto de amoralidad del mercado, donde en esencia el intercambio, encuentra intereses individuales diversos, en un juego donde todos ganan.

Mercado, precios, moral y ética

Del mercado hacia los lados, cada componente tendrá su código de comportamiento que le permitirá materializar sus intereses. Parafraseando a Smith podemos eliminar la confusión sobre mercado amoralidad y ética. Por ejemplo, en el caso reciente de la venta de bonos por parte del BCV a Goldman Sachs, el precio pagado/demandado es consecuencia de la valoración que cada componente hace de sus propios intereses y objetivos. La carencia de liquidez internacional en el BCV y la manera como se construye su balance y sus objetivos inmediatos mide la valoración que cada dólar de liquidez tiene ambos entes. Sigue leyendo