Recursos renovables y no renovables, una realidad física pero no económica. La conversión de un recurso natural a commodity exige condiciones económicas

Es Venezuela un pais petrolero? Celebramos que ya no lo sea, la nueva economía -no fósil- se creara con trabajo, capital y propiedad privada. Ello presenta cientos de salidas hacia el crecimiento y el progreso.

La historia del colapso del petroleo comienza con las consecuencias que genera la propiedad estatal, ente este ajeno a la propiedad de los activos apoderados por el Estado, particularmente el apoderamiento de los recursos naturales y lejos de la propiedad privada donde el mercado y la competencia garantizan el proceso económico.

En el petroleo la presencia del Estado convierte la rentabilidad del activo absorbiendo la renta que el petroleo genera, el cual se dirige a los gastos del Estado, un mecanismo de mediano plazo que puede colocar al activo en camino del colapso, exactamente lo ocurrido por PDVSA y la industria petrolera y socios nacionales y extranjeros que sienten el peso del colapso y la perdida de capital,

 El caso venezolano ha sido el gran espejo que veremos en el petroleo en momentos en que independiente del dominio aun del volumen de inercia generado por el petróleo, la renta -del petroleo- caerá sin detenerse arrastrando la descapitalización y el colapso de esa industria. 

Ese proceso comienza en Venezuela, más allá de los tiempos coloniales, de las relaciones entre la política y la existencia del Estado soberano, concepto este mal utilizado por los grupos políticos rodeados del síndrome del rentista.  Ello nos debe llevar a otra historia en trabajo donde el Estado no sea dueño de nada que nos haya traído sino destrucción sin creación, un fenómeno que impide que el mercado defina los mecanismos de competitividad y eficiencia que no existen en la regencia de la propiedad estatal, la propiedad de nadie, pero un mecanismo de dominio con razones politicas, como lo ha ensenado Shumpeter para explicar las razones de la destrucción creativa.

Los gobiernos y Estados no generan por lo arriba mencionado, riquezas sino lo contrario, Venezuela es hoy el gran ejemplo de la historia, en cola unos cuentos países de la OPEP. En términos petroleros Venezuela ha quedado hoy como un pais empobrecido, pero al mismo tiempo listo para entrar en una historia de trabajo, competitividad, eficiencia y todos los bienes en propiedad privada. Con los recursos en poder propiedad de los venezolanos el crecimiento es un dato.

Todo lo acotado arriba nos dice que aquel pais donde los recursos que podría haber entrado en una etapa de trabajo y crecimiento, eliminado finalmente aquel pais «rico» en renta petrolera, manejada por los chulos de esa renta, la política, y la corrupción que gobernó el negocio petroleo durante el «tiempo PDVSA»  grupo de interés de aglomerados en las propiedades y en la renta de las empresas estatales, el conocido PetroEstado que fundaron la creación de la industria petrolera venezolana -PDVSA. (1)  

Recursos renovables y no renovables, una realidad y un concepto de lo físico, pero sin la congruencia económica, análisis económico por costos, competitividad, libertades económicas, propiedad privada en la caracterización de un recurso que habría que convertirlo en commodity en mercados libres. En otras palabras, se trata de la conversión de un recurso natural a commodity, para lo cual se exigen y cumplen condiciones económicas, politicas e institucionales.

El petroleo venezolano administrado por esas condiciones institucionales para convertir el flujo de caja que generaba el petroleo en una relación de tipo rentista entre el ciudadano y el Estado, así ese flujo de caja se convierte en derroche, corrupción y no crea riqueza sino que coadyuva el empobrecimiento del ciudadano, -todo el recurso es del fisco- administrado por un concepto del PetroEstado donde las reglas de su administración se fundaban en decisiones politicas, un fenómeno que se extremó aceleradamente con la nacionalización, proceso que comenzaría en 1959 con la creación del 1er Congreso Nacional

oferta, demanda y mercado. La geología y la “ciencia”. no bastan, la condición física no declara su producción, ni su transformación económicamente en un commodity o un activo- Por ejemplo, Venezuela tiene -físicamente- recursos hidrocarburos en elevados niveles, sin embargo, el costo tanto económico como político y financiero hace que esos recursos no sean competitivos en el mercado internacional.

Es decir, con petróleos masivamente no competitivo y una industria petrolera colapsada. Venezuela ha dejado de ser  un mercado para invertir en hidrocarburos, el mercado internacional está satisfecho, la oferta del petroleo es abundante, los precios del petroleo solo cambian en dirección errónea cuando la política entra en juego y los productores mayeares reducen artificialmente el volumen de produccion, con impacto duro en el corto plazo, pero en el largo plazo esas politicas revierten en sus objetivos, el volumen de petroleo a producirse en esos mercados politizados, cae y su contribución en el mercado cae.

De esa manera los precios elevados por razones politicas -por acción del cartel, incluyendo inclusive Rusia- y por regulaciones extremas en los Estados Unidos, dispara de su punto de equilibrio por condiciones politicas internacionales y locales con lo cual el impacto en precios ha alcanzado en niveles de un 75% mayor que el precio político en los $55/60 por barril, el cual seria y lo ha sido por décadas, el precio de equilibrio en el largo plazo. La convergencia a esos niveles más competitivos del petroleo Venezuela no pereciera hoy un socio en el cartel.

La verdad en el camino nos dice que, si algo sobra en el mercado mundial, son los hidrocarburos. Venezuela no es un espacio político y económico que cumpla las reglas y las obligaciones internacionales para reconvertirse en receptor de inversiones. El país es de elevado riesgo y un Estado Fallido 


_________________________________________________________________________________________

1

Los hechos reales y el juego sin economía…un mercado inútil!

  • Los errores por carencia de conocimiento: renovables y/o no renovables. Ha quedado demostrado que los recursos de la naturaleza realmente no se agotan, escasez es el concepto económico que explican sus mercados en consecuencia. Bajo ese concepto de la economía nos preguntamos: ¿Pueden los recursos de la naturaleza agotarse, o simplemente escasear? La teoría de conocimiento -en la teoría económica- y la evidencia empírica constatada en la investigación y análisis económica en los mercados de esos bienes -recursos- nos describe claramente el fenómeno económico expuesto en este párrafo.
  • ¿Qué piensa Ud., se agotan o escasean, o ambos? Antes de decidirlo, vaya a l ciencia de la economía, estudie el análisis y la teoría económica, así como la evidencia empírica y aprenda firmemente que cosa es esa de mercados competitivos, propiedad privada, y derechos económicos. Olvide por minutos que Ud. no le queda otra que celebrar la nacionalización de todos los potenciales recursos naturales, todos en propiedad por defecto, del Estado -en Venezuela todos los que conformaban el cuadro laboral, tecnico, obreros, medios y directivos. celebraban bajo la condición bajo cierta function rentista que el Estado deba ser el legítimo dueno de sus cosas.
  • Veamos solo un ejemplo en la produccion de energía fósil -hidrocarburos- la cual ha crecido ininterrumpidamente en los últimos cien años, no se ha agotado -ni se agotará por razones mágicas naturales- todo ello al constatar que al unísono los precios – de los hidrocarburos- en el largo plazo han caído en términos reales, generando un curioso fenómeno que caracterizar la inversión, los beneficios y los costos, solo pueden ser explicados a través del análisis económico.
  • La economía de esa realidad económica no es facil aprender, hay que entrar en la teoría y el análisis económico, de lo contrario, la ignorancia cobra en sorpresas, costos y quiebras. Así preguntamos directamente; ¿Que podemos decir con relación a la discusión que existe detrás del canto en el cambio climático, ciencia o charlatanería?
  • Muchas respuestas pueden encontrarse en los análisis económicos que explican el agotamiento y/o la escasez de esos recursos. Veamos sin complejo  la Table 1: Commodity Prices, 1960–2019 (2010 U.S. dollars) junto con The Simon Abundance Index: A New Way to Measure Availability of Resources, renovalidad and no-renovalidad.
  • ¿La pregunta seria entonces, en realidad estamos agotando los recursos naturales? Este tema ha sido intensamente debatido desde el momento en que Paul Ehrlich publicó “The Population Bomb” in 1968. El biólogo Ehrlich intentó alertar que el crecimiento población agotaría los recursos naturales -por ser no renovables- causando una catástrofe global, la cual comenzaría por un descalabro poblacional y una tragedia humana porque los recursos energéticos se agotarían en consecuencia. Las tesis del biólogo, Ehrlich, constituyeron colosales y masivos errores. De hecho, el debate que Ehrlich tuvo con Simon tomo forma de una apuesta, la cual demostró que las afirmaciones de Ehrlich no se cumplieron, fueron falsas. El Profesor de Princeton Simon aposto $10.000 que las tesis de Ehrlich no se cumplirían y Ehrlich perdió terminando en pagar a Simon la apuesta al verse claramente que las tesis del biólogo no fueron ciertas.
  • Recordemos el debate y las tesis la económica de Simon y la biológica de Ehrlich. Por su parte el Profesor de Economía en Princeton Julian Simon, in contraste a Ehrlich argumento que los seres humanos sin lugar a duda podrían innovarían su ruta para detener la escasez de recursos naturales y así efectivamente ha pasado en los últimos cien años, Simon afirmó que la población era en realidad el “last resource” los cuales podrían bajo un análisis de costo beneficio, incentivos y emprendimiento, la naturaleza del capitalismo, explotarían los recursos de manera económica.
  • En este trabajo, J el Profesor J. Simon revisó los principales puntos de discordia en el debate sobre la disponibilidad de recursos y su relación con el crecimiento de la población. Utilizando los últimos datos de precios para cincuenta productos básicos fundamentales que cubren energía, alimentos, materiales y metales, proponemos una nueva forma de medir la disponibilidad de recursos basada en cuatro conceptos.
  • Primero, el precio temporal de las mercancías nos permite medir el costo de los recursos en términos de trabajo Encontramos que, en términos de ingreso promedio mundial por hora, los precios de los productos básicos cayeron un 64,7 por ciento entre 1980 y 2017. 
  • Segundo, la elasticidad precio de la población (PEP) nos permite medir la sensibilidad de la disponibilidad de recursos al crecimiento de la población. Encontramos que el precio temporal de los productos básicos disminuyó en un 0,934 por ciento por cada aumento del 1% en la población mundial durante el mismo período. 
  • Tercero, Simon desarrolló el “Marco de Abundancia Simon”, que utiliza los valores PEP para distinguir entre diferentes grados de abundancia de recursos, desde la disminución de la abundancia en una superabundancia en el otro Teniendo en cuenta que el precio temporal de los recursos disminuyó a un ritmo proporcional más rápido que el aumento de la población, encontramos que la humanidad ha venido por décadas experimentando superabundancia en recursos, dos recursos son claro en ese respecto historia-geológico, petroleo y agua, ambos vienen pegaditos!. 
  • Y finalmente, se creó el índice de “Abundancia de Simon”, que utiliza el precio temporal de los productos básicos y el cambio en la población mundial para estimar la abundancia general de recursos. En ese sentido se logró conocer que los recursos del planeta se volvieron un 379,6 por ciento más abundantes entre 1980 y 2019, y ello independiente que por décadas los precios reales cayeron, lo que era evidente por el crecimiento de la produccion, la razón de oferta y demanda explica ese fenómeno, estudien y aprendan. 
  • Muchas personas creen que el crecimiento de la población mundial conduce a una mayor pobreza y más hambrunas, pero la evidencia sugiere lo contrario. Entre 1960 y 2016, la población mundial aumentó en un 145 por ciento. Durante el mismo período de tiempo, el ingreso per cápita promedio anual real en el mundo aumentó en un 183 por ciento.
  • En lugar de un aumento en las tasas de pobreza, el mundo vio la mayor reducción de la pobreza en la historia de la En 1981, el Banco Mundial estimó que el 42,2 por ciento de la humanidad vivía con menos de 1,90 dólares por persona y día (ajustado por el poder adquisitivo). En 2013, esa cifra se situó en 10.7 por ciento. Eso es una reducción de 75 por ciento. Según las estimaciones más recientes del WB, la pobreza absoluta se redujo a menos del 10 por ciento en 2017. Observen la Data de las Tablas del Profesor J. Simon. 
  • Sobre la base de nuestro análisis de la relación entre la disponibilidad de recursos y el crecimiento de la población, pronosticamos que el precio temporal de los productos básicos podría caer en un 29 por ciento adicional en los próximos 37 años. Mucho dependerá de las políticas e instituciones que persigan las naciones. Para que el precio temporal de los recursos básicos disminuyese y la abundancia de la produccion de commodities -recursos- aumente, es necesario que los incentivos del mercado y el mecanismo de precios perduren, y esto solo podría ser posible con la propiedad privada en poder de esos recursos.
  • Ello permitiría sin problemas, que los precios, costos y beneficios podrán entrar en equilibrio y podamos comprender lo que ocurrió durante casi un siglo, la produccion de los recursos sube y sus precios en términos reales caen. Cuando los precios de los productos básicos aumentan temporalmente, las personas tienen un incentivo para usar los recursos de manera más eficiente, aumentar su oferta y desarrollar sustitutos más baratos. Teoría económica viva y preciosa que para su ejecución se requiere que el mercado y la propiedad privada sean los ejes de la disminución de los precios reales y una mayor produccion mientras los ciclos de abundancia y escasez aparezcan

2

 Una discusión necesaria en el propio inicio

Existe una continuidad de errores que se generan al establecer la prominencia de un erróneo conocimiento sobre las condiciones de explotación de un recurso sea para sembrar fresas o zarzamora, o simplemente la energía extraída de fósiles. La ingeniería considera que el petroleo descubierto será producido a todo evento, con lo cual se abandona lo sustancial, lo básico en relación al significado de «mercado«, en otras palabras, la oferta y la demanda y oferta, es decir, la condición económica del recurso y la posibilidad de explotarlo siempre y cuando opera a través de esos básicos elementos en demanda y oferta. Recalco esa condición porque los científicos dejan de lado los economics de un bien, venga o no del suelo, aire, agua, tierra, fuego y niegan que una relación económica decide si el recurso tiene características no renovables o renovables, de hecho, su calidad de “renovable» o «no renovable» está dependiendo del carácter económico definido en un análisis de costo beneficio.

Numeremos por ahora y quizás como aprendizaje los “más” crudos, lo cual nos conduce a los economics del recurso, bien o commodity, cualquiera que sea su forma, y dejarlo de lado hace que el concepto de recursos renovables y no renovables sea erróneo y por ende, es definitivamente insostenible. Los recursos -energéticos- de los fósiles, por ejemplo, han crecido en medio de esa primera falsa expresión, el potencial de recursos «no renovables» es infinito, – la expresión renovables/no renovables pierden su sentido económico que los brujos del Club de Roma quisieron darle en los años sesenta para vender la tesis que las energías fósiles desaparecerían y traerían con ello hambre, guerras etc. etc.  De hecho, nada de eso ocurrió en todos esos años, y para ser precisos, las cosas ocurrieron exactamente lo contrario, la fatalidad de esos conceptos, tales como las categorías de renovabilidad y no renovabilidad se convirtieron en “económicamente renovables”, un concepto superior al de renovable y no renovable que jurunga un concepto físico -científico- sin significación económica definitiva.

Un solo ejemplo, los fósiles han crecido sus economías sin detenerse – en términos de volumen de produccion en ocasiones amarrándose de la política y el dominio del Estado sobre el mercado, la renta y la competitividad y el reparto de la renta en manos de la política y no del mercado, fenómeno que obstruye el progreso y el desarrollo, queda claro que el desarrollo y el progreso solo es posible que la distribución se ejecute en el mercado, la política lo hace de manera corrupta y de empobrecimiento Es decir, en lugar de distribuir, y lo hace de esa manera dado los intereses de grupos políticos y mercantiles, la política redistribuye dada la veda por la propiedad privada, y por ello no podrán aparecer mecanismos racionales de distribución: salarios y beneficios.

Lo cambiado por la redistribución que pone sus propios mecanismos redistributivos impiden la aparición de racionalidad del progreso sino la irracionalidad de la redistribución de la renta, un flujo de dinero que se reparte en función de la colocación en los gobiernos al alcance de la ideología. En todo caso, la formación de precio, en el largo plazo, marca un comportamiento por muchas décadas, de un precio en términos reales cuyos precios caen y de hecho así se han comportado los «precios reales» en el largo plazo mostrando una asíntota negativa desde hoy hasta ayer. Las razones de esto son muy sencillas, tecnológicas – económicos – tecnológicas, con el mecanismo destructivo creativo -Shumpeter- de un crecimiento en volumen de los crudos de todo tipo -dependiendo de la tecnología y de la oferta y demanda.

La ingeniería tiene décadas con esos errores -1958 a 2020- en el espalda, y en Venezuela particularmente los errores han sido parte de uso monopólico de la política -es el grotesco caso de JP Perez Alfonzo el capo mayor y sus secuaces en el manejo político que operaron tanto en las direcciones en el gobierno como en PDVSA desde 1972/75 -por parte de sus partidos políticos- de un considerable volumen para que al cabo de unas décadas, muertos o vivos los personales mencionados el petroelo en lugar de traer progreso y desarrollo nos ha dejado hambre y pobreza de las más extensas en el continente y en el mundo. 

Es decir, el destino de los recursos sea o no renovables no puede ser abatido por la política, no juega a lo científico y en teoría del conocimiento, esto se recapitaliza en el mercado al permitírselo eliminando la política dejando que el mercado se mueve libremente. El segundo error conceptual colateral al de arriba de «no/si/renovable» es la confusión de dos concentos diferentes, uno perteneciente a la geología -muerta- y agotamiento algo que la economía considera como escasez. En teoría económica esos fenómenos geológicos puestos en orden por la economía fueron resuelto en la revolución industrial y en la agrícola con más agua que tierra.

Así encontramos como después de un grupo grande de sectores que se enriquecieron y mantienen sus esperanzas -particularmente en el sector político-petróleo  con las pendejadas políticas que a todo evento buscan manipular en volúmenes de recursos «no renovables»  para incrementar precios en función de una transferencia -beneficios/perdidas- de costos contra beneficio contrario a lo que genera un tipo economía de mercado donde todo se resuelve en el mercado libre vía competitividad y destrucción creativa y no bajo ningún evento de agotamiento, como se repite hasta el cansancio para bautizar los recursos que ellos han llamado no renovable, concepto que pertenece a la geología pura pero sin economics, olvidando que lo económico priva como solución a los problemas del individuos..

Por ejemplo, hoy más petróleo per cápita que hace 75 años cuando los locos e ignorantes del Club de Roma quienes tienen medio siglo con la pendejada en sus centros que las energías fósiles se agitaría, pamplinas fritas. ¿Al final solo queda el mercado la propiedad privada y la inteligencia humana así solo el mercado hará que unos recursos no se usen tanto y se usen otros y cuáles serían? el mercado sabio y la mano invisible tiene siglos dos haciéndolo.

Los recursos de los fósiles han crecido en medio de esa primera expresión falsa, el potencial de recursos «no renovables» es infinito, su destino no puede ser abatido por la política sino por el mercado, si se le permite moverse con libertad. El segundo error conceptual y colateral al mencionado en el párrafo anterior de «renovable y/o no renovable» constituye en los hechos en agotamiento con escasez. En teoría económica esa «confusion» entre lo fisico y lo económico fue resuelto según su potencialidad económica. De esa manera, por ejemplo, la revolución industrial (1858) y la revolución agrícola (1878) disponían crecientes volúmenes de agua en relación crecientes volúmenes de tierras potencialmente cultivables sin que sus economías existiesen bajo ese concepto de recursos “totalmente” renovable como se deriva de las creencias de Malthus -por ejemplo- que definían las grandes hambrunas de comienzo del siglo XVIII en Europa.

Un grupo grande de sectores que se enriquecen   con las pendejadas políticas que a todo evento busca manipular volúmenes de recursos «no renovables» para incrementar precios en función de una transferencia -beneficios/perdidas- de costos contra beneficio tipo economía de mercado donde todo se resuelve en el mercado vía competitividad y no bajo ningún evento de agotamiento. Por ejemplo, hoy más petróleo per cápita que hace 75 años cuando los locos e ignorantes del Club de Roma quienes tienen medio siglo con la pendejada en sus centros que las energías fisiles se agitaría, pamplinas fritas. ¿Al final solo queda el mercado la propiedad privada y la inteligencia humana así solo el mercado hará que unos recursos no se usen tanto y se usen otros y cuáles serían? el mercado sabio y la mano invisible tiene siglos dos haciéndolo.


En resumen, el consumo de energía a lo largo de la historia de las transiciones energéticas se ha centrado en alejarse de los flujos solares actuales intensificando al consumo de los combustibles fósiles. Ese movimiento también ha sido característico del crecimiento del consumo de combustibles más densos en energía y más convenientes de usar que los combustibles que fueron eventualmente reemplazados. Conceptualmente en razón económica se aprecia que una mayor densidad de energía significa que se necesita un menor peso y/o volumen de combustible para hacer el trabajo bajo un curso de análisis beneficio, y su impacto en los costos que en lugar de crecer se han mostrado mayeros volúmenes y con ello precios más competitivos.

En esas condiciones, los combustibles líquidos generados del petróleo combinan la densidad de energía con la capacidad de fluir o ser movidos bombeados, una ventaja que abrió las nuevas tecnologías, especialmente el transporte, al fin y al campo del sector energético de mayor consumo, la cual junto a la electricidad es una forma muy flexible de consumir energía, útil para muchas aplicaciones.

Este fenómeno no ha sido estudiado por las ciencias en sus fundamentales características económicas, y lo más criticable se ha impedido la utilidad de la teoría económica para poder comprender que agotamiento es una función infinita y ello es un error, – quienes en su contrato con la función física dejan de lado las economías de los mecanismos de generación de combustibles fósiles. principalmente en la estructura de consumo, costos de producción y la propia densidad. Lo que eventualmente fueron moviéndose los parámetros hacia mercados más competitivos, independiente de la restricción política y hasta de la ingeniería física quienes pensaron que esos combustibles serian reemplazados o transitados rápidamente por los renovables.  

En conjunto, los flujos energético-fósiles responden a la demanda por esa combinación de densidad energética. ¿Como introducir el absolutismo de los llamados “no renovables” fuentes de energía? La verdad del mercado energético es clara, lo cual nos dice que el concepto de sustitución de fuentes de energía es más una opinión física de la ciencia y la ingeniería, grupos que olvidan el análisis económico y es este el que define y con el tiempo la esperada transición por vía política. La economía les seguirá dando lecciones a os que se mueven con el concepto físico sin estudiar las econ0mias de esa “transición”.

Petróleo, ingeniería social y economía. Los errores más frecuentes en el intento de comprensión del colapso petrolero. No es Ingeniería Social, debe ser un análisis económico sesudo

Precios del petróleo, crecimiento y progreso: un viejo mito

Yo no relacionaría un concepto en marco de un contexto estadístico y alejándolo del requerido súmmum de teoría económica necesario para responder el petróleo y el mercado, propiedad en poder del Estado o en privados, competitividad, costos marginales, renta y cientos de casos reales en el mundo de la explotación empírica de las relaciones económicas como lo administra la nota de Moran, y según la cual, la caída del precio del petroleo es parte del  “fenómeno”  de empobrecimiento global de Venezuela, al relacionar los precios del petroleo y el crecimiento de la economía -en relación per cápita- caída y alza en PIB o ingreso nacional por cabeza de cada residente venezolano/no venezolano, léase ilegales; el razonamiento de Moran entra en un modelo de análisis basado en relaciones espurias, sin causa pero con causal.

De hecho, el PIB de una economía donde el petróleo está en poder del PetroEstado, política y negocio petrolero, dentro y fuera de los compendios industriales y administrativos de la industria petrolera en poder del Estado puede mostrar que el gasto público no cumple las keynesianas bases de cada unidad gastada en el gasto del Gobierno se reproduce al mismo orden de crecimiento. La realidad empírica y el discurso no keynesiano que es falso a este nivel nos dice que el incremento del precio del petróleo ayudara a incrementar el per cápita del ciudadano cuando en realidad es todo lo contrario como lo muestra el caso venezolano.

¿Qué dice la evidencia empírica?

Las razones se mueven en paralelos complejos, de hecho la evidencia empírica dice lo contrario, no porque el precio del petróleo suba/baja -en términos reales- sus valores, ello implica, de acuerdo con la evidencia empírica estadística y económica implique mejoría/empobrecimiento del nivel de vida de los residentes de ese pais, medido la relación la cual no muestra -como apuntado arriba- que una eventual -con sentido estadístico pero espuria en términos económicos, aunque se pueda notar (corre)autocorrelación pero sin causalidad una variable de la otra, en el caso que comento,  precios del petroleo vs mejor nivel de vida.

Un estudio mío que se consigue en mi web site y en internet en general recoge una evidencia empírica entre el precio del petróleo y el crecimiento económico considerando una ola de largo plazo desde 1948 hasta hoy muestra cierta evidencia según la cual el movimiento de los precios del petroleo -hacia arriba y abajo, léase términos reales- tiene una relación negativa -en términos de signos (elasticidades de largo plazo) en un modelo econométrico- en torno al alza o caída en los precios del petroleo -promedios de mediano plazo afecta negativamente el crecimiento económico, con énfasis en tramos quinquenales muestra.

La relación de precios del petróleo y el per cápita podría ser forzada, cuando se somete a una regresión y estudia su relación en la historia del petroleo desde el término de la 2da Guerra Mundial. Ellas son variables, son dos variables que no se corrigen entre sí, un índice de precios y la otra una variable de escala, y no vino la de un instinto que dice a mayor precio no sé comparan estadísticamente y mucho menos para con la teoría económica, en otras palabras, la aparentemente correlación negativa entre el precio del petróleo y el PNI no poseen tampoco causalidad evidente asemejando solo contención no económica que se mueve detrás de una simple expresión de casualidad.

¿Qué relación económica existe entre el gasto público y los precios del petróleo? Hay quienes aseguran que esa relación macroeconómica es capaz de crear progreso y riqueza…

De hecho, la variable que podría ver esa correlación -sin economics-  aparente negativa en el gráfico, no serían los precios del petróleo sino el petróleo como parte del PIB. Veamos algún detalle estadístico y económico. Ello sin embargo relajaría más esa correlación negativa comentada arriba dado que la participación del petróleo en el PIB -total nacional incluido el petróleo-   ha sido decadente en unas siete décadas.

Veamos, el caso del pico de (PIB oil/ PIB total) el cual haría -el mayor nivel alcanzado en términos de a la relación al PIB del producto bruto generado por el petróleo en 75 años fue del 35% al 27% del total nacional PIB, lo que quiere decir que en largo plazo apenas un punto porcentual del PIB es o ha sido históricamente por debajo de la cuarta parte de la contribución del PIB nacional. Acotemos que la relación acortada como la más elevada en promedio en el periodo fue producto de una larga inversión por parte de PDVSA y los socios de esta en el periodo de la apertura.

Nacionalización 1975-2010 y el empobrecimiento del venezolano

No debemos olvidar que de inmediato a la nacionalización en 1975, la inversión de PDVSA cayo con rapidez y sus efectos negativos, sin perdón a los ingenieros cometidos en ese proyecto de la nacionalización, casi todo ese universo, no se dieron cuenta que la nacionalización traería resultados perversos, la apertura, un paso atrás de la nacionalización, aunque tímido, extendió unas décadas más la llegada del colapso que algunos pensamos era inminente. El colapso de la industria petrolera del Estado comenzaría en 2014 con la caída en los precios del petróleo dada la expansión de la produccion de petroleo en USA y en otras latitudes. Una muestra que si algo no se agotara será el petróleo, así como el agua.

Es decir, la participación del petróleo- que se ha venido a gran velocidad poco dice en esa relación entre el petróleo entre los  deslices en los últimos 35 años ha llegado finalmente a cero, el punto en el cual el petróleo ha perdido competitividad por impacto del poder rentista que prepararon la nacionalización en 1975 y que fue cantada el día de la inauguración de Congreso Nacional electo en 1959 con una constitución que colocaba en bajada la nacionalización del petroleo que finalmente se ejecutó a los 10 años de esos eventos, de los gritos con elevado volumen de una rápida nacionalización, la cual ejecuto CAP desde 1973.

Así se marca la caída del PIB petróleo -lo cual implica que la renta se fue más en gasto redistributivo sin creación de crecimiento pero escondía/e una redistribución sin compensación social, con un capitalismo débil en la cultura y en lo económico, era evidente que la nacionalización traería en el mediano a largo plazo -unos veinte años como lo escribí y cante en 1976- la descapitalización de la industria petróleo, fenómeno que ocurriría independiente del modelo de PetroEstado sea chavista -socialista radical o socialismo lento por los grupos que nacionalizaron en 1973.

La renta del petróleo y el colapso de la industria

La renta del petróleo se llevaba el 56% a principios de 1958 y cayó al 0% en lo que se presentó como un colapso sin retorno. Venezuela debe demostrar como tenedor de petróleo de escasa o ninguna competitividad que podría competir. Es importante comprender las economías de una economía competitiva, el caso del petróleo, el costo marginal del precio del petroleo en el mercado está afectado por el costo de produccion pero además con una serie de costos transaccionales – a lo que Coase denomino el costo social, entre otros costos.

Por ejemplo, uno de mucha importancia, la deuda del Estado y la de “PDVSA” si no es pagada o reestructurada en condiciones donde los tenedores se vean perdiendo capital, Venezuela perderá, público y privado el crédito internacional proveniente del mercado de capitales. Cuál sería el costo de producción -marginal- para un proyecto petroleo de escaso o ningún peso competitivo? Al lado de estos hay una larga serie de costos que los estudia y analiza Foster (Canadá). Allí se muestra en sus surveys desde 2010 los enormes costos y otras restricciones políticas e institucionales que afectan la conectividad aparente del petroleo venezolano, hoy un productor marginal de petroleo con demanda en los mercados.

El análisis de costo-beneficio y la ingeniería social

El análisis de costo beneficio sobre las economías del petróleo que existe en el subsuelo venezolano pasa por elaborar la relación de esos costos sobre los precios en el mercado los cuales han venido cayendo en términos reales los precios del petroleo, un fenómeno que emerge desde hace unos veinte años, y que se expresa en la oferta creciente de la produccion del petroleo, enviando un rápido mensaje, si algo sobra en los mercados, es al lado del agua, el propio petroleo, sus precios en alzas obedecen a restricciones institucionales, politicas y conflictos bélicos.

La tendencia de largo plazo escribe un interesante fenómeno, el petróleo no es nada no renovable, la cantidad potencial de ser producido es mayor a las demanda mundial, este fenómeno debe ser utilizado y pensar en serio que desde los errores cometidos por el Grupo de Roma que vaticino para los 70 la escasez de energía derivada de los hidrocarburos, y ello traería pobreza y grandes problemas económicos y sociales, los teóricos anticapitalistas de Club de Roma, un buen grupo de científicos apegados a la ideológica de un capitalismo que sucumbiría bajo el impacto del agotamiento de recursos “ naturales no renovables” esencialmente energía una vez que su oferta caiga fuertemente por impacto de la no renovabilidad de la energía de hidrocarburo en los 1970.

Sera que el petróleo no se comporta como un recurso no renovable?

Obvio estaban equivocados, los resultados han sido otros, y nada con el tema de la renovabilidad del recurso, así, una lectura y discusión de la Tabla de Simons y la literatura económica que resulto de esos discusiones y evidencia empírica, sobre curioso fenómeno de mal llamado “ recursos naturales no renovables” un concepto que ignora la teoría económica, ciencia que para ese fenómeno deja claro que en su gran mayoría los llamados recursos naturales nunca escasearan, la economía juega a la competitividad oferta y demanda y la acción del mercado, en todo caso podría haber escasez y agotamiento por factores económicos y políticos.

Es el caso de Venezuela, donde el petróleo llego finalmente a un tiempo de baja o ninguna competitividad conducido por el reparto de la renta y la escasez de inversión total en la industria impuso que solo el Estado invertiría, solo el Estado producirá y al final el mercado, al cual no se creó, los técnicos de la industria petrolera y los políticos cerraron filas para pensar que la renta del petroleo crecería indefinidamente y siempre habrá renta para el “ progreso” crecimiento y económico para colapsar finalmente con una rastra de un acelerado empobrecimiento.

Y así llego el colapso de la industria petrolera

Este ha sido un fenómeno político y económico, poco visto en el mundo, bajo las consecuencias del colapso de una industria, que, si bien generaba el 90% de las exportaciones y una buena parte de la renta petrolera dirigida al Estado el dueño del negocio, propiedad total, y redistribuida en gasto público, derroche y malas economías del Estado financiadas por la escaseaste renta del petróleo que llego a su límite de cero hacia finales del 2018.

Quizás la industria de la harina precocida ha participado más en el PIB total que los dólares del petróleo renta y crecimiento (?) económico del sector petrolero. Y eso lo están gritando los números y la economía del petróleo, fenómeno que lo ha vivido cerca de diez décadas que fue convertido en mito como centro de una gran desarrollo y progreso que nunca se generó del manejo por parte del Estado de ese recurso puesto en su propiedad por razones políticas.

Fue en ese orden considerado el gran motor del desarrollo económico y del «progreso» pero que se niega a morir porque aún se cree que el petróleo traerá las economías que no ha dado el Estado dueño y que tampoco dará el PIB petrolero cuando su renta del petroleo se agotaría y seguirá siendo negativa al PIB en su bien querido modelo.

 

 

Destrucción Creativa: ¡La “paradoja del progreso”- Schumpeter!

De la destrucción a la creación

De acuerdo a la evidencia empírica recogida por el economista Joseph Schumpeter (1883-1950), el trazo lo que ha sido uno de los más importantes eventos en materia de teoría e investigación económica, Shumpeter explicó que un emprendedor crea empleos, su carrera como emprendedor se orienta hacia el progreso, integrándose a un mecanismo de crecimiento de la productividad, se dirige al mercado a competir bajo un comportamiento del sistema socioeconómico reflejado en la propiedad privada en medios de produccion en condiciones de mercados libres de destrucción y creación.

Ese encadenamiento entre produccion, destrucción y creación influye considerablemente y al mismo tiempo conlleva a cambios en los hábitos de consumo. Así, bajo el orden de incentivos de la propiedad privada y la libertad de mercado se diseñan nuevos medios y bienes de producción, del mismo modo con relación a los medios de información, lo cual marca el ciclo de desarrollo de nuevas formas de organización económica, se minimizan costos frente al crecimiento de los beneficios que encadena el progreso económico.

Destruye y construye

En ese proceso de cambios se observan e identifican claramente un complejo proceso de destrucción que va acelerando  la superación -y eventualmente- generada por la desaparición -o destrucción- de las viejas industrias cuyo desarrollo tecnológico trae no solo la reducción de costos y maximización de los beneficios del consumidor creando mejores condiciones del proceso natural de satisfacción de sus necesidades, dirigidos todos a la creación de nuevos bienes y servicios, así como procesos que reemplazo de esas “viejas” economías por las nuevas, la creación!.

A través de la destrucción creativa – conocida tambien como la paradoja del progreso– se podrán observar los beneficios en competitividad, en progreso técnico, en el marco de un progreso caracterizado por la destrucción y creación todos constituidos en un marco de costo-beneficio.  Veamos por ejemplo algunos casos en la industria de bienes masivos como la automotriz.

El encadenamiento muestra como, por ejemplo, los automóviles crearon problemas a los emprendedores de automóviles de juguetes; en el campo de la energía, encontramos que el bombillo, primera creación para la transmisión de la electricidad, sacó de circulación las lámparas de querosén. Otro caso, la “vieja” máquina de escribir es por demás interesante, su vigencia en el mercado fue afectada por los ordenadores electrónicos que aprovecharon el progreso técnico como punto para un largo desarrollo, la revolución tecnológica de la digitalización y la conversión de esas máquinas electrónicas en el eje, entre otros, como parte de un sistema donde escribir es el puto inicial de ese progreso tecnológico. En otros perfiles de masiva destrucción y creación vino con la revolución digital, así se instaló en muchas areas de la industria del entretenimiento incluida la del cómic, en la que las nuevas tabletas-ordenadores-tel0fonos móviles se han hecho hueco junto al tradicional papel, el cual no se fue, pero convirtió tecnológicamente su uso y calidad.

Von Misses y la “quimera”: el Estado perfecto y la “destrucción creativa”  

Vemos la definición que Von Misses le dio al progreso, en nuestro survey arriba, asumimos que el concepto de destruir para crear trae más progresos, y que se comportaría en algo así a una parábola. Von Mises lo expresaba de esta forma, cito y copio a Von Misses “…a una realists interpretación filosófica en la historia al progreso se abstiene de cualquier referencia a una noción “quimérica” sobre un perfecto estado de los asuntos del ser humano.

Así solo la base que soporta una realista interpretación que comienza en el hecho que el individuo, como cualquier otro individuo, es conducido por el impulso a preservar su propia existencia y a remover o superar y crear cualquier problema que él pueda extraer de la creación que emerge de la inmensa mayoría de la gente a la hora de pensar y actuar para mantener las condiciones de manejar tambien la mejoría de sus vidas.

En ese sentido sería un error pensar que su actitud es materialista en el sentido de una ética materialista de toda la comunidad”. También podríamos decir que la destrucción creativa es la razón por la que tenemos los llamados bienes de la línea blanca -por ejemplo- sustituyendo sus anteriores descubrimientos para ese uso de mantener el tiempo de sobrevivencia de alimentos.

En ese orden el sistema es global bajo los supuestos, desde luego, de la  propiedad privada sobre los medios y bienes que se corresponden con un libre mercado que hace posible que en el juego de sustitución es parte del proceso de destrucción en salida y de nuevos sistemas para triunfar en el proceso de competitividad y beneficios en la medida que ello implique el cambio de un sistema menos competitivo por otro que se contiene en ese progreso encadenado de tecnología y bienes y servicios para la satisfacción del individuo y su familia.

Por ejemplo, el caso Apple, de la destrucción creativa tenemos en Apple en una empresa multinacional americana que diseña equipos electrónicos, software, hardware. Entre ellos, la secuencia de bienes como Macintosh, IPod, IPhone, IPad, y pronto en la Industria automotriz. La destrucción creativa alcanzo el mercado internacional como sera en adelante, en un punto intra e integrado en medio de un fuerte ambiente competitivo.

¿Como opera la destrucción creativa?

En un artículo de Elaine Schwartz titulado “The New Technology Seen by Queen Elizabeth” llega en el momento preciso, constituye una buena oportunidad para discutir en el terreno de la actividad económica bajo los supuestos mencionados arribe de propiedad privada y libre mercado, la destrucción creativa de Schumpeter. Copio abajo a Schwartz para tener desmenuzar el concepto título de este proceso, su visión de la propuesta de Schumpeter comparando dos economías, USA y UK. Elaine afirma y cito “…gracias a Grant por inspirar la publicación de hoy sobre el cambio tecnológico y compartir las estadísticas del Reino Unido y que aparecen en un artículo publicado en un documento de Deloitte. La Prof  Schwartz, se adentró en la ruta tomada por cada investigador en lo económico, al Our World in Data una base datos económicos internacional en búsqueda de algo que se parezca a la felicidad,

Por ese camino la Prof. Schwartz en su “búsqueda de la felicidad” como lo escribe la Constitución Americana (1789) “Pursuit Happiness””, ha sido el complemento perfecto para la información y la innovación en el campo del progreso, “que constituye el tratado en la propuesta de Schumpeter” afirma Schwart.

Si bien abundan las investigaciones positivas sobre los determinantes de la felicidad expresado como «bienestar subjetivo» se ha prestado relativamente poca atención a sus implicaciones políticas.  Veamos más adentro y ciertos roles de la “política”, el campo -diríamos- de poner a prueba las propuestas de Shumpeter, dado que las razones naturales expuestas en el teorema de la destrucción a la creación, puede ser diluidas por propia política al detener/desviar el fenómeno económico por razones de redistribución, regulación y cambio por esquemas político económico que han desbarrancado el proceso de destrucción y creación expuesto por Shumpeter.

La política como poder “coercitivo” dentro del intercambio

Veamos estos interesantes ejemplos relacionados al rol de los mercados políticos en el mercado de bienes y los efectos perversos al dejar fuera las componentes terrenales claves de la propiedad privada y el libre mercado. Así, en el mundo de la investigación empírica han aparecido ciertos enfoques para estudiar y extraer o derivar la evolución y el carácter de la presencia de lo “político”. Ello es de suma importancia, dado que -en particular- la política podría convertirse en el vehículo en el cual los grupos de interés, en el medio, pueden bajo el conocido comportamiento del rent-seeking, distribuir beneficios en función, no de la competitividad del bien, sino por esquemas de presión política y corrupción. De esta manera, encontramos ese mecanismo de poder político centralizado y dirigidos a priori a maximizar una función que podríamos categorizar como hedónica dentro del concepto amplio y “abstracto de bienestar social”, según lo deja ver la Prof Schwartz.

El “rule of law”

El segundo momento o definición se centra en el “rule of law” o el diseño de reglas institucionales/constitucionales para facilitar el alcance -de la felicidad del individuo, fenómeno que adquiere como valorativo la búsqueda de la felicidad, en el marco de las reglas de juego que definen los parámetros para el alcance de la felicidad. simplemente «disfrutar» la felicidad para proporcionar el enfoque constitucional de la política de la felicidad con fundamentos psicológicos más profundos y un enfoque político más refinado en el marco de lo que arriba llamamos “the rule of law”.

Acotemos que el rule of law es el lugar donde caracterizamos la vida, la propiedad privada, la libertad, el mercado libre, la igualdad ente la ley, el mercado político, el voto calificado y las buenas costumbres – entre esas categorías, la trilogía de John Locke- instituciones que hacen posible la libertad económica. Este concepto es vital porque está sentado en esos tres factores que inducen la creación de eficiencia, competitividad y emprendimiento, los incentivos, todos en el marco del rule of law que hace posible la división del trabajo y la “mano invisible”.

Esta nos dice que entre demanda y oferta hay precios que son sujeto del sentido natural del individuo, cada uno tiene su percepción con relación al valor intrínseco que define el sentido del consumidor enfrentado al ofertante, de allí la función de utilidad y los beneficios que esa “demanda” acierta las necesidades que el consumidor busca satisfacer.

…y la Felicidad!!

La felicidad, es ejemplo terminal, lo que nos trae Schwartz a esta discusión la Prof. Schwartz la consecución de la felicidad.  Así, en esa búsqueda de la felicidad esta es considerada y constituida no solo por la satisfacción de las necesidades naturales que encontramos los economistas en la función de utilidad del individuo, sino también en los resultados y beneficios que denominados “hedónicos” por la autora y de importante en su documento de trabajo, así como el uso de esos alcances para conocer el impacto en esas preferencias en una reacción hedónica. De hecho, se extiende que una noción en la búsqueda de la felicidad tendrá siempre sus implicaciones conceptuales/institucionales/políticas. Estos últimos se ejemplifican con sugerencias sobre cómo reorientar los mecanismos públicos de toma de decisiones.

Obras seleccionadas de Shumpeter

    • Capitalismo, socialismo y Democracia (1939)
    • The Nature and Essence of Economic Theory (1908)
    • The Theory of Economic Development (1930)
    • The Nature and Essence of Economic Theory (1908)

Alexander Guerrero E 

Economista, PhD London University

Primer ejemplo de destrucción creativa dentro del ámbito industrial que ideó y diseño William Lee. En 1583 Isabel (1558 – 1603) habia dictado una norma que obligaba a que todo su pueblo estuviese obligado a llevar un gorro de punto. Lee regresó a casa tras terminar sus estudios en la Universidad de Cambridge se percató que su madre y sus hermanas dedicaban las tardes a tejer esos gorros. Para 1589 ya tenía su máquina de hacer medias, estaba a punto de cambiar la industria textil para siempre. Viajó a Londres para mostrarle a la reina la utilidad de aquella máquina que le otorga una patente para proteger la invención. la reina al ver aquello se mostró horrorizada porque supuestamente las consecuencias podrán ser terribles para sus súbditos. Lee no se desanimó probó suerte en Francia con el sucesor de la reina Isabel sin mucha fortuna. Actualmente las máquinas de confección de telas se basan en los principios de Lee a pesar de que en aquel momento sólo provocaron pavor

Destrucción creativa: desarrollo económico “perpetuum mobile ” y el Great Reset

Introducción

Destrucción creativa: un desarrollo económico perpetuum mobile ” que garantiza la relación propiedad privada y la presencia de un universo de empresarios privados y socios politicos y sociales en la búsqueda de un cambio global del sistema económico para ser sostenido por la intervención del Estado que garantiza el reparto del ahorro mundial, que le conoce como el Great Reset.

La esencia del capitalismo: propiedad privada, libre mercado y libertades económicas y políticas base de todo proceso de destrucción creativa; el core del capitalismo y el cual sería automáticamente-según sus teóricos- en un liderazgo global, pero sin testigos  

Es este fenómeno aparecido por intereses corporativos, empresariales, politicos y sociales alrededor de World Economic Fórum idearon el esquema político-institucional dirigido a detener el natural proceso de destrucción creativa, el motor del capitalismo, según Shumpeter, creador del concepto –creative destruction– y la teoría y el conocimiento económico que explica las economías de ese fenómeno de creación e incentivos bajo el motor de las dos instituciones sobre la cual se funda el capitalismo. Propiedad privada y mercado libre.  

  1. Que es la ‘destrucción creativa’?

Por  destrucción creativa comprendemos el funcionamiento de un poderoso mecanismo de innovación entre bienes y los procesos por el cual nuevos emprendimientos en producción y procesos tecnológicos se asocian en nuevas unidades de fundación continua, de emprendedores operando en mercados de riesgo, los cuales sustituyen a las empresa de tipo convencional y ciertamente caracterizadas por su obsolescencia tecnológica y  producción en modelos de negocio con una caída marginal de su situación en el mercado, competitividad y eficiencia.  En palabras de Schumpeter definió la destrucción creativa como “el impulso fundamental que pone y mantiene en marcha el motor capitalista proviene de los nuevos bienes de consumo, de los nuevos métodos de producción o transporte, de los nuevos mercados. Este proceso] revoluciona incesantemente la estructura económica desde dentro, destruyendo incesantemente la antigua, creando incesantemente una nueva. Este proceso de Destrucción Creativa es el hecho esencial sobre el capitalismo.

Este proceso de destrucción creativa –no confundir con reestructuración, o innovación tecnológica, otro concepto que se ha utilizado para caracterizar el de creación destructiva – se consolida en el largo plazo no solo como crecimiento económico. En el plano económico -no solo en lo macroeconómico, ni en el crecimiento a largo plazo, incluyendo acá los desarrollos cíclicos que caracterizan espacios económicos de recesión y auge, como de bruscas fluctuaciones económicas, y periodos de volatilidad y amplio riesgo. Todos esos factores que hacen natural el funcionamiento de un mercado, digamos nacional o global son “destruidos” creativamente para dar paso a innovaciones, creatividad continua, mayor eficiencia garantizando que el fenómeno de creatividad es endógeno al sistema de libre mercado, propiedad privada y libertad.

Así por ejemplo, en el plano de la microeconomía donde la destrucción -creativa- e innovación se caracterizan por innumerables y seriales decisiones de crear y destruir acuerdos de producción de bienes, así como procesos y modelos de negocios de elevado rendimiento y saltos competitivos generados por la creación destructiva como fenómeno continuo, y en ocasiones discretos. Es evidente que tales decisiones suelen caminar por rutas complejas que requieren la acción de múltiples partes, así como consideraciones tecnológicas y de administración, un fenómeno continuo que coloca a ese nuevo modelo de negocio sobre un proceso de destrucción creativa.

Eficiencia.

La eficiencia de esas decisiones no sólo depende del talento de gestión, sino que también depende de la existencia de instituciones sólidas que sostengan el proceso de destrucción creativa que ha caracterizado el crecimiento económico generado en manos del individuo, de la economía en manos de la gente y no de la política -el Estado- que proporcionan un marco transaccional adecuado, eficiente y rentable con la presencia de un Estado que no lo hace por arbitraje, ese no es su rol. El Estado esta alli para que garantice que los factores que se multiplican bajo la creación destructiva se mantengan fuera del alcance de la política, el sentido de un mercado abierto, libertades económicas, conversión del Estado redistributivo a un Estado garante de las libertades.

El rol del Estado.

En conjunto, un marco jurídico que disminuya el rol económico del Estado -socialismo, una especie de capitalismo corporativo- en virtud que ello penetra en lo económico bajo incentivos de corrupción y crecimiento del Estado, el poder destructivo del capital privado puesto en movimiento para satisfacer el rentismo y la codicia que genera la corrupción, la pandemia de la corrupción que crea el Estado listo para sustituir el ‘perpetuum mobile’ de la economía en manos del individuo.

Ese es sin duda alguna un cumplido denominador de esas instituciones que buscan proteger privilegios, esquemas de rent seeking y la búsqueda de arbitraje bajo el poder coercitivo del Estado, estimular el crecimiento de la deuda, y reducir las fuentes de la eficiencia y competitividad que solo es posible en una economía privada que opere con las libertades económicas plenas. Lo que podemos encontrar en el “capitalismo de los últimos dos siglos” el cual muestra un inmenso proceso de inclusión social y economics, para nosotros definido como la conversión del individuo asalariado al ritmo de una economía en manos del propio individuo que así disfruta de sus libertades económicas.

Productividad creativa.

Creación De esta manera, el proceso de destrucción creativa, según data reciente nos dice que, más del 50% del crecimiento de la productividad es consecuencia de ese “natural” desarrollo de de ese dinámico proceso denominado la disruptiva creación o destrucción creativa. La evidencia empírica nos dice que lo reducción en tiempo de las recesiones de hoy son consecuencia de lo amplio de esos procesos de recuperación son generados esencialmente por proceso continuo de destrucción creativa, su “perpetuum mobile”. Los obstáculos al proceso de destrucción creativa pueden tener graves consecuencias económicas a corto y largo plazo, debe quedar claro que ese fenómeno -destrucción creativa- es de movimiento perpetuo, natural del capitalismo. Se comprende por experiencia de dos siglos una gran enseñanza de Shumpeter, un clásico austriaco hoy de nuevo en el auditorio una ve z publicado el libro de The Power of Creative Destruction – Economic Upheaval and The Wealth of NationsAghion, Philippe & alter.

Y me refiero al conocido esquema de politización de la economía internacional como un todo contenido en lo que se ha convertido en un manifiesto de una especie de neo-socialismo,  el del Greate Reset, especie de su configuración política, un cambio global en el mundo de las libertades que traen a la propiedad privada, el libre mercado y el crecido tamaño del Estado,  lo cual constituye la base de su manifiesto político, organizado bajo la bandera de grupos de interés reunidos en el World Economic Fórum (Davos).

  1. El Great Reset, el compuesto político más peligroso para el crecimiento continuo proveniente de la destrucción creativa del capitalismo.

La  politización corporativa entre sectores de interés económico y financiero, la política de grandes rentistas y su fusión política en una variación  neofascista, amparado en el Estado corporativo, ha sido dirigido desde el World Economic Forum, una corporación político económica-financiera creado para disminuir la razón privada de la riqueza de las naciones, en  crecimiento, desarrollo económico y la expansión fiscal y financiera del Estado presentado como fuente de financiamiento -fondos de la deuda publica pagados por el contribuyente con caída de su ingreso, y depredación del poder de compra de la moneda.

Asi se han creado combinaciones que se definen por su interés de redistribuir globalmente el creciente ahorro privado tanto capital como trabajo de individuos -inversiones definidas al pago de sus retiros y pensiones, y atrapado este volumen de fondos en las finanzas del Estado elevadamente expandida con dos cortes mortales, alza en las tasas de interés e impuestos; en su defecto, recurrir a la expansión monetaria que en los últimos años ha envilecido el poder de compra de las monedas de reserva en el mundo.

Ambos fenómenos convergen en crisis fiscales que serían financiadas por el ahorro previsional, pagando con bonos cuyos rendimientos a vencimiento se atrofian por las perversiones mencionadas en el párrafo anterior. Ese esquema contenido en The Great Reset. La gran corporación político-empresarial compartiendo con intereses politicos y sociales -corporaciones en el mercado para la redistribución del enorme ahorro previsional del mundo desarrollado y países emergentes. Ese un mecanismo redistributivo a contribuir con las estrechas fuerzas digitales.

Parte de ese fenómeno de dirigir la economía desde el Estado lo pudimos ver en este año y medio de pandemia -COVID 19-  un fenómeno aparentemente natural que el Estado, la política y grandes grupos de interés económico que fungieron como líderes del Estado con el objetivo de debilitar la fuerza económica del sector privado en el mundo, con creación de desempleo masivo, crecimiento irresponsable de la deuda pública -Estado y Gobierno- con lo cual se hipoteca el ahorro individual al tener este que pagar el costo de la deuda -impuestos e intereses. Todo este armazón político ha llegado envuelto en la ideología de la igualdad de ingreso, -el canto del Manifiesto Comunista en 1848- y la batalla por el control económico -Cambio Climático- y financiero del sector energético en el mundo transferido del sector de hidrocarburo al sector de las energías generadas por fuentes diferentes a la de hidrocarburos

El Great Reset

El “Gran Reseteo’’ ha emergido oficialmente  debajo de la pandemia COVID-19 en la búsqueda de en un objetivo global al parecer dirigido al reparto de los fondos de ahorro mundial provenientes de un ritmo acelerado en endeudamiento público, generado por las “economics” de la batalla contra el capitalismo aprovechando las malas políticas de grandes países que siguieron las sesgadas políticas de salud de la Naciones Unidas -WHO- seguidas por muchos gobiernos también apareados con la agenda del Great Reset, el cual, de paso ha alcanzado niveles de una crisis financiera global de severa consecuencia económica que obligara a grandes ajustes, hiperinflaciones, recesiones, fenómenos que acompaña corrientemente en el impacto socioeconómico generado por las crisis fiscales. La redistribución de esos fondos de ahorro favorecería los grupos de interés constituidos por grandes capitales tanto en el sector tecnológico, como en el sector de energía alternativo al sector energético de los hidrocarburos, y cuyo marco político se construiría en la agenda del cambio climático para colocar el crecimiento de los sectores no hidrocarburos y que crecerían sobre la caída violenta y quiebra de este sector.

En resumen, el Great Reset es en definitiva, un esquema de poder político y económico -Estado y grandes corporaciones privadas en modelo de ingeniería social inducido para desmontar un orden espontáneo y de desarrollo puesto sobre la propiedad privada. De esa manera, el líder político, o el líder económico y financiero de los grupos que corporativizarían el Estado actuarían como el ingeniero con una máquina, el ingeniero social actuando como tecnócrata llevado a la cima de la tecnocracia trataría a la sociedad -privada- como un objeto de los intereses a través de los cuales se expresa su poder político. A diferencia del comportamiento totalitario del fascismo, socialismo y comunismo, el tecnócrata de turno hoy bajo el Great Reset intentará hacer que la máquina social como caja negra funcione por sí sola de acuerdo con el diseño de cambiar el regimen del capitalismo bajo la bandera del movimiento perpetuo de la destrucción creativa, donde la ingeniería social aplicaría las reglas del funcionamiento de la sociedad de la misma manera que el científico, ingeniero por ejemplo aplica las leyes de la sociedad de la misma manera que el ingeniero sigue las leyes de la naturaleza. La teoría del comportamiento ha alcanzado una etapa de conocimiento que hace posible los objetivos de la ingeniería social.

Bajo el orden previsto por el Great Reset el progreso tecnológico no está destinado a mejorar las condiciones de las personas, sino a someter al individuo a la tiranía de un Estado tecnocrático en manos de. «los expertos que saben más » es la justificación, es una especie de neofascismo ahora dibujado por el sistema dual chino que coloca al Estado sobre los interés del individuo, independiente que en ese dualismo conviva -con los límites al emprendimiento- de un sector privado, a fusión de una sociedad creada bajo las reglas del rentismo –rent seeker– donde el individuo alcanza el rol de empresario donde sus fondos fueron generados por la corrupción que se había convertido en el mecanismo idealizado para obtener riqueza y poder político. Recordemos que el Great Reset ha sido creación de grandes grupos de interés de empresarios, políticos con un amplio séquito intelectual que ha venido actuando desde Davos, Suiza COMO World Economic Fórum.

Cambio climático y el “fin” de los hidrocarburos

Bajo estos horizontes, el sector no-hidrocarburo obtendría flujos de inversión financiados por los Gobiernos/Estados convertidos en esquemas redistributivos de esa masa de fondos financieros generados como ahorro privado mundial. Este esquema de economía política seria aplicado a otros sectores industriales y económicos bajo el esquema redistributivo -fiscal- aplicado por Gobiernos/Estados que trasladarían ahorro privado mundial a grupos encajados política y financieramente con el Estado. Entre otros grupos se pueden definir grupos agregados como intereses en el sectores energéticos alternativos a los hidrocarburos, convertido estos en el blanco de una alianza político económico entre grupos de interés comercial e industrial, las clases políticas arrimadas a la izquierda, cierta tecnocracia que junto con voluntades policías que buscan simultáneamente el crecimiento y la expansión del Estado se ha conglomerado para promoverlo acosando estructuras industriales de uso total por mayoría de población mundial en el empeño de una verdad aun no comprobada, por ejemplo, la embutida en el conocido Cambio Climático.

Como se puede observar, esos esquemas redistributivos del ahorro mundial  -via mecanismos fiscales- traerán como consecuencia la desarticulación del capital privado y el retroceso de oleadas destructivas creativas constituidas por emprendedores privados disminuyendo aceleradamente el impacto en el mercado de capitales generados por esos mecanismos shupeterianos de destrucción -continua y perpetuum- causantes en los últimos dos siglos del intenso crecimiento de la sociedad capitalista basada en el ahorro, en el esfuerzo, emprendimiento y progreso en innovaciones tecnológicas y administrativas, componentes de un desarrollo económico que se ha realizado en razón de la existencia plena de los derechos de propiedad, libertades económicas bajo la inclusión de los individuos de menores recursos en base a incentivos generados por el mercado entre los grupos privados pequeños y grandes

Como acotamos arriba el reconocimiento de este crecimiento, como desarrollo económico y social se ha estado ejerciendo bajo el perpetuum mobile, continuo del mecanismo de destrucción creativa, es lo que caracteriza al modelo de desarrollo capitalista y fundado sobre tres características institucionales y económicas, un mercado libre, una propiedad privada con derechos propios, un Estado reducido a sus labores de mantener el rule of law y las libertades economics y políticas.

Este principio ha sido retado por la ingeniería social del llamado Great Reset del World Economic Forum constituido en un tercer elemento de planificar la acción del Estado y su intervención en la economía para alcanzar un grado de igualdad económica expresada en el ingreso convertida en asunto del Estado/Gobierno, lo cual implica la presencia de mecanismos redistributivos similares a los del Welfare State que termina colapsando con la acumulación de elevados niveles de deuda pública, elevados presión tributaria que impone bajo niveles de crecimiento y caída del ciclo de vida.

En ese orden se propone la recreación de sindicatos cuya historia de corrupción y ruina se ha querido en el pasado igualar los ingresos de la gente sin que esto tenga nada que ver con las instituciones e incentivos detrás de la “igualdad de ingresos” en lo que pareciera estar despertando en el Siglo XXI como una reedición del Manifiesto Comunista de 1848.

Asi, bajo esta curiosa plegaria en favor de una igualdad económica (¿!) y un Estado que pasaría a repartir el ingreso nacional al costo de la política, nos enviaría por un camino de lo que aproxima al socialismo bajo una mascarilla en algo familiar al socialismo, me refiero al  fascismo; al Estado Corporativo -capitalista o socialista- de bienes y votos y poder militar que aglomera a grupos de interés, corporaciones económicas y políticas asociadas para crear un nuevo orden económico, bajo el liderazgo de grandes corporaciones económicas con dominio del elemento tecnológico que trae el modelo de ingeniería social, ya discutida en párrafos anteriores; es decir, la creación de un fenómeno político que trae los peligros que se ciernen sobre el desarrollo económico y la destrucción creativa como ha sido en los últimos cien años de lo discutimos en este artículo, los momentos de una continua y dinámica destrucción creativa que ha generado en el último siglo un enorme desarrollo económico y la rápida disminución del hambre y la pobreza, así como otros males al incorporar al trabajo y al capital como el desarrollo del capitalismo que ha favorecido a cientos de millones de ciudadanos alrededor de todo el Planeta..

Ahora podemos definir el proceso de destrucción creativa como un mecanismo dinámico apegado al tiempo, un continuo mecanismo de innovaciones de bienes y procesos por el cual los nuevos esquemas de emprendimiento y producción reemplazan a las empresas cuya competitividad se rezaga bajo las tecnologías y administración tradicionales, modelos obsoletos de negocios. Bajo esta definición, el concepto de destrucción creativa fue creación del economista austriaco Joseph Schumpeter (1942), quien lo consideró «el hecho esencial sobre el capitalismo» y definitivamente en palabras de Schumpeter de no ocurrir así la suerte del capitalismo estaría echada.

Destrucción creativa y el ‘Great Reset’

Alexander Guerrero E Economista PhD (London)

Julio 2021

 A. Contenido

  1. ¿Que es la ‘destrucción creativa’? Shumpeter y/o el fin del capitalismo
  2. Eficiencia: el core de las libertades economics
  3. El rol del Estado y grupos de interés: new rent seekers
  4. Productividad -incentivos- creadora, el core de una sociedad de no iguales.
  5. El Great Reset, un peligroso compuesto político, económico y social contra el crecimiento continuo. Objetivo: acabar con la destrucción creativa del capitalismo; el orden espontaneo del Capitalismo.
  6. Cambio climático y el “fin” de los hidrocarburos: Un caso que fue creado como la chispa redistributivista del ahorro global.

 Bibliografía consultada

B.  Destrucción Creativa: Bibliografía consultada

 i. Creative Destruction by Richard Alm and W. Michael Cox
ii. Davis, Stevens J., John Haltwanger, and Scott Schuh. Gross Job Creation, Gross Job Destruction. Cambridge: MIT Press, 1996.
iii. Schumpeter, Joseph A. Business Cycles: A Theoretical, Historical, and Statistical Analysis of the Capitalist Process. New York: McGraw-Hill, 1939.
iv. Schumpeter, Joseph A. Capitalism, Socialism, and Democracy. 3d ed. 1942. New York: Harper and Brothers, 1950.
v. Schumpeter, Joseph A. The Theory of Economic Development: An Inquiry into Profits, Capital, Credit, Interest, and the Business Cycle. Cambridge: Harvard University Press, 1936.
vi. Economic Growth pp 24-29| Creative destruction “Ricardo Caballero”
vii. The Power of Creative Destruction – Economic Upheaval and The Wealth of Nations. Aghion, Philippe; Antonin, Céline; Bunel, Simon, Belknap Press: An Imprint of Harvard University Press

C. The Great Reset
i. The Great Reset is the name of the 50th annual meeting of the World Economic Forum, held in June 2020.
ii. COVID-19: The Great Reset by Klaus Schwab and Thierry Malleret | Jul 9, 2020
  

El Petroleo: una historia no contada, ni crecimiento ni desarrollo; la  pobreza en una burbuja

La cornucopia que nunca llegó

Quienes manejaron la industria por décadas, ofrecieron crecimiento y desarrollo económico, nada de eso llego, adoctrinaron a los más pobres y compraron a los más ricos, al final dejaron una burbuja, para ellos, la política perdió sentido. Llegado el colapso de la industria petrolera, había que enfrentar los diagnósticos y los llamados planes de recuperación de la industria, y el aparente remedio para volver a dos estábamos, una frase de mucho gusto fue acunada, éramos felices u no lo sabíamos, su mensaje fue apreciado por muchos, pero será en el llamado mundo petrolero donde las impacto causo.

En realidad, los diagnósticos elaborados y que subyacen -sobrentendido según la narrativa- no tienen nada que ver con la realidad económica de la industria petrolera, Pero ha sido un viejo resabio, el volumen de la renta del petróleo desde 1945 hasta 1975 era fiscalmente excedentario, para utilizar una expresión infeliz, y no requiere del uso del análisis económico para el estudio de la actividad petrolera en poder del Estado, en sus tres grandes etapas.

Las razones para by pass el análisis costo-beneficio de la economía, los reales que “sobraban” podían pagar cualquier inversión hasta las más excéntricas como la mal llamada ‘internacionalización del petróleo” este mas un cliché político que una definición económica que explique su relación de costos beneficios. Lo importante y habla por sí mismo, es que la nacionalización en 1975 y la internacionalización, nos condujo con el rabo entre las piernas a buscar a quienes la política saco de la industria. A lo Murphy, todo lo que puede salir mal, sale mal.

Abajo hacemos una crónica de un relato de los análisis económicos montados sobre el colapso de la industria petrolera. Así tenemos que explicarles a los jóvenes que, teniendo supuestamente, pero no es una “verdad cierta” el mayor volumen de reservas petroleras en el mundo, -quizás sea más preciso económicamente hablando que hablemos del recurso y no de las reservas- y sin embargo hoy no producimos petróleo, tenemos escases de gas y combustibles, esa es la verdad. ,

El capital humano

La colosal crisis financiera que acompaña el futuro de cada venezolano vino acompañada no solo del colapso de la industria petrolera sino un proceso de masiva migración, un flujo inmenso de capital humano que busca otra tierra para comenzar, un flujo de ciudadanos venezolanos que totalizaría según fuentes de seguridad de Colombia, Chile y Peru,  unos 8 a 10 millones, el empobrecimiento que ello implica es de tanta o mayor gravedad del que podría generarse en una guerra. Sin embargo, ese capital humano podría incorporarse bajo la condición suficiente y necesaria de ver un país decente, normal, construyendo su futuro probablemente en mejores condiciones, y un elemento adicional de gran importancia. En esas condiciones, ya no tendrá la ilusión del petróleo como lo fue sembrando por la política venezolana sobre una supuesta herramienta para el desarrollo y lo cual no fue.

Ese nuevo contingente humano con una buena juventud a su alrededor entendería que el esfuerzo humano, la propiedad, el mercado, el capitalismo en corto, crearía las bases para la construcción de un país decente y normal, sin necesidad del petróleo, ello permitirá, abandonar el mundo mágico religioso y el desarrollo que el petróleo causaría, creado por la política venezolana desde 1945,

Ya pare 1989, la renta petrolera o la factura petrolera en poder del Estado era apenas el 8,9% del PIB, y este no se multiplican vía gasto público, es una larga mentira keynesiana, el dinero tiene y debe tener dueño, de lo contrario es inútil, esta característica del dinero fue transformada por Keynes en el gasto público, olvidando que el ingreso fiscal que se iba al gasto redistributivamente, venia en forma de impuestos, para ser gastado irracionalmente y marcado por la corrupción, su carácter multiplicativo solo estaba en la fantasía keynesiana..

Así se habrá entendido que trabajo esfuerzo, inteligencia, conocimiento y libertades son los componentes del crecimiento y el desarrollo económico y social. Sin embargo, la batalla contra el rentismo no termina, la sociedad rentista no reconoce que el alimento de la renta petrolera no existe ya, los políticos y sus asesores continúan con la historia que en dos años PDVSA (¡?) estaría produciendo dos millones de barriles diarios.

La hiperinflación: deuda y petróleo

La hiperinflación que camina por cuatro años es la conjunción de dos fenómeno, el crecimiento de una volumen insostenible de la deuda del Estado – que  pagó el crecimiento del Estado en empresas hoy colapsadas, quebradas y en ruina, descapitalizó la industria petrolera bajo su propiedad, expropiaciones y nacionalizaciones masivas junto con transferencias de empresa privadas al Estado y la quiebra de muchas otras empresas privadas generada por el ingreso petrolero utilizado para eliminarlas,  servicios públicos colapsados que no podrán ser atendidos dada la debilidad tributaria que queda del masivo empobrecimiento en décadas. Todo ello acopla la caída de la competitividad de la industria petrolera por desinversión y descapitalización que finalmente trajo un extendido proceso de continua declinación de la producción y el agotamiento de las reservas de petróleos que pudieran ser competitivos.

Así se desajusto la competitividad de la industria un fenómeno económico de largo plazo, el crecimiento hiperbólico de los costos -físicos- de producción, generado no dolo por las condiciones naturales, sino por desinversión, y su dinámica temporal prescrito en su deficiencia tecnología, coadyuvaron el derrumbe de los dos balances centrales, los llamados “balances mellizos”, el de las finanzas públicas constituida, entre otros, por la recurrencia del gasto, el endeudamiento continuo en virtud de la perversión “soberana” y en un Estado obeso mórbido, bajo crecimiento contable económicamente inefectivo, como toda inversión estatal. Todos esos factores envueltos en la corrupción, como manto de la acción política, y la balanza de pagos incapaz no solo de pagar las importaciones de alimentos de un país que no produce la cuarta parte de su dieta alimentaria sino por la imposibilidad de amortizar la enorme deuda adquirida para la construcción del socialismo.

Paralelo al crecimiento de los costos de producción, hay que destacar el violento crecimiento de los costos de transacción que trajo el cambio institucional y la nueva Constitución en 1999 en conjunto con el paquete legislativo que debía ponerle números, gasto y deuda pública para financiar los esquemas redistributivos impuestos en la letra constitucional, me refiero a los costos de transacción, cuyo nivel y volumen han hecho casi imposible la actividad petrolera, pero también el rol del Estado en la economía, el cual corre naturalmente con el peso de la evidencia empírica en el mundo, los Estados no producen riqueza, la destruyen.

Ambos fenómenos mencionados, en puntos terminales deuda y petróleo, borraron el país Venezuela del mapa y lo enviaron una posición entre las naciones más empobrecidas del mundo. La caída del volumen de ingreso nacional y destrucción de actividad económica privada por un Estado que se convirtió en el eje económico-financiero de un país atrapado en una Constitución diseñada y probada para disminuir la presencia del capital privado, desde las propias políticas públicas llevada a cabo con el ingreso petrolero -CADIVI y sus perversiones en la economía política- y con el desmoronamiento por acción constitucional y legal de derechos de propiedad y desmotadas las libertades económicas.

El socialismo y la receta de Chávez: la opinión pública, furgón de cola de la política, aun lo niega

Aproximadamente cuarenta decretos-leyes de la legislación de la economía, aprobada, por cierto, toda la legislación que traza el comportamiento económico privado -y publico- fue aprobado por vía de decreto en Leyes Habilitantes, concentra su regulación en penalizar la actividad económica privada. El espacio operativo del capital privado fue reducido, por intermedio de esa legislación, a su mínimo.

El gobierno, desde el Gabinete hasta la Asamblea Nacional -durante estos veinte años- expropio tierras y regulo la tenencia, en otra reforma agraria igual o peor que la de 1961, la descapitalización plena del sector agrícola, la caída de la producción, y la desaparición de los emprendedores del campo. Nacionalizaciones en todos los sectores económicos, electricidad, comunicaciones, y muchos otros sectores de la economía, hicieron posible las migraciones de miles de empresas privadas nacionales y extranjeras, las migraciones del capital humano ha sido una constante en estos veinte años interrupción de los mercados a través de decretos leyes para control de precios, de cambio, permite al Estado/Gobierno sustituir centenas de empresas privadas y crear empresas estatales con los reales del petróleo.

En la realidad es un cruce entre la legislación y la política económica -y políticas públicas- el objetivo fue correr la presencia física del capital privado, empleador del 75% del capital humano en el mercado. De manera que no se podrá esconder, y todo el país debe entenderlo, el capital privado es el único que puede crear riqueza, los Estados la destruyen, habiendo reducido a la cuarta parte de lo que era en 1995, es hoy apenas el 30% del PIB, medido por su participación tributaria.

El empobrecimiento ocurrido en estos últimos veinte y cinco años es típico de un proceso político que secuestra la actividad económica privada, la única fuente cierta de creación de riqueza es asumida por vía de la violencia del Estado. Todo este pasaje de resultados macroeconómicos nos da un buen grado de conocimiento, el problema económico venezolano no es macroeconómico, sus números son solo consecuencia de otros factores dentro del modelo económico que domina y dirige la economía nacional desde 1994 y el cual se profundizó ideológicamente por la agenda socialista cuyo avance fue desapercibido por la opinión pública venezolana, fundamentalmente la de las agrupaciones políticas, ninguna de ellas muy lejana del ideal socialista.

La receta de Chávez fue similar a la cubana, sin embargo, tan letal como la propia cubana. La revolución socialista entraría en fase de violencia una vez que el petróleo dejo de financiar los esquemas redistributivos del socialismo. N todo caso, la originalidad venezolana que encanto al mundo durante la primera década del siglo XXI, culmino en el mismo desiderátum de los socialismos, una sociedad de servilismo al Estado, empobrecimiento masivo, y destrucción de las reglas de juego, la única del socialismo, el Estado hace todo, hasta el empobrecimiento.

El problema no es macroeconómico, es económico, político institucional

Así, podemos afirmar que el problema, en esencia, no es macroeconómico, las macro variables llegan con la contabilidad económica nacional a contabilizar los impactos globales, el fenómeno económico ocurrió y se fraguo en el mundo microeconómico, institucional. Así, no hay desbalances -desequilibrios- entre las macro variables que la magia macroeconómica pueda resolver en los próximos diez o quince años, el impacto acumulativo de esos desequilibrios generaron la vorágine hiperinflacionaria y terminó de destruir las conexiones institucionales entre los diferentes modelos de dominación por parte del Estado.

Bajo esas condiciones fue que apareció la hiperinflación,   parte del Estado/Gobierno dejo al país sin mecanismos de pago -y reservas- que pudieran ir a un típico acuerdo multilateral con el FMI, WB, BID, una reestructuración de la deuda, impuestos y un cuadro de ajuste macroeconómicos, precios e ingresos, siempre y cuando las asistencias financieras fueran posibles, en nuestro caso, el tamaño del impacto de la deuda en la economía ocurrió cuando la deuda era el 65% del PIB< hoy es dos veces, -200%- y la única salida seria no pagar como lo proponen los asesores tanto de Maduro como de Guardó. .

Ese esquema típico de reversión esos terminales desequilibrios macro, no es posible llevarlo a cabo en Venezuela, su economía ha quedado destruida, el país con una deuda que no podrá pagar por vías convencionales, su balanza de pagos es negativa, sin activos otros que los que reposan en el subsuelo, pero no poseen valor intrínseco.

Ello nos lleva al mismo escenario de Alemania en 1945, la reconstrucción sobre la base de reformas que permitan el funcionamiento de una economía de mercado donde el individuo triunfara en base a su esfuerzo, y la política se encargue de velar por los derechos de los ciudadanos y olviden repartir lo que no es de ellos. Sería un Estado eficiente, de bajo costo y ciudadanos emprendedores y dueños de su presente y futuro.  Veamos algunos detalles en relación con este análisis y observemos el funcionamiento y comportamiento económico de un Estado Fallido, un círculo vicioso del empobrecimiento y de un régimen donde el Estado impone sobre sus ciudadanos el peso de una sociedad patrimonialista donde todas las cosas pertenecen a un mágico colectivo, pero empobrecido, arbitradas por la política, el cuarto de intereses que cobra al final.

Finanzas públicas, déficits mellizos: fiscal y de balanza de pagos.  

Los desbalances que hoy asientan las finanzas públicas y la balanza de pagos, los déficits mellizos – el fiscal, del gobierno y el de balanza de pagos de toda la economía, se conjugan en su reacción, uno es el anverso de la moneda del otro. Por ejemplo, mantienen un déficit fiscal, -desbalance entre ingreso y gasto fiscal alrededor de las dos terceras partes del PIB, una relación insostenible, y de allí la hiperinflación, ese déficit es totalmente monetizado por el BCV y es la madre de la hiperinflación y está es la palanca del empobrecimiento de toda la sociedad,  y no se resolverá, así como tampoco se podrá dolarizar, si no hay reformas económicas e institucionales que permitan el funcionamiento del mercado y la propiedad privada como ejes del crecimiento económico, y su perversión de esas instituciones desparecidas de la economía que ejecutó bajo agenda política para reducir al mínimo el capital privado nacional e internacional.

Nada de eso fue previsto por la clase política aparentemente enfrentada al gobierno, en realidad ambos grupos de políticos, gobierno y oposición convergen en el modelo de dominio de Estado y creen que la PDVSA colapsada hay que llevar a un grado de recuperación y volver, pero sobre otra hegemonía política a un esquema de reparto petrolero, vía redistributiva.

El outlook es de elevada gravedad, el Tesoro, la caja de los ingresos y egresos fiscales, no tiene ni tendrá acceso convencional por ingresos tributarios, los salarios del venezolano no alcanzan para sus necesidades básicas, los impuestos a la renta perderían significación financiera para la mayoría, tampoco tendrá ingreso -endeudamiento- en los mercados, una enorme deuda y un default que supera el PIB nacional impiden a un Estado Fallido sin acceso al ahorro internacional.

El nivel de deuda de Venezuela -Estado y sus empresas- supera la capacidad de pagos, sin embargo, muchos juegan a la magia petrolera y cruzan sus dedos esperando que por obra del espíritu santo todo vuelva a un punto donde el petróleo pagaba la factura, esos tiempo se fueron y no volverán, la industria petrolera venezolana no depende de su disponibilidad en recursos, petróleo de todas las calidades aún sobreviven en el subsuelo, habrá que convertirlo en valor intrínseco, y para ello se requieren instituciones de calidad, propiedad privada, una economía de mercado y un recurso que pueda competir en los mercados, todas esas preguntas hoy no tienen respuestas.

¿Pero que debemos hacer para competir en los mercados?

Tres reformas: derogar la Constitución de 1999 y crear un rule of law capaz de generar un marco jurídico apropiado para el funcionamiento de una economía de mercado, la Constitución de 1999 fue elaborada para darle protección al Estado como propietario y dueño de los bienes de producción, el socialismo es un fracaso, mil veces empíricamente demostrado. El caso venezolano es muy elocuente, en vente años de socialismo la economía nacional perdió las cuatro quintas partes de su economía, alrededor de diez millones de venezolanos migrantes por el mundo buscan un horizonte para la vida de sus familiares, la perdida capital humano que ellos representa, extenderá el tiempo de recuperación de la economía, sus instituciones y alcanzar un marco jurídico que lo proteja.

Las otras dos reformas serian la fiscal y de finanzas públicas, y la reforma monetaria, la dolarización y privatización del dinero. Veamos solo un aspecto, el capital. Para accesar el ahorro internacional -prestamos, debt equity swaps, inversión extranjera, es necesario llevar cabo dos reformas globales en su concepto económico e institucional, a saber; la derogación de la Constitución 1999, la que trajo el socialismo, para poder establecer un rule of law e instituciones requeridas para acorazar un marco jurídico que resuelva y proteja los derechos de propiedad privada, la reforma de la Constitución, va de la mano de la reforma una fiscal y de las finanzas publica, que sinceren el ingreso fiscal reduciendo el gasto público, reduciendo el tamaño del Estado para el ahorro del venezolano tenga a través de un inteligente proceso de privatización de las empresas del Estado, -todas, y especialmente la industria petrolera.

Este fenómeno de acoplar el gasto público al ingreso fiscal, con la cláusula de un equilibrio fiscal normativo generaría inversión de capitales en la medida que se combinen -swap- deuda pública por capital.  Ese equilibrio fiscal seria alcanzado bajo otrta importante reforma económica; una reforma monetaria y ciertamente un inteligente esquema de dolarización que implique en si mismo reconocer la privatización del dinero de reserva en manos de los ciudadanos y sus empresas. Esto marcaria importantes  diferencias a los modelos de dolarización observados en los últimos veinte años; pongamos el modelo llevados a cabo en Ecuador y el de Zimbabwe, este último modelo, por cierto alentó al Gobierno a ir por los caminos verdes  de las finanzas públicas y emitir títulos de deuda utilizados como referencia monetarias -dinero de cuenta- en paralelo y a través de ellos retornar a la posibilidad institucional de devaluar la moneda -esos títulos públicos o monedas paralelas-  permitieron al gobierno la emisión «inorgánica» de dinero y con ello financiar el crecente déficit fiscal y desde leluegoausando la vuelta a otra ininflacióncurrida en 2019 en Zimbabwe.

El modelo que proponemos es en los hechos y el derecho sostener la privatización del dinero que emerge por definición durante el proceso de dolarización, la autoridad monetaria administraría lo que denominamos capital semilla constituido por asistencia financiera de organismos multilaterales y el remanente de reservas internacionales que tendría -teóricamente- el balance del BCV. Sabemos que a la fecha de hoy el BCV registra como reservas internacionales títulos públicos de aquellos países que entraron en deuda con PDVSA -Petrocaribe, ALBA, y otros acuerdos financieros petroleros con Argentina, Cuba, Bielorrusia, además títulos públicos venezolanos denominados en dólares repartidos a la banca estatal y transferidos al BCV de emisiones de deuda entre 2010 y 2012, títulos de Corpoelec, y otras empresas del Estado. Por el otro lado, el oro que el BCV declara – y que no vemos en ningún balance- fue utilizado para darle liquidez a PDVSA en el pago de algunos pasivos y deuda externa, en acuerdos con China Rusia, India y Cuba-  es el que permita que el dinero que circule, dinero reserva internacional provenga del ahorro de los  ciudadanos residente así como la inversión extranjera, eliminando algunos mecanismos monetarios, establecidos bajo el control de las “reservas internacionales” es decir, del dinero valuta circulante. Las necesidades por liquidez internacional -convertido en dinero de curso legal- serán cubiertas por el mercado tanto en lo nacional como internacional, sus fuentes de crecimiento asociadas al ritmo de crecimiento económico, y a la necesaria conversión de la economía nacional en una economía exportadora como meta de mediano plazo.

De esa manera el déficit fiscal no tendría acceso a dinero inorgánico, impreso para monetizar el déficit fiscal, la economía y el mercado podrán regular óptimamente los niveles de desequilibrio fiscal y en las finanzas públicas, un estado que no invertirá capital porque como tal los Estados no generan ni producen riqueza. El equilibrio fiscal será garante entonces de la imposibilidad de monetizar déficits fiscales, el Estado no tendría la prerrogativa de emitir títulos de deuda a discreción y con ello generar problemas de pago por deuda, dado que el dinero estará disponible para cubrir las necesidades de los ciudadanos, empresarios, y el mismo Estado.,

Reducción del Estado, y privatización: debt equity swap.

Para resolver la madre del gran problema fiscal, un déficit fiscal que ocupa unas dos terceras partes en términos de PIB,  el desmadre fiscal que trajo la hiperinflación se requerirá disminuir el tamaño del Estado y privatizar todas las empresas estatales que impiden que el balance fiscal pueda ser “arreglado” ya no con la magia macroeconómica, el problema es político institucional que requiere las correcciones económicas e institucionales requeridas para  desmontar el Estado -obeso mórbido- y que alcance un tamaño que los ciudadanos puedan pagar con sus impuestos y estos no deberán ser desequilibrados en términos del ingreso disponible de cada venezolano y cada empresa por más grande que pueda ser porque el crecimiento económico seria debilitado marginalmente por cada bolívar de impuesto adicional que cada ciudadano, empresa tribute al Tesoro. El problema que los venezolanos viven hoy es escasez de bienes y servicios con carácter crónico, el capital privado ha sido destruido y empequeñecido por decisión política -socialismo- por lo tanto, la capacidad de generar ingreso entre sus trabajadores y su capital está limitada por razones físicas, además de las reglas inexistentes.

Pagar la deuda para no perder el mercado voluntario de capitales internacionales

La privatización reducirá el tamaño del Estado y crecerá de inmediato el capital privado, en los hechos cientos de régimen de debt equity swap podrán crear riqueza de largo plazo, en las manos de los venezolanos., Sin embargo, las cosas no terminan allí, actualmente se contabilizan 45 leyes que condenan y penalizan la propiedad y actividad económica privada, esas leyes hay que derogarlas (en la marcha) y rápidamente; únicamente así, la inversión privada fluirá dado que institucionalmente el marco jurídico y protección de los derechos de propiedad existirían como consecuencias de las reformas institucionales y estar en manos de los  ciudadano y no del Estado y la política.

Dolarización y eliminación del BCV: las reservas son sus empresarios y consumidores

Estos arreglos, cambios y reformas impactaran positivamente la balanza de pagos, el bajo costo de la mano de obra resultante del proceso de descapitalización invitara muchas empresas internacionales para residirse en Venezuela y llegar competitivamente en el mercado internacional. Al fin y al cabo, es la única oportunidad visible en el horizonte que pueda generar el retorno de la inmensa migración de capital humano que trajo el colapso de la economía nacional y la conversión de Venezuela en un Estado Fallido.

¡¡El timing de las reformas, todo al mismo tiempo!!

Como puede distinguirse de lo mencionado arriba, en estos arreglos y reformas hacemos tres cosas en una solo envión, la reforma fiscal, la privatización, el reforzamiento de los derechos de propiedad, la inversión y el empleo, y una reforma monetaria acoplar el problema del déficit fiscal en el futuro y el modelo monetario que se decida acoplar para soldar las bisagras antinflacionarias, la dolarización sería un camino rápido y duro, pero sería preferible que el BCV será reformulado y no tenga que administrar las reservas internacionales, colocar la liquidez internacional en poder de la gente que las produce y las consume, es el objetivo de las propuestas económico-institucionales-políticos que absorban el gran problema económico venezolano que no es precisamente macroeconómico como es del gusto de los macroeconomistas de origen keynesiano-marxista dominante en l mainstream venezolano sino un juego económico, que descansa en el individuo y sus derechos de propiedad y respuesta de emprendimiento y un role of law que mantenga firme la protección de la propiedad privada no solo de terceros sin principalmente del Estado, enemigo de la propiedad privada desde finales del s XIX.

Mas por el lado de la oferta.

Insistiendo por el lado de la oferta, otro aspecto de la oferta institucional emerge de una clarísima realidad, la escasez de libertades, que la moneda en términos reales no existe, su poder de compra fue sustituido por el tamaño del Estado, y se encuentra bajo el azote hiperinflacionario, desempleo masivo, deuda publica en default, sin ahorro nacional, colapso y represión a la actividad económica privada nacional, todo ello en el marco de un Estado Fallido.

Así mostramos solo el desequilibrio monstruoso del balance fiscal, el destino de 6 millones de venezolanos que viven su salario mínimo de miseria del Estado debe dirigirse al mercado privado que se enrumben las reformas presentadas, con la inversión  y el empleo, el poder de compra de la moneda crece y el standard de vida del ciudadano mejorara semanalmente, el sistema monetario presentado es sencillo en su implementación, la dolarización bajo las valutas disponibles en el mercado, un BCV sin responsabilidad administración de las reservas internacionales, – sin posibilidad de hacer efectivos controles sobre la moneda nacional en caso que el bolívar siga circulando.

dolarización con todas las valutas Dólar, Euro, Yen…

Hay que reformar la Constitución para eliminar el monopolio otorgado por la Constitución de una moneda de curso legal llamado bolívar. Este podría seguir circulando al lado de las valutas, dólar, yen, euro, en el mercado, de manera que su devaluación esperada es de inmediato ajustada a las valutas en el caso de depreciación, la circulación del bolívar en estas condiciones no tendrá impactos en el poder de compra del propio bolívar, el mercado dejara de demandar el bolívar n la medida que su poder de compra disminuya por depreciación frete a las valutas en circulación legal y firme en el sistema financiero.

La hiperinflación.

Veamos ahora que es lo que abunda, la  hiperinflación, una curiosa subestimación y un rechazo a los institutos internacionales que la miden, consultores económicos locales han bailado grotescamente los niveles de hiperinflación quizás para sostener clientes que conocen que no podrán sobrevivir en un entorno hiperinflacionario, se han dado a la tarea de “reducir en el papel” para “bajar” la hiperinflación para poder encajar sus informes por sus clientes que son afectados por la hiperinflación, de esa manera sobrevaluan el poder de comparar de bolívar llevando al mercado por caminos perversos de errores en las cuentas nacionales y en los balances tanto fiscal como de pagos internacionales. Padecen esos consultores del mismo problema que sufren técnicos y políticos en el tema petrolero que anuncian que en dos años PDVSA “recuperada” estaría produciendo dos millones de barriles por día, lo cual nadie en el mercado internacional lo aceptaría simplemente porque es mentira política.

Hago la comparación, porque los informes sobre Venezuela son curiosos, el país está paralizado sin acumular capital y con salarios de 5 dólares como podría crecer una economía cuando las reglas de juego, las instituciones que dominan el marco jurídico para que el inversionista privado se meta la mano en el bolsillo y ponga a trabajar sus neuronas simplemente no existen.

Las reformas y la opresión económica del BCV.

 Las reformas institucionales deben eliminar la represión económica, violencia del Estado, y reprivatizar miles de empresas que pueden volver a ser rentables en manos de privados, comenzando por anteriores dueños. Esta secuencia de reformas, ajustes, Re institucionalizar los mercados libres y la propiedad privada, únicamente así podemos encontrar el crecimiento capitalista, el único posible, en medio de este enorme empobrecimiento.

En resumen, ¿Qué es lo que necesitamos?

Liberar los mercados para incentivar el emprendimiento humano, la primera fuente básica de riqueza, eliminar las restricciones a la circulación de dinero voluta, dólares, euros, yenes, y terminar de eliminar el bolívar, la moneda digital, los mercados libres y convalidados a legalmente traerían de inmediato el término de la hiperinflación, los salarios serian como cualquier precio, libre, en otras palabras como medida de emergencia, hay que dejar que la actividad privada se encargue de producir y consumir.

Como se puede divisar, el problema de fondo es político y económico e institucional- y su arreglo, requerirá de la vuelta al capital privado de las empresas nacionalizadas, desde tierras hasta factorías, viviendas, etc. así como la privatización de las empresas en propiedad del Estado, incluyendo el petróleo, y la apertura de las fronteras económicas y la implementación de una economía de mercado, sin otro arbitraje que los mercados.

La apertura de la economía requerirá grandes reformas, comenzando por la Constitución y modelar economía y sus instituciones a una economía abierta donde el venezolano pueda aplicar su reprimida tensión emprendedora, y deseos de trabajar y vivir en paz, sin un gobierno que todo lo toma y reprime, motor del intenso proceso de empobrecimiento que fracturo la familia venezolana.

El Petro Estado financiado con colosal deuda en medio de una industria petrolera que perdida competitividad, la solución de la deuda publica solo será posible con la privatización del petróleo. de la deuda y pérdida de competitividad del petróleo, la Santa María de la industria petrolera. ¡¡Sin propiedad ni derechos de propiedad, acá no ha pasado nada!!

Alexander Guerrero E, Economista. PhD

 

La economía de los derechos de propiedad; todo lo que Ud. necesita saber

La economía de los derechos de propiedad

Los derechos de propiedad se definen como un poder establecido refrendado por la ley que excluye a otros del uso de un activo sin la necesidad de contratar con ellos, de manera que, al tener el derecho de propiedad sobre ese activo, los derechos de uso, posesión, disposición y exclusividad están concentrados en un solo individuo -independiente de la conveniencia de la empresa per si, como organización eficiente de los derechos de propiedad, esencia natural del individuo, de hecho un derecho humano desde su promulgación en la revolución Francesa.

Derechos de propiedad: el aspecto más importante de la propiedad privada

Si otro individuo desee cualquiera de esos componentes de esa propiedad, tendrá que ejercer una negociación voluntaria con su titular para obtenerla, en la ciencia de la  economía esa negociación se denomina y toma forma de contrato; y para que tenga valor de mercado -valor intrínseco- su cumplimiento es obligado y reforzadamente normado por un árbitro, en general el Estado moderno que protege para garantizar que los derechos de las personas y su propiedad se intercambie sobre un proceso legítimo de capitalización, libre; todos esos acuerdos entre pares, lo cual realiza la transacción y/o el canje en función de un objetivo de lucro. De esa manera, toma forman tanto la propiedad como sus derechos en el capitalismo, por lo que el ejercicio pleno de esos derechos requiere el ejercicio pleno de las libertades, el respeto por el derecho a la vida; la libertad y propiedad entran así en la rutina social del individuo en una sociedad moderna, quizás valga la pena reducir a lo que algunos prefieren la trilogía de John Locke.

Como definir la propiedad …privada…

En la economía, en la actividad económica de los individuos, los derechos de propiedad – técnicamente- se ejercen en términos utilitarios, conectando el establecimiento de la propiedad privada –sus derechos de propiedad- y las prescripciones acerca de cómo definir tales derechos, con el proceso de creación de riqueza y en el bienestar de los individuos, se apunta que la riqueza solo la crear el individuo, ser humano como correspondencia de transacciones dirigidas por el lucro, una riqueza que se distribuirá entre quienes lo deseen a través de los derechos de propiedad. Esto no lo puede hacer el Estado, ente que no podrá ser emprendedor, esta función solo la puede efectuar el hombre.

Por ello, y por razones de políticas públicas, la economía alerta a los gobiernos acerca de los acuerdos de costo/beneficio que envuelve la definición y especificación de los derechos de propiedad. La alerta a los gobiernos es extensiva a la manera como se administra el Estado/Gobierno, sociedades en la historia preferían que el Monarca vistiera a los individuos y lo dotara de derechos; pues no, producir para activar un derecho es parte del ser humano.

Cuanto peso se debe colocar a cada lado de esos acuerdos, dependerá de la cuantificación de los costos/beneficios a ambos lados, de allí las prioridades de políticas públicas que endosan a los gobiernos en cuanto a la generación de un marco jurídico –reglas de juego–  y gobiernos para la protección de los derechos de propiedad porque sin esa premisa legal férreamente establecida el proceso de creación de riqueza se envilece generando consecuentemente mecanismos de empobrecimiento global.

Es nuestro caso, donde el gobierno al forzar políticamente por intermedio de  violencia institucional en unos casos y amparado legalmente en otros al establecimiento de la propiedad colectiva o estatal (con derechos de propiedad difusos), expropiando a sus ciudadanos, de su propiedad capitalizable ha disparado los mecanismos básicos de generación de pobreza en la sociedad, los indicadores socioeconómicos así lo confirman y el colapso de la economía es el punto de llegada de un sistema de empobrecimiento, un hombre que ha sido despojado de las instituciones y las necesidades que incentivan al ser humano a ser libre; es la libertad económica.

Como definir los derechos de propiedad

Generalmente son definidos como uso, disfrute, disponibilidad (derecho de contratar), exclusión, “es mío no tuyo´ pero puede ser de ambos por un contrato, implican el disfrute de beneficios de dos modos. En primer lugar, ejerciendo una función de asignación de recursos y en segundo lugar estimulando e incentivando la producción. La función de asignación se ejerce para facilitar el orden social; por ejemplo, si fuese posible para un número ilimitado de individuos utilizar el mismo activo – la tragedia de los comunes– simultáneamente, y si quisiesen solo un concepto fundamental de propiedad, la asignación de los activos a sus propietarios seria incompleta, compleja y provocaría elevados costos de transacción y empobrecimiento.

¿Cuáles serían entonces las consecuencias por la supresión de algunos de los componentes de los derechos de propiedad?

Los individuos estarían en constante lucha para aferrarse a ‘sus’ posesiones – el estado Hobbesiano- en un proceso de gastos y asignación de recursos con altos costos de transacción por hacer valer por vía ‘privada’ los derechos de propiedad por vía armada, seguridad personal, etc., lo que conduce a la generación de externalidades negativas inducidas por los altos costos de transacción e inviabilidad de los mecanismos propios que hacen rentable el esfuerzo del individuo. La propiedad pierde valor, el empobrecimiento, el común denominador.

La actual Constitución 1999 y su jurisprudencia, inutiliza ese componente básico –disposición y libertad de contratar- de la propiedad y sus derechos cuando los remite con rango constitucional sujetos a un supuesto e indefinido interés social. Un número importante de leyes relacionadas con la economía parte de este fraude constitucional limitando severamente los derechos de propiedad en vastos sectores de la actividad económica.

Ejemplos, mucha  de las declaraciones del Presidente Chavez, en sus tiempos, respecto de la propiedad urbana y rural en los tiempos de expropiación de las tierras agropecuarias de las tierras para el desarrollo urbano, construcción de las viviendas, ha traído envilecimiento de precios y descapitalización de la vivienda familiar y de los balances de las familias; y en las zonas rurales la caída de la producción agrícola y la pérdida de capacidad crediticia del agricultor con impacto en el desempleo y empobrecimiento rural. En números simples, en ocho años de esos procesos de expropiación el PIB agropecuario y la perdida de viviendas alcanzo el 27% del producto/ingreso en términos del PIB.

La alternativa que ha salido para evitar el los conflictos sociales derivados de la imposibilidad de hacer ley y propio la propiedad, ha sido la disposición de esas propiedades asumidas por el Estado es disponer esos activos en propiedad colectiva; con los derechos de propiedad difusos es decir, en manos del Estado bajo el supuesto de bien común, como en las sociedades socialistas y comunistas, y tal como lo han forzado por décadas los gobierno en su alocada transición al capitalismo, convertido finalmente en socialismo puro y simple.

Al transformar la propiedad privada en propiedad Estatal, la política los confisca

El mecanismo político transforma la propiedad privada en propiedad colectiva, autogestionaria, cooperativa, pero estatal por defecto, provoca  elevados costos por administración y  por uso de esos activos y por la imposibilidad de ejercer los derechos de disposición de esos bienes, dejaría un régimen económico  ineficiente y no competitivo, como el cubano y el venezolano de hoy, dado que los individuos solo dispondrían del uso y el goce en el mejor de los casos pero bajo esquemas de sociedades no competitivas no creadoras de riqueza sino promoviendo la pobreza, estableciendo esquemas productivos con asignación ineficiente y no competitiva de los recursos disponibles que han venido depredándose. De nuevo un proceso de empobrecimiento seguiría en consecuencia.

La actual Constitución 1999 y su jurisprudencia, inutiliza ese componente básico –disposición y libertad de contratar- de la propiedad y sus derechos cuando los remite con rango constitucional sujetos a un supuesto e indefinido interés social. Un número importante de leyes relacionadas con la economía parte de este fraude constitucional limitando severamente los derechos de propiedad en vastos sectores de la actividad económica nacional, con la respectiva secuela de descapitalización que hoy es notoria en los niveles de desempleo estructural. De los tantos casos que han sufrido el socialismo, veamos solo dos casos.

Confiscar, expropiar y estatizar tierras y capital privado: la ruta del hambre

El caso de tierras comunes en manos del Estado – contenidas por la expropiación masiva de tierras y conducidas por la Ley de Tierras y por la violencia del Estado, a las cuales se establecieron cooperativas en los últimos anos como consecuencia de las expropiaciones de bienes de producción en los sectores llamados empresas básicas incluida el petróleo, todas esos grupos de empresas electricidad, comunicaciones, siderúrgico, aluminio, bosques, aguas, espacio electromagnético, han colapsado, generando una enorme hecatombe económica.

Ese colapso económico condujo a la pérdida de un importante capital humano, de migrantes en aproximadamente diez millones e in crescendo, empobrecieron el mercado laboral y trajeron la depreciación violenta del salario, hasta alcanzar los niveles de cinco dólares por salario mínimo, estaría en los grupos más humildes en términos de ingresos familiares, alcanzados en mercados marginales. La tierra de donde venían esos emigrantes en condiciones urbanas y/o agropecuaria ha sido depredada y mal utilizada erosionando su valor dado que ningún individuo tendría el incentivo para preservarlo, porque esos costos –por no cuidar su valor- se “reparten” entre todos sus adjudicatarios, así como el despilfarro y corrupción de fondos públicos provenientes de los impuestos de la gente y de la renta del petróleo.

La propiedad privada, sus derechos entre costos y beneficios

Contrario a ese esquema de desarrollo y crecimiento enlatado en la Constitución 1999 cuyo desarrollo lo explicamos arriba en algunos párrafos, es lo que, en otras latitudes, se expresan cuando el objetivo de políticas publicas primario es la defensa y promoción de la actividad privad y el defensa de los derechos de propiedad.  Estos derechos de propiedad representan intrínsecamente una función económica ya que tienden a asegurar que los activos sean poseídos por aquellos que más los valoran, donde este es medido en los términos monetarios que un individuo desea dar por ese activo; es decir, ocurre un proceso de maximización de la riqueza en ambos lados de la transacción, regido por un proceso de minimización de costos, incluidos los costos de transacción.

Los menores costos de transacción que suceden cuando se asignan activos a sus plenos propietarios – plenos derechos de propiedad – vía mercado como es natural, se facilitan las oportunidades para el intercambio, dado que para que este ocurra es necesario que ambos lados vean un incremento de su bienestar y riqueza. Muchos de los bienes, objetos, activos que valoramos son el producto de artificio y del trabajo del hombre. Con plenos derechos de propiedad los bienes son poseídos de manera que se mejora el valor de la propiedad (tierra y bienes de capital, por ejemplo) permitiendo al mismo tiempo apropiarse del valor a través de mayor producción. De esta manera, los derechos de propiedad proveen de un incentivo para incrementar la producción y la productividad.

Los beneficios de la producción y del proceso de asignación que proveen los derechos de propiedad permiten en conjunto, expandir las posibilidades de producción e intercambio, incluyendo una más elaborada coordinación productiva. Así, la seguridad por mantener plenos derechos de propiedad liberara recursos previamente utilizados en costos para hacer valer los derechos de propiedad por vía privada. Así el tamaño de la “torta social” –representativa de los bienes y servicios consumidos crecerá.

Sin embargo, a manera de redondear nuestro discurso al respecto culminamos esta nota en una discusión sobria y menos técnica, que nos explique cómo opera esa conjunción de costos y beneficios, por los acuerdos establecidos para reconocer y hacer valer – como bien  público – los derechos de propiedad es fundamental conocer en detalles como generamos y finalmente nos enfrentamos con eficiencia y competitividad para minimizar los costos marginales, que es lo que nos mantendrá en el mercado en términos de  equilibrio -precios-  recibiendo un ingreso en ganancias que permita la capitalización del negocio, su ampliación  y  éxito.

Todo esto requiere una contabilidad social de esos costos, no se trata de sumar vectores para agregarlos en un balance, simplemente discutamos su estructura, no estamos en una contabilidad de costos, nuestro objetivo acá la organización social de una sociedad de propietarios.

Un primer costo, produccion y costos de transacción

Apartemos de los primeras, los costos de transacción, los que están relacionados directamente con los derechos de propiedad. Estos costos -transacción- están identificados como costos que afectan la competitividad – y en consecuencial la eficiencia de un sector que es restringido para permitir la presencia en el mercado de economías menos competitivas. En el sector energético abundan, pero también existen en los llamados servicios públicos, estatizados en el pasado bajo la creencia que en poder del Estado la educación llegaría a los sectores que no podrían accesar al mercado tanto educación como salud, pero en general a las actividades previsionales.

Nos referimos a los costos de transacción -ver Teorema de Coase Costo Social. En este aparte, se encuentran los costos  . generados por la injerencia del Estado/Gobierno en las relaciones económico-legales, controles sobre la actividad económica, precios particularmente y la regulación por acción económica, por ejemplo, en el sector energético y su mercado las regulaciones dirigidas a la redistribución de la ganancia de las empresas tanto por efecto tributario o no tributarios, por impacto en mercados destinados a afectar competitividad y eficiencia que en una economía de mercado libre no ocurrirían. Así encontramos costos de transacción y costos generados contra terceros.

Son los costos por transferir los derechos de propiedad o mejor dichos costos de transacción. Entre estos costos se contabilizan las externalidades negativas que provocan los gobiernos y el Estado al intervenir perversamente en el proceso económico, bien como propietario o bien como rector del régimen económico. En este último caso se enmarcan todas las modalidades de economías rentistas que se generan por la intervención perversa del Estado en la economía, distinta a la de estimular la competencia, desregular, promover y regular los abusos de posición de dominio de ciertas actividades económicas.

En la mayoría de las actividades económicas mencionadas esos costos no tienen una aritmética sencilla que pueda estimarlos y calcularlos, sin embargo, trabajos de campo podrían precisar el monto e impacto del costo originado por la corrupción, y muchas otras actividades redistribuidas y sin compensación social, sin arbitraje, cuya distribución y distribución se hace bajo privilegios y ventajas políticas generadas en el uso de poder político.

Una segunda sección de costos: por refrendar los derechos de propiedad

Se corresponden en general los costos que emergen por refrendar legalmente los derechos de propiedad, costos incluir gastos del Estado en tribunales y policía y que son “financiados” con impuestos, que se incurren para definirlo apropiadamente, para refrendar y proteger los límites de la propiedad de atentados contra ella, códigos penales, etc. Los costos para determinar si los derechos de propiedad son infringidos constituyen un componente de estos costos, lo cual de paso es particularmente relevante a la propiedad intelectual. Clasificamos en estos costos causados por la presencia marginal del Estado/Gobierno, pero esencialmente estamos definiendo a costos generados contra terceros.

Un tercer costo, lo constituyen los costos por búsqueda de renta, en la conjunción de actividades rent-seeking y rent-seekers, los cuales en cierto modo se expresan como extensiones de los costos de transacción externalidades o deseconomías. Ejemplo de ellos ocurre en aquellas tierras baldías en el contexto de propiedad física, dado el costo de laborar la tierra cultivable antes de que de beneficios y causando erosión en el valor de la tierra.

La sección más importante de estos costos lo constituyen la corrupción, en cierto modo es un proceso de socialización de beneficios adquiridos sin compensación social y el más “costoso”. Socialmente la corrupción, apropiación indebida de bienes públicos, como en la “tragedia de los commons’, ha hecho posible que las legislaciones sen el mundo, siendo abundante, los mecanismos de castigo por apropiación indebida, no son facil aplicar, son para ponerlos en un plano, los costos que el ciudadano paga por el uso de la política de las corporaciones politicas que dominan el poder público; es un fenómeno que se pervierte en la concepción de la política como beneficios adquiridos, bajo un mecanismo de apropiación dado el control político.

Igualdad y desigualdad en la cruzada contra el capitalismo del Papa Rojo Bergoglio

El Padre Ugalde da un paso adelante para enfrentar en superar el dilema sobre igualdad y desigualdad que refresca una propuesta que el Papa Rojo Francesco -Bergoglio- ha expuesto como idea natural para todo ser humano que el credo político del Papa y el cual pareciera un deber de obediencia, según palabras del Vaticano en su cruzada  inquisidora contra el capitalismo, el ultimo fantasma  que aparece a favor de la supina  propuesta de un socialismo como ‘paraíso terrenal’.

Aunque el articulo de Ugalde no enfrenta directamente al Papa pero pensamos que en su escrito Ugalde estaba pensando en el ruido que el Papa hace con el cuento de la igualdad/desigualdad cuyo problema el capitalismo es culpable, segun expresion directa del Papa Francesco.

El Papa invirtió la carga de la prueba y para no hacer propaganda directa a favor del socialismo  el discurso en sus homilias es contra el capitalismo y sibilinamente en favor del socialismo. En ese orden el Papa ha lanzado enclocadas, exhortos, sermones, discursos y catecismos anticapitalistas repartidos en las escualas Católicas y estos tiempos de la pandemia de la más reciente ‘peste china’ la actividad propagandística del Vaticano en cientos de medios regados por el mundo, el llamado a acabar la desigualdad del capitalismo, el Papa tiene entrada desde abajo. Y es el tema de la desigualdad -frente a la igualdad de ingresos- una tabla divina traída por el Don, el Espíritu Santo.

Ugalde, sin embargo y por raoznes obvias toma el tema por las esquinas, quizás evitando enfrentarse al Papa, y ganarse una excomunión política; es conocido que el Papa  es intolerable con relación a su visión de la Iglesia católica de los problemas sociales y económicos, la culpa al capitalismo el causante de tanta miseria y pide un discurso similar al de él. A ese mecanismo administrativo -político- Bergoglio lo llama unidad de la inglesa, reflejando en un primer instante que, en la Iglesia como un todo, hay serias objeciones a credo ideológico del Papa y su lucha ideológica -más allá del evangelio-  contra las libertades económicas, entre ellas la más criticada en sus homilías, la propiedad y los derechos de propiedad.

La cruzada del Papa Rojo Bergoglio contra la «desigualdad» toma una condición natural del ser humano, el ser desigual, como lo expresa Ugalde, y con ese dilema transmitido en el evangelio busca arrancar odio de la gente que lo oye para enfrentar esa «natural” desigualdad del capitalismo. Dejare por ahora de introducir a Aynd Rand en esta polémica, porque ella era atea, sin embargo, su discurso en favor del capitalismo lo hace montada en la desigualdad como incentivo para el progreso individual y familiar y con ella el egoísmo, como otro importante incentivo.

Ayn Rand rechaza el altruismo, y lo representa como un auto sacrificio es en realidad una idea moral. In su Virtue of Selfishness – La Virtud de  Egoísmo-  un ensayo sobre ética y filosofía, Rand define el significado exacto de egoísmo, como una virtud que tendría que ver  con el interés propio del individuo, aunque el significado va amas allá del ateísmo de Rand dado que cuidar de los propios intereses de cada uno no necesariamente tenga nada en contra de una posición religosa o no religiosas, bajo el mismo canon moral. Volviendo al Padre Ugalde es suficiente para quien lo sigue y el mundo católico en general, asumir la desigualdad no como consecuencia del reparto natural de los bienes en esta tierra de Dios y que Ugalde en discurso más suave, pero preciso, enfrenta al discurso de igualdad -artificial- que imponen algunos credos dentro de la propia Iglesia Catica, un movimiento político encabezada por el Papa Rojo.

De manera que conociendo el objetivo del Papa es refrescar y vender la propuesta del socialismo, un sistema socioeconómico según la cual todos somos iguales, es la base de la demagogia de Bergoglio. Sin embargo, es necesario hacer una presentación salomónica -styled facts–  dado que el camino de lo económico para desdibujar la igualdad solicitada por el Papa Rojo es igualando por abajo, un mecanismo político forzando la igualdad de ingresos y salarios.

Revisando críticamente la evidencia empírica, esta nos dice, la data y la teoría económica lo confirman que la igualdad de ingresos y salarios es un reflejo material del empobrecimiento, es decir, mientras más igualas unos a otros por via de  igualar ingreso y salarios entre la gente,  significa un crecimiento de la pobreza, decir, aumentan los pobres pero son más iguales, o al revés, aumentas los iguales y reduce la desigualdad, pero todo esto incluyendo sus efectos perversos, el nivel de vida de toda la población caería por decreto político sin una reflexión económica tomando en cuenta la data y la teoría que como mencionamos arriba lo han demostrado masivamente.

En esencia esa igualdad de ingreso y salarios es la misma del Manifiesto Comunista en 1848 por las calles europeas y se le pide al mundo tanto trabajo y esfuerzo como fuese necesario pero la repartición de la riqueza se haría exclusivamente por lo necesario que cada individua tenga, es decir, todos iguales. Veamos solo a Venezuela para comenzar y terminar. Hoy en Venezuela, el 78% de la población está en menos de salario mínimo mes promedio.

Es decir, si distribuimos la pobreza en una campana de Gauss, distribución normal con una media igual hacia la derecha y a la izquierda, veremos que el 95% de los casos está más cerca (escasamente dispersos, – para utilizar lenguaje estadístico- de la media(na) que lejos; ergo, con muchísimos grados de libertad, encontramos el socialismo igualó a los venezolanos con la única arma con la cual se puede lograr, igualar por acabo, y colocar los salarios aglomerados en la media(na), la única manera físicamente posible que iguala los ingresos.

Así tenemos otro indicador que parte de una distribución de ingresos personales. El coeficiente Gini -por ejemplo, uno de tantos indicadores- es un indicador más utilizado que muestra la  relación entre igualdad y desigualdad en ingreso y con esos números de distribución de los salarios – ingresos del socialismo actual, nos dice claramente y con gritos que Venezuela es uno de los países con mayores índices de igualdad en el mundo,  junto a Cuba, y Nicaragua y medio Continente africano

Ugalde, aunque no lo reviso cuidadosamente, de manera que del discurso «político “ de igual vs desigual o igualdad vs. desigualdad, no tiene el menor sentido económico, ni histórico,  sino reminiscencias socialistas del pasado que está regando el Papa rojo por el mundo católico y no católico, quien pareciera y mi comentario va directo allí, montado en una gran inquisición contra el capitalismo. El dilema entonces de quienes se plantean la igualdad o desigualdad como el planteamiento oficial del Vaticano, son esencialmente falsos dilemas como este que indirectamente discute.

Ugalde tratando de desmitificar el dilema de, igual desigual -en ingresos y salarios-  por qué la división es solo posible en el socialismo donde  la no presencia del mercado sino el reparto en relación a condicionamientos a prior pero no generados ni por racionalidad, eficiencia y competitividad, nos coloca en el típico falso dilema, falso porque como tal, no tiene solución optima y  tampoco es una alternativa solución negociada cooperativamente en el mejor de los casos ni siquiera un ‘Nash solution’ en una especie de compromiso entre ambos mundos, el desigual y el igual, para encontrar un óptimo igualdad y otro optimo en la desigualdad.

 

El colapso de la industria petrolera venezolana:  el efecto y la profecía de Seneca[1]: el colapso de un sistema complejo

Diferencias en el ciclo: de una contracción severa a un colapso económico

Porqure debemos decir que la industria petrolera colapsó: su recuperación constituye rehacer un sistema compuesto,,,grandes dificultades en el futuro

Un colapso económico es un acontecimiento extraordinario que no es necesariamente una parte del ciclo económico auge y recesión. Puede ocurrir en cualquier punto del ciclo, lo que conduce a la contracción y las fases recesivas seculares. La teoría económica describe varias fases que una economía puede pasar. Un ciclo económico completo incluye el movimiento de recuperación, expansión, seguido de un punto culminantes -pico- y  luego una contracción que conduce nuevamente hacia una recuperación.

Esto es exactamente lo ocurrido a Venezuela en estas tres décadas, no se define económicamente como una crisis en medio del ciclo económico. Por eso la diferencia entre crisis y colapso en términos económicos y que lo obliga a definir de manera correcta. En ese sentido un colapso -económico­­-  ocurre en una economía, que se encuentra el medio de una extendida recesión caracterizado por una contracción de la economía privada y empobrecimiento violento de la población.

El colapso económico por lo general registra algo  más que un colapso en lo material económico, dado que el estado de derecho que cada economía procura, el rol de las instituciones, de las libertades económicas, de desmoronamiento de sectores enteros en una economía cuyo efecto aguas abajo construye un largo proceso de contracción de la economía, empobrecimiento, descapitalización de los servicios públicos, crecimiento desbordado del crimen,  masiva migración al exterior y países vecinos, probablemente impacto de ese fenómeno de la economía global denominado “cisnes negros”   capaz de eliminar cualquier sector del ciclo económico, desatando el colapso económico, o colapso de la economía y sus instituciones.

Economía, servicios e instituciones en ruina: el Estado Fallido

A diferencia de las contracciones y las recesiones, no hay directriz acordada para un colapso económico. En cambio, el término colapso económico es una categoría que puede ser aplicada por la economía -teoría y análisis económico- así como instituciones multilaterales económicas y financieras, y no tiene periodicidad alguna, un evento que puede perdurar anos, el caso Venezuela. Los gobiernos también tienden a hablar en términos de colapso económico al crear estímulos a gran escala durante los pánicos del mercado. La amenaza de colapso económico se plantea para que se ate la intervención en la economía.

Aunque las economías pueden y siguen experimentando un colapso económico, existe un fuerte incentivo para que los gobiernos nacionales intenten evitar o disminuir la gravedad de un colapso económico a través de cambios en la política económica -fiscal y monetaria- así como reformas institucionales importantes, por ejemplo, una dolarización, o masiva privatización para reducir el peso económico de recurrencia fiscal y tributarias recesivas.

El colapso económico

Un colapso económico, nos habla de fracasos y extensiones temporales del propio colapso, conlleva a un espejismo, resolver un colapso económico que se caracteriza por descomposición tanto de los material como lo institucional, el piso que soporta la actividad económica de creación de riqueza que únicamente pertenece al individuo, razones por las cuales las medidas de corte -coyuntural- con la falsa creencia que un a fuerte intervención fiscal y monetario con mayor intervención del gobierno podrán revesar las consecuencias del colapso, acotemos que el colapso -económico- no es algo que se parezca a una crisis económica.

Curiosamente, los gobiernos han perdurado en el poder, dividido a veces entre grupos padrinos del neopatrimonialismo que controlan y comparten parcelas de poder. El escalón final lo veremos cuando el pais en absorbido por la dimensión del Estado Fallido fenómeno que puede extenderse hasta una crisis de fractura político territorial, caso típico en África. Los casos de Cuba, Venezuela Nicaragua, Bolivia en Latam y una buena cantidad de países africanos.

Tras un colapso económico, en aquellos países que lograron sobreponerse han tenido que asumir posiciones reformistas, cambios legislativos -reformas económicas fiscales, monetaria e institucionales, todas ellas conducentes a la disminución del tamaño del Estado para reducir la presión fiscal y así acelerar el crecimiento económico, todo el sobre la refundación de un rule of law que cubra las garantías y derechos económicos del ciudadano.

Soluciones

Todos encaminados a evitar una situación similar en el futuro. Estos cambios suelen estar informados mediante un análisis posterior al colapso destinado a identificar los factores clave que condujeron y conducen al colapso e integrar los controles en la nueva legislación para mitigar esos riesgos en el futuro. Ejemplos en la historia hay muchos de colapso económico a nivel nacional a lo largo de la historia.

Cada colapso económico suele tener sus propias circunstancias y factores especiales, aunque algunas acciones se desencadenan como con la Gran depresión, estos factores se mezclan con muchos de los factores macroeconómicos que se producen en las contracciones y recesiones, como la hiperinflación, la estanflación, ruina en los mercados de valores. Por supuesto, los colapsos económicos también pueden ocurrir por factores extraordinarios como las políticas gubernamentales desastrosas, aplicaciones de agendas socialistas.

El caso Venezuela sería el más conocido tanto con la nueva Constitución de 1999 que trajo el socialismo desde el mismo Preámbulo pasando por 365 artículos referidos la mayoría a asuntos que solo importan a los individuos -sociales y económicos-  así, con una constitución de tipo reglamentaria que acabaría la reglamentarización de las actividades económicas, causas de un mercado deprimido,  violento crecimiento del Estado via confiscaciones,  expropiaciones, endeudamiento, inversión de la renta del petroleo, por parte del Estado de vastos sectores privados.

Su objetivo e inmediata consecuencia sido el crecimiento del Estado, convirtiendo en un  eje central de la constitución, descapitalizar y empobrecer el sector privado, fenómenos que ocurren en el paso del crecimiento a un gran Estado, dueno de todo, tanto lo que pertenece al hombre como commons, pero tambien con las propiedades expropiadas de la economía privada, socialmente un estado guerra interna, hambre, peste y muerte.

Las hipótesis de Seneca y el petroleo venezolano

También hay muchos colapsos económicos internacionales que se han producido a lo largo de la historia. El socialismo en Europa Oriental, en América Latina Cuba, Nicaragua y Bolivia, y recientemente, Grecia,  Argentina y Venezuela copado historias de décadas en este sentido con relación al nivel de endeudamiento y su disminuida capacidad de honrar sus deudas; el síndrome de un Estado habitado por maulas, enseñanza dejada por los grupos políticos en poder en los últimos 40 años. Con economías colapsada -Grecia, Argentina, Venezuela- los complementadas con serios problemas de endeudamiento, con arraigados problemas de liquidez y solvencia, para un periodo mayor de diez años, generando niveles de endeudamiento impagables porque sus ingresos nacionales no alcanzan para ‘swapear’ deuda por inversión.

Los filósofos del periodo clásico lograron, Seneca, por ejemplo, expresar ese fenómeno de colapso, con la expresión ruina, en sus discusiones acerca de los tiempos que define un crecimiento y la ruina ocurrida por el colapso de sus instituciones y economía. Me refiero precisamente a las raoznes que conllevarían al descalabro y colapso del Imperio Romano comenzando con la escasez de plata, que trajo serios problemas de liquidez, hiperinflación, fuertes corrientes migratorias hasta el colapso final. Ello nos permite, entrar con detalles al tema de esa nota, el efecto Seneca,  que describe la lentitud con la cual se genera crecimiento nacional y que velocidad operaria el periodo de ruina, en el corto plazo.

En el efecto Seneca»

Bardi su autor  expone que la relación temporal que reduce el efecto Seneca  tiene su origen en la clásica Roma en los escritos de Seneca, particularmente los relacionados con los problemas que presentaba para esos años el Imperio Romano, un dominio que se fue instalando lentamente al largo de siglos, para entrar en su fase de colapso que «solo “tomaría dos a tres siglos,. En relación con esa diferencia entre el tiempo en progresar como Imperio y el gastado para generar el colapso, se puede encontrar en una línea escrita por Seneca, filósofo estoico romano, que expresaba «…las fortunas de un crecimiento lento desaparecen con un colapso -ruinas- rápidas relativamente con relación a los tiempos que se tomó el Imperio para alcanzar su «punto de derretimiento» un fenómeno natural que puede encontrarse universalmente, según Bardi.

Bardi, describe al colapso a un evento que ocurrirá casi por razones naturales, sin embargo, el sigue adelante que los sistemas complejos, aunque condenados a fracasar, es decir, a colapsa, puede prevenirse. Es el caso de cambio climático, el hombre según Bardi hace porque el cambio hacia el colapso, pero ese mismo hombre tiene en sus manos los instrumentos para que ese colapso no sea como lo describió en general Seneca, sino un colapso ordenado diferente al que se podría dibujar con el vuelo de la mariposa como causante del caos.

Sin embargo, la historia ha demostrado que el colapso llega no por ser un evento natural empujado por la mano del hombre, sino que el sistema complejo puede perfectamente generarse con participación del hombre, en este caso en función de la estructura de incentivos que el fenómeno de sistema complejo como sistemas dinámicos con curso aleatorio, no lineal, que desmonta la racionalidad de los hechos inducidos por el hombre en base a un comportamiento racional que depende desde luego del hombre.

¿Colapso bajo el efecto Seneca?

Quisimos traer el colapso de la industria petrolera venezolana, no como una fatalidad de los tiempos y la historia, sino por que el sistema complejo, deshecho y llevado al caos al violar la racionalidad del sistema -económico- que exige, eficiencia, competitividad y un marco jurídico que remunere la violación de la racionalidad económica, es decir, derechos de propiedad, por un largo plazo o que se permita  que bajo la tragedia de los commons, bienes de todos, pero de nadie en términos de propiedad privada, a un sistema donde la racionalidad económica forjada por las categorías descritas en estos dos párrafos, sea violada para establecer esquemas redistributivos sin arbitraje en el intercambio y sin la operatividad racional de los incentivos y las instituciones.

Así hemos vivido las preocupaciones de Bardi, hacia un modelo de sistema complejo que estaba condenado al colapso. Veamos más adelante algunos detalles interesantes que nos lleva, por el mismo curso de la tragedia de los commons, o del colapso simplemnte porque todo sistema complejo sufrirá en el tiempo su colapso, solo que dejamos de lado el supuesto de Bardi, expresado n la fatalidad de las cosas del hombre dejando de lado las manos del hombre que forjaron el colapso del sistema dinámico. Dejamos claro, sin embargo, que el modelo de Bardi pone la mano del hombre en la corrección del inevitable colapso del sistema complejo, y así lo discute en su segundo libro, en “The Seneca Effect – Why Systems Collapse and How We Can Handle It.  

De hecho, Bardi es un conocido militante del cambio climático (Club de Roma) nos interesa dejar fuera su determinismo que apunta al colapso, sin ofrecer que el colapso desde el inicio es generado por la mano del hombre, con una estructura de incentivos no adecuada al tiempo, y sin las instituciones requeridas por la sociedad que llama a la libertad, la vida y la propiedad, todos derechos humanos naturales que deben estar reforzados por la civilización. Bardo, al final le pide a la mano del hombre que haga todo lo posible para evitar el colapso.

Esta frase de Seneca[i] resume las características del fenómeno que llamamos» colapso «, que suele ser repentino y a menudo inesperado, como el proverbial «castillo de naipes», siendo este un sistema -complejo o no, es irrelevante-  organizado de tal manera que sus estructuras intermedias fueron impuestas en modo inestable -debido a la nacionalización-  lo cual camino hasta el derrumbe total. De esta manera podemos trasladar la expresión de Bardi a un contexto más general que abandone el efecto Seneca de la fatalidad universal y natural de Bardi en su comprensión del “efecto Seneca”, a otro ambiente donde la mano del hombre interviene. así nos separamos del “doomsday” donde Bardi acorralo el “Efecto Seneca”. De todos modos, Bardi -en su último libro- se mueve entre lo social-histórico  y lo natural, sin embargo, su esfuerzo sigue apuntando al destino manifiesto “que pase lo que pase la naturaleza puede colapsar”. Llevemos el ejemplo al petroleo, y el «pico» del petroleo.

Petroleo, nacionalización: el efecto Seneca, el colapso de la industria petrolera

Hacia el pasado, los tiempos de cambio de un negocio en el poder del Estado dio sus pasos iniciales con la nacionalización del petroleo en 1975. Quienes disfrutaron el rentismo de trabajar en la industria -petrolera- en poder del Estado y convertida en monopolio estatal se han desde esos años en los principal lobby ideológico del nuevo sistema petrolero,  complejo en su forma y en su estructura económica, complejo como cualquier economía en redes escogiendo  un camino que por algún mágico análisis y por decisión política -inducida por el incentivo fiscal del Estado/Gobierno propietario con derechos de propiedad difusos, similar al modelo de propiedad de los bienes comunes bajo la administración del Estado/Gobierno-  se extrapolaran simplemente las ganancias de las corporaciones privadas, concesionarias, que serían en su totalidad trasferidas al Tesoro en forma de renta dada la condición de propiedad monopólica.

En otras palabras, un curioso fenómeno económico que, bajo criterios emergidos como línea de análisis de la ingeniería social, abarcaría en la categoría económica descrita como maximización de la renta, un objetivo aun no considerado por la Constitución vigente para 1975  como un recurso administrado sobre un objetivo de maximizar la renta generada a partir de 1975 nominalmente generada por la empresa estatal -PDVSA..

El análisis económico -costo beneficio- era muy sencillo, la renta generada por las concesionarias y transferida al Estado/Gobierno bajo contrato se complementaba con la presión tributaria del Gobierno sobre los concesionarios para maximizar la renta. La realidad fue otra, el costo de la nacionalización se llevaría realmente lo que eran las ganancias de las concesionarias y el neto fiscal en renta del petroleo  caería en el largo plazo cuando con el crecimiento de los costos ahora expresados como por efecto natural físico y por crecimiento por la caída de la competitividad y eficiencia de la industria en manos del poder fiscal.

Todo funciono como un  “autoengaño’ de los nacionalizadores contenidos en un falso supuesto de la expansión -crecimiento continuo- de la renta del petróleo si el negocio estuviera  en manos del Estado, aparecería como por arte de un golpe de birlibirloque creado por la industria nacionalizada,  sin tecnología ni gerencia ni petroleo barato para finales de los ochenta. así,  apenas unos diez años posteriores a la nacionalización, el gobierno y los políticos tuvieron que tragar grueso y volver al mercado internacional en busca de socios, la industria petrolera nacionalizada estaba en camino de colapso.

La dirigencia de PDVSA en negociaciones con los poderes públicos, léase, la política, buscaron el camino, sin mayores sacrificios institucionales y constitucionales reincorporar al capital internacional a la industria bajo acuerdos políticos de reparto en organizaciones empresariales -especie de empresas mixtas- en convenios, asociaciones estratégicas, que velaba cierta distribución de ganancias -entre el Tesoro y los socios de PDVSA- pero con derechos de propiedad mal definidos. El capital reputacional del Estado venezolano como socio y repartidor de las ganancias se recuperaba sin considerar el cambio de clima político que se inmediato se estableció entre grupos políticos y militares -nacionalismo petrolero- que surgieron violentamente con dos golpes de Estado en 1992.

El complejo sistema contenido en negocio que operaria esencialmente en el mercado internacional fue destruido para convertirlo en un negocio cuyo costo de oportunidad se implicaría cuando la renta masivamente quedara en poder del Tesoro. En esas condiciones y bajo nuestro paralelo en la historia el sentido predeterminado de lo que se entendía el  “efecto Seneca” en medio de la apertura ya se observaba que la conversión al Estado habia regado el daño aguas abajo, y no dejaba espacio para el capital, la tecnología, y la economía del negocio, el colapso tenía cara para los dias del conflicto petrolero donde el nuevo Gobierno -Chavez- quería sus manos, ambas sobre el PetroEstado.

El Gobierno tenía su propia Constitución, , y que luego trajo lo que siempre llame como el paro suicida, hijo de una decisión política errónea pero facilitada por la naturaleza rentista que tomaron entre el Estado, el Tesoro, los poderes públicos y los grupos de interés sindicalizados de los trabajadores petroleros, el capital humano que logro empoderarse dentro de la Corporación. El Gobierno de Chavez decidió via su nueva constitución de tipo originaria la nacionalización -nuevamente- del petroleo y esta vez sí dieron el paso delante de constitucionalizar el petroleo, los yacimientos serian en delante de poder tributario, los impuestos alcanzarían desde 2007 niveles del 80% de la renta petrolera obtenida bajo la categoría de empresas mixtas, pero con intrínsecos derechos de propiedad incorrectamente definidos. ..

La versión venezolana del efecto Seneca.

El modelo puesto en movimiento fue el de prestar la propiedad sobre la parte del negocio internacionalizado con empresas extranjeras que entraron durante la apertura, modelo que no tenían la fuerza institucional debida y su fragilidad seria mostrada cuando el modelo del Petroestado entraría en su última fase con la nueva nacionalización tanto de capitales extranjeros, así como el “marginal” capital marginal venezolano invertido en las llamadas actividades conexas del petróleo. El momento religioso que opero en 1975 colapsaba -pese a la apertura- y luego con la segunda y tercera ola renacionalización, el fenómeno político que acelero el desenlace y su respectivo colapso.

La nacionalización a lo largo de esos treinta y cinco anos era en realidad una alianza de sindicatos políticos encerrados en sus intereses, que lograron por seis décadas mantener al venezolano “lejos” del petroleo, las fuerzas “naturales”  del PetroEstado representan el impacto final de la “ruina” que explica el modelo del “efecto Seneca” en la modalidad que compagina el fenómeno natural del recurso y las leyes de fenómeno económico, la mano del hombre. La centralización que nació como modelo gerencial que acercaría el proceso de produccion al fisco, elimino el modelo de unidades Empresariales independientes y en competencia que definían la eficiencia de us sistema administrativo descentralizado como economías en redes, cuya fisonomía económica en su administración y el proceso de toma d decisiones -eficiencia.

La incubación del efecto Seneca: PDVSA, el PetroEstado

Ese fenómeno de centralización continuo su marco centralizado durante el proceso de apertura, que dejaba los lotes, el estatal en PDVSA, toda la industria bajo un mismo Comité Central, y el resto de los asociados a PDVSA, los clientes de la apertura, así lo que se ganaba con la apertura se perdía en la propia corporación del Estado -PDVSA- cuyos resultados finales muestran las inconveniencias de ese proceso de centralización alrededor de un Comité Central, el Directorio de  PVDSA.

Si utilizamos la teoría del “efecto Seneca”  encontraremos que el efecto feedback que arrastra PDVSA posterior al paro iría contra los grados de libertad para una economía petrolera eficiente y competitiva, se perdió, el colapso de la industria nos muestra en desnudo, las taras gerenciales y administrativas y decisiones económicas pervertidas con decisiones politicas, corrupción, mala asignación de recursos, etc.,  la destrucción de la infraestructura y un directorio que entre otras cosas, se interesaba en el delito de legitimación de capitales, y eventualmente con conexiones con el narco tráfico.

Así mutaron por decisión política, y la conjunción de fenómenos físicos de la geología misma de los hidrocarburos disponibles en Venezuela, no permito un análisis cierto de costo beneficio que pudieran predecir los conocidos los puntos de derretimiento -descongelamiento- que brotarían en el rápido proceso que iría del camino a la ruina y el colapso final, como ocurriría realmente. El comportamiento de los líderes del petroleo, políticos y gobierno de turno siempre pensaron y así lo siguió la intelligentzia venezolana que sobre puso la ideología a la economía.

Era evidente que el estado/Gobierno exprmiria la renta del petroleo y al caer esta casi secularmente desde los ochenta -pasando por el corto periodo de elevados precios en los 2000- se agota el recurrente presupuesto -frente al ingreso petrolero per se, y que se podía leer su impacto en caída de los ingresos con el violento crecimiento de la deuda pública, el Presidente de PDVSA en realidad se sentaba en el Gabinete, como Ministro de Minas, así lo pedía la LOH.

Algo que podríamos explicar cómo los efectos institucionales causados por la centralización del PetroEstado entre dos puntos de decisiones, el agente y el principal, los conocidos  problemas económicas de agente y principal, que explicamos en detalle en nuestro ensayo La Economía Política del Petroleo Venezolano. Esos cambios arrastrados desde la nacionalización y seguidos curiosamente con la llegada de  la apertura, entrando en un cinturón de restricciones conjugadas con la conversión del petroleo en un ex ante ingreso fiscal en el Tesoro.

Volvamos al pasado reciente: ¡el principio del colapso, 4 décadas atrás!

Volvemos atrás para recapitular el proceso de caída de la renta, los precios del petróleo en el largo plazo, y la política encima de la Corporación Estatal, la corrupción tomo un camino de elevado peligro porque potencian la mala asignación de recursos y el desvío de los capitales hacia la industria petrolera, la cual se descapitalizaba a gran velocidad y ello ocurriría en dos grandes momentos, desde la nacionalización en depresión, hasta posterior a la nacionalización que trajo lo que hoy tenemos.

Hagamos ahora la correlación con el citado efecto Seneca, nuestra versión. Así se juntaron en un mismo efecto, los cambios estructurales que comenzaron con la nacionalización, las contradicciones del proceso de apertura,  que por un lado enfatizaba  los  incentivos rentistas del dinero facil, que llevando a la economía nacional al caos de solo vivir del petroleo, por en rentismo fiscal de los grupos de intereses políticos que gobernaron las decisiones de fuerza rentista en la Corporación publica, y la cual evolucionaria a ser un ente económico administrativo que repartía una renta, y para lo cual no tendría que ser una empresa, el Petroestado no tenía perdidas según sus creadores. Esta expresión de Ramirez, puede ser puesta en la boca de cualquier dirigente anterior de PDVSA, su labor de reparto fiscal, desde la transferencia de la renta al Tesoro de la Republica hasta su actividad netamente fiscal colocada en la Constitución y LOH.

La conjunción de esos hechos anunciaba que la industria petrolera iría en sentido contrario a los preceptos nacionalistas, el modelo centralista de toda estatización volteó a los pocos años hacia el fondo de los yacimientos y encontraron que para hacer del recurso un commodity, se tendrían que buscar socios internacionales con bolsillo profundo, exactamente lo contrario a lo que hicieron con la nacionalización en 1975. Al cabo de algunos años el colapso haría recordar a Seneca, el progreso si existe no es sobre la renta del petroleo, esta es una burbuja que explotaría eventualmente en el horizonte corto como realmente ocurre sino en el trabajo el ahorro y el emprendimiento y esas cosas no las traía el petróleo, esas categorías pertenecen al  individuo, y no al Estado.

¿Porque la curva de Hubert?

La curva de Hubert traía en su misma, aunque no era reproducida por sus creadores mostraría que sin reconocimiento de la tecnología y el progreso tecnico, la escasez de petroleo sería tan horrible como la escasez de alimentos, traída a la economía clásica a principios de 1800 en Malthus, el economista que pensó ayer como lo hace el Club de Roma hoy y como lo especial a Bardi en su visión sobre el Efecto Seneca. Hubert pensaba no en un pico, sino en decenas de ellos, es mi conclusión, un pico para cada componente importante en el mercado. Por cierto, el pico de Venezuela trajo la apertura petrolera, al final el pico se tragó la industria, el pico de la política y el PetroEstado, uno por cada pais productor del recurso. En el caso de la curva – la campana de Gauss- en el “pico” de Hubert fue realmente realizada exclusivamente para dibujar el pico del petróleo en EE. UU.

Si observamos la matemática del Pico de Hubert, podemos concluir que el pico sería algo así como la 1era derivada de la curva de Malthus en su teoría de un medio donde la población cuyo crecimiento multiplicaba ala produccion de alimentos, todo terminaría en una gran hambruna, un razonamiento de gusto de Bardi y su tesis del Efecto Seneca, nosotros hemos querido corregir a Bardi y recoger el Efecto Seneca en la manera que este vio a la escasez de plata como el comiendo de la caída o colapso del Imperio Romano. Barda hizo esa relación, para emparejar su visión del “efecto Seneca”- produccion de alimentos más lenta que el crecimiento poblacional- un economista clásico de principio de 1800 quien expreso que la población crecía a ritmo geométrico mientras que la produccion de alimentos lo hacía más lenta, ritmo aritmético.

Ambos hombres se equivocaron -en el corto plazo-  porque no pudieron anticipar los shocks tecnológicos que inducen fuertes cambio en la oferta, reduciendo el costo de las nuevas tecnologías dado el volumen de petróleo que sería sensible de ser producido más allá de los llamados convencionales. Esa debió ser la razón por la cual Bardi da un paso de lado y corrige el a historia natural del Efecto de Seneca. Volvamos a Hubert. Esa fue la gran restriccion que Hubert se coloco frente a sí mismo, se amarro las manos del conocimiento. el progreso tecnológico en ambas historias en los tiempos de Malthus y del petroleo en los 50 y 60, fue relegado, lo cual trajo una gran falla en la especificación de la función de costos y de oferta -léase produccion.

El colapso, el sistema dinámico  -natural y social, pero complejo es una función del hombre y la eficiencia con que explota su suelo y subsuelo: el petroleo y su fungibilidad

La realidad de los saltos e innovaciones tecnológicas, para expresarlo en la narrativa de Shumpeter, pondría a producir petróleos no convencionales, con la misma eficiencia en costos que la explotación de Petróleos convencionales. La economía, su teoría económica y sus análisis económico pone orden en ese debate de geólogos que no se toparon con dos conceptos distintos pero que podría hacer confundir a cualquiera, el concepto de agotamiento en la geología y el de escasez en lo económico, algo es escaso pero no implica su agotamiento y algo tambien puede agotarse sin que se piense que los que estaría ocurriendo es escasez y no agotamiento, desde luego en el largo plazo, en su condición -matemática- de equilibrio -steady state.

Veamos estos detalles, en el largo plazo  si el sistema entra en colapso, – se agota el petroleo convencional-  se permite el desorden de la realidad frente a las curvas idealizadas. De sistemas dinámicos, como ocurre con los sistemas económicos donde las economías en redes, por ejemplo,  el uso de modelos econométricos fieles al proceso de generación de la data como a la evolución de la teoría económica y el análisis económico, ambos fenómenos data y teoría perfilan el comportamiento de sistemas complejos, que aunque no desecha el efecto Seneca o la profecía de Seneca, por el contrario invita a Seneca a estudiarlo cuando mencionaba que la escasez de plata comenzo a dinamitar desde adentro la historia de los próximos años del Imperio Romano que finalmente colapsaría.

El Efecto Seneca, saldría del mundo universal natural por donde algunos lo han llevado, como Bardi,  nos complementaria una nueva visión crecida en el estudio e interpretación de la filosofía de Seneca, el estoico filosofo que nos permitirá entrar en un mundo que aunque siendo conocido y sentido por todos, el llamado mundo de las cosas reales que nacen, crecen, desarrolla – no es necesario ni es requisito central de lo que comúnmente ocurre; lo sistemas muy complejos colapsan, en palabras de Seneca el filósofo antiguo son hechos que toman “el camino de las ruinas..».

Rediseñando el concepto de sistemas complejos en la industria del petroleo: la economía del petroleo fungible

En otras palabras, no es per se la naturaleza de la causa el caso, sino una conjunción compleja en un sistema donde el  progreso tecnico e innovaciones tecnológicas, a los Shumpeter, repito, permiten que la mano del hombre pueda detener la ruinas «naturales“ sino las ruinas son generadas por sistema complejos sociales y económicos que traen la mano del individuo, sus libertades,  propiedad privada, y derechos de propiedad, competitividad y eficiencia, condiciones sociales de la mano del recurso inagotable del hombre en su destino. En el caso del petroleo y la teoría del pico, las tecnologías que hicieron posible la innovación tecnológica y ampliar la produccion del petroleo, parte de un conceto sencillo, pero que es capaz de explicarlo todo en un concepto: la fungibilidad de los petróleos, solo los separa la línea de crecimiento de los costos marginales, y su representativa competitividad y eficiencia de los mercados.

De esa manera, juntamos las disciplinas mencionadas arriba, siguiendo el argumento desarrollado en el libro  «Colapse» de JDiamond (2005)  para analizar el colapso petrolero en la metodología de Seneca, por qué la ruina ocurre mucho más rápido que el tiempo que toma el progreso, como apunta Bardi, una “avalancha de ruinas”, lo que ha ocurrido en Venezuela, un escenario donde lo ocurrido se manipulan hechos para culpar solo a Chavez, desconociendo que el presente tienen anclas en el pasado.

El colapso petrolero era previsible, con el solo hecho de nacionalizar y convertir el negocio en un monopolio estatal, la simbiosis del PetroEstado
En un ensayo que escribí hace unos meses, titulado “Venezuela una economía petrolera en ruinas”, recogemos las ruinas como concepto en la filosofía estoica de Seneca (2450 AC), del filósofo Seneca, tratando de discutir y colaborar con muchos que aun dudan y hasta no les ha sido facil aprender las razones del severo colapso que ha sufrido la industria petrolera nacional. En esta nota, extraída de un texto mayor en progreso.

Y porque el feedback en el PetroEstado

La idea básica en el comportamiento de un sistema complejo seria aproximadamente la misma, la evidencia empírica muestra que esos la complejidad de los comportamientos de esos sistemas complejos es similar en lo que respecta a sus eventuales colapsos. Por esa razón incorporamos el concepto y algo de la “ciencia de la complejidad de sistemas complejos” para continuar nuestra explicación del colapso de la industria petrolera nacional y el eventual colapso de la nacionalidad venezolana incluido un potencial desintegración político-administrativa.

Un sistema es complejo  porque estan dominados por lo que corrientemente llamamos en español o inglés, retroalimentación o feedback, entendamos que el retroalimentador es esencialmente un mecanismo de comportamiento; así, los efectos de retroalimentación en una estructura dinámica y grande puede colapsar, llevamos ese concepto a la economía, su teoría económica y encontraremos que el comportamiento minuto a minutos en el caso de PDVSA su existencia estaría en juego por su debilidad estructural -en su diseño- causado por el mecanismo del feedback cuando un solo de sus elementos, que lo componen, simplemente fallan.

A contrapelo del mandato petrolero de maximizar la renta petrolera los Estados -léase PetroEstado- el elemento central de la industria petrolera, una estructura de poder dentro de la estructura dinámica compleja, obliga por la necesidad de violar las economías del sistema que pudiera permitirle que nunca colapse porque la racionalidad económica le daría vida ha sido depredada por el mecanismo de maximización del ingreso fiscal generado por el negocio, dejando fuera la racionalidad del funcionamiento del sistema complejo, y afectando las dos palancas del crecimiento, – el mismo que estudio Seneca, competitividad y eficiencia son echadas de lado por las ansias fiscales de los grupos que controlan el sistema complejo desde afuera.

Colapsa el sistema complejo basado en un solo player: el Estado

El colapso del sistema complejo refleja en esa trayectoria que otras autodefensas  del sistema, en el cado de la industria petrolera venezolana, caigan por el efecto retroalimentador que alimenta(ba) al sistema, la analogía con el control fiscal de la industria petrolera generada en la Constitución y  en el marco jurídico, dejo que una de los frente esenciales de ese sistema, los derechos de propiedad, que guarda una natural lógica en términos de sus economías, provocaron su falla, los derechos de propiedad tanto sobre el recurso en el subsuelo como de la produccion, que le muchísima complejidad al negocio petroleo, no estan siendo protegidos y el eje de dominación fiscal del negocio, los logre depredar -feedback- y así desmontar los anticuerpos de la ruina -parafraseando a Seneca.

El fenómeno de retroalimentación -efecto Seneca- es continuo hasta que la produccion de petroleo de detiene y ello traerá al sistema su destrucción rápida -efecto Seneca-  el rápido crecimiento de los costos y finalmente la parálisis total, el sistema simplemnte ha colapsado, y así en los términos estudiados por Seneca hace más de 2400 años, como el mismo los juzgo, la ruina. Recuérdese que el título de un ensayo mito sobre ese tema del petroelo venezolano, lleva por título la Ruina de un país petrolero. Ali en -www.blog.alexanderguerrero.como-  podrán seguir estas reflexiones sobre el efecto Seneca.

 

[i] Sería un consuelo para nuestra debilidad tanto de nosotros como de nuestras obras, si todas las cosas perecieran tan lentamente como nacen; pero como está, el progreso en el crecimiento es lentos, pero el camino a la ruina es rápido. (Lucio Anneals Seneca, 4 a. C.-65 d. C.)

 

Las reservas petroleras y el Petro: dos conceptos, el mismo fenómeno, sin precio, sin valor intrínseco.

 

Introducción

En algunos medios en la opinión pública y en relación con el Petro, la moneda de cuenta del Gobierno, a la cual Maduro llamo criptomoneda, se utiliza un curioso concepto de “valor ficticio” al precio que refleja en el mercado una criptomoneda aparentemente respaldada con petroleo, oro negro. Es obvio que esa denominación no es correcta económicamente hablando. ¿Que podríamos alegar al respecto ? y nos preguntamos. que se quiere comunicar con “valor ficticio”? ¿Acaso no sería acaso técnicamente más apropiado utilizar el concepto de valor intrínseco?  ¿Que valora y desde luego coloca un precio a una moneda fiduciaria? ¿Sera lo mismo que llamamos moneda de curso legal? ¿Porque se insiste en suponer que el petroleo le daría respaldo?

¿No será otro de los tantos mitos petroleros?  Ejemplos hay por decenas, el pais con el mayor volumen de reservas, ¿o el pais más rico del mundo? El Petro, del cual ya casi nadie lo recuerda, no le ha dado muchas reservas internacionales como quizás le ha generado el narco tráfico. Pero combinemos, el Petro, las reservas petroleras, las cuales según todo el conglomerado que trafica con el petroleo es mejor que se mantengan bajo el poder del Gobierno, al fin y al cabo, ¿manifiestan estos sabios que en propiedad del gobierno rendirán más que en propiedad privada?  Asi nació, con ese mismo discurso el PetroEstado en 1975 con la nacionalización del petroleo. Acá no ha pasado nada…en 35 años, la industria petrolera casi desaparece en el pais con mayor cantidad de reservas petroleras. Hagamos análisis económico y comencemos por aquellos conceptos de uso diario, pero no fáciles en comprender sus realidades.

¿Qué es realmente “precio” y que nos  señala debemos aprender?

El punto de partida, y el cual es prácticamente el punto final ajustando el aprendizaje nos trae y nos lleva a una discusión que ha estado por más de tres siglos desde la economía clásica hasta hoy, desde Hobbes, Locke, Smith y Menger, la definición de precio; para unos ideológicamente encausados a comprender que la intervención del Estado en los asuntos de la vida económica del individuo es un hecho natural y que por ello, es mejor que alcance con tal que no falte, el Estado proveerá.

Petróleo en reservas en propiedad del Estado, fuera de un balance privado, tiene precio cero y ningun valor intrínseco

Así,  sujeto y objeto en una transacción económica que medie un mercado, con derechos de propiedad correctamente definidos -no difusos, como los que utiliza el Estado dueño de cosas que producen bienes y servicios- pero tambien productor del dinero en el entorno, por la fuerza que tiene en ello los intereses de quienes manejan y administran ese Estado, el hibrido resultante no es puramente de libre oferta y demanda como en un mercado libre, a la definición clásica – neoclásica-  de precio y  a la respuesta de una vieja pregunta de cómo repercute eso en el valor que se le otorga al bien, a un servicio, a un commodity que la gente transa en un mercado.

Objetivo o subjetivo, el precio es una percepción, una valoración individual

La discusión al respecto es vieja y se inscribe más allá del mundo clásico liberal y muchos siglos antes, en una realidad económica que nos dice que lo que aceptamos como precio es en realidad una determinada percepción -individual- con determinado valor, comprendiendo que esas percepciones, son individuales, por lo que no es idéntico a lo otro aprecia como precio y valor. Ilustremos, por ejemplo, a un buen café en la barra de una cafetería. Que podemos apreciar en un café, de tantas percepciones de valor y/o precio sobre un determinado café en una barra en medio de tantos individuos que se encuentran en la barra?. Quien trabaja del otro lado de la barra ofrece ese mismo café a todos, al mismo precio, es su derecho, sin embargo, habrá tantas percepciones en gusto y calidad como individuos en la barra. Por ejemplo, con la precisión que cada percepción sobre sobre se café, será distinta, pero su precio será el mismo, así lo quiso el barista.

Es evidente que frente a cada gusto podrá haber un precio, tanto desde la demanda como de la oferta. Desde luego, será la competencia y la soberanía del consumidor que con su comportamiento logra un precio que sea el que él pueda pagar, quizás beneficiando a aquellos que con mayor poder de compra que perciban al café mayor valor intrínseco. Hay decenas de combinaciones posibles, el precio podría ser uno, la propina será diferente,

La satisfacción de esa percepción ocurre en el momento en que quienes no gustan del café satisface otros gustos y otros bolsillos y el cual podría variar desde el momento en el cual el gusto pueda diferir de los otros, sin embargo queda satisfecho si su percepción de ese precio, satisface su restriccion presupuestaria (bolsillo) llegando inclusive al momento de decidir que paga 2 dolares por ese café porque el placer que obtendría tomarlo sobrepasa los  dos dolares que estan escritos en la pizarra de precios, y sin embargo paga solo dos dolares. Esta percepción es lo que distingue a humanos de animales.

Quizás sea más grafico una propina, un precio que pagamos -por fuera- del proceso de servicio y produccion, pero que representa que el valor intrínseco que ese servicio me extendió, mejor en una percepción de la cosa que se pueda adquirir bajo el mismo modo del ejemplo del café. El razonamiento es estándar  en economia y supera el de la ingeniería social de Keynes que define la percepción ex post como objeto y no sujeto, es decir, el “costo “de esa cosa que la percepción de uso, utilidad, disfrute. Es obvio que, por ello, los socialismos nazi, fascista y comunista son parientes cercanos, como una sola familia, donde el hombre es sujeto del Estado y los intereses de los grupos que controlan el Estado y su poder coercitivo.

El dinero, el precio y el Estado

El precio será entonces el valor monetario de esas percepciones, y qué relación tiene esto con el dinero, ¿y el Estado? Que podríamos decir en una economía como la de hoy, cuando el dinero base -billetes, monedas- impreso por ley por un  Banco Central, es fiduciario y se pretende que tomemos la fiduciariedad en base al orden que rige la impresión de un dinero que es propiedad del Estado y sin embargo, es un pasivo del Estado -Banco Central-   y fiduciario y que tenemos que creerle a los administradores y responsables de ese dinero, que el señoreaje, una muesca en la fiduciariedad, que ellos serían cancerberos rabiosos para cuidar que las políticas económicas, fiscal y monetaria entre ellas, cumplan con el valor de la fiduciariedad en el sentido de hacer todo lo necesario para mantener el poder de compra de la moneda que aceptamos por FIAT como pasivo del Estado y un activo del ciudadano libre.

La historia nos dice que ese compromiso legal, pierde toda valor en momentos en los cuales el Gobierno, que llego allí por votos o plomo, decide por razones politicas, entre ellas  de interés de grupos y corporaciones diversas que administran el poder público, correr un regimen de dinero laxo, fallando al a la ley de mantener el “poder de compra de la bolivar” y que implica el soporte de la fiduciariedad -el valor del poder de compra del dinero emitido por el Estado bajo la ley del banco central y además tenemos que calarnos una ley que nos obligue a usar un dinero de curso legal,  sobre una base falsa, porque si fuese mío en teoría lo es, entonces yo debería tener el derecho de utilizar el dinero que me permita el mejor vivir, al fin y al cabo es mío, el dinero es un pasivo del Estado.

Volviendo al Petro y a las reservas petroleras, es crucial comprender que la afirmación del Gobierno sobre las reservas petroleras,  las cuales ejercerían un respaldo efectivo -similar a las transacciones del oro y plata en tiempos del patrón oro- no es cierta, es falsa, dado que las reservas petroleras no poseen valor intrínseco, en el subsuelo, su precio es cero.

En torno a este aspecto cardinal, encontramos una de las más brillantes discusiones que sobre el dinero emprendió F Hayek la cual recogió en un conocido libro, “Desnacionalización de Dinero” y ello apunta a que solo las monedas privadas podían comportarse como fiduciarias realmente y no una fiduciariedad prestada por una institución en poder de grupos de interés, así, de cualquier gobierno que genere una crisis fiscal por endeudamiento e incremento del gasto público y caída de ingresos fiscales, decida monetizar su déficit fiscal reduciría el valor fiduciario de un dinero -Fiat- y que el mismo gobierno depreda su valor y poder de compra.

Al final lo que se tendría es inflación, hiperinflación, -léase más claro como impuesto (hiper)inflacionarios y de la paridad de poder de compra del bolivar, el cual hoy se expresa con el infinito como común denominador. Finalmente, y volviendo a Hayek, es importante acotar que su argumento expuesto en  su libro es el que hoy se aplica a las monedas encriptadas; nótese que la subsidiariedad de las monedas encriptadas existe por ser monedas privadas, las monedas digitalizadas en poder público, en manos del gobierno, no aplican para ser criptomonedas, son simples monedas paralelas digitalizadas.

Pero pueden ser fiduciarias en la medida que sean componente de una ley que obliga a sus administradores, el BCV,  a mantener su poder de compra, a cambio de castigo penal por faltar a ese requisito como existe como ley y penaliza a los directorios de los Bancos  Centrales en algunos países, el caso más conocido el de New Zealand, el más eficiente de todas ellas. En el caso de criptomonedas, son desde luego, dinero fiduciario, pero cuya impresión esta signada por un mercado y no el caso de las monades emitidas por gobiernos, Ello nos abre una interrogante en torno al comportamiento del mercado con ambos tipos de monedas, ambas fiduciarias.

Valor intrínseco: ¡petroleo en reservas bajo propiedad del Estado, fuera del balance de empresa privada, tiene precio cero y ningun valor intrínseco!

En ese aparte nos economtramos con el tercer concepto clave de nuestra discusión sobre precio, valor intrínseco, dinero, el de las reservas petroleras, las cuales según el Gobierno son ellas, las reservas petroleras, las que respaldan el valor del Petro. En realidad, el debate académico económico sobre las criptomonedas, (diferente al PETRO que no lo es) es como se genera y comporta en el mercado su “valor intrínseco

De acuerdo con la teoría económica y su definición de  precio como un carácter subjetivo de cada individuo, su percepción de valor y desde luego el precio  que opera entre oferta y demanda -preferiblemente en condiciones de mercado libre tanto via oferta como como demanda;  es decir, expresado como precio que refleja un valor, que es lo puede ser diferente en cada individuo, diferente  a un valor objetivo del objeto, de una cosa, porque el precio es la percepción del individuo y es junto al mercado las dos instituciones requeridas para que opere la libertad económica. Asi tenemos el setting para discutir precio y valor de las reservas petroleras.

Lo interesante del concepto económico de valor intrínseco y el precio-  reposa en su condición de un activo que compone un Estado Financiero, un balance, con lo cual ya dispone de lo necesario para colateralizar o titularizar en pasivos -papeles comerciales- cuyos proventos serían destinados al capitalizar la producción de esos crudos denominados reservas. Por cierto, este es el sistema de financiamiento de los shale oil shale cuyo modelo de negocio se simplifica considerablemente reduciendo costos de transacción y el uso de un capital de menor costo -léase tasa de interés-  es decir, se transa en ambas direcciones del mercado, y dibuja perfectamente el precio de cero dólares de un barril de petroleo que no se comporta como un activo, y estando como reserva petrolera, por la sencilla razón que reposa como reserva en propiedad del Estado.

Los amigos y viudos del PetroEstado, prefieren este mecanismo, no desean al Estado fuera del negocio petrolero, lo que refleja una clara posición de rent-seeker y depredador financiero. Prefieren una microestructura de negocio en poder del Estado -servida por el inversionista extranjero, pero sin derechos de propiedad-  de impedir la privatización y así contar con el Estado como financista mayor y mejor cleinte rentista. Así amigo lector cuando Ud. oye o observa el discurso de un asesor y de la clase política para evitar el pase del capital privado, Ud. se encuentra en un rentista que de esa manera prefiere que el Estado financie y la captura de la eventual renta que comparte con los políticos quienes hicieron imposible la privatización del petroleo, la pose es de depredación.

El Petro “respaldado” por reservas de petroleo: falso; El Petro no posee valor intrínseco, es dinero paralelo digitalizado y tampoco sin valor fiduciario, mucho menos un metal ni oro ni petróleo

Bajo este razonamiento subjetivo, por ejemplo, la discusión sigue abierta acerca del valor intrínseco de, las reservas de petroleras -for la similitud que guarda con el Petro- en contabilidad de propiedad del Estado. En los términos de teoría económica llamamos “fiduciaria” el valor intrínseco, en el caso de la “moneda de curso legal” recomiendo para otros detalles correlacionados nuestro ensayo sobre el PETRO, donde discuto su supuesta criptomoneda bajo un supuesto soporte en reservas de “oro negro” -petroleo- en base a conocida discusión que llevo a cabo Hayek en Londres y Chicago sobre la necesidad de desnacionalizar la moneda, porque no hay tal moneda de curso legal cuando son todas -excepto los metales con valor)- son fiduciarias, como las criptomonedas -recuerde que el PETRO que no es criptomoneda, es solo moneda en paralelo digitalizada. Lo importante que pone Hayek en la mesa es que, en una sociedad libre, no hay moneda de curso legal y nadie me puede obligar a pagar con una moneda que no es la que yo quiero utilizar para pagar. Petro y reservas ni respaldo efectivo ni respaldo fiduciario

Volviendo al Petro y a las reservas petrolera es crucial comprender que la afirmación del Gobierno que las reservas petroleras ejercerían un respaldo efectivo -similar a las transacciones del oro y plata en tiempos del patrón oro- no es posible y es falsa dado que las reservas petroleras no poseen valor intrínseco, su precio es cero hasta el momento se ser procesadas y producidas y convertida en un commodity donde su precio es similar al precio del oro tanto en los tiempos del patrón oro como el actual. Esas fueron las razones por las cuales el Petro no genera transacciones ni siquiera como circulando como dinero paralelo al bolivar bajo el criterio de fiduciariedad.

Recordemos que el gobierno otorgó a Rosfnnet el 10% de Ayacucho (FPO) para tratar de generar el contravalor petrolero del Petro, sin embargo, eso nunca prospero dado que Rosfnnet decidió no entrar en esa asociación con PDVSA y Chevron y así el Petro quedaba sin el respaldo en petroleo. El Petro es en realidad un instrumento de finanzas públicas, un pasivo fiscal, deuda pública.

Distorsiones y descapitalización: un largo plazo pleno de restricciones financieros y fiscales

Esta discusión tienen un fuerte impacto en la peregrina tesis y piratería conceptual de quienes afirman que las reservas petroleras pueden ser monetizadas por el gobierno bajo una decisión política, fiscal, lo cual no es cierto; las reservas petroleras en poder del Estado tienen valor intrínseco cero, excepción hecha del volumen de recurso monetizado en un balance que lo define como un activo, conversión que solo será posible si el Estado, dueño de esas reservas petroleras, transa -venta simple- sus derechos de propiedad al inversionista que adquiere el recurso o reservas, para convertirlos en activos. Como resultado de esas transacciones son incorporados en el balance de la empresa, y desde alli constituyan el respaldo de los títulos y colaterales que el inversionista en función de sus inversiones y produccion, planea o firmo con el Estado, en ese caso particular.

Una solución alternativa sería los futuros petroleros los cuales podrían llenar ese vacío. Los futuros petroleros, papeles comerciales, de  30, 60, 90 dias fueron creados a imagen de los futuros en los mercados de materias primas y alimentos, son el mejor respaldo que puede ofrecer un barril de recurso o reservas en poder del Estado. De todos modos, los Estados tienen otros mecanismos financieros como la deuda soberana emitida en valuta internacional, la cual se puede emitir siempre y cuando el mercado de capitales los compre;  desafortunadamente Venezuela cayo en default condicion que por regular expulsa a un pais de los mercados de capitales por excesivo riesgo (ver gráfico)

Las “reservas” y los balances de las empresas petroleras privadas

En general, las empresas petroleras privadas mantienen un importante volumen de reservas petroleras en sus balances, ya monetizadas en su debido momento en función de las obligaciones en su flujo de caja. Este fenómeno no ha sido de facil comprensión por vastos sectores de opinión en el mercado petrolero nacional, hay un vasto de conocimiento funcional de las economías y finanzas alrededor de los recursos energéticos. En esas condiciones el contrato explica y expresa la propiedad sobre el contenido de recurso en el  yacimiento y este convertido en activo en el balance del proyecto en ejercicio, podría ser colateralizado y titularizado en el mercado bajo la forma de papeles comerciales.

En su forma de propiedad estatal el recurso y/o reserva petrolera generan serias consecuencias financieras y económicas; sin embargo, los incentivos fiscales del PetroEstado inhibe una administración racional en cuanto al flujo de caja pervertido por los mecanismos distributivos de captura de renta les impide un manejo racional del negocio, maximizar el ingreso fiscal, la función objetivo del negocio en propiedad del Estado es perturbada por ese objetivo política fiscal de mayor renta pero menor oferta, un proceso de maximización de la renta recortando la produccion. La contracción de la oferta, produccion, provocaría el alza de precios y con ello, un mayor ingreso fiscal, a costas de una caída en el la economia no petrolera afectando, en el largo plazo, a la propia industria petrolera.

Recordemos que el ingreso fiscal del PetroEstado crece como consecuencia de recortes en la produccion – en el corto plazo-  lo que provoca una caída del producto bruto de la industria. En mi ensayo Economia política del Petroleo, logro demostrar ese fundamento económico en el caso Venezuela y los efectos perversos que en el largo plazo afectan el futuro de esta. SI el corto plazo los ingresos fiscales suben, en el largo plazo, ocurre lo contrario, los gobiernos se ven obligados a aumentar la produccion o de lo contrario esta cae con mayor velocidad afectando la racionalidad de la propia industria. En ese ensayo demuestro como ese curioso fenómeno impacta negativamente la competitividad y el performance de las respectivas industrias y en el largo plazo, los problemas fiscales crecerán con la ciada natural del ingreso petrolero en el largo plazo.

Es una verdadera calamidad que los encargados de la produccion, exploración, transporte, comercialización del petroleo no comprenda los fundamental de los Economics de la industria petroleo tiene serias restricciones financieras e institucionales, particularmente por sus relaciones dentro de la OPEP que implican obligaciones en relación con los volúmenes de produccion, dado que las economías del petroleo se restringen para permitir crecer la renta fiscal petrolera y no el producto interno petrolero generado por un continuo incremento en la produccion, y porque deben estar en produccion.

Ese comportamiento político en la administración de la industria reduce el largo plazo de la inversión, y así mantener los recortes de produccion, las finanzas públicas se sienten en el largo plazo impactan negativamente el resto de la economia no petrolera. En condiciones distintas, aquellos países con costos de produccion por debajo del promedio, podrían entrar en el mercado de papeles de futuro y colocar el petroleo en el mercado, lo cual les permitiría atender la demanda en función de su tamaño.

Precio y valor intrínseco….un intermezzo

El debate al respecto es viejo y se inscribe más allá del mundo clásico liberal y muchos siglos antes, perdido por siglos y la realidad económica nos dice que lo que aceptamos como precio   es en realidad una determinada percepción -individual- con determinado valor y también precio y que es diferente a lo que otros aprecian como precio y valor. Por ejemplo, un buen café en la barra de una cafetería, podemos apreciar en un café, tantas percepciones del valor y/o precio de un café en una barra  como individuos se encuentran en la barra. Quien trabaja del otro lado del mostrador podrá ofrecer ese café al mismo precio a todos, es su derecho, pero no tiene que ser el mismo, será la competencia y la soberanía del consumidor que con su comportamiento logra un precio que sea el que él pueda pagar, quizás beneficiando a aquellos que con mayor poder de compra le perciban al café mayor valor intrínseco.

La satisfacción de esa percepción ocurre en el momento en que quienes odian el café satisface otros gustos y otros bolsillos y el cual podría variar desde el momento en el cual el gusto pueda diferir de los otros, sin embargo queda satisfecho si su percepción de ese precio, satisface su restriccion presupuestaria (bolsillo) llegando inclusive al momento de decidir que paga 2 dolares por ese café porque el placer que obtendría tomarlo sobrepasa los  dos dolares que estan escritos en la pizarra de precios, y sin embargo paga solo dos dolares. Esta percepción es lo que distingue a humanos de animales.

Quizás sea más grafico una propina, un precio que pagamos -por fuera- del proceso de servicio y produccion, pero que representa que mi valor intrínseco que ese servicio me extendió, mejor en una percepción de la cosa que adquirir bajo el mismo modo del ejemplo del café. El razonamiento es estándar en economia austriaca y supera el de la ingeniería social de Keynes que define la percepción ex – post como objeto y no sujeto. Por eso el socialismo nazi, el fascismo, y el comunismo son tan cercanos, como una sola familia, donde el hombre es sujeto del Estado y los intereses de los grupos que controlan el Estado y su poder coercitivo.

El Petro, las reservas petroleras en poder del Estado: ambos con precio cero,

Si descubrimos que entre el Petro, según el gobierno, criptomoneda -digitalizada- y el rol de las reservas petroleras como respaldo -del Petro- que le permitiera ser transado de la misma manera como el intercambio en metal característico del patrón oro (y plata), no hay conexión ninguna porque lo que el Gobierno refería a las reservas petroleras como respaldo eran simple concesiones o acuerdos mixtos entre PDVSA y otras socios extranjeros, esquemas económicos y financieros donde la propiedad sigue siendo del Estado.

Esa es la razón por la cual los socios de PDVSA no podían colateralizar y/o titularizar papeles comerciales para revertirlos en la propia produccion de ese proyecto, lo que lo obligaba a financiarse fuera de sus propias finanzas, del propio proyecto en curso. Desafortunadamente la opinión pública no ha podido comprender ese fenómeno de ill defined property trights en los ventures o empresas mixtas entre PDVSA y sus asociados.

Consenso para no privatizar:  la clase política, viudos del PetroEstado y grupos de interés

La opinión pública, esencialmente la petrolera, la política, y hasta grupos de interés mercantiles prefieren que el Estado siga manteniendo la propiedad del petroleo  y ellos como listos rent-seekers y conservadores del PetroEstado, evitaban correr el riesgo del emprendedor y enfrentar al mercado responsablemente. Ese esquema institucional, económico-financiero es el cual  todos los grupos de trabajo que existen en Venezuela han aprobado se mantengan y han reforzado las resistencias de los diputados en la AN para evitar la privatización, fenómeno que tiene más dolientes que partidarios.

Esos grupos de interés comprendieron que sus posiciones acerca de fallido proceso de monetización de las reservas del petroleo prefieren que el Estado mantenga su posición propietaria del petroleo en todas sus presentaciones. Nada que no pudiéramos comprender, pero la coalicion de intereses en favor de sostener el Petroestado, nos dice sin rodeos que  la figura del PetroEstado es atractiva para ellos, nada que no se sepa, la mayoría he estado por años trabajando en esas empresas estatales, El cálculo del consenso  es sostener el PetroEstado un aparato de poder económico, y político, y evitar la privatización, el combo opuesto a la privatización, enterrara los huesos de lo que deje el colapso petrolero.

Las preferencias de los rent-seekers del petroleo en propiedad del Estado

Las preferencias por un petroleo en poder estatal es parte del problema que hoy sufre la industria petrolera venezolana, sus grandes enemigos desde adentro junto con los politicos desde afuera junto con los grupos de interés mercantil que prefieren un esquema donde el petróleo se mantenga en poder del Estado, lo que hará que el Estado pague las facturas en toda instancia. En ese sentido unas palabras mas simples el petroelo es al Petro lo que el precio del petroleo es a las reservas petroleras.

Unos párrafos arriba explico con detalle porque esa propuesta es mas piratería conceptual que otra cosa.  La formacion del Gobierno que las reservas respalda al Petro, rompe los límites del Estado Soberano,   sin necesidad de transarlas previamente en el mercado, digamos que un soporte nominal, no real, las reservas simplemnte no pueden ser monetizadas realmente cuando dejaran de ser reservas y se convirtieron en commodity transable en el mercado por cualquier patrón monetario, oro, plata, por ejemplo, En otras palabras, las reservas tienen precio cero y no disponen de valor intrínseco, como tal no podrán soportar dinero fiduciario, no poseer valor intrínseco.

Reservas petroleras y Petro: sin valor intrínseco

Por cierto, que el concepto de valor intrínseco en las reservas petroleras es similar al que discutimos sobre el Petro, como ‘criptomoneda’ con valor fiduciario[1], no posee ni lo uno ni lo otro. Veamos los detalles de este curioso propuesta monetaria -valuta- por parte del gobierno y la propuesta de asesores petroleros que piden monetizar las reservas petroleras, ignorando que las reservas petroleras tienen precio cero y valor intrínseco ninguno, por dos razones fundamentales.

La primera, esas reservas son propiedad del Estado y sus derechos difusos no le da un engendro de poder para convertir como Midas todo en oro, los gobiernos por lo general convierten las cosas en kaka. El gobierno tiene otras prerrogativas en términos de valor, emite deuda soberana,  documentos de valor fiduciario firmado y con costos en intereses, a emitir en el mercado sujeto ala confianza que en esos gobiernos tienen los compradores -léase inversionistas- para aceptar la deuda documentada como deuda soberana, si bien puede dejar de pagar dado el riesgo soberano, no podrá detener acciones de embargo y cobro de deudas en instituciones para esos casos en el mundo[2].

En otras palabras, el gobierno no emitirá dinero contante y sonante, pero si podrá emitir documentos de deuda para ser colocado en el mercado internacional de capitales, acoto, deuda es un pasivo, (bonos) pero jamás  dinero -oro, plata etc.- contante y sonante y, en consecuencia, no podrá emitir un activo; ergo las reservas petroleras no son un activo. Prueba, por decadas el Gobierno propietario del petroleo ha estado vendiendo petroleo, y recogiendo en dolares el petroleo colocado en el mercado internacional, para asentarlo en el BCV en dolares y/o oro monetario adquirido en los mercados.

¿Qué es entocnes valor intrínseco?  

Cuál es el precio entonces, “ficticio” o “intrínseco”, y su precio sube, y sube simplemente porque hay fuerte demanda, más nada que eso, y el precio sube por decisión individual nadie lo impone, la suma de todas esas decisiones individuales es la nos dice por ejemplo que el socialismo destrozo a Venezuela, no Chavez ni Maduro, para ser correctos.

La moraleja es conocida…entonces hay que ver si podemos producir para el mercado interno…..pero allí tenemos otro problema…o solución, ….si los precios bautizan esa relación económica, entones no habrá más colas en la Fajardo de punta a  punta.

El Petro y las reservas petroleras: ‘same’ shit sin valor intrínseco ni contante ni sonante

El caso del Petro es  útil para explicar el error de quienes creen que las reservas en propiedad del Estado podrían ser monetizadas por el Estado bajo el supuesto que el Estado como socio de empresas extranjeras en la industria petrolera, bajo el marco jurídico de las legislaciones del Gobierno actual, puede extender su horizonte financiero. Quienes defienden esa falacia, buscan a  todo evento evitar que el PetroEstado colapsare totalmente dejando abierta la puerta a inversionistas quienes bajo ningún contexto seria nuevamente socios del Estado venezolano, después de la vieja historia de la nacionalización y del cambio constitucional con la Constitución de 1999, el Estado se arrendaba para sí y por siempre la propiedad de las reservas petroleros y lo más grave podría ser inversionista.

El reparto post-colapso petrolero:  por grupos de intereses opuestos a la privatización

No deja de ser sorprendente que los grupos de interés que se mueven alrededor de los poderes públicos, particularmente, en la AN encargados de escribir las reglas y crear un marco jurídico que permitan la apertura plena del mercado petrolero venezolano de manera que se pueda crear un entorno institucional adecuado para eliminar tanto las restricciones institucionales, económicas y politicas sobre las cuales se crearon condiciones depredadoras bajo la acción coercitiva del  Petroestado hasta alcanzar el grado de colapso y bancarrota de la industria petrolera.

El único horizonte posible es la apertura de los mercados y la creación de instituciones para que permitan crear un ambiente económico de crecimiento, bajo el supuesto que la infraestructura petrolera nacional pueda rehabilitarse, ceteris paribus, es decir, reacomodarse a las nuevas condiciones del mercado petrolero nacional. Desafortunadamente, los parlamentarios y sus grupos de interés rentistas -pescadores en aguas torbellinos- para acelerar un reparto de los mal llamados activos petroleros. La batalla política rentista para adecuar la infraestructura institucional, reglas y marco jurídico, no supera el actual entorno de un PetroEstado bajo quiebra, abarca asesores petroleros, económicos y políticos, ensamblados en grupos de interés que buscan mantener el actual marco jurídico alrededor del petroleo.

Raspado de olla; políticos, mercaderes y viudos del PetroEstado: nacionalismo petrolero

Esas estructuras de poder político y económico buscan, capturar los “activos” petroleros manteniendo la propiedad de esos activos en poder de PDVSA y otras microestructuras económicas y repartir la eventual renta generada sin tener que enfrentar su actividad económica como inversionistas de la industria -y por ello se oponen a la privatización- unos actuando como asesores políticos económicos y petroleros, en búsqueda de lo que denomino el Botín residual en lo cual ha sido convertido el negocio petrolero en Venezuela, reforzando el actual marco institucional que les permita producir y generar ingresos compartiendo con el Estado las perdidas.

Lo que hemos estado leyendo de la legislación sobre materia petrolera en curso es simplemente un maquillaje del PetroEstado, un reciclaje rentista, bajo y un marco institucional y jurídico bajo una legislación que permita crear un régimen político y económico alrededor del petróleo, típico de sociedades patrimonialistas; un régimen neo patrimonialista, y del cual podemos señalar al caso de Nigeria. En Venezuela, ese régimen político y económico, en un reciclaje de los mecanismos de captura de renta petrolera, en manos de entes políticos, léase partidos, asociaciones de rentistas dispuestos al raspado de olla, prototipos de inversionistas que no desean la propiedad del activo, pero si convertirse en grupos extractores alrededor de una industria petrolera que operaria con una infraestructura que sea capaz de producir algo de petróleo y procesarlo para obtener concesiones en la distribución de combustibles, en lo que dibujan como un lucrativo negocio -en el margen.

Buitres del petróleo bajo colapso y sus asociados en el Gobierno

Por esas razones esos grupos de buitres recreando el PetroEstado que asegure alguna inversión, muy necesaria para el relanzamiento de las estructuras políticas, no desean privatizar sino dejar en poder del Estado, y así capturar aquellos clústeres de la industria, rehabilitados, y poder así compartir la potencial renta que puedan generar esos clústeres de industria que pueda ser rehabilitada. La propuesta en curso es mantener el nacionalismo petrolero del actual entorno institucional y económico que ha colapsado la industria petrolera nacional, agrupados con políticos serviles en la AN, así como otros grupos de interés, operando bajo el incentivo de un aparente reparto de activos, rechazando mantener sobre estos algún grado de propiedad, el Estado pondría esos activos, los reales de la reestructuración de la deuda, cierta asistencia financiera de los multilaterales, una hilera de empresas de servicios que eventualmente se encargarían de rehabilitar algunos clústeres de la industria petrolera rehabilitados para ventures rentistas.

El rentismo no cede, décadas de sabroso rentismo trae mucha nostalgia

En esa estrategia rentista aún se cree que la rehabilitación de la industria petrolera se haría bajo esa presión neo-rentista, constituidos sobre un bypass de las actuales condiciones de la infraestructura industrial de la industria petrolera nacional caracterizada por el colapso económico que ha provocado una severa contracción financiera dado que la capacidad financiera del Estado venezolano es ninguna, se Encuentra bajo default y estará fuera del mercado de capitales por un largo periodo, ya lleva cerca de diez años, y el cual parece extenderse considerablemente; razones muy sencillas indican que el gobierno no le queda otro destino en salirse de la industria petrolera, crear incentivos fiscales y crear un definido rule of law que eleve la confianza y credibilidad en un país, hoy confinado en los extremos de un Estado Fallido.

Comparar lo de las reservas petroleras, las cuales no podrán colateralizar o titularizar en obligaciones al mercado, fondeándola con reservas petroleras. Esta es una falacia que se ha estado utilizando entre la AN y la Comisión de Energía y Minas para sostener la presencia del PetroEstado como garantía, una fantasía porque si las razones se mantienen en presencia del argumento que las reservas puedan ser monetizadas, en realidad, sería equivalente a la emisión de deudas en bonos soberanos y no en papeles de deuda soportados por un petróleo que no existe en ningún balance al que la autoridad de mercado de capitales – de riesgo- pueda autorizar que como no es activo mal puede ser soporte financiero para monetizar reservas internacionales. Escribe aquí el texto que deseas corregir o haz un «copiar» / «pegar» del programa con el que estés trabajando.

 

 

 

 

 

 


[1]valor FIAT en un gobierno bajo confianza, la ley del BCV, véase la hiperinflación y piense si UD tiene un gobierno desde 2076 en el cual tenga confianza que el dinero que esos gobiernos imprimieron e imprimen, o digitalizan son realmente confiables, para darles crédito por confianza y credibilidad, faltando a lo que le pide la ley del BCV en relación con el poder de compra (via FIAT) del bolivar

[2] Recordemos en por momento que los bancos europeos decidieron no prestarle dinero al Gobierno, porque Guzman se quedaba con esos reales, y por esa razón los bancos optaron por prestarle al Gobierno, pero gajo la fianza de Guzman Blanco.

 

La economía y la teoría económica: derechos de propiedad, crecimiento y desarrollo económico…para dummies

La propiedad privada y los derechos de propiedad: El Estado en posición de confiscador, una larga historia del Estado venezolano desde hace doscientos años

Introducción

Dejemos claro desde un principio, cuando nos referimos al concepto derechos de propiedad, por defecto, estamos hablando de la propiedad privada, solo el individuo actuando como tal tiene propiedad plena para usar, usufructuar, disponer y excluir. Un concepto similar pero inexistente, solo bajo la fuerza coercitiva, se utiliza para definir como propiedad en poder del Estado, como propiedad estatal y en ocasiones propiedad pública. En los hechos y en el derecho, no necesariamente presentado como tal, nos referimos a la tragedia de los comunes, de aquellos llamados bienes comunes que se encuentran bajo custodia del Estado, propiedad de nadie, pero generalmente explotados por el Estado y obtener cierta renta que transfiere al Tesoro de la Republica o del monarca.

La diferencia entre ambos conceptos es sencilla, solo la propiedad privada tiene derechos de propiedad que definir y como proteger como derechos naturales y económicos del individuo, los derechos de la “propiedad estatal” son difusos, pertenecen a todos, y son bienes comunes entregados, expropiados, confiscados por el Estado en el uso de fuerza y poder coercitivo que la da el monopolio sobre las armas de la Republica en casos generales o actuando políticamente bajo el poder fallido de un confiscado Estado de Derecho invalidado. Con esta conceptual aclaratoria continuamos con nuestra discusión sobre el impacto de la propiedad y sus derechos sobre el crecimiento y el bienestar del individuo.

1.  El valor agregado de los derechos de propiedad

Derechos de propiedad claramente definidos representan una fuente de  una mejor y performance económica. De allí la importancia para la economía y el necesario reforzamiento constitucional de estos derechos como garantías económicas fundamentales, para el progreso económico. Los profesores Ronald Coase (Nueva Economía Institucional), James Buchanan (1987, Selección Publica) y Douglas North, 1994 Historia, economía e instituciones), premios Nobel de Economía explicaron oportunamente los aspectos filosóficos, políticos y económicos fundamentales que definen el rol de los derechos de propiedad a la luz de los beneficios económicos que los individuos esperan.

En ese  sentido decía el Profesor D North,  que “…..los derechos de propiedad constituyen un requisito fundamental para el crecimiento económico, por lo que los gobiernos deben asegurar el ejercicio de estos derechos con el mínimo  costo de transacción, de manera de que los ciudadanos libres puedan incrementar su bienestar y riqueza, …….estos derechos deben ser garantizados en niveles de amplia desagregación, dado que la racionalidad económica y la naturaleza empresarial de los individuos  les impone un comportamiento de maximización de su propia riqueza en el marco de su propio estado – nación “(North D. 1981).

Claridad en torno a los derechos de propiedad constituye una característica que imprime valor  agregado a la propiedad, dado que permite  a los “propietarios actuales” y  a los “potenciales”, mayores beneficios en el tiempo. Por ejemplo, permite  mayor acceso a los mercados de capitales –titularización de activos- por el uso de colaterales de esa propiedad.

Este ultimo aspecto tiene que ver con la necesidad de privatizar las tierras en manos del Estado – IAN, municipios, estados, etc. – a los agricultores y productores del campo asociados en cooperativas o cualquier otra forma de propiedad en el campo, otorgándole los respectivos títulos de propiedad a los beneficiarios de las dotaciones de tierra,  y eliminar así las restricciones al desarrollo económico que se establecieron en la Reforma Agraria de 1961, cuando se restringió la propiedad,  y donde sin lugar a dudas,  se encuentra una buena dosis de limitaciones al desarrollo que ha tenido el agro Venezolano.

2. Los derechos de propiedad y la economía de la justicia

La claridad en torno a los derechos de propiedad es un aspecto central para la privatización, de la creación de un sistema judicial eficiente y transparente, de reglas estables, de precios estables, de bajos impuestos, y eliminación de las barreras al intercambio. El derecho de propiedad y el de contratar  constituyen  los cimientos para el funcionamiento de una sociedad de mercado lo cual en definitiva determinan y definen las reglas del juego creíbles y con apego a la ley en una economía que desea con éxito transitar hacia estadios de una economía especializada.

La vasta experiencia internacional demuestra que una economía exitosa requiere reglas de funcionamiento que disminuyan los costos de transacción; es decir, que permita la libre transferencia e intercambio de la propiedad en el espacio y en el tiempo. Para que esto ocurra, es necesario achicar el determinante fundamental de esos costos  –  la intervención del Estado y los gobiernos- de manera que no interfiera arbitrariamente en el funcionamiento de la economía, para ello es importante la definición de normas con rango con institucional, de manera que la acción de los gobiernos con relación a la economía sea creíble.

3. Los derechos de propiedad, la macroeconomía y la microeconomía

Cuando las normas no son creíbles, el juego macroeconómico carece de credibilidad, las incertidumbres resultantes en torno a estabilidad macroeconómica cultivan desequilibrios fiscales, con los cuales los gobiernos abren la brecha para crear y subir los  impuestos, mas deuda y más inflación, elevando en ese sentido los costos de transacción – de los contratos- de lo que los individuos transan  – la propiedad privada, afectando su nivel de riqueza. Ante este incremento de costos de transacción que disminuye el valor de la propiedad, los individuos responden de mucha s maneras; prestándole a corto plazo y a elevadas tasas de interés, o saliéndose de la economía formal para eludir el pago de impuestos, todo lo cual de paso trae distorsiones fiscales de peso.

A nivel microecónomico, la falta de reglas y normas creíbles respecto de los derechos de contratar y del derecho de la propiedad privada, o de excesivas regulaciones estatales y gubernamentales por interferencia  e exceso en la intervención, todos los cuales hacen  crecen los costos de transacción  -de intercambio de la propiedad privada –   y las empresas  pierden las ganancias obtenidas por la especialización haciéndose menos competitivas y perdiendo las ventajas comparativas que definen su presencia en el mercado.

4. El teorema de Coase y los derechos de propiedad

El teorema de Coase provee de un argumento consistente acerca de los derechos de propiedad. El teorema afirma que con tal de que los costos de las transacciones sean despreciables, se emplearán recursos cada vez mas revalorizados, sin importar  de quienes sean esos recursos o a quienes estén esos recursos inicialmente asignados. La negociación entre potenciales usuarios de esos recursos  provocará que el propietario inicial internalice cualquier externalidad que el uso de esos recursos pudiera causar. Coase coloca la atención en la transferibilidad de los derechos de propiedad. Limitaciones a las posibilidades de transferir  esos derechos es una potencial fuente considerable de ineficiencias, por lo que cuando los costos de transacción son sustancialmente elevados, los jueces (el Estado) –en litigio- asignarían los derechos de propiedad simulando un hipotético acuerdo tras un proceso de negociación entre los propietarios de los recursos, habiendo sido posible el proceso de negociación.

De allí se desprende que las limitaciones que puedan generarse en torno a los derechos de propiedad  pueden provenir de la acción de quien funge de árbitro. Así la primera limitación la constituye la definición de esos derechos que haga el Estado y que por ello pueda constituirse en parte de esas ineficiencias  que como externalidades genere la intervención del gobierno (Estado). ¿Cuáles serían entonces esos costos de transacción?

Hasta acá hemos dado énfasis a una concepción instrumental de derechos de propiedad. Así se definen  los derechos de propiedad  como el derecho de excluir, de manera que los propietarios de esos derechos  utilizaran que los dueños de esos derechos usarán esos derechos de manera eficiente, incluyendo allí la venta –transferencia- de esos derechos cuando ellos sientan que la propiedad objeto de esos derechos haya sido favorablemente valorado –agregado valor –  con relación a usos alternativos de esos derechos. Se incluyen como propiedad la propiedad real; a saber, tierra, activos reales, propiedad intelectual, “derechos” y títulos de derechos.

5.     La economía de los derechos de propiedad

Por que la economía y no l a ingeniería y las ciencias naturales?

Los derechos de propiedad pueden ser definidos como un poder establecido y refrendado por la ley que excluye a otros del uso de un activo, sin la necesidad de contratar con ellos, de manera que, si se tiene el derecho de propiedad sobre ese activo, los derechos de uso, de posesión y disposición están concentrados en un solo individuo. De manera que cualquiera de esos otros individuos que quiera cualquiera de esos componentes de su propiedad tendrá que ejercer una negociación voluntaria con el titular para obtenerla. Así, en economía, los derechos de propiedad – técnicamente- se ejercen en términos utilitarios, conectando el establecimiento de la propiedad privada –derechos de propiedad- y las prescripciones acerca de cómo definir tales derechos, con un incremento en la riqueza y en el bienestar de los individuos.

En este sentido, y por razones de políticas públicas, la economía también alerta a los  gobiernos – políticas publicas –  acerca de los acuerdos de costo/beneficio que envuelve la definición y especificación de los derechos de propiedad. Cuanto peso se debe colocar a cada lado de esos acuerdos, depende de la cuantificación de los costos y/o beneficios a ambos lados y en las prioridades en términos de políticas publicas que tenga el que toma las decisiones – gobiernos. Los derechos de propiedad, definidos uso, goce y disponibilidad (derecho de contratar) y exclusión implican el disfrute de beneficios  de  dos maneras. En  primer lugar, ejerciendo una función de asignación de recursos y en segundo lugar estimulando la producción.

La función de asignación, para los derechos de propiedad, se ejerce para facilitar el orden social. Por ejemplo, si fuese posible  para un numero ilimitado de individuos utilizar el mismo activo o  bien de manera simultáneamente, y si quisiesen solo un concepto fundamental de propiedad, la asignación de los activos a sus propietarios seria incompleta, compleja y provocaría elevados costos de transacción.

¿Cuáles serían las consecuencias de la supresión de algunos de los componentes de los derechos de propiedad? Algunas alternativas emergen.  

Una de ellas es que, los individuos estarían constantemente luchando para aferrarse a sus posesiones como en un estado de naturaleza Hobbesiana, en un proceso de gastos y asignación  de recursos con elevados costos de transacción por hacer valer por vía privada los derechos de propiedad (candado, llaves y armas, seguridad personal, todo lo cual conduce a la generación de externalidades negativas inducidas por los altos costos de transacción).

La otra alternativa consiste en mantener esos activos en propiedad común, o en manos del Estado bajo el supuesto de bien común, como tradicionalmente se ejerció en las sociedades bajo regímenes socialistas. Manteniendo propiedad personal y privada en propiedad común  -estatal o autogestionaria- provoca  elevados costos por administración colectiva y  por uso de tales activos y por la imposibilidad de ejercer los derechos de disposición de esos bienes, lo cual dejaría un régimen económico  ineficiente y no competitivo dado que los individuos solo dispondrían del uso y el goce en el mejor de los casos. Acotemos que el Proyecto de Constitución del Presidente Chávez deja estos dos componentes con rango constitucional, pero sujetos a un supuesto interés social no definido.

Este problema podría ser de menor gravedad en el caso de tierras comunes –en manos del Estado- lo cual, sin embargo, no impide que existan algunas dificultades. La tierra tiende a ser mal utilizada  erosionando su valor dado que ningún individuo tendría el incentivo para preservar su valor, porque esos costos –por no cuidar su valor- se “reparten” entre todos sus copropietarios, en comparación con el beneficio inmediato beneficio obtenido pese a la mal utilización”.

Otra característica de los derechos de propiedad sobre algún bien o activo y que constituyen una ventaja comparativa frente al uso limitado de los derechos de propiedad, tal  como lo observamos en las sociedades ex socialistas, es que todas las cualidades de la propiedad y sus derechos, a saber, uso, posesión y disposición, se concentran en un solo dueño. Esto evita los elevados costos de transacción que ocurren  al dividir – separar – esas categorías de los derechos de propiedad entere diferentes copropietarios, o gestores autogestionarios; es decir, costos de transacción por la venta del bien, para el que esta titulada para vender, quien esta en absoluta posesión y los costos de transacción para el potencial comprador.

Los derechos de propiedad  representan intrínsecamente una función económica, como fue mencionado arriba, ya que tienden a asegurar que los activos sean poseídos por aquellos que los valoran mas, donde el valor  es medido por el monto en términos monetarios que un individuo desea dar por ese activo; es decir, ocurre un  proceso de maximización de la riqueza, en ambos lados de la transacción, regido por un proceso de minimización de costos, incluidos los costos de transacción. Los menores costos de transacción que suceden cuando se asignan activos a sus plenos propietarios – plenos derechos de propiedad – se facilitan las oportunidades para el intercambio, dado que para que un intercambio  – asumiendo cero costos de información –  ocurra es necesario que ambos lados vean un incremento de su bienestar y riqueza.

Muchos de los bienes, objetos, activos que valoramos son el producto de artificio y del trabajo del hombre humano. Con plenos derechos de propiedad  los bienes son poseídos de manera que se mejora el valor de la propiedad (tierra y bienes de capital, por ejemplo) permitiendo al mismo tiempo apropiarse del valor a través de mayor producción. De esta manera, los derechos de propiedad proveen de un incentivo para incrementar la producción  y la productividad.

Los beneficios de la producción y del proceso de asignación que proveen los derechos de propiedad permiten en conjunto, expandir las posibilidades de producción e intercambio, incluyendo una más elaborada coordinación productiva. La seguridad por mantener plenos derechos de propiedad liberara recursos previamente utilizados en costos para hacer valer los derechos de propiedad por vía privada. Así el tamaño de la “torta social” –representativa de los bienes y servicios consumidos  crecerá. Sin embargo, a manera de redondear los costos y beneficios por los acuerdos establecidos para reconocer y hacer valer – como bien  publico – los derechos de propiedad es necesario contabilizar esos costos.

El primer costo es el costo por refrendar legalmente los derechos de propiedad. Esos costos pueden incluir los gastos del Estado en tribunales y  policía  y que son “financiados” con  impuestos,  que se incurren para definirlo apropiadamente, para refrendar y proteger los limites de la propiedad de atentados contra ella, ley criminal, etc. Los costos para determinar si los derechos de propiedad son infringidos constituyen un componente de estos costos, lo cual de paso es particularmente relevante a la propiedad intelectual.

El segundo costo componente de costos, lo son  los costos por transferir los derechos de propiedad o mejor dichos costos de transacción (R. Coase). Estos costos también son relevantes para explicar la naturaleza de los derechos de la propiedad intelectual. Entre estos costos se contabilizan las externalidades negativas que provocan los gobiernos y el Estado al intervenir perversamente en el proceso económico, bien como propietario o bien como rector del régimen económico. En este último caso se  enmarcan todas las modalidades de economías rentistas que se generan por  la intervención perniciosa del Estado en la economía, distinta ala estimular la competencia, desregular, promover y regular los abusos de posición de dominio de ciertas actividades económicas.

El tercer costo, lo constituyen los costos por búsqueda de renta, y en cierto modo son extensiones de los costos de transacción. Ejemplo de ellos ocurre en aquellas tierras baldías en el contexto de propiedad física, en los llamados commons, tierras -incluyendo subsuelo- de nadie en propiedad del Estado bajo derechos de propiedad difusos, dado que la propiedad, la vida y la libertad son los tres elementos del progreso económico,  dado el costo de laborar la tierra o explotar los commons (el petroleo por ejemplo, el oro y similares, antes de que de beneficios y causando erosión en el valor de la tierra o el ambiento que cobre esos oficios.

Esta nota continua con una discusión de los costos de transacción (Coase) que nos definirá los detalles en la industria petrolera, del oro, o similares. El interés personal en esos temas es ilustrar a la cultura venezolana que ha vivido secuestrada por el Estado sobre privilegios no arbitrados, creando del Estado un Tótem. Ese comportamiento paradójicamente se hace mayor, la adoración al Tótem, en la medida que el individuo absorbe mayor volumen de conocimiento, si vida transcurre en un laboratorio de experimentos de ingeniería social) 

Los costos de transaccion: derechos de propiedad y la empresa

Las instituciones son la estructura de incentivos de una sociedad, y estas determinan la asignación de recursos de una economía. El crecimiento económico de una sociedad se ha realizado creando un marco institucional que induzca a aumentos en la productividad y que permita el cumplimiento de contratos y del intercambio, esto es, la reducción de los costos de transacción  y la definición de los derechos de propiedad.

Cuando no existen instituciones que garanticen un intercambio eficiente, surgen incentivos para que los agentes busquen un beneficio privado, sin importar el costo social que esto implique. Para que el intercambio funcione deben especificarse claramente los derechos de propiedad. Si no existe tal especificación, el intercambio se hará a costos de transacción altos y no habrá incentivos para lograr una asignación eficiente de los recursos; así, si no hay incentivos para cumplir las leyes(es costoso cumplirlas), los agentes decidirán incumplir, y esto afectará el desarrollo económico, puesto que será más eficiente buscar transferencia de rentas, que la creación de riqueza.

El término costos de transacción se refiere al costo de oportunidad de un agente de establecer y mantener un control de los recursos (en términos de monitoreo, protección y reputación).   Se definen derechos de propiedad como los derechos de un agente para hacer uso de activos. Se incluyen tanto reglas formales como costumbres y su relevancia económica depende de qué tanto sean reconocidos y protegidos por la sociedad.

Coase(1937, ref 1960 y discurso Nobel 1991) encontró como determinante para la existencia de las empresas, la búsqueda de minimizar costos de transacción, al interiorizar intercambios, que de realizar en el mercado llegarían a ser más costosos. Así, expresa que “Dentro de la empresa, estas transacciones de mercado está eliminadas, y la complicada estructura del mercado de transacción está sustituida por el empresario coordinador”(…)

“la principal razón por la que resulta rentable establecer una empresa parece ser la existencia de unos costos de utilizar el mecanismo de los precios. El costo más obvio de organizar la producción por medio del mecanismo de los precios es establecer precisamente cuáles son esos precios”. (…)

La misma racionalidad de minimizar los costos de transacción surge del trabajo original de Coase : “funcionamiento del mercado lleva consigo unos costos, y que formando una organización y permitiendo que una autoridad (empresario) dirija los recursos, se ahorran ciertos de esos costos de mercado”. Incluso Coase (1990) explica la existencia del mercado a partir de los costos de transacción : “los mercados son instituciones que existen para facilitar el intercambio, es decir, existen para reducir los costos que implica la realización de transacciones” (pág. 14). Además, para que funcionen estos mercados, y se cumplan los intercambios en él se requieren arreglos institucionales, tales como normas que permitan verificar y cumplir los intercambios (definición de derechos de propiedad y su protección), de esta manera las normas surgen para reducir los costos de transacción en los mercados, punto en el cual  el adecuado diseño de sistemas contables  puede operar como moderador de los mismos costos, haciendo uso de lo los planteamientos del  profesor Mattessich  en cuanto a, que  es un programa de investigación preocupado por tales referencias del entorno, y que promulga macro reglas más cercanas a las  de negociación social.

Costos De Transacción En El Teorema de Coase

 Bajo costos de transacción nulos, se llevará a cabo un intercambio eficiente de derechos de propiedad, independiente de la decisión legal. Esta proposición, conocida como el Teorema de Coase, no se cumple cuando se consideran los costos de transacción, la negociación resulta costosa, por lo cual el marco institucional de leyes determinarán la eficiencia de los intercambios.

En un mundo con costos de transacción de cero, todos los agentes podrán buscar la información necesaria y realizar los arreglos contractuales necesarios para maximizar la producción, independiente de las reglas de responsabilidad que surjan. Sin embargo, al incluir los costos de transacción positivos, los agentes no tendrán incentivos para revelar información, lo que impide el surgimiento de arreglos contractuales entre agentes, pues se hace demasiado costoso crear incentivos para generar tales o cuales arreglos. Cuales incentivos se definan y cuales arreglos se generan, ya entrarán a ser determinados por el marco institucional (normas) que rijan el funcionamiento del mercado.

Costos de Transacción y el concepto de eficiencia neoclásica

 A partir del trabajo de Coase(1960) y de su formulación del teorema de Coase, se ha reconocido que el modelo neoclásico formula su teoría suponiendo cero costos de transacción. Bajo esta perspectiva, el agente puede decidir dentro del mercado instantáneamente, sin costos de información ni búsqueda, ni costos de cumplimiento de los contratos  de intercambio, ni en su monitoreo. Bajo costos de transacción de cero, los agentes pueden prever o decidir bajo los posibles estados de la naturaleza que se presenten(en el sentido de contratos Completos).

La existencia de costos de transacción positivos afecta los incentivos de los agentes y por tanto su comportamiento. De esta manera cualquier intercambio (contrato) resulta costoso, pues se debe usar tiempo y recursos en búsqueda de información, costos de realizar el intercambio y costo de verificar su cumplimiento. Incluso, pueden ocurrir fallas de mercado, en donde, dados los altos costos de transacción, simplemente los intercambios no sean viables en el sentido económico. Las transacciones tienden a formularse de tal modo que maximizan los beneficios netos que proporcionan. De esta manera, si los costos de realizar el intercambio son mayores que el beneficio de éste, no se hará

En general se puede plantear que la competencia perfecta entre agentes anónimos (intercambio neoclásico) como tal no opera y los decisores se ven  envueltos en nuevos dilemas  que necesitan una definición clara: los agentes deben incurrir en costos para definir el intercambio y realizar el contrato. Este costo de usar el mercado, es definible como 1. Costos de preparar contratos (búsqueda de información), 2. costos  de preparación de contratos y 3. Costos de monitorear y vigilar el cumplimiento de las obligaciones contractuales, así como la medición y protección de los derechos a ser intercambiados.

El marco teórico neoclásico puede expresarse como agentes maximiza dores, con funciones de utilidad convexas y sujetas a elección de bienes dadas las restricciones presupuestarias, y siendo tomadores de precios. Por el lado de la producción se tienen funciones de beneficios convexas y con retornos decrecientes a escala. Cada firma maximiza  sus beneficios sujetos a sus condiciones de costos tradicionales entendidos bajo enfoques históricos, pasados. Sin embargo, al no considerar los costos de transacción, falla en buscar explicar el comportamiento de los agentes. La existencia de costos de transacción positivos introduce nuevas restricciones y genera resultados, “eficientes” diferentes. Alessina (1983) muestra cómo la elección de los agentes puede ser definida por la minimización de costos de transacción, antes que por la maximización de sus funciones de producción y con ello de los beneficios esperados a un mediano y corto  plazo.

De acuerdo con los dos teoremas del bienestar, el equilibrio neoclásico es Pareto óptimo. Bajo costos de transacción positivos, los agentes considerarán eficiente dedicar recursos a adquirir información y verificar el cumplimiento de contratos. Entonces, se deja a un lado la noción paretiana y la firma o el agente, será eficiente si logra el cumplimiento de los contratos. Incluso, La Nueva teoría de la firma ha considerado la actividad transacción como parte del proceso productivo, y se han presentado desarrollos en modelación de la misma manera : tecnologías de transacción convexas y dentro del marco neoclásico, de tal suerte que se llegan a resultados óptimos, tomando en cuenta los costos de transacción dentro de las decisiones de las firmas.

El concepto de coste de transacción se ha convertido en una pieza clave de la teoría económica moderna. Fue Ronald Coase el primero que llamó la atención sobre este tipo de costes en un artículo de 1937. El llamado Teorema de Coase establece que si no existieran los costes de transacción, la asignación de recursos sería siempre la más eficaz cualquiera que fuese la distribución de derechos de propiedad.

Costos de transacción y derechos de propiedad

 En la teoría económica se entiende por derecho de propiedad la libertad de elegir o capacidad de adoptar una decisión referente a un bien o servicio. Los costes de transacción pueden definirse como «los costes de transferir derechos de propiedad» o, más sutilmente, como «los costes de establecer y mantener los derechos de propiedad». Los derechos de propiedad nunca son perfectos ya que nuestra libertad para disponer de una cosa nunca es completa. Siempre que sea posible que alguien robe algo, el derecho de propiedad sobre esa cosa será imperfecto ya que el propietario deberá protegerlo del robo, perdiendo así cierto grado de libertad en su disposición.

 

Caracas Junio,1999.

Nota. Este texto se hizo en medio de la discusión en la Asamblea Nacional Constituyente en 1999 al discutirse la propiedad y sus derechos en el ámbito de la nueva constitución. Esa constitución amarro los derechos de propiedad, en adelante el Gobierno ha destruido 4500 empresas entre agro industria, los métodos de expropiación fueron: nacionalización con o sin expropiación, algunos cobraron una valoración efectuada por el gobierno, el instrumento de pago se realizó con bonos de deuda de la Republica, sobre regulaciones las cuales fueron ejecutadas por decretos de leyes habilitantes, por via legal 52 leyes que tienen efecto sobre los derechos de propiedad estrenaron en el área de produccion, comercio, etc. la universalización de jurisprudencia relacionada con la penalidad con la cual se castiga legalmente la propiedad y la actividad generada de esa propiedad privada, en otras palabras el regimen estreno jurisprudencia, el acto económico dejo de ser natural y se convirtió en un asunto cuya operatividad estaba sujeta a relgas, decretos que declaraban penalidad a priori, la actividad económica está sometida leyes con carácter penal.

Solo los países bajo socialismo lo han tenido. LA torpeza y escasez de inteligencia colectiva evito la lucha por los derechos de propiedad, el venezolano, un individuo que adora al Estado, asume como correcto que la actividad productora, creadora emprendedora, productiva tenga un marco jurídico apriorístico de carácter penal, La clase política no le importaban esas cosas porque  50 años de historia  de poder partidista -léase partidocracia, hacia la izquierda o centro derecha, mantienen un mismo curso ideológico  entre el Estado, la propiedad del recurso y los  esquemas redistributivos -PetroEstado- piensan en el mismo modelo, entre Betancourt y Chavez las diferencias respecto del petroleo, son similares, Ídem ocurre entre JP Perez Alfonso y Ali Rodriguez. Solo hay que leer el decreto ley firmado por URD, AD, COPEI otros cuando suspendieron los derechos y libertades economías,  decreto firmado por Betancourt Presidente, Caldera y Villalba, después de 37 años, en 1997, Caldera derogó ese decreto. Sugiero leer el decreto ley y observar a cultura “totemizada” del venezolano frente a la propiedad privada y el valor cultural que el ciudadano normal le da. No era nuevo para nosotros y en el propio proceso constituyente hicimos el  ruido necesario, pero comenzando por cámaras de productores, agricultores y comerciales asociadas a FEDECAMARAS no les parecía correcto luchar por esos derechos.

Envío esta nota a los amigos en este foro, porque acá el estatismo de muchos amigos conforma un tipo de basamento cultural según el cual el Estado está en su derecho de ser dueno del recurso y al mismo tiempo, productor, el PetroEstado, una gran mayoría acepta la presencia del PetroEstado sin poder explicarlo, sino por razones culturales y eventualmente como un hecho instrumental de la vida. A lo largo de muchos años, llamando la atención sobre este vital aspecto, he conocido que el venezolano culturalmente observa la propiedad privada y sus derechos como un evento de tipo esotérico.

En general el venezolano no ha podido comprende que los Estados no producen riqueza, el Estado venezolano en los años de la “democracia autoritaria” escogida como modelo en 1959, ha sido en el Continente el estado más destructor, 12 bancos agropecuarios, ocho bancos industriales, fondos, incluyendo CVF,  dos veces Sidor, 2 veces la bauxita y el aluminio, cuatro represas comenzada y nunca terminadas, deterioro de la infraestructura industrial eléctrica, acueductos, y el espacio electromagnético (comunicaciones), petroleo, y otros recursos, y un largo etc..

La frágil educación que ha tenido el venezolano desde 1958 le ha impedido divisar los grandes problemas que sufre un pais cuando el Estado invade la economía, o como agente o como regulador, la misma historia…el nivel de empobrecimiento alcanzado acabo con todo y más de 10 millones de venezolanos hasta ahora han huido del pais, el sentimiento colectivo es que el pais no existe ya, para que un individuo, independiente de su nivel cultural y educativo comprenda, después de décadas oyendo y repitiendo que Venezuela es un pais rico, y otros en el área del petroelo, de todas las edades y provenientes de todos los posibles oficios en la industria piensan que Venezuela es el pais con más reservas petroleras del mundo.

 Hasta los camaradas que gobiernan el Pais Ad Hoc, colocaron en sus promociones de algunos eventos en el mundo que Venezuela tiene las reservas petroleras más grandes del mundo, para corregir recientemente y borrar el mundo, y colocar América Latina o el propio Continentes Americano, la racionalidad cultural exigía no importa si no es el mundo, pero es de América, lo cual e casi el mundo…en fin….y de repente al explotar la burbuja petrolera en la cual vivíamos, después de un “consistente proceso de descapitalización de la industria durante  quince años, lo que da es hambre y miseria, y la mala noticia que esas pandemias permanecerán por muchos años…lamentablemente.